Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2018

La nueva doctrina sin tapujos de Cambiemos: licencia para matar

Red Eco Alternativo


Hace dos aos que estamos trabajando con la doctrina policial del mundo entero. En cualquier pas civilizado, el Estado lo primero que hace es darle la presuncin de inocencia a su polica y no al revs como ac. Existen los casos donde hay excesos pero lo que no existe es que cada vez que un polica tiene un enfrentamiento, ese polica sea juzgado. As lo afirm la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien agreg que, de ahora en ms, el gobierno considerar como cumplimiento del deber a todo lo que haga la polica.

El 8 de diciembre de 2017 el polica Luis Chocobar asesin de dos disparos a Pablo Kukoc de 18 aos, en el barrio de La Boca. Chocobar estaba de civil cuando, segn testigos, corri al joven - que le haba efectuado tres puntazos a un turista estadounidense - , dio la voz de alto, efectu dos disparos intimidatorios al aire y luego dispar en direccin a Pablo seis veces. Dos balas impactaron en el joven que corra de espaldas, la primera lo tir al suelo. El joven se volte e hizo una seal a Chocobar como pidiendo que deje de disparar: El polica simplemente lo remat a quemarropa cuando Pablo estaba en el suelo indefenso.

El juez Enrique Velzquez proces al polica Luis Chocobar por exceso en la legtima defensa y le emiti un embargo de $ 400.000 sobre sus bienes personales.

El 1 de febrero Macri recibi, en Casa Rosada, a Chocobar. Luego de esto la ministra de Seguridad de la Nacin, Patricia Bullrich, sali a avalar el respaldo del presidente al oficial: Vamos a cuidar a los que nos cuidan", dijo en conferencia de prensa. Horas ms tarde se hizo pblico un video donde se ve cmo Chocobar fusila en el piso a Pablo. Lejos de volver atrs con el apoyo al oficial, el Estado argentino asegur, de la mano del Jefe de Gabinete Marcos Pea, que desde el principio se cont con el video, el respaldo a Chocobar se hizo conscientemente y, con toda la informacin necesaria, consideramos que fue correcto y agreg al respecto que "fue un mensaje de apoyo a un polica que cumpliendo sus funciones tuvo esta situacin. No creemos en el gatillo fcil. No creemos en que las seales de respaldo a las fuerzas policiales equivalgan de ninguna manera a promover que no se cumpla con la ley y la normativa".

Esta aclaracin de Pea ratific la postura del gobierno de Cambiemos y gener, hasta en sus ms afines, una incomodidad por la cuasi licencia para matar a la polica, presentada como una nueva doctrina (palabra que nos retrotrae a tiempos oscuros de nuestra historia Argentina).

Este martes la ministra Patricia Bullrich fue entrevistada por el periodista Ernesto Tenembaum en su programa radial Y ahora quin podr ayudarnos? de Radio con Voz. All Bullrich no solo ratific el respaldo al oficial Chocobar y su accionar, sino que realiz declaraciones que, ms que polmicas, se pueden enmarcar en una clara violacin a los derechos humanos y garantas bsicas de la legislacin nacional e internacional.

Entre las declaraciones ms destacadas la ministra dijo que el ao pasado se distribuy y se trabaj en todo el pas - es decir, se homogeneiz para todo el pas - un modelo policial de acuerdo a reglas de muchos aos en la doctrina policial. Haca referencia a un cuerpo doctrinario que supuestamente habra sido creado - segn Bullrich - por un entrenador norteamericano, en el que se establece que las situaciones con cuchillo son situaciones en las que el polica no debe acercarse nunca a ms de 6 metros.

Esto es una doctrina conocida internacionalmente practicada en todas la escuelas del mundo policial y ratificada por todos., asegur la ministra.

Nosotros consideramos desde el Ministerio de Seguridad que la accin que llev a cabo el polica no es una accin de legtima defensa (...) sino que creemos que es una accin de cumplimiento de deberes de funcionario pblico, que le cabe a todo polica que est en estado policial. Y consideramos que esto lo que hace es ratificar una mirada que tiene nuestro gobierno, que es que las fuerzas de seguridad no son lo que durante muchos aos fueron, las principales culpables a la hora de un enfrentamiento. Nosotros estamos cambiando esta doctrina, la doctrina de la culpa hacia el polica; el polica siempre era culpable, y estamos construyendo la doctrina de que el Estado es el que de alguna manera realiza las acciones para impedir el delito. Puede haber policas que lo hagan mal, y en muchos casos lo hay, pero el principio es invertir la carga de la prueba que se haba hecho doctrina en la Argentina: polica que estaba en enfrentamiento, polica que iba preso. Nosotros estamos cambiando esta doctrina, hay jueces que no lo entienden, lo vamos a cambiar en el Cdigo Penal, vamos a sacar la figura de legtima defensa para las fuerzas policiales porque consideramos que solo cabe en nfimos momentos, explic Bullich, dejando as sentada la posicin del gobierno al respecto de los nuevos protocolos o accionar policiales.

Es correcto pensar que la legitima defensa corre en nfimos momentos, ya que el 44% de los asesinatos por parte de las fuerzas del estado, corresponden a casos de gatillo fcil(segn Archivo de casos de Correpi, ao 2017), figura que el gobierno se empea en negar, pero que cada vez se acerca ms a la idea de fusilamiento (de este 44% la mayora de los casos no solo estan desarmados, sino que reciben disparos por la espalda a la altura de cabeza, cuello o trax a muy corta distancia). Si a esto le sumamos que otro 40% de los casos de muertes son en condiciones de encierro, principalmente en comisarias, bajo la responsabilidad tambin de funcionarios policiales, quitar del cdigo penal la figura de legtima defensa para la polica, y cambiarla a cumplimiento del deber per se, es dar licencia absoluta para matar, en una gestin de Cambiemos donde la tasa de asesinatos por da a manos de la polica a aumentado un 37%.

La figura de legtima defensa est encuadrada en casos en los que un acto antijurdico, como matar a una persona, estn eximidos de punibilidad debido a ciertos factores que lo amparen en esta figura. En este sentido, el Cdigo Penal en el artculo 34 exime de responsabilidad penal a aquel que acte en defensa propia o de sus derechos siempre que se renan tres circunstancias: agresin ilegtima, necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla y falta de provocacin suficiente por parte del que se defiende. Sobre la necesidad racional del medio empleado, la doctrina penal coincide en que no se refiere al instrumento empleado para defenderse sino a la conducta con que se lleva a cabo la defensa. Es decir, la proporcionalidad no est dada por el medio que se utiliza para defenderse sino en que la actuacin de quien se defiende sea suficiente para evitar o repeler la agresin ilegtima de la que es vctima; si va ms all de eso, acta en exceso.

Es esta, en parte, la razn por la que el oficial Chocobar fue acusado ya que el video claramente muestra ese exceso en el remate cuando Pablo estaba cado en el suelo, luego de un disparo en su trax por la espalda. Pero es importante mencionar aparte del parmetro de la proporcionalidad del acto, por ejemplo la diferencia entre un arma reglamentaria policial, y un cuchillo, el arma de Kukoc, en este caso se ajusta an ms en trminos de responsabilidad porque un polica est en ejercicio de sus funciones, preparado sicolgica, tcnica y fsicamente para repeler una situacin, discernir sobre el cuidado de la vida, y, en todo caso, aprehender a la persona que se dio a la fuga. Pero matarla es otro cantar, y rematarla queda fuera de cualquier aspecto en el plano de los derechos bsicos de las personas.

El accionar judicial contra Chocobar se ve respaldado por todas las convenciones doctrinales al respecto, tanto a nivel nacional como internacional en los diferentes convenios a los que Argentina adhiere hace aos respecto al cuidado sobre la vida humana. Tambin por los estndares que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifiesta al respecto, que remarcan que la lucha de los Estados contra el crimen debe desarrollarse dentro de los lmites y conforme a los procedimientos que permitan preservar tanto la seguridad pblica como el pleno respeto a los derechos humanos de quienes se hallen sometidos a su jurisdiccin. Adems se sustenta en el pronunciamiento del Comit de Derechos Humanos respecto del Derecho a la Vida, el cual seala que La privacin de la vida por las autoridades del Estado es una cuestin de suma gravedad. Por consiguiente, la ley debe controlar y limitar estrictamente las circunstancias en que dichas autoridades pueden privar de la vida a una persona.

La ministra de Seguridad continu durante la entrevista radial con su descargo y justificacin de esta nueva doctrina, alegando que Hace dos aos que estamos trabajando con la doctrina policial del mundo entero, y en cualquier pas civilizado el Estado lo primero que hace es darle la presuncin de inocencia a su polica y no al revs como ac. (..) Lo que pasa es que mientras la Justicia decide, se va construyendo una doctrina policial que es convertir al polica en victimario. Y la consecuencia es que suben los asaltos, suben los crmenes, porque cuando uno baja la barrera y el polica es el victimario y el victimario no lo es, entonces el delito crece. Y as ha crecido el delito en Argentina durante aos. Y agreg, olvidando que la Argentina es un pas en democracia con divisin de poderes independientes entre s, que El juez que haga lo que quiera. Nosotros como poltica pblica vamos a llevar adelante la defensa del polica en accin, que no se deje matar, como ocurre hoy.

Bullrich tambin desestim al aire las cifras del ltimo archivo de Correpi, a la que tach de mentiroso. La organizacin le respondi en un comunicado: Nuestro Archivo es pblico desde 1996. Ao a ao lo actualizamos y difundimos las conclusiones. Est disponible en www.correpi.org para cualquiera que desee consultarlo. Nunca hubo un gobierno ni un funcionario que pudiera impugnar un solo caso. Muchos lo intentaron: Corach, Storani, J. J. lvarez, Garr, Berni. Ninguno pudo. Ahora es el turno de Patricia Bullrich, a la que invitamos a debatir pblicamente si se anima- cada caso.

Es difcil no recalcar otro pasaje contrario a las convenciones internacionales de DDHH a las que adhiere el Estado argentino desde hace ms de 20 aos, donde Bullrich declara que cada vez que la polica tiene un enfrentamiento apareca - porque nosotros estamos cambiando la doctrina - como victimaria. Y esta doctrina lo que hace es frenar a la polica, sacarla del lugar porque ningn polica va a enfrentar a un delincuente si sabe que eso es el fin de su carrera, la de su familia, y es el fin de la idea de proteccin que la polica tiene que tener con la sociedad porque si el polica mira para otro lado a la hora del acontecimiento, quin cuida a la gente?.

Bullrich olvida que todos y todas somos gente, Pablo de tan solo 18 aos, tambin lo era.

Fuente: http://www.redeco.com.ar/nacional/gobierno/23255-la-nueva-%E2%80%9Cdoctrina%E2%80%9D-sin-tapujos-de-cambiemos-licencia-para-matar



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter