Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-02-2018

Qu pasa con los hombres?

Iosu Perales
Rebelin


En Espaa el ao 2017 se fue con un saldo de 56 mujeres asesinadas por la violencia machista. No pasa nada, slo somos mujeres me dice una amiga con cierto deje sarcstico. No son hombres asesinados por mujeres, lo cual hubiera sido suficiente para adoptar medidas ms severas de tipo preventivo y de castigo aade. Puede que tenga razn y que en este ltimo caso el comportamiento judicial hubiese sido contundente, y no digamos el de las altas instituciones polticas. De ser hombres agredidos por mujeres no creo probable que hubiera juezas y jueces preguntando y no le provoc usted? no iba usted medio desnudo pidiendo guerra? se resisti lo suficiente?

Es de esperar que el pacto de estado (en debate parlamentario) para modificar la legislacin vigente corrija aberraciones como la de permitir que hombres condenados por ser maltratadores probados tengan acceso a sus hijos. O que solamente se acepte como violencia machista cuando el agresor sea pareja o ex pareja de la vctima. Pero hace falta asimismo que otros actores estn a la altura de lo que las mujeres esperan. Los jueces y la polica que consienten que un tipo est en la calle acumulando 14 delitos de quebrantamiento de rdenes de alejamiento no tienen mi comprensin. Ese tipo mat a su ex mujer. Qu tiene que pasar para que cuerpos policiales y jueces sean debidamente formados? Cuntos casos de mujeres hay ya que fueron asesinadas tras denunciar y no ser tenidas en cuenta por quienes deban protegerlas? En todo caso, el pacto de estado, tendr fecha de puesta en marcha y tendr la financiacin necesaria? Sospecho que es un pacto de mnimos para acallar las voces ms crticas.

La lacra machista que estamos viviendo amenaza con cronificarse como parte del paisaje social en el que vivimos. As ser mientras el patriarcado sea el rgimen general universal que nos domina y la desigualdad el modo de relacin entre gneros, lo que nos remite a la cuestin del poder. Mientras una parte de la especie humana, la mitad, siga considerando a la otra mitad como su propiedad a la que puede agredir de mil maneras y quitar la vida, no hay nada que hacer. A veces pienso que en lo que a los hombres respecta su nuestra- evolucin est lejos de haber terminado, no puede ser que los hombres actuales seamos el final. Tiene que haber una posibilidad de que dominemos nuestros instintos, esa fuerza sexual incontrolada que hace comportarse a muchos como terroristas de gnero. Desde luego quienes creen que fuimos hechos a imagen y semejanza del creador ya pueden cambiar su punto de vista.

Ahora bien, tambin es verdad que aunque sea de manera lenta y tmida muchos hombres podemos y queremos ser diferentes. La pelota est en nuestro tejado. Hay que decir, en todo caso, que en el estado espaol hay unos 400.000 hombres fichados como maltratadores. Son una minora, pero son demasiados; adems no estn todos los que son. A todos les une el ser el resultado de una sociedad patriarcal que no acepta la plena igualdad entre hombres y mujeres. Si se aceptara que este es el problema se podra elaborar un plan de educacin estratgica para ir cambiando mentalidades en la relacin entre gneros y potenciar una nueva masculinidad opuesta a ejercer el poder contra las mujeres.

La cuestin de fondo tiene que ver con la naturaleza del problema. Si no se identifica bien la enfermedad no habr solucin. As por ejemplo, en un estudio impulsado por el Ministerio del Interior de Espaa, con participacin acadmica, orientado a saber por qu hay hombres que agreden y a asesinan a mujeres, se recoge un enfoque deficiente: Segn las primeros anlisis del minucioso trabajo, habra un 20% de agresores que podran considerarse "socipatas", hombres con dificultades de integracin social, con antecedentes penales o policiales; un 30% que seran inestables emocionalmente. Y un 5% podra clasificarse como psicpatas. Dicho de otra manera las causas son el alcohol, las drogas, un brote sictico, demencia senil, neuroticismo, antecedentes de violencia, situacin de inmigracin, stress, despecho, desempleo, fobia social, etc, etc, de tal modo que cada caso se separa de los dems y tiene una casustica que lo explica.

Cierto, en cada asesinato de una mujer hay una historia del victimario que hay que tener en cuenta. Pero al mismo tiempo hay que hacer un anlisis de conjunto que nos de explicaciones estructurales, de conjunto. Las explicaciones individualizadas no afrontan el patriarcado y la desigualdad de gnero, porque consideran cada asesinato al mismo o parecido nivel que otros asesinatos de hombres por hombres. Este enfoque presenta los hechos como un fenmeno multicausal, sin patrones comunes. Afortunadamente, hay medios de comunicacin que titulan la noticia como de violencia machista y esto ayuda a tomar conciencia de un problema que ya no se puede plantear como si estuviramos cincuenta aos atrs. El patriarcado es lo que explica que personas normales puedan cometer actos que no son normales. Los maltratadores estn por consiguiente en todas partes, en todas las clases sociales, profesiones y edades.

En mi opinin la violencia de gnero responde a una escalada, tensiones, agresiones verbales, humillaciones, primeras bofetadas, hasta llegar en demasiados casos a una mxima violencia. En todas las fases la cuestin del poder es el centro del problema. No me satisface la idea de agresores ocasionales y por consiguiente impredecibles. Lo que est en debate, las causas de la violencia machista, afecta de manera estructural al modelo de respuesta e intervencin para combatir este tipo de violencia. No se puede aceptar, ni siquiera un poquito toda aquella explicacin que objetivamente exculpe o justifique actos de violencia contra las mujeres. La figura del buen hombre al que se le fue la mano al clavarle el pual a su mujer porque seguramente estaba atragantado con un divorcio que no quera, no ayuda a entender lo que est pasando ni a encontrar vas de respuesta.

El rapero Arkano, un chaval de Alicante, ha sabido capturar bien el fondo del problema al decir los medios suavizan el dolor causado, llamando loco al cabrn que ha violado y sobre los victimarios: no son enfermos mentales, son hijos sanos del patriarcado.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter