Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2018

Taller de Filosofa, la resistencia

Juan Ramrez Hernndez
Rebelin


Hagamos otro mundo para los nios

Atahualpa Yupanqui


Hubo un tiempo, no hace mucho, en que era ms fcil conectar la pequea vida individual con el destino del mundo. Esto puede resultar extrao a chicos y grandes. No obstante, aunque parezca paradjico en esta poca en la que el internet y las redes sociales parecieran acortar distancias, hoy es ms sencillo saber tu lugar en el mapa que averiguar el sentido que tiene el estar all.

Ahora podemos averiguar la hora, el da y el ao; el clima, las fases lunares y los eclipses; enterarnos de noticias o chismes de Japn, Alemania o Argentina; conocer ideas de hace ms de dos mil aos; observar casi de inmediato lo que sucede al otro lado del mundo, en el extremo del sistema solar o en el interior de una mujer embarazada... sin saber qu sentido tiene todo eso para nosotros, para cada uno. Y hoy, reitero, es ms difcil conectar el destino de la humanidad con nuestra pequea vida diaria.

Entre las distintas actividades que podemos practicar de manera cotidiana y que nos ensean a encontrar o construir lugares y atmsferas habitables en donde se puedan expresar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras ideas se encuentra la conversacin libre, el dilogo franco o el reflexionar en comunidad. Eso sera algo as como practicar una filosofa para todos. Me explico, esto sera hacer filosofa para nios, para jvenes y para adultos; filosofa para mujeres y para hombres de todos los colores; filosofa para juntos o revueltos .

Esto no quiere decir memorizar lo que otros pensaron, provechoso al fin y al cabo, sino saber qu pensamos sobre la base de nuestra propia experiencia y qu piensan nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros hijos, amigos, vecinos y compaeros, sobre temas que a nuestra edad, en nuestra circunstancia, son relevantes para la vida en comunidad. Y no solo querer hacerlo sino aprender cmo hacerlo. Y esa actitud reflexiva se cultiva como todos los hbitos . Como un deporte, un arte, un oficio; como la meditacin y la amistad.

Y es ms sencillo hacerlo acompaado de manera cmplice por otras personas. Somos seres concretos que con nuestro singular modo de estar ah y actuar estamos haciendo a los otros, alterando su existencia. Y estamos, a la vez, dejndonos hacer por ellos, existimos en reciprocidad . Transformarse juntos, de manera consciente, es una experiencia inolvidable. Y, volviendo al principio, es necesario.

Al margen de ello, es divertido y enriquecedor. La educacin en el mundo no puede ser solamente una transmisin de saberes acumulados. La educacin puede ser, merece ser, un permanente aprender a aprender y aprender a desaprender . El conocimiento es como una luna en el agua, inasible, y con la reflexin se agita o se sosiega en la superficie.

Pequeas islas son la escuela, la casa, el parque, la calle, la biblioteca, y en ellas podemos hacer, sin previo aviso, un taller de filosofa. En ellas se debe construir un habla que nos permita entendernos bien, desde los abuelos hasta los nietos, desde los que estudiaron ms hasta lo que no pudieron o no quisieron hacerlo, pero que tienen una experiencia y una visin del mundo, como todos.

Hay que saber que la mayor parte de las cosas que suceden en el mundo, en este preciso momento, suceden en una conversacin. Para hacerlo es importante desapegarse de certidumbres y aceptar al otro como legtimo otro. Y en esta labor se cultiva una cercana duradera. Saber conversar es un arte que se domina poco a poco y exige de los participantes una apertura amorosa hacia las cosas y la gente, una desmesura creativa.

Y atravesando todas las cosas (elecciones, conflictos locales, guerras, crisis econmicas, declaraciones escandalosas; y tambin hazaas de nios prodigiosos, proezas deportivas, premios internacionales, descubrimientos cientficos) existen, dispersos y discretos, conjuntos de personas dispuestos a transformarse que se renen cada semana, cada quince das o cada mes, a pensar juntos la vida que tienen y en lo bueno que sera que otros tambin pudieran disfrutar de esa posibilidad y del privilegio de usar la palabra de manera casi sagrada, alrededor de un texto, de un filme, de un juego o de una idea.

Ernesto Sabato (1911-2011) escritor, ensayista, fsico y pintor argentino que dedic mucho tiempo a desarrollar las posibilidades expresivas del lenguaje , al sentir cercana la muerte necesit escribir varias cartas a las nuevas generaciones que reuni en un libro llamado La Resistencia . En la primera misiva, donde habla sobre Lo pequeo y lo grande, nos dice:

Trgicamente, el hombre est perdiendo el dilogo con los dems y el reconocimiento del mundo que lo rodea, siendo que es all donde se dan el encuentro, la posibilidad del amor, los gestos supremos de la vida.

Es por esto que valdra la pena ver a los nios con los ojos de nuestros abuelos ms sabios y de nuestros tos ms locos. Y sera importante para todos los que estemos en medio de estas edades, lejanas y afines, crear o fortalecer espacios para ese pequeo y ambicioso fin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter