Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2018

Qu es el fetichismo para Marx?

Miguel Alejandro Hayes Martinez
Rebelin


Breves aclaraciones previas

El concepto del fetichismo mercantil, y su forma particular, el fetichismo de la mercanca, han ocupado una parte importante del sistema lgico-conceptual-terico en el pensamiento marxista.

La poca en que como estudiante aprenda la economa poltica y despus el tiempo en que tuve que impartir conferencias y seminarios de dicha materia, no bastaron para que me convenciera del todo, lo imperante respecto al fenmeno en cuestin.

La brevedad con que Marx expone el tema en su obra El Capital, hacen que incluso dentro de marxistas experimentados, sea algo oscuro, que esconde muchos secretos (criterio personal). Habremos comprendido qu papel juega dentro de la obra y qu est intentando explicar Marx?

Existen muchas versiones y respuestas que van desde Rubin, que centra todo su sistema alrededor del fetichismo, a otros que no mencionar (por estima personal) que condenan el fenmeno a partir de juicios de valor. Sin embargo, la exposicin que se har aqu, difiere e intentar plantear algunos puntos que pueden ser tiles para dejar claro la teora de Marx al respecto.

Lo primero sera situar en contexto la cuestin, para que no se desvirte a partir de una lectura a secas. Para ello, es necesario situar el fetichismo dentro de la tradicin o prctica filosfica que Marx asimilaba y el papel que juega dentro de la lgica de El Capital.

El fetichismo se puede rastrear como algo que atormentaba a los filsofos de la dialctica (realmente empiezo a juzgar a partir de Hegel). Solo hay que ver que esta es ese sistema de pensamiento que est todo el tiempo intentando romper con el reflejo de un mundo que se nos presenta cosificado, y que impide al hombre explicar su realidad. La prueba est en el propio objeto de estudio: las relaciones establecidas en un contexto social (quiz no sea necesario explicar los sesgos del conocimiento que resuelve esta ciencia con este tipo de pensamiento).

Entonces, lo primero que se puede concluir de esto es que el hecho de enfrentar el fetichismo mercantil es un recorrido obligatorio que debe hacer el marxismo como pensamiento dialctico. Casi puede decirse que es uno de sus objetivos fundamentales (cosa que entra en interseccin con la tesis de Rubin hasta cierto punto). Sin embargo, no es esto lo que se trata de exponer.

El fetichismo en El Capital. El fetichismo falso

Lo que sigue, que es de mayor peso, es el papel del fetichismo dentro del pensamiento de El Capital. Me refiero a conocer por qu Marx habla del fetichismo en el libro, y por qu lo hace justo despus de explicar el valor. Sobre estas 2 ideas vamos a continuar.

Marx explica el fetichismo en el primer tomo, en primer lugar porque, como texto de filosofa aplicada, deba dar una explicacin desde la forma en que se produca la realidad capitalista, es decir, el modo de produccin capitalista y el por qu se generaba una visin fetichista del mundo (en los economistas ingleses, Feuerbach, casi toda la ciencia). Intenta exponer por qu se haca tal entendimiento desde la coseidad del mundo y cmo esto era un fenmeno objetivo: A esto llamo el fetichismo que se adhiere a los productos del trabajo no bien se los produce como mercancas, y que es inseparable de la produccin mercantil (Marx, 2002, pg. 89). Me gustara aadir que, aunque no lo dijo (cosa rara que haya sido modesto) solo gigantes como l y Hegel habran podido llegar a este nivel de razonamiento.

Viendo lo novedoso de darle la objetividad al fetichismo, por qu lo sita justo detrs del valor? Marx saba todas las interpretaciones que podra causar entender ese primer punto de su obra. Es decir, al saber el valor como el reconocimiento social que se le da al resultado de la actividad humana (cosificado o no), que se figura en cunto es capaz de dar la sociedad por l, lo primero que nos viene a la mente es que un exceso de ese reconocimiento sera un fetichismo. Es justo esto lo que Marx est negando, y una de las pocas cosas que expone en un fragmento dedicado al tema y que ser abordado unas lneas ms adelante.

Cuando digo que leo El Capital, algunos consideran que debo tener cuidado por haberse escrito hace ya 150 aos. S que no nos referimos a lo mismo, pero hay algo de cierto: muchas cosas han cambiado. Siempre pienso primero en el lenguaje, el concepto de fetichismo del imaginario popular, que es el que la mayora domina, y es justo contra ese con el que se enfrenta la teora de Marx, causando una desviacin de su contenido real.

He escuchado a algunos referirse al fetichismo como la extrema atraccin que se puede sentir por algo; como el deseo de poseer determinados productos de marca o como la preferencia o las creencias asociadas a objetos de alto costo. Esto se ajusta a la definicin del fenmeno que aparece en el diccionario, que se trata ms bien de una conceptualizacin cercana a la psicologa.

Marx rompe con estas concepciones al afirmar en El Capital que el valor de uso y las determinaciones del valor no son fuente del fetichismo: El carcter mstico de la mercanca no deriva, por tanto, de su valor de uso. Tampoco proviene del contenido de las determinaciones de valor. (Marx, 2002, pg. 87)

El verdadero fetichismo

Con esto queda claro que la utilidad o el reconocimiento social no es fuente de fetichismo ni tiene nada que ver con este. Si eso es no fetichismo, de qu trata entonces?

La explicacin es expuesta por Marx de forma implcita, debe intentar descifrarse, por eso hablaba al inicio de situarlo dentro de una lnea de pensamiento filosfico y en la poca en que se desarrolla. El fetichismo puede definirse en un enunciado ya clsico, que explica que este consiste en que las relaciones entre los productores, en las cuales se hacen efectivas las determinaciones sociales de sus trabajos, revisten la forma de una relacin social entre los productos del trabajo. (Marx, 2002, pg. 88). Lo que no est diciendo aqu es ante los ojos de quin reviste esa forma de relacin entre los productos.

Antes de pasar a esa cuestin, debe entenderse bien el fragmento utilizado. Se habla de un fenmeno que ocurre tras la percepcin del hombre de la realidad, es decir, un tipo de visin sobre realidad, la visin que se queda en las cosificaciones de esta sin ir ms all, a las relaciones que esconden.

Esto puede parecer muy simple, pero es lo que queda entre lneas, y solo se refiere a esas visiones que no son capaces de explicar o entender los contextos que esconden los resultados de la actividad humana. Nada que ver con juzgar el efecto que puede generar en los consumidores determinada mercanca. Si un consumidor quiere algo, y siente que lo necesita, realmente lo necesita como parte de esas condiciones que sirven para reproducir sus capacidades. A veces, esas concepciones de fetichismo que cuestiono, parecen ser especies de criterios de castidad al consumidor, para que se sienta como que su gusto est siendo una ambicin. Quiz la propia forma en que Marx explica, da lugar a esas versiones, como por ejemplo, cuando habla del fetichismo de la mercanca, dando lugar a interpretaciones relacionadas con el deseo de consumo de determinados productos.

En todo caso, Marx est hablando del fetichismo de la mercanca como fenmeno social, es decir, de esa mstica que oculta el fenmeno social mercanca. Dicho de otra forma, se refiere a todo aquello que queda fuera del entendimiento al explicar el concepto de mercanca. Hay que recordar que su texto es una crtica a la economa poltica (a las categoras de la economa poltica). l no est criticando otra cosa que no sea la falta de entendimiento de los economistas de las relaciones sociales, y esta falta es el fetichismo. Por eso todo lo que est haciendo es exponer todo lo que esconde la mercanca, o sea, las relaciones sociales que la crearon; y lanza una crtica contra los que no lo entendieron, como Smith, que trataban al dinero, al capital y mercancas como cosas con facultades sobre los hombres y no llegaron al cmo esto ocurra por las propias caractersticas de la actividad humana y su reflejo en la mente. Eso es caer en el fetichismo mercantil, una visin sesgada del resultado de la actividad humana condicionada por las propias condiciones de capitalismo en que esta se da.

Comprenderlo, es dejar de juzgar los fenmenos de alto reconocimiento social del trabajo (precios altos sostenidos) o el placer que ocasiona determinada mercanca. Debe dejarse ya de una vez de intentar hacer marxismo a la luz del positivismo o de lgicas que no le corresponden. Para que el marxismo pueda reproducirse, deben hacerse no otra ciencia, sino lgica y categoras con la significacin marxista. Marx no es un juicio de valor para juzgar al mundo, sino para, como mnimo, explicarlo objetivamente.


Bibliografa

Carlos, M. (2002). El Capital. Mxico: Siglo XXI.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter