Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2018

50 aniversario del Mayo 68
El 68 comenz en Vietnam: ofensiva del Tet, solidaridad, radicalidad

Pierre Rousset


En febrero de 1968, las fuerzas de liberacin impulsaron en Vietnam del Sur la ofensiva del Tt (es decir del Ao Nuevo). De una enorme amplitud, se desokegi sobre todo el territorio sud-vietnamita, Saign incluido. Su trascendencia internacional fue considerable, reactiv el movimiento anti-imperialista, el de liberacin nacional y aceler la radicalizacin de la juventud en Japn y Estados Unidos, pasando por Europa. Represent un giro en la guerra y en el auge de las resistencia, tambin en el interior del propio ejrcito de Estados Unidos.

Desde 1965 Vietnam se haba convertido en el epicentro de la situacin mundial. Estados Unidos tomaron el relevo de los franceses. Prosiguieron una escalada militar multiforme que al hilo de los aos se hizo cada vez ms mortfera, e inclua el bombardeo masivo de las zonas liberadas del Sur, de Vietnam del Norte, de Laos y, finalmente, de Camboya. Washington envi hasta 500.000 soldados sobre el terreno (en la intervencin de 2003 en Irak no hubo nunca ms de 180.000). Los gigantes bombarderos B52 entraron en accin. El programa Phoenix [ideado por la CIA y orientado a identificar y neutralizar la infraestructura civil de la insurgencia]hizo ms vctimas que actualmente los drones. La mayor potencia mundial moviliz sus recursos econmicos y cientficos. El conflicto abarc todos los planos; incluso en el social: la reforma agraria revolucionaria de las fuerzas de liberacin tuvo su rplica en una reforma capitalista de la agricultura. En muchos aspectos la extrema brutalidad de aquella escalada no tena precedentes y an hoy contina siendo una excepcin. Encarna la barbarie imperialista.

Si Washington comprometi semejantes medios fue porque la dimensin de aquella guerra iba ms all de lo local. Se trataba de poner freno, y despus hacer retroceder (contain and roll back), a la dinmica revolucionaria iniciada en el Tercer Mundo con la victoria de la revolucin china (1949). El objetivo era el restablecimiento del orden imperialista bajo hegemona de EE UU en el mundo.

Las races de la radicalizacin de la juventud en los aos 60 fueron diversas. En Francia, el rgimen gaullista salido de un golpe de Estado (10 aos, ya basta), as como el tab moral de fuertes tintes catlicos se hizo insoportable. A medida que los estudiantes de origen popular empezaron a acceder a la universidad emergieron nuevas tensiones sociales. El ao 68 present rostros diferentes segn los pases. Sin embargo, la movilizacin contra la escalada imperialista en Vietnam constituy un elemento aglutinador, un rasgo de identidad compartido, una caracterstica fundamental en numerosos pases. Est claro que todo ello no tuvo una dimensin tan amplia bajo los regmenes dictatoriales o en Europa Oriental.

En Vietnam, no era evidente emprender una ofensiva cmo la del Tet y provoc intensos debates en el seno de la direccin del partido comunista. Finalmente, la decisin adoptada fue la de una ofensiva en todas las direcciones, constante, que pudiera (objetivo mximo) abrir la va a levantamientos insurreccionales o (objetivo mnimo) cambiase el curso de la guerra, especialmente gracias a su impacto mundial. La ciudad de Hu (capital del centro de Vietnam) resisti 26 das antes de ser reconquistada por la fuerzas estadounidenses al precio de su destruccin. El asedio de la gigante base militar de Khe Sanh por las divisiones del Ejrcito Popular fue un elemento de diversin para encubrir los preparativos de la ofensiva del Tet propiamente dicha. Los combates alcanzaron al centro de Saign (incluyendo la embajada de Estados Unidos) y se prolongaron durante mucho tiempo en los barrios populares.

Durante la ofensiva del Tet se combinaron todas las modalidades de una guerra popular: operaciones de guerrilla, levantamientos, intervencin del ejrcito regular (basado inicialmente en el Norte) Aparecieron muchos problemas que no fueron forzosamente resueltos : cmo organizar en semejante enfrentamiento a las poblaciones desestructuradas refugiadas en los barrios de Saign? cmo protegerlas de forma duradera frente a una mortfera contraofensiva absolutamente indiferente a las prdidas civiles?

Aunque al comienzo fue cogido por sorpresa, Washington moviliz rpidamente sus enormes medios militares as como las redes y las fuerzas del rgimen de Saign para contrarrestar la ofensiva del Tet. El coste para el movimiento revolucionario de Vietnam fue enorme: La infraestructura poltica y militante del Frente Nacional de Liberacin (FLN), que emergi a la luz del da, fue golpeada con dureza y la amplitud de las prdidas sufridas en cuadros en el Sur tuvo consecuencias a largo plazo.

En 1968, la direccin vietnamita estuvo confrontada a un verdadero dilema. Era necesario cambiar la marcha de la guerra porque de otro modo la escalada militar estadounidense habra podido continuar sin lmites: Por ejemplo, hasta bombardear masivamente los diques en el delta del ro Rojo, lo que habra provocado la inundacin de una vasta regin densamente poblada. Qu hacer?

Impulsar una ofensiva espectacular pero puntual (unidades revolucionarias que se retiran rpidamente tras ataques simultneos en el conjunto del territorio) habra sido mucho menos costoso, pero quiz no habra cambiado el curso de la guerra. Comprometer duraderamente a tantas fuerzas era una apuesta muy arriesgada -y el costo fue considerable-, pero el curso de guerra cambi.

La ofensiva del Tet provoc un electroshock en Estados Unidos y en el mundo. Puso al desnudo muchas mentiras de Washington. Mostr que esa guerra no era democrtica, ni estaba ganada, sino que era terrible, brbara, y estaba embarrancada. Dividi a la burguesa de EE UU, porque para los crculos financieros su coste econmico se haca insoportable. La universidades estallaron. Las protestas de los soldados estadounidenses adopt una forma colectiva. Se hizo popular la reivindicacin de retirada inmediata de las tropas. Ms que nunca, la poblacin negra se reconoci en la lucha de emancipacin vietnamita : No quiero ir Vietnam. Porque yo estoy en Vietnam, Diablos, no ! Yo no ir ! Diablos, no ! Yo no ir !.

En Japn, el combate contra las tropas estadounidenses y contra la construccin del aeropuerto de Narita se radicaliz con la movilizacin de los campesinos, del movimiento pacifista y de la extrema izquierda. En Europa, en febrero, en pleno auge de la ofensiva, se celebraron la conferencia de Berln y la manifestacin internacional, teniendo como bandera emblemtica :El deber de todo revolucionario es hacer la revolucin [Ch]. En efecto, el combate vietnamita se percibi, con razn, como la ntima combinacin de una revolucin social y de una lucha de independencia nacional, cada una de ellas dinamizando a la otra.A los ojos de la extrema izquierda, Vietnam simboliz en ese momento la actualidad de la revolucin mundial. El contexto de la poca era profundamente diferente al de 50 aos ms tarde. En Europa, existan las dictaduras de Grecia, Espaa y Portugal; los contactos transpirenaicos deban ser clandestinos. Muchos militantes conocidos (es menos el caso de las militantes) sufrieron la prohibicin de residencia en numerosos pases; y para viajar y tejer lazos entre movimientos fue necesario pasar discretamente las fronteras. El apoyo a los soldados que desertaron de la bases estadounidenses de Alemania exigi tambin mucha discrecin. La vida cotidiana de los miembros de organizaciones de extrema izquierda era muy diferente de los de la socialdemocracia; los choques eran constantes con los grupos fascistoides, se visitaba regularmente la comisara, y terminar heridos o en prisin era siempre una posibilidad.

La identificacin con la lucha del pueblo vietnamita ayud a construirse a la extrema izquierda y -en sectores mucho ms amplios- anunci la radicalidad de Mayo del 68.

En Francia, gracias a los lazos establecidos durante la guerra de Argelia en las redes de solidaridad con el FLN, el Comit Vietnam National (CVN) agrup desde el primer momento a numerosos componentes: personalidades autnomas del PCF, cristianos sociales, americanos venidos a Pars a protestar contra la guerra, extrema izquierda, sin papeles. Sin embargo, las principales corrientes maostas hicieron grupo aparte y la UJCML lanz los Comits Vietnam de Base (CVB). El PCF anim una amplia coalicin que inclua a numerosos sindicatos. El CVN propona la unidad pero el Partido Comunista rechaz colaborar con los izquierdistas. Por su parte, los vietnamitas trabajaban con todo el mundo.

En Francia, la crisis del rgimen gaullista y la agudizacin de las tensiones sociales latentes, la herencia an fresca de la experiencia del combate contra la muy sucia guerra argelina francesa, fue una de las particularidades en los aos 60 y del 68. En el recuerdo ms lejano estaba la resistencia a la reconquista colonial de Vietnam emprendida en 1946-1954 para reconstituir el imperio. Todo ello constituy la armadura en la que se desarroll la solidaridad anti-imperialista en los aos sesenta. El Comit Intersindical Universitario desempe un papel clave en esa transmisin.

A contrapelo de la ofensiva del Tet, Washington se vio forzado a aceptar el principio de las conversaciones de paz. Realizadas en Pars, fueron cuartipartitas: por un lado, gobierno norvietnamita y gobierno provisional del Sur; y, por otro, Estados Unidos y el rgimen de Saign. El PCV rechaz la presencia de las grandes potencias. Extrajo lecciones de las negociaciones de Ginebra, en 1954. En ellas China y la URSS haban ejercido presiones considerables para que aceptase un compromiso (la supuesta divisin temporal del pas) que estaba muy alejado de lo que las fuerzas de liberacin tenan derecho a esperar teniendo en cuenta la relacin de fuerzas sobre el terreno. El exorbitante precio de ese compromiso fue la Segunda Guerra de Indochina, bajo hegemona de Washington que no firm los Acuerdos de Ginebra.

Esta cuestin tuvo una importante repercusin en el movimiento de solidaridad, especialmente en Europa. Tradicionalmente, la consigna central del Partido Comunista Francs era la paz; Pero qu paz? En cambio, tras la experiencia de Ginebra, la izquierda radical, el movimiento estudiantil, las personalidades autnomas del PCF se movilizaron a favor de la victoria de las fuerzas de liberacin. No ms compromisos injustos a Vietnam! El PCF realiz finalmente una honorable rectificacin y la coalicin que pilotaba en ese momento pas a denominarse Comit Nacional de Accin por la Victoria del Pueblo Vietnamita.

Aceptar las conversaciones de forma obligada, no quiso decir que se comprometieran a verdaderas negociaciones. De hecho, Washington an intent ganar la guerra o, al menos, destruir ese pas que se le resista hasta tal punto que no pudiera levantarse jams. As pues, la escalada militar continu prosigui pues, pero el contexto internacional y la situacin interna en Estados Unidos hizo imposible el recurso a medidas lmite como el bombardeo masivo de los diques en el delta del ro Rojo (si bien algunos fueron atacados y fragilizados), o incluso, por qu no, el uso de la bomba atmica.

Las fuerzas de liberacin de Vietnam lanzaron finalmente un llamamiento a todos los componentes de la solidaridad internacional para que se movilizaran y forzaran a Washington a firmar los Acuerdos de Pars: un compromiso, pero esta vez un compromiso ganador, que se logr en 1973. Las tropas estadounidenses se retiraron progresivamente de Vietnam (s bien los bombardeos se concentraron en Camboya). En 1975 se hundi el rgimen de Saign.

Estos aos de fuego constituyeron una verdadera escuela de internacionalismo para nuestra generacin militante. Se experiment la utilidad y, por tanto, la necesidad- de la solidaridad. Adopt mil formas, mil rostros, mil expresiones y su diversidad reforz su eficacia (ver http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article10123).

El internacionalismo no es una nocin abstracta o una simple teora, un estado de nimo, un sentimiento, la sensibilidad de una comunidad que lucha, aunque haya de todo eso. Desencarnado es impotente, queda reducido a proclamaciones vacas de compromiso.

El caso francs muestra sin embargo hasta que punto esa solidaridad puede ser frgil. Despus de la huelga general de Mayo 68 los CVN y CVB desaparecieron y la extrema izquierda se concentr en su implantacin obrera. Sin embargo, estbamos lejos de esa victoria vietnamita que proclambamos. El momento poltico francs permite comprender por qu sucedi. Para un ala del maosmo ya no era cuestin apoyar a los vietnamitas; se les consideraba demasiado prximos a los Soviticos. Esto les lleva a colocarse al lado de los Jemeres rojos. Para la mayora de nuestra generacin militante no fue el resultado de una decisin cnica sino de un brusco giro de las prioridades y de los entusiasmos.

La interrupcin brutal de las movilizaciones de solidaridad tambin fue irresponsable en el sentido fuerte del trmino; una irresponsabilidad dolorosamente resentida por una parte de los componentes del CVN.

Por supuesto, la mejor ayuda que podamos aportar a los vietnamitas habra sido hacer la revolucin en casa, pero eso no estaba al alcance de la mano, incluso mucho ms de lo que creamos en ese momento. La crisis de Mayo fragiliz el campo imperialista sin que ello redujera la importancia de un movimiento especfico de solidaridad, como lo muestra la dureza de los aos indochinos de 1968 a 1975. Lo sabamos, la reconstitucin de un movimiento de solidaridad pero no fue fcil.

La representacin vietnamita en Francia hizo todo lo que pudo para ayudar. Para desgracia del PCF, entonces pasivo, el GRP (Vietnam del Sur), Laos y los Jemeres rojos participaron incluso en un mitin de la Ligue communiste en solidaridad con indochina. En gran parte, el arco de fuerzas que animaron el CVN se reconstituy para fundar en 1971 el Frente Solidaridad Indochina (FSI), que multiplic las iniciativas hasta 1973. Solo que despus de 1975 no logr superar la poltica de estrangulamiento proseguida durante aos por el imperialismo, como consecuencia de los conflictos inter-burocrticos China-URSS y la crisis chino-indochina.

En Francia incluso la propia concepcin del movimiento anti-imperialista fue objeto de divisiones en el seno de la extrema izquierda. Se trataba ante todo de popularizar en casa la ejemplaridad del combate revolucionario llevado en Vietnam (Osar, luchar) ? En realidad, deba ayudarnos a construirnos el pueblo vietnamita? La brjula que gua la solidaridad, si esta palabra tiene un sentido, son las necesidades de los que luchan all abajo. Es verdad que respondiendo lo mejor que pudimos a ese reto nos construimos, pero como organizacin internacionalista.

Pierre Rousset, anima el sitio Europe Solidaire Sans Frontire.

Fuente: http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article43035



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter