Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2018

Conflicto txico sin fin en Irak

Will Higginbotham
IPS


NACIONES UNIDAS, 5 feb. 2018 (IPS) - El olor a tragedia en el Irak devastado por tres dcadas de conflicto armado impregna tambin al ambiente, vctima olvidada entre tantas personas muertas, heridas o desplazadas.

Mientras que el ambiente se ha degradado debido al conflicto, en los ltimos aos su situacin ya crtica se vio exacerbada por el accionar del grupo extremista Estado Islmico (EI).

Donde sea que haya estado el EI hay una enorme destruccin ambiental, acarreando amenazas sanitarias potencialmente importantes para el pblico, dijo Wim Zwijnenburg, investigador en la organizacin no gubernamental holandesa PAX.

En los ltimos dos aos, PAX us imgenes satelitales pblicas, as como redes sociales e investigaciones de campo para rastrear los daos ambientales y los riesgos que conllevan para la salud pblica en el norte de Irak.

Las conclusiones son expuestas en el informe Living Under a Black Sky: Conflict Pollution and Environmental Health Concerns in Irak (Viviendo bajo un cielo negro: La contaminacin derivada del conflicto y las preocupaciones de salud ambiental en Irak), presentado en diciembre.

El reporte se centra particularmente en la destruccin de refineras petroleras a manos del EI, sello de la organizacin extremista y a la vez parte de su estrategia de arrasar todo lo que pudiera serle til al enemigo.

En 2014, miembros del EI tomaron el yacimiento petrolero de Qayyarah y la refinera de Baiji. Esta ltima es la mayor del pas, y genera ms de un tercio de la produccin interna iraqu de petrleo. En ambos casos, las fuerzas iraques recuperaron las instalaciones, pero para entonces el EI ya haba prendido fuego a los pozos del combustible a medida que se retiraba.

Cuando estuvimos all, todava haba petrleo ardiente que manaba de los pozos, relat Zwijnenburg a propsito de su visita a la regin de Qayyarah el ao pasado.

Yo quera recorrer para ver ms, pero tuve que usar una mscara antigs porque ya se poda sentir cmo el humo afectaba a los pulmones, continu.

Vimos lagos que estaban llenos de crudo solidificado, que se haban derramado de los pozos, y haba ovejas blancas cubiertas de holln negro. Fue surrealista y apocalptico, agreg.

En cada uno de estos ataques, la amenaza a la salud pblica es sustancial.

Los incendios (de estos pozos petroleros) ardieron durante meses, liberando enormes cantidades de residuos txicos en el aire que inhala la poblacin del rea, dijo Zwijnenburg a IPS. Algunas personas no se fueron, otras no se pueden ir, otras estn volviendo.

En el caso de Qayyarah, el Ministerio de Petrleo iraqu estima que el fuego emiti unos 20.000 metros cbicos de gases contaminantes que todava no han sido limpiados.

En abril de 2017, el equipo de PAX, en conjunto con ONU Medio Ambiente, llev a cabo una investigacin con una veintena de mujeres de las comunidades locales afectadas, sobre sus preocupaciones en torno a la contaminacin petrolera en Qayyarah.

Una de las participantes manifest su preocupacin por las consecuencias sobre la salud a travs de distintas generaciones.

La poblacin local viene padeciendo quemaduras, deformaciones e incontables casos de discapacidad. Los genes humanos tambin se ven afectados por el uso de armas qumicas y los incendios de pozos petroleros y remanentes militares. Las mutaciones genticas generarn ms defectos congnitos, alert.

Aparte de la contaminacin derivada del petrleo, el informe de PAX tambin pone de relieve los riesgos para la salud humana que conlleva el llamado dao urbano. Ess decir, las peligrosas cantidades de qumicos txicos que se desprenden de sitios industriales destruidos y de abandonados depsitos de armas.