Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2018

No hay errores, no hay excesos, son todos fachos los funcionarios de Cambiemos

Gustavo Robles
Rebelin


El oficialismo en pleno se ha puesto al servicio de justificar el asesinato por la espalda de un ciudadano que presuntamente rob y acuchill a un turista norteamericano en el Barrio de La Boca. Es decir, el propio gobierno alienta al fusilamiento de todo aqul que cualquier uniformado considere asesinable segn su propio criterio, sin tener que dar intervencin al Poder Judicial. Semejante actitud del macrismo se plasma sin ningn tipo de escrpulo, a pesar de quedar probado que el ignoto miembro de la fuerza de represin de la ciudad de Avellaneda de apellido Chocobar minti al declarar que su vctima corra hacia l con un cuchillo en la mano para herirlo, porque esa es su concepcin sobre cul debe ser el accionar de las fuerzas represivas del Estado.

Por eso el propio miembro de la mafia italiana, cuya familia se enriqueci en la Argentina por negociados con la obra pblica sobre todo durante la Dictadura Genocida, contrabandista de autopartes y lavador de dinero sucio que ejerce de manera dictatorial la presidencia de la Nacin, Mauricio Macri, recibi a Chocobar y lo llam hroe, a pesar de haber visto el video donde el uniformado dispara por la espalda al individuo que hua de l: quiero que todos los policas sean como vos le dijo al asesino, al tiempo que mandaba su mensaje de va libre para todas las fuerzas de represin y de cul es el marco en el que deben moverse los jueces.

Por eso el hacendado y spermercadista patagnico, cuya familia tiene una larga lista de infamias en nuestra historia, desde el exterminio de pueblos originarios patagnicos, pasando por la matanza de obreros rurales en los hechos conocidos como La Patagonia Rebelde, la complicidad y la corrupcin durante la ltima Dictadura, hasta el nepotismo en el actual gobierno, Marcos Pea Braun, a cargo del aparato de difusin y engao oficialista, confirm en un reportaje, sin que se le moviera un msculo de la cara por la vergenza, que el presidente haba visto el video del fusilamiento antes de recibir al asesino Chocobar, y que sa es la doctrina que se va a imponer desde la Casa Rosada.

Por eso la nefasta emuladora de Himmler, la miembro de la Alianza que el pueblo sac a patadas en 2001, apropiadora del 13% de las jubilaciones de nuestros viejos, responsable de la desaparicin forzada y muerte de Santiago Maldonado, del asesinato de Rafael Nahuel y de toda la represin a la protesta social en el pas, la ministra de seguridad Patricia Bullrich, puede pasear su lumpenizada y fronteriza soberbia afirmando que, a partir del fusilamiento tambin por la espalda de Nahuel en Bariloche, por parte de un gendarme, se toma como verdad la versin que den los uniformados, sin que se tenga en cuenta cualquier investigacin que trate de buscar la verdad por parte de cualquier miembro del Poder Judicial.

Lo que se convalida entonces, desde el mismsimo silln de Rivadavia, es la desaparicin del estado de derecho en un pas que hizo gala de ello desde la cada de la Dictadura Genocida y fue tomado como ejemplo en el mundo.

Lo que se convalida ahora desde el gobierno es la defuncin de la presuncin de inocencia hasta que se demuestre lo contrario en un tribunal, lo que fue un inmenso avance an dentro de la democracia burguesa: a partir de ahora, no slo la detencin de cualquier ciudadano va a depender del criterio de cualquier uniformado, sino tambin su vida o su muerte.

La Doctrina Macri-Pea-Bullrich de aval al gatillo fcil es, lisa y llanamente, el fascismo; abrirle de par en par las puertas al terrorismo de Estado.

Se imaginan dejarle semejante poder a quienes siembran pistas falsas a ciudadanos inocentes? a los que liberan zonas para enviar amenazados a los presos con salidas transitorias para robar a su servicio; a los que cobran peaje a los narcos y tratantes (o son parte de ellos); a los que integran bandas que administran desarmaderos de autos o se dedican al pirateo del asfalto?

Quin puede estar seguro ahora, si cualquier polica, gendarme o prefecto puede decir que alguien inocente con quien tenga algn conflicto, estaba robando o huyendo para as dispararle impunemente por la espalda?

Vivimos hoy en Argentina el peor periodo respecto del respeto por los DDHH desde la cada de la Dictadura. Para ello, viene bien repasar el informe anual de CORREPI de diciembre pasado, respecto de los asesinados por el aparato represivo estatal desde el gobierno de Ral Alfonsn hasta la actualidad:

Asesinados por las fuerzas de represin del Estado en cada gobierno desde el retorno de la "democracia"

Alfonsn (1983-89): 116 0,06 casos por da

Menem, (89-99): 710 0,19 casos por da

DeLa Ra (99-2001): 482 0,65 casos por da

Puerta- Sa Duhalde (2001-03): 269 - 0,52 casos por da

N.Kirchner (2003-07): 996 - 0,58 casos diarios

CFK: (2007-15): 2164 - 0,74 casos diarios

MACRI: en 721 das de gobierno de Cambiemos, hubo 725 asesinados por el aparato represivo en sus diferentes modalidades.

Un asesinado cada 23hs - 1,01 casos diarios

Total: 5462 asesinados por el Estado desde diciembre de 1983

La alarma en aquellos sectores de la poblacin que suean con una sociedad justa de verdad suena ms fuerte cuando desde el gobierno intentan y muchas veces logran- confundir en la poblacin el concepto de delincuente comn con quienes ejercen el derecho a la protesta poltica y social. Porque se es el verdadero fin de la clase cuyos intereses cuida el gobierno fascista: amparndose en el reclamo del sector ms intolerante y derechizado de la sociedad, institucionaliza la represin hacia quienes se oponen a las polticas antiobreras y antipopulares que intenta imponer.

Quienes sobrevivimos a la Dictadura fuimos testigos de lo que ocurra no slo con la libertad, sino con la vida de las personas, cuando esa concepcin se impuso a sangre y fuego con las botas en el gobierno llenndole los bolsillos a la casta empresarial que hoy gobierna de la mano del imperialismo globalizado. Somos los mismos que al echar al Proceso Genocida del poder dijimos Nuca Ms al terrorismo de Estado que la Alianza Cambiemos (PRO-Coalicin Cvica-UCR) quiere volver a instaurar.

El gen fascista de quienes apoyaron a los asesinos en los aos de plomo se mantuvo latente porque nunca fueron juzgados los civiles que financiaron a los uniformados. El empresariado local, socio menor de la burguesa imperialista, sigui con el poder econmico en sus manos y nunca fue puesto en peligro por ninguno de los gobiernos democrticos que continuaron hasta el presente. Esa burguesa cipaya permaneci con el control de los recursos estratgicos del pas y de los medios de comunicacin que formaron opinin en las masas, machacando el consumismo, el individualismo, la entronizacin de la propiedad privada y el bastardeo y desprecio por los marginados que produca el sistema que les aseguraba sus privilegios. Es ese mismo gen fascista que se manifest en los caceroleos durante el gobierno anterior y es el ncleo del voto al gobierno en 2015 y 2017. Es el que propicia los linchamientos de personas sin proceso alguno. Son apstoles de la barbarie. No es ms que el 30% de la poblacin, pero ante la debacle del campo popular debido a fuerzas que decan gobernar para el pueblo trabajador pero le llenaban los bolsillos a sus explotadores; y al sistema electoral burgus que permite que una minora gobierne como si fuese mayora, ese sector de pensamiento fascista pudo acceder al silln de Rivadavia por los votos cuando histricamente debi recurrir a las botas.

No es casualidad entonces el discurso y las polticas de Macri, sus ministros y su Cambiemos. Ellos son lo que muestran ante los que se les oponen: bestiales explotadores cuyo modelo de sociedad es una en la que los empresarios ganen fortunas, hagan y deshagan a su antojo y los trabajadores sean sumisos semiesclavos que se conformen con las migajas que aquellos les tiren. Nada de agremiaciones, sindicatos y protestas por bajos salarios o condiciones laborales. Nada de palos en la rueda del progreso, que para ellos es el progreso de su clase a como d lugar, a pesar de las penurias que le genere a millones de seres humanos. Estn decididos a implementarla y para ello recurren a un terrorismo de Estado cada vez ms explcito. No hay errores, no hay excesos: son fascistas los funcionarios del gobierno de Cambiemos.

Derrotar semejante concepcin exige de parte de la clase trabajadora, dems explotados y sus organizaciones, la ms firme unidad, grandeza, desprendimiento, solidaridad, convencimiento, organizacin e inteligencia para la lucha. Quien no entienda esa premisa ser carne de can de los futuros fusiladores del campo popular, lacras uniformadas a las rdenes de Macri, su clase y su gobierno.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter