Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2018

De la guerra informtica a la supuesta intervencin de hackers rusos y venezolanos en Catalua
Catalua y nuestro particular estado de desecho (VI)

Antonio Maira
Rebelin


Contino con el anlisis de la Guerra de la Informacin publicado por Centro de Estudios Polticos y Anlisis estratgico Aluvin, de la repblica Bolivariana de Venezuela. En este caso los conceptos propuestos para su estudio, y su actual o posible aplicacin en Catalua, son los de Guerra poltica, Guerra poltica pacfica, Guerra poltica agresiva, Guerra psicolgica y Guerra Informtica. Tratar alguno de ellos.

En principio, para hacer posible la comparacin, hay que tener en cuenta, como en Captulos anteriores, dos aspectos que los diferencian:

-En el escenario venezolano es una potencia exterior: los EEUU (en ntima alianza con la oligarqua golpista venezolana), la que trata de intervenir en el proceso poltico para derrotar a la revolucin, utilizando todos los instrumentos posibles: desde la propaganda a la intervencin exterior; desde la gigantesca presin meditica, a la realizacin de actos de guerra de baja intensidad; desde el golpe de estado meditico militar al bloqueo petrolero; desde las guarimbas y los asesinatos, a los golpes institucionales completos (el golpe contra Chavez el 11 de abril de 2012). Finalmente, desde la guerra econmica a la intervencin militar directa o indirecta y en todas las escalas posibles.

Se trata siempre, en este caso, de alterar los resultados electorales y los mecanismos establecidos por la Constitucin Bolivariana que, por cierto, ha pasado de ser el enemigo principal de la democracia durante la Presidencia de Hugo Chavez al punto de apoyo golpista contra el presidente Maduro. El estado agresor es exterior los EEUU-, con alianzas tambin exteriores (en los ltimos aos la de algunos pases latinoamericanos, la OEA, la UE con el gobierno espaol de embajador destacado) y de manera cada vez ms notoria la OTAN, como instrumento disuasorio y como organizacin armada al servicio de Washington, con complicidades internas en Venezuela pero sin dejar de coordinar, manejar y potenciar casi todos los mecanismos utilizados hasta ahora contra el pueblo venezolano.

-En el caso de Catalua, es necesario darle la vuelta a la situacin para aplicar debidamente los conceptos analizados en este artculo y en el Anlisis sobre la Guerra de la Informacin del Centro de Estudio (Aluvin) que me ha servido como Referencia.

Catalua, en su proclamacin de Repblica independiente es el estado agredido, mientras que el agresor es el estado espaol, apoyado ya, pblicamente, por las instituciones europeas y por los Estados Unidosi.

El procs cataln y su enfrentamiento con el estado espaol tienen carcter expansivo y, por lo mismo, los instrumentos de intervencin y de defensa van apareciendo de manera gradual. El resultado del enfrentamiento tampoco ha sido hasta ahora, ni lo ser con las actuales fuerzas en presencia, definitivo.

Por eso mismo, comentaremos parcialmente los instrumentos de intervencin y de resistencia a medida que estos vayan apareciendo. La situacin es muy voltil tanto en el escenario cataln, como en el del estado espaol, as como en el exterior. La Repblica de Catalua busca denodadamente un apoyo en los tres frentes: los dos escenarios interiores y en el escenario exterior. En el primero, la pequea burguesa catalana no se atreve, a favor de la Historia, a lanzar un reto a la derecha catalana. En el segundo -ante la despolitizacin, cuando no la fascistizacin evidente de las masas trabajadoras y populares del resto del estado - A por ellos! - a lanzar llamadas claras a la solidaridad y a la construccin de la III Repblica al resto de los pueblos del estado.

Estas llamadas son despus casi imposibles de formular bajo la presin del artculo 155 y de las acusaciones de rebelin y encarcelamientos.

En el tercer frente, el gobierno espaol de Rajoy se somete sin recelo alguno a la tutela de Washingtonii, con el apoyo explcito de Ciudadanos y del PSOE, y el lavado de manos de Podemos y sus confluenciasiii.

26. Guerra poltica (en letra inclinada las referencias al Manual y en letra normal mis comentarios referidos al ejemplo de Catalua)

Es el uso de medios polticos para obligar a un oponente, en base a una intencin hostil. El trmino poltica describe la interaccin calculada entre el propio gobierno y la sociedad para influir al gobierno de otro pas, militares y poblacin general. Los gobiernos utilizan una variedad de tcnicas para forzar a ciertas acciones, obteniendo con ello una ventaja relativa sobre su oponente. Las tcnicas incluyen propaganda, operaciones psicolgicas. La propaganda tiene muchos aspectos, incluyendo palabras e imgenes, con un propsito poltico, hostil y represivo. Las operaciones psicolgicas son para objetivos militares, estratgicos y tcticos, que pueden ser destinadas a poblaciones hostiles, militares y civiles.

En el caso cataln la intencin hostil del gobierno espaol es evidente tras la aplicacin del artculo 155 y ya antes durante la fase previa y la realizacin del Referndum del 1 de octubre.

La interaccin se produce, principalmente, entre el gobierno espaol y sus aliados en Catalua: PP, Ciudadanos, PSOE y Podemos que se coloca en un punto medio y se niega a plantear la movilizacin contra la aplicacin del artculo 155, asumir la necesidad de un proceso constituyente desde una posicin republicana, y movilizar tambin contra las amenazas evidentes de entrega de la soberana a travs de la OTANiv.

La naturaleza represiva de la guerra poltica conduce a debilitar, o destruir, la voluntad poltica o social de un oponente, obligando a un curso de accin, favorable al inters de la nacin agresora. La guerra poltica puede ir combinada con violencia, presin econmica, subversin y diplomacia, pero su aspecto principal es el uso de palabras, imgenes e ideas. La creacin, implementacin y continuidad de estos modelos represivos, son una funcin del arte de gobernar a las naciones y servir como sustituto potencial para la accin militar directa. Por ejemplo: mtodos como sanciones econmicas o embargos estn destinados a infligir el dao necesario para forzar el cambio poltico. Los mtodos y tcnicas utilizados para forzar el cambio poltico, dependen de la visin poltica de la nacin o grupo poltico que las ejecuta.

La guerra poltica puede ser realizada de manera abierta, o encubierta, con el fin de explotar las diferencias internas dentro de un pas contrario. El agresor tambin puede crear nuevas tensiones para el oponente, en pos de influir las relaciones entre el pas y sus vecinos, socios comerciales o aliados. Por otra parte el agresor debe conocer el liderazgo del bando oponente, quien toma decisiones a nivel nacional y dems lderes. La guerra poltica puede ser empleada en contra de la poltica electoral, las polticas econmicas, las dems polticas, el tipo de rgimen, la estabilidad y la fuerza militar. Para este tipo de guerra se usan tcnicas como propaganda negra para manipular acciones de un oponente, motivos e intenciones, mediante la comprensin de sus intereses culturales, sociales y polticos.

En Catalua son cada vez ms evidentes la explotacin de las diferencias internas en el sector independentista con el apoyo de casi todos los medios de comunicacin y bajo varias consignas generales:

-Ridiculizar y disgregar a Puigdemont y a su grupo parlamentario PxCat, evitando por vas judiciales su investidura como presidente de Catalua.

-Ridiculizar al Vicepresidente de la Generalitat de Catalua, Oriol Junqueras, y mantenerlo en la crcel sin permitirle acudir al Parlament.

-Identificacin y eliminacin poltica de todos los lderes independentistas.

-Debilitar (por relevo obligatorio de sus componentes) de los grupos independentistas e incluso reducir o eliminar su mayora parlamentaria.

-Reducir y definir como extrema izquierda marginal a las CUP.

-Instituir la legalidad vigente como legitimidad y colocar esa legalidad bajo el amparo de los EEUU y de la OTAN.

Es obvio que en Catalua se han empleado a fondo los medios de comunicacin estatales y los ocupados por los Delegados del Gobierno a partir de la aprobacin del artculo 155 para bloquear la poltica electoral del Govern.

Que vienen los rusos, que vienen los venezolanos

No hay ms que leer los prrafos anteriores correspondientes al concepto de Guerra poltica para apreciar la rapidez de la escalada en Catalua.

En los ltimos das algunos mandos militares y los portavoces parlamentarios del PP, Ciudadanos y el PSOE (con la desaparicin en el debate de Podemos), no han tenido reparo alguno para adherirse a las denuncias de la OTAN sobre la intervencin de hacker rusos y venezolanos en la manipulacin de las elecciones y el proceso poltico en Catalua.

El gobierno de los Estados Unidos no ha perdido el tiempo en ofrecer una ayuda rpida mientras que el Gobierno espaol ha elevado, en tiempos de crisis galopante que se abate sobre nosotros, el ya gigantesco presupuesto de Defensa. Adems de ello ha prometido la movilizacin de una reserva de hacker patriticos para que nos salven del diablo ruso y de sus satlites latinoamericanos.

Notas:

i http://www.rebelion.org/noticia.php?id=237137

ii http://www.rebelion.org/noticia.php?id=237137

iii http://www.publico.es/politica/analisis-esperpento-congreso-defensa-teoria-hackers-rusos-catalunya.html

iv http://www.publico.es/politica/alto-mando-militar-ciberdefensa-hay-andar-busqueda-frikis-fuerzas-armadas-frikis-no-hay.html

Antonio Maira es analista poltico y Capitn de Fragata de la Armada

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter