Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2018

Imgenes del Golpismo

Fernando Buen Abad Domnguez
Rebelin


El manifestante venezolano en llamas (entre las imgenes nominadas al premio World Press Photo)


Alguien cree que esta persona fue incendiada por la dictadura de Maduro? As como la ven, la persona incendiada es Jos Vctor Salazar, tena 28 aos. Ocurri el 3 de mayo 2017 en las condiciones que el propio fotgrafo Ronaldo Schemidt de France Press relata[1] y que el gobierno venezolano explic con detalle[2]. Un horror por donde se lo vea[3]. Tan horrible como la manipulacin meditica que conlleva la exhibicin de un resultado sin explicar sus causas. A este hombre lo quem la derecha pagada por USA. Increble?

Hacer del horror un espectculo, con premios y aplausos, es otra de las perversiones inicuas de la ideologa dominante. Todo sirve al regodeo de lo macabro convertido en didctica disciplinadora. Se borran los mrgenes de la obscenidad, el dolor es un condimento del relato burgus y se barniza con espectacularidad los ms ofensivos ejemplos de la crueldad y la humillacin. Levantarn sus copas de champaa.

Esta fotografa es signo de un crimen en proceso que no se reduce al incidente gneo. Muchos meses y aos de ofensiva imperial detrs de ese fuego, explican cmo se lleg a esto. Son las llamas del golpismo financiado por el imperio yanqui. Es el fuego de la maldad que quiere el petrleo venezolano y sus recursos naturales. La paradoja cruel es ser incendiado por un derivado del petrleo que quieren robarle al pueblo venezolano. Es la viva imagen de lo que el imperio suea contra la humanidad que estorbe a los fines del saqueo y la explotacin de la mano de obra. Es signo del capitalismo incinerando a la humanidad. La barbarie ardiente.

Representa a todos los incinerados por la derecha venezolana (y sus terroristas asalariados) sta vctima?[4] Es uno y todos al mismo tiempo? Si y no. Ni las razones ni el mtodo de las protestas guarimberas tienen lgica democrtica ni beneficio popular. Condensan todas las aberraciones de una iniciativa terrorista que ha supuesto todo el tiempo que la del golpe de estado es la nica posible para hacerse con el poder. Pero todo les ha fallado siempre porque esa derecha jams ha podido concebir un proyecto de pas cuando lo nico que les importa es un proyecto de negocios. Es el sndrome del empresario que suea con el gobierno y cree que hace un bien. Slo que estos recurrieron a paramilitares terroristas. La historia los ha desnudado ente el pueblo venezolano que respondi con victorias electorales contra la derecha, una tras otra.

Nada de eso se ve en la foto. Esos son los limites de un discurso grfico preado de ambigedad mercantil y oportunismo informativo. Esa fotografa no hace honor a la historia de aquella tradicin fotogrfica que ha sabido ponerse al lado de la emancipacin y humana y de su dignidad. Es una fotografa hija del azar y del lugar que consigui el fotgrafo al lado de los terroristas, donde abundaban cmaras serviles a la calumnia y a una de las ofensivas mediticas ms descomunales que se conozcan.

El autor de esta fotografa debera renunciar a cualquier premio. Por su bien y por la profesin de los fotgrafos que no quieren convertir en hroes a terroristas (manifestantes les llama la prensa oligarca) financiados por USA. Debera rechazar ese premio que premia la nada misma, premia el accidente de la impericia y la irracionalidad de la violencia asalariada. Debera decirle no a un circo de premiaciones cuya base vender morbo fotogrfico para espantar al burgus. Despus de todo ese foto-periodista ha de entender bien qu papel juega el medio para el que trabaja en la tarea de incentivar injerencias y golpismos en todo el mundo. Debe saber que a eso se prestan, tambin, muchas de las premiaciones que no son ms que mquinas de guerra ideolgica.

Otra fotografa es posible y es necesaria. Contra el efectismo amarillista y el fetichismo mercantil de la imagen oportunista, hace falta la fotografa que revele las fuerzas en lucha contra el imperio del dinero y la subordinacin de las personas. Hace falta una catarata de imgenes emancipadas y emancipadoras cuya fuerza radique en ser correa de trasmisin en el motor de la historia, que es la lucha de los pueblos por su libertad, por su dignidad y por su felicidad. Eso no aparece en la fotografa de Schemidt aunque debera porque, a pocos metros de donde la tom, haba un pueblo repudiando al terrorismo golpista que poco despus vot por una Asamblea Nacional Constituyente que pacific al pas en unas horas. Mientras tanto, la fotografa de los 9 millones de votantes venezolanos el 30 de julio por la ANC y contra el terrorismo, nunca ser premiada. Cul es el verdadero premio?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter