Portada :: Chile :: Pueblo Mapuche: Cinco siglos de Resistencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2018

Habla Luisa Marilaf Millaleo, esposa del machi Celestino
Hasta las ltimas consecuencias

Victoria Aldunate Morales
Rebelin


Refiere que desde nia supo cmo era la sociedad chilena. Aunque la verdad, esto de chilena lo digo yo (quien escribe), pues ella nunca lo dijo as durante nuestras conversaciones. Y es que Luisa no parece marcar diferencias entre las personas, habla de la gente: toda es gente.

As, compruebo una vez ms que quien marca una diferencia abismante y desmesurada entre el mapuche y la idea patriota de ser chileno, es en primer lugar un Estado colonial que borra a los dems pueblos que habitamos estos territorios.

Lo ms difcil de estos cinco aos

Celestino Crdova es machi, una autoridad espiritual mapuche. Fue condenado en 2013 a 18 aos de crcel sin beneficios por el incendio con resultado de muerte del matrimonio latifundista Luschinger-Mackay. Una sentencia condenatoria por un delito especialmente complejo de acreditar", como dijera la propia Fiscala en esa ocasin. Y as es, muy difcil de probar. Ser por eso justamente- que las pruebas no calzan y los testigos fueron sin rostro?

Le pregunto a Luisa por lo ms difcil que ha vivido en estos 5 aos y me explica: Es como mujer Estoy ac en la casa cuidando a mis cuatro hijos y preocupada por el machi Celestino porque veo como se debilita su espiritualidad y su salud fsica. Ha estado sufriendo desmayos en esta huelga de hambre. Esto ha sido muy duro para m. Tengo que ocuparme por un lado de fortalecer a mis hijos y por otro de apoyar al Machi. Nos ha exigido mucho esfuerzo econmico y tambin de energas. A l hay que darle lawen y preocuparse de eso Son 5 aos que est encarcelado y es como si estuviramos toda la familia encarcelada aunque no sea as텔.

Llevar la casa y la tierra sola

Lo que ha sido bueno es el apoyo de la gente de las comunidades y de mi familia, eso es lo que me sostiene a m, si no tuviera eso no s Y es que nada es como antes: llevar la casa, la familia, la tierra sola Hay que trabajar doble y triple porque hay que ir a la crcel Mire, es como estar pendiente de dos casas, la de la ac y la casa que desgraciadamente- ahora es el lugar que habita l. Eso sale caro, demanda mucho esfuerzo, hay necesidades cotidianas muy grandes.

Yo antes crea en la justicia. Pensbamos: por qu lo van a condenar si l es inocente, todos sabemos, no hay pruebas, la Justicia lo va a comprender y lo va a liberar Va salir absuelto, deca yo. Ahora ya me doy cuenta que la Justicia no es justa con los mapuche ni con quienes no tienen poder. Esto se trata de poder y poltica. Eso he aprendido y es algo que no hubiese querido aprender.

Lo que hacen con el Machi es una condena poltica por ser mapuche y defender su tierra y a su pueblo. Es racismo.

Luisa vive en Yeupeko desde que naci en los aos 80, tiene 30 aos. Habla de su infancia: De chica yo igual me daba cuenta de algunas cosas, pero nunca lo haba vivido tan claramente. Cuando nia yo saba del catolicismo tan fuerte por ac. En la escuela siempre nos queran someter a eso. Nos hablaban de Dios y de que las creencias mapuche eran brujera. Despus era la gente evanglica. Decan que el mapuche no estaba bien con sus creencias. Yo no les haca caso, ni a sus juzgamientos, porque yo s que no es mala nuestra fe. Es justamente la fe que tenemos, la que nos ayuda por eso logro hacer todo lo que hago.

El machi se comprometi de nio con la fe mapuche

Luisa afirma que no es el pueblo mapuche el que comete crmenes. (Y operaciones huracn mediante, cmo desorle). Claramente ella sabe de lo que habla: Nos culpan de crmenes que no hemos cometido porque nosotros no hacemos esas cosas que dicen... Nosotros amamos la tierra y a la gente. Por eso la huelga de hambre del machi, para honrar la fe. El necesita obtener la facilidad de plantar su rewe. Desde nio se comprometi con nuestras creencias espirituales y debe cumplirlas. Eso lo fortalece a l y a nuestro pueblo.

Hasta el momento no ha podido plantar su rewe. No hay rewe. Por eso es que l piensa llegar hasta las ltimas consecuencias Y s, eso es doloroso para m, por mis hijos en primer lugar y por m tambin. Mis hijos y mi hija estn adoloridos por su pap, el ms grande entiende todo, sabe que es injusta la condena A veces siento tanto dolor! Pero s que no puedo echarme a morir, y con esto he ido aprendiendo a estar de pie y seguir adelante.

Luisa tiene cuatro hijos con Celestino Crdova, tres nios y una nia, de 11, 10, 7 y 2 aos. El machi hace 29 das que inici y anunci una huelga de hambre lquida de carcter indefinido para exigir una serie de medidas correspondientes a defender los derechos humanos que el estado y el gobierno chilenos sostienen que se respetan: Necesita renovar su rewe como una necesidad coherente con su fe y su condicin de autoridad mapuche, exige libertad de ejercer sus creencias espirituales y ceremoniales en la crcel como en cualquier parte, mdulos carcelarios donde gente de diversos pueblos pueda practicar sus costumbres y creencias, la aplicacin del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indgenas, la restitucin de tierras, indemnizacin por daos histricos y actos de lesa humanidad cometidos contra mapuche por parte del Estado chileno, y por su puesto la libertad y absolucin de todos los mapuche perseguidos judicialmente.

(Celestino Crdova est recluido en la crcel de Temuco y recibe visitas los das lunes y viernes, entre las 10.00 y las 15.00 horas).

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter