Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2018

Panos Moumtzis, coordinador humanitario regional de la ONU para Siria pide un alto el fuego para aliviar el espantoso deterioro
Indignacin en la ONU ante el sufrimiento sirio

Martin Chulov
The Guardian

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


No podemos seguir callando

 

Secuelas de los ataques areos del rgimen del pasado martes sobre el asediado enclave rebelde de Kafr Batna, cerca de Damasco (Foto: Amer Almohibany/AFP/Getty Images)

La magnitud del sufrimiento por toda Siria ha alcanzado niveles inimaginables con el bloqueo de tres importantes centros de poblacin donde no puede entrar ayuda, creciente desplazamiento y ms de 13 millones de personas en situacin desesperada por todo el pas, segn declaraciones de la ONU.

La organizacin pidi el pasado martes un alto el fuego de un mes de duracin para aliviar lo que describi de situacin tan extrema como nunca antes se haba visto en momento alguno de una guerra que pronto entrar en su octavo ao. El conflicto ha estado marcado por un xodo masivo de los ciudadanos sirios, asedios, hambre y una cifra de vctimas mortales que super las 500.000 en 2016.

El secretario general adjunto de la ONU y coordinador humanitario regional para Siria, Panos Moumtzis, dijo que la organizacin se senta prcticamente impotente para responder ante un deterioro tan espantoso de la situacin humanitaria, sobre todo en los dos ltimos meses, al haber bloqueado las autoridades del gobierno sirio el acceso a las personas que se hallan en las zonas controladas por la oposicin.

El asedio ha sido ms grave en Ghuta Oriental, en las afueras de Damasco, donde 400.000 personas el 94% de las cuales sufren el bloqueo del rgimen- no han recibido alimentos, agua ni medicinas desde el pasado noviembre. Ghuta, un bastin de la oposicin durante todo el conflicto, ha sido intensamente bombardeada por los aviones rusos y sirios durante el mes de enero, ya que ambos aliados intentan aprovechar sus recientes avances para presionar en otros mbitos.

El humo lo inunda todo tras los ataques areos rusos sobre Saraqib, provincia de Idlib, 6 de febrero de 2018 (Foto: Anadolu Agency/Getty Images)

Slo en los ataques areos del pasado lunes y martes, murieron 88 civiles, segn declaraciones de mdicos y activistas, mientras prosegua inmisericorde la campaa para romper la resistencia en las restantes zonas de la oposicin.

Los activistas y los mdicos dijeron que esas cifras iban aumentando segn los equipos de rescate iban sacando ms civiles enterrados de entre los escombros. Slo en el este de Ghuta, los activistas dijeron que el nmero de muertos haba aumentado el martes a 78.

La mitad de los muertos eran mujeres y nios, dijo uno de los doctores del este de Ghuta.

Por otra parte, los ataques areos continuaron machacando la provincia de Idlib, en el norte de Siria, donde ms de dos millones de seres, al menos la mitad de ellos desplazados desde otras partes del pas, se encuentran acorralados cerca de la frontera turca. Los aviones rusos estn atacndoles desde arriba mientras que las fuerzas de tierra bajo mando iran les empujan desde el sur.

La ciudad de Afrin, en el norte de Idlib, fue atacada el pasado mes por el ejrcito turco y una fuerza interpuesta rabe, aadiendo una nueva capa de complejidad a una guerra en la que las alianzas van cambiando y las dinmicas internas han fragmentado los intentos para conseguir un frente unido de oposicin contra el rgimen de Asad. Mientras tanto, las potencias internacionales tratan cada vez ms de ajustar el resultado de la guerra a sus propios intereses, descuidando absolutamente las crecientes necesidades humanitarias en toda la provincia.

Desde mediados de diciembre, en Idlib ha habido al menos 300.000 personas desplazadas, cuando se inici la ofensiva ms reciente del rgimen sobre el rea. Casi la mitad de la poblacin actual en la zona ha llegado desplazada de otros lugares de Siria, siendo algunos de ellos reubicados como parte de lo que las autoridades sirias denominan altos el fuego negociados a nivel local, que casi siempre han ido seguidos de largos bloqueos devastadores.

Un padre con sus nios en el duro campo para personas internamente desplazadas de Batabu, Siria, enero de 2018 (Foto: Omar Haj Kadour/AFP/Getty Images)

Idlib alberga tambin un gran nmero de combatientes yihadistas que controlan la mayora de la provincia. Los yihadistas e islamistas conservadores han estado asediando dos ciudades chies cercanas a Alepo durante una gran parte de los tres ltimos aos. Los oficiales rusos y sirios han utilizado su presencia para afirmar que la verdadera oposicin contra Asad fue efmera y que lleva mucho tiempo subsumida por la agenda yihadista global.

Se han mantenido fieles a esa lnea durante los ltimos cinco aos, dijo Manaf Jaled, un empresario de la ciudad de Zabadani, cercana a Damasco, que fue reubicado en Idlib el pasado septiembre. Cuando llegamos aqu, fue la primera vez que los vimos. Ahora quieren decirle al mundo que todos somos como ellos. Es una trampa muy peligrosa y la gente debe ser consciente de ella.

La ONU dijo que en 2017, el gobierno sirio slo concedi el 27% de sus peticiones de acceso a zonas de la oposicin. Como las ofensivas militares han proseguido en Ghuta e Idlib, hasta ahora, este ao, no se ha otorgado ni una sola peticin. Se supona que Idlib tena que ser una zona de desescalada, donde las hostilidades se ralentizaban o detenan para allanar el camino a las negociaciones.

Hay una percepcin equivocada de que las zonas de desescalada han proporcionado paz y estabilidad, cuando lo que en realidad han sido son zonas de grave escalada, dijo Moumtzis, que renov un llamamiento para dar una respuesta poltica a la crisis. Nos sentimos realmente indignados. Se han ido acumulando los desarrollos dramticos y hemos llegado a un punto donde ya no podemos mantener ms silencio. Hay mltiples incendios a los que tenemos que dar respuesta, con un deterioro espantoso en muchos lugares.


Trabajadores de la defensa civil sacan a un hombre herido tras los ataques areos en Ghuta Oriental, Damasco, el pasado 6 de enero (Foto: Anadolu Agency/Getty Images)

Moumtzis dijo que la equivocada percepcin de que la guerra siria estaba apacigundose haba reducido probablemente el impulso para lograr una solucin poltica a la crisis, que segua mostrndose esquiva a pesar de los tres procesos de paz () separados en Ginebra, Astana y ms recientemente en la ciudad rusa de Sochi. El proceso de Ginebra apoyado por la ONU lleva moribundo mucho tiempo, y lo nico que ha logrado ha sido convocar una docena de reuniones. Los intentos de Rusia de tomar la delantera con la celebracin de la cumbre de Sochi han acabado tambin fracasando, con un rgimen sirio en ascenso, fuertemente respaldado por Irn y Rusia, que no est dispuesto a hacer concesin alguna mientras las condiciones en el campo de batalla sigan sindole favorables.

Alaa al-Ahmad, de 27 aos, de Ghuta Oriental, dijo: Incluso durante la celebracin de la cumbre de Sochi, el rgimen sigui perpetrando masacres; incluso cuando estbamos hablando, seguan cometiendo crmenes masivos. Nos resulta sorprendente que se convoque otra conferencia para el prximo mes. Acaso no pueden ver que siguen adelante sobre nuestra sangre y la de nuestros nios?


Martin Chulov cubre la informacin sobre Oriente Medio para The Guardian desde hace doce aos. En 2015 recibi el Premio Orwell de periodismo.

Fuente: https://www.theguardian.com/world/2018/feb/06/we-can-no-longer-stay-silent-un-outrage-at-syrian-suffering

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter