Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2018

Tras el referndum del 4 de octubre
Ecuador ante un nuevo ciclo poltico

Decio Machado
Viento Sur


El pasado 4 de febrero el pueblo ecuatoriano decidi terminar con la hegemona correista que domin el pas durante los ltimos 11 aos. Dos de cada tres ecuatorianos votaron a favor de las preguntas de la Consulta Popular impulsada por el Gobierno Nacional en una lgica de disputa auspiciada por el ex mandatario Rafael Correa, producindose por primera vez en la historia un rechazo ciudadano mayoritario a los postulados polticos del ex mandatario. Hasta entonces -mediante consultas populares, plebiscitos, referndums y elecciones- el ex presidente Correa haba llegado a acumular en tan solo diez aos doce victorias consecutivas en las urnas.

De las siete preguntas impulsadas desde el Ejecutivo, las tres primeras tenan relacin directa con el corresmo, abordando temticas como:

Qu fue el corresmo?

Comprender la situacin actual del Ecuador conlleva entender que es lo que fue esto que se ha definido como corresmo y el por qu ha dejado de ser funcional en este momento para las lites ecuatorianas.

Desde 1997, a partir del gobierno de Abdal Bucaram, Ecuador inaugur una etapa de crisis institucional permanente que hizo que ningn presidente elegido desde entonces en las urnas lograra terminar su mandato. Evidentemente esto generaba gran inestabilidad poltica y se convirti en un factor de desequilibrio importante respecto a una poltica de inversiones que se haca cada vez ms urgente y necesaria para la modernizacin capitalista que el pas deba afrontar tras la crisis financiera vivida en los aos 1999-2000.

A la entrada del presente siglo la economa mundial se estabiliz superando las varias e importantes crisis sufridas en diversos pases del mundo Mxico y Venezuela (1994), Tailandia, Indonesia, Filipinas, Taiwn, Corea del Sur (1997), Rusia (1998) o Argentina (2001)-, lo cual permiti a la economa internacional mejorar su desempeo, con crecimientos entre el 4% y el 6% al iniciar la dcada, hasta la llegada de la crisis financiera global de 2008.

De igual manera, desde 2003 los precios de los commodities aumentaron por los efectos de huracanes, como el Katrina, en instalaciones petroleras; el crecimiento en la economa de los pases emergentes y en los industrializados; y, particularmente, por el auge de la industria de la construccin, que termin en una burbuja especulativa, que al reventar hizo que los inversionistas vuelquen su inters a mercados especulativos tales como el oro y el petrleo, causando una sobre demanda artificial que hizo subir el precio del crudo a un mximo de 147,27 dlares por barril en julio de 2008.

En ese contexto, el crudo ecuatoriano que depende de la cotizacin del petrleo norteamericano West Texas Intermediate (WTI) -que es el crudo marcador para el continente americano- y que es bsicamente vendido tanto por Petroecuador como por las compaas privadas extranjeras en el pas, tambin elev notablemente sus precios.

Siendo un pas dependiente econmicamente del crudo, el crecimiento promedio del PIB ecuatoriano durante la primera dcada del presente siglo fue de 4,4% mientras que durante los diez aos anteriores dicho indicador no super el 1,8%. Lo anterior indica que a partir del ao 2000 la economa ecuatoriana comenz a consolidarse en gran medida apoyada por condiciones externas favorables precio del petrleo y las remesas provenientes de los migrantes- generndose las condiciones adecuadas para una tardomodernizacin del sistema capitalista nacional.

En ese contexto el sector ms dinmico del capital ecuatoriano entendi que poda mejorar sus posibilidades de negocio propiciando un mayor nivel de consumo en los mercados internos a travs de cierto reparto del excedente petrolero no de la distribucin de la riqueza que contina en manos de unos pocos- y la incorporacin al mercado de sectores populares mediante el endeudamiento familiar y financiarizacin popular (democratizacin del consumo con base en prstamos del sector financiero privado). Este es el rol que fundamentalmente desempe el gobierno de Rafael Correa durante el ltimo perodo de bonanza econmica en Ecuador.

A lo largo de la primera dcada del presente siglo, el mayor rubro de participacin en el PIB en la economa nacional ha sido el consumo privado, el cual represent un promedio de 66,6% del PIB, convirtindose en el factor que ms contribuy al crecimiento nacional durante el perodo previo a la cada de los precios del petrleo.

La dinamizacin de la economa nacional teniendo como motor al Estado, eje de la poltica econmica correista, signific que los sectores empresariales y financieros fueran los principales beneficiados de una accin que careca de riesgos para la inversin privada pues se haca en base al erario pblico. El respeto demostrado por el gobierno correista a la matriz de acumulacin heredada de la era neoliberal, conllev que no existiera la ms mnima transformacin de carcter estructural sobre los pilares que fundamentan los ejes constitutivos de poder en Ecuador; ello, pese a que los sectores histricamente olvidados pudieran beneficiarse durante el perodo de bonanza de ciertas polticas asistencialistas basadas en la transferencia del excedente derivado de la agudizacin de las polticas extractivistas. A la postre, esto signific que mientras se pona hincapi en un propagandstico discurso soberanista, al interior del pas se agudizara cada vez ms la dependencia econmica internacional de los mercados especulativos globales y se reprimarizara sustancialmente la economa nacional.

El modelo econmico funcion e incluso goz de amplio apoyo popular, milagro econmico lo llamaron, mientras dur el boom de los commodities, vinindose al traste todo el andamiaje de las polticas sociales y econmicas correistas a partir de la cada del precio del crudo en 2013.

Es a partir de entonces cuando comienzan a deteriorarse ciertos servicios pblicos, la economa nacional se paraliza, el consumo interno cae y los indicadores de disminucin de la pobreza e incremento de la capacidad adquisitiva por parte de los trabajadores comienza a deteriorarse.

En febrero del 2014 el gobierno del Presidente Rafael Correa comenzara a sentir el desgaste poltico de su mandato, perdiendo en las elecciones seccionales las principales alcaldas del pas ante partidos de oposicin. Los sectores empresariales que en otro momento se haban visto beneficiados por las polticas correistas, entienden ahora que pasado el perodo de la economa fcil es necesario aminorar el gasto pblico, reducir el volumen del Estado y volver a liberalizar la economa. Ante la nueva falta de liquidez del Estado ecuatoriano, este dej de ser funcional para seguir dinamizando la economa nacional y vuelve a ponerse en cuestin la poltica de subsidios sociales.

Lo anterior conllev un incremento de las movilizaciones populares en el conjunto del pas, lo cual deriv en una convocatoria de paro/movilizacin convocado en agosto del 2015 por el movimiento indgena y el sindicalismo no clientelar que termin siendo vergonzosamente reprimido por las fuerzas de seguridad del Estado.

El conflicto Correa vs Moreno

En estas condiciones y en medio de una agresiva poltica de endeudamiento pblico que deriv en que el volumen de deuda externa actual supere con creces los niveles heredados de la poca neoliberal, el entonces mandatario ecuatoriano decidi no presentarse a las elecciones del 2017, pero dej abierta la puerta para una nueva postulacin en 2021.

Estratgicamente el corresmo consider que era mejor que fuera otro mandatario quien procediera con las polticas econmicas de ajuste ya inaplazablemente necesarias en el pas, permitiendo as una regeneracin de la imagen de Rafael Correa, quien estratgicamente volvera en 2021 para salvar al Ecuador de los programas de ajuste fruto de un dficit fiscal galopante e insostenible. As las cosas, en diciembre del 2015, la bancada oficialista aprob forzadamente una reforma constitucional que permita la reeleccin del mandatario para el perodo inmediatamente posterior a una legislatura marcada por la crisis econmica heredada de la gestin saliente. Sin embargo, la estrategia para la vuelta al poder de Rafael Correa pasaba por la necesidad de seguir controlando el aparato del Estado durante el actual perodo, bloquendose cualquier posibilidad de fiscalizacin y auditorias internas que pudiera hacerse sobre un modelo de gestin pblica altamente corrupto que signific durante diez aos la subyugacin de todos los poderes y rganos del control del Estado al Ejecutivo.

Lo anterior implic la necesidad de que Alianza PAIS ganara las elecciones del 2017, quedando la mayor parte de las instituciones pblicas en manos de ex funcionarios de probada cercana con el ex mandatario. La nica figura con la que contaba Alianza PAIS para ganar estas elecciones era Lenn Moreno, quien por sus funciones como enviado especial del Secretario General de Naciones Unidos sobre Discapacidad y Accesibilidad haba residido en Ginebra desde 2014, lo que implicaba que se hubiera mantenido al margen del deterioro correista de los ltimos aos.

Hay que remontarse muy atrs en la historia del Ecuador para encontrar un mandatario que tras diez aos de gestin continuada en el poder terminase su perodo con cierto respaldo poltico -pese a la decadencia de los ltimos aos- como era el caso de Rafael Correa. Ms all la enorme polarizacin social creada entorno a su figura, Correa abandon la poltrona presidencial con todava un importante apoyo social fundamentalmente entre los sectores populares, los cuales le reconocan el impulso a proyectos sociales de carcter asistencialista y la inversin realizada durante la ltima dcada en el mbito de la infraestructura y modernizacin del Estado. Sin embargo, ha sido una concatenacin acelerada de errores poltico estratgicos los que han hecho que el ex mandatario perdiera la hegemona que aun mantena polticamente en el pas.

Con la llegada la nueva administracin de Lenn Moreno, el corresmo dejaba en puestos estratgicos a gran parte de su anterior equipo de gestin. Esto implicaba que mantena el control sobre un enorme y desmedido aparato de propaganda gubernamental articulado durante la pasada dcada, al igual que lo haca respecto al control sobre la produccin sobre la que el Estado ecuatoriano ha tenido una notable incidencia durante los ltimos diez aos-, en aras a las responsabilidades establecidas en torno a la figura del inicial Vicepresidente de la Repblica, Jorge Glas, el principal hombre de confianza de Rafael Correa en el nuevo gabinete y quien se mantena como responsable del cambio de matriz productiva y la inversin en megaproyectos. Pero al mismo tiempo, el corresmo mantena el control tambin sobre el frente poltico del gobierno a travs de figuras como la primera titular de la Cartera de la Gestin Poltica Paola Pabn- y del consejero presidencial Ricardo Patio el principal operador poltico al interior de Alianza PAIS durante la gestin gubernamental anterior-, al igual que lo haca respecto a la Asamblea Nacional el legislativo ecuatoriano- a travs de sus operadores en la bancada mayoritaria de Alianza PAIS. No contento con esto, Rafael Correa controlaba tambin, mediante el Consejo de Participacin Ciudadana y Control Social, a los rganos de fiscalizacin y control del aparato del Estado, cuya designacin de responsable responda ntegramente a personalidades afines al ex presidente en instituciones tales como el Consejo Nacional Electoral, la Corte Constitucional, la Contralora General del Estado, la Fiscala General del Estado, el Tribunal Contencioso Electoral, el Consejo de la Judicatura o la Defensora del Pueblo entre otras.

Pese a que las tensiones entre Lenn Moreno y el ala dura correista son palpables desde el mismo momento de la investidura del actual Presidente de la Repblica, el 24 de mayo del pasado ao, momento en que la nueva administracin descubri el estado real de las finanzas pblicas, es la entrega de la sede social de la CONAIE estructura organizativa del movimiento indgena y la organizacin social ms importante del pas- y el anuncio en julio pasado de los primeros indultos a lderes populares criminalizados durante el rgimen anterior lo que gener las primeras reacciones descalificadoras de Rafael Correa respecto a su sucesor.

A partir de ah los operadores correistas ubicados en funciones de direccin de los distintos medios pblicos comienzan a articular una campaa contra la imagen del Presidente Moreno, aduciendo que el pas volva a las polticas del pasado y que se estaba produciendo un reparto de poderes con las lites oligrquicas, lo que conllev a que la nueva administracin morenista nombrase nuevos responsables en dichos medios de comunicacin. De esta manera el ex presidente Correa perda el control del inmenso aparato de propaganda y comunicacin cuya creacin haba sido auspiciada por l mismo.

Un mes despus, a primeros de agosto y ya con el agua al cuello fruto de las investigaciones judiciales que se hacan respecto a la trama de Odebrecht en Ecuador, el entonces Vicepresidente Jorge Glas quien fuera tambin el segundo al mando durante la ultima fase de la era Correa- emita una extensa carta pblica contra el actual jefe de Estado, acusndolo de converger con los sectores polticamente ms reaccionarios del pas. La ruptura de relaciones entre el Presidente Moreno y Jorge Glas conllev la inhabilitacin en el cargo del segundo, lo que produjo la prdida del control por parte de Rafael Correa sobre el aparato productivo y las inversiones en los megaproyectos implementados en el pas. Meses ms tarde y fruto de las investigaciones judiciales anticorrupcin, Jorge Glas terminara ocupando un celda en la Crcel No. 4 de Quito y siendo revocado de su cargo. El corresmo perda de esta forma tambin su incidencia sobre el aparato productivo.

Pocos das despus del exabrupto vicepresidencial y en aras a solucionar este conflicto, el Presidente Moreno enviara a Bruselas -lugar de residencia actual de Rafael Correa- a los principales operadores polticos del gobierno, todos ellos vinculados durante la gestin anterior al ex mandatario, con el fin de reconducir de forma amigable las relaciones con ex presidente. Para sorpresa del Ejecutivo, tras la vuelta a Quito de dicha delegacin, sus principales cabezas -Ricardo Patio, Paola Pabn y Virgilio Hernndez- anunciaban en rueda de prensa la renuncia a sus cargos en el Ejecutivo. De esta manera, Rafael Correa perda en este caso el control del frente poltico gubernamental.

Rotos ya todos los canales de comunicacin entre el corresmo y el gobierno morenista, el Presidente Moreno anunciara a primeros del pasado mes de octubre la convocatoria de una Consulta Popular donde algunas preguntas tenan que ver con una lgica de reforma institucional post-caudillista que enrumbase al pas por una va superadora del rgimen anterior. Esto terminara de dinamitar internamente al partido de gobierno. Los sectores afines al ex mandatario determinaron expulsar, de forma irregular, a Lenn Moreno de Alianza PAIS convocando sin legitimidad jurdica una convencin nacional de dicha organizacin poltica con escaso xito de convocatoria. Lo anterior conllev a que tras una decisin del Tribunal Contencioso Electoral, el corresmo perdiera tambin el control de su propio partido.

El ltimo episodio de este mar de desaciertos correistas se dio ya en enero del presente ao, cuando Correa llam a la desafiliacin de sus seguidores de Alianza PAIS, lo cual implic que tambin perdiera el control del legislativo, quedando el corresmo con apenas 29 asamblestas y alinendose los 45 restantes de la bancada oficialista con Lenn Moreno.

En resumen, si bien es difcil encontrar un ex mandatario que tras diez aos de gestin mantuviera el nivel de apoyo de Correa, tambin lo es encontrar alguno que haya demostrado tal capacidad para dilapidarlo tan rpidamente.

Consulta y posconsulta

Fue as que se lleg al 4 de febrero, momento en el que el corresmo sabore por primera vez una derrota electoral. En el fondo, no asistimos a algo que fuera ms all que la plasmacin poltica de una realidad indiscutible en Ecuador: el corresmo nunca construy una fuerza social y poltica afn, sino que utiliz al aparato del Estado operando bajo lgicas clientelares en pro del partido de gobierno y la construccin de la imagen meditica de Rafael Correa como un gran caudillo populista. Esto implic que tras abandonar la poltrona presidencial y no gozar a su antojo de las instituciones del Estado su apoyo poltico disminuyera notablemente.

La sociedad ecuatoriana ha votado por la conformacin de un rgimen de transicin que le permita superar la herencia implantada por el anterior gobierno, generando las condiciones para la construccin de una nuevo escenario poltico tras el fin de la hegemona correista. Queda cortado el cordn umbilical que vinculaba al nuevo gobierno con el rgimen anterior, lo cual inhabilita la narrativa correista de que Lenn Moreno ocupa la presidencia del pas gracias al endoso de votos derivado de la figura de Rafael Correa.

Tras esta consulta el pas entra en una nueva fase poltica. Por un lado, el Presidente Lenn Moreno ha ganado momentneamente su pulso con su antecesor, si bien todava Rafael Correa mantiene un tercio del electorado ecuatoriano. Correa y sus seguidores, tras su desafiliacin de Alianza PAIS, estn obligados a conformar un nuevo movimiento poltico nacional, pese a que la popularidad de su lder est en decadencia. Correa, consciente de que el sector de antiguos lderes de Alianza PAIS que le acompaan esta nueva aventura aportan realmente poco dada la mala imagen de la que gozan ante la sociedad, est obligado a liderar personalmente la construccin del nuevo partido. Ser una tarea urgente y nada fcil para el neocorresmo crear una nueva figura poltica que tenga posibilidades de disputar la Presidencia de la Repblica en el ao 2021.

Por su parte, la voluntad de esta tendencia es ocupar el espacio poltico de la izquierda ecuatoriana, algo que ya hicieron en el 2006 ms all de los desencuentros entre su discurso y su praxis. Conseguir tal objetivo pasa por bloquear cualquier posibilidad de construccin de alternativas polticas en el campo popular, algo urgentemente necesario para un pas que sufre de una izquierda cuyo discurso poltico se encuentra sin capacidad de sintonizar con la sociedad, donde no existe generacin de nuevos liderazgos, y que se ve carente de construir una propuesta convincente para un nuevo modelo de sociedad y pas.

Si bien es cierto que la izquierda poltica y social ecuatoriana ha sido fraccionada, en muchos casos cooptada y hasta perseguida por el rgimen correista durante los diez ltimos aos, tambin lo es que existe una incapacidad poltica por parte de su endogmica dirigencia para reinventarse y reposicionarse con un discurso adaptado al momento actual de vive el pas. El mero hecho de que gran parte de esta izquierda apoyara en su lgica anticorreista la candidatura del conservador Guillermo Lasso es la segunda vuelta de las ltimas presidenciales, es una demostracin palpable de su desorientacin poltica y el descrdito del que actualmente gozan ante la ciudadana ecuatoriana.

En la orilla conservadora, las fuerzas polticas que hasta el momento decidieron no hacerle una oposicin poltica contumaz al actual gobierno cambiaran de actitud. La cercana de las prximas elecciones seccionales, las cuales tendrn lugar en un ao, hace que las organizaciones polticas de la derecha vuelvan a asumir protagonismo tras una alianza anti-natura que permiti que muy diferentes sensibilidades ideolgicas establecieran un pacto de no agresin a cambio de trabajar todos por el S en esta consulta con el fin de enterrar polticamente al corresmo.

Medios de comunicacin, sectores empresariales y fuerzas polticas conservadoras ya anunciaron cambios respecto a su accionar frente el gobierno de Lenn Moreno, lo cual significar el incremento de la presin poltica y posiblemente movilizaciones callejeras, buscando que el Gobierno Nacional adopte posiciones ms reaccionarias fundamentalmente en el mbito de la poltica econmica.

En todo caso los sectores de la derecha se mantiene divididos, existiendo dos cabezas, hasta ahora polticamente enfrentadas, que responden a grupos de intereses diferenciados. Tanto Guillermo Lasso de forma abierta como Jaime Nebot de manera ms sutil aspiran a la Presidencia de la Repblica en el ao 2021 o incluso antes si son capaces de forzar el fin anticipado de mandato morenista, un gobierno sobre el que visualizan debilidades no existentes en el gobierno anterior.

As las cosas, el Gobierno Nacional enfrenta una situacin indita a partir de ahora, la cual consistir en recibir indiscriminadamente ataques tanto de la derecha inclusive medios de comunicacin privados y lobbies empresariales- como de esta pretendida nueva izquierda correista. Que Lenn Moreno y su equipo de gestin sean capaces de hacer frente a estas presiones est por ver, en todo caso, la estrategia de uno y otro bando ya ha comenzado, en algunos casos incluso con apoyo internacional, tal y como es el caso de Rafael Correa quien en breve dispondr de la plataforma televisiva Russian Today (RT), un medio de comunicacin sensacionalista al servicio del aparato de propaganda putiniano, como herramienta para atacar al actual gobierno.

Fuente: http://vientosur.info/spip.php?article13470



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter