Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2018

Juegos Olmpicos de Invierno de Corea 2018
Bajo la sombra de la guerra

Will Morrow
WSWS.com

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


El pasado viernes se inauguraron en Corea del Sur los Juegos Olmpicos de Invierno de 2018 bajo el tema oficial de la paz. La ceremonia de apertura inclua una coreografa que representaba una paloma con luz de velas y una versin del Imagine de John Lennon. Thomas Bach, presidente del Comit Olmpico Internacional (COI), declar que queran transmitir al mundo un poderoso mensaje de paz.

Bach apunt, aparentemente sin ser consciente de la irona, que los Juegos de 2016 haban proporcionado un mensaje de esperanza a los refugiados, en un ao que termin con ms de 5.000 ahogados al intentar cruzar el Mediterrneo, y muchos ms posteriormente.

El mensaje (u)tpico de este ao no debera ser tomado ms en serio. La realidad es que los JJ.OO. no se haban desarrollado bajo una amenaza de guerra tan inmediata desde los celebrados en 1936 en la Alemania de Hitler. La sombra que eclipsa el acontecimiento deportivo de Corea del Sur es la posibilidad real de que Estados Unidos lance un ataque sangriento sobre instalaciones militares norcoreanas inmediatamente despus de los Juegos, lo que podra desencadenar un conflicto nuclear y provocar la muerte de cientos de miles de personas en la pennsula de Corea, cuando no de millones.

La Administracin Trump ha insistido en que no dar tregua hasta que Pyongyang se someta incondicionalmente a las demandas estadounidenses y ponga fin a su programa de armas nucleares. De lo contrario tendr que enfrentarse a la accin militar. La decisin de ambas Coreas de competir en el mismo equipo olmpico celebrada por millones de personas en la regin con la esperanza de que fuera una seal de la reduccin de las tensiones fue recibida con hostilidad no disimulada por la Administracin Trump.

Este desprecio qued personificado en la postura arrogante del vicepresidente Mike Pence durante la ceremonia de inauguracin, cuando permaneci sentado y con cara de pker mientras la delegacin conjunta coreana haca su entrada en el estadio y todo el mundo se pona en pie con una gran ovacin. El vicepresidente estadounidense no dej lugar a dudas de que para Washington, Corea del Sur, ocupada por unos 35.000 soldados de EE.UU., es una medio-colonia que debera mantenerse en su sitio.

La asistencia de Pence a los Juegos Olmpicos se convirti en una gira de preparacin para la guerra que incluy la visita a la instalacin de sistemas de misiles balsticos en Alaska y reuniones con los lderes de los pases aliados, Japn y Corea del Sur. En unas declaraciones de la pasada semana en Tokio, Pence afirm que no permitiremos que Corea del Norte oculte tras la bandera olmpica la realidad de que esclaviza a sus ciudadanos y es una amenaza para toda la regin.

Esto lo afirma el representante de un gobierno que entre 1950 y 1953 libr una guerra que caus la muerte de ms de tres millones de coreanos y que ahora est realizando un rearme masivo en la regin, que incluye el despliegue de bombarderos B-2 con capacidad nuclear en Guam, en preparacin de la guerra.

Contraviniendo su supuesto ideal internacional, las Olimpiadas siempre han sido un escenario para la promocin virulenta del nacionalismo y los intereses geopolticos de las principales potencias mundiales, desde los intentos de Hitler de utilizar los Juegos como una demostracin de la supremaca aria hasta la determinacin de EE.UU. por demostrar su supremaca sobre la Unin Sovitica a lo largo de la Guerra Fra.

Estas Olimpiadas, como todas las que las han precedido, estn dominadas por las expresiones ms extremas del nacionalismo y del chovinismo, especialmente de Estados Unidos, resumidas en el canto beligerante USA, USA!. Se podra pensar que un pas con el tamao, la riqueza y el podero militar de Estados Unidos no tendra necesidad de echar constantemente mano del autobombo, propio de un carcter patriotero y ultranacionalista. Esto solo puede explicarse por la crisis que corroe al capitalismo estadounidense y los nuevos desafos a los que se enfrenta Washington en su lucha por la hegemona global.

Adems del incremento de la presencia militar estadounidense contra Corea del Norte, los Juegos de Invierno de 2018 han estado dominados por decisin del COI, bajo presin de EE.UU., de prohibir la participacin de Rusia. Las alegaciones de dopaje sistemtico que se han hecho contra dicho pas se basan sobre todo en el testimonio de Grigory Rodchenkov, que dirigi el laboratorio ruso contra el dopaje antes de trasladarse bajo la custodia del gobierno de EE.UU. en 2016.

Los 168 atletas rusos que participan en estos Juegos deben someterse a molestas pruebas adicionales antidopaje, las banderas rusas han sido prohibidas en todas las ceremonias y, en la entrega de medallas, los atletas rusos escuchan el himno olmpico en lugar del suyo propio. El COI anunci este mes que los deportistas y entrenadores rusos a quienes se haba anulado su prohibicin vitalicia de participar no seran invitados de todas formas. En 2016, se prohibi a los deportistas rusos de los equipos de campo y de pista de los Juegos Paraolmpicos participar en las Olimpiadas de Ro.

Estas medidas estn claramente destinadas a presentar a Rusia como un Estado paria. La hipocresa del supuesto escndalo sobre el presunto dopaje ruso queda de manifiesto por las revelaciones del abuso sexual sistemtico sufrido por atletas estadounidenses por parte del mdico responsable del equipo de gimnasia, Larry Nassar. Los medios de comunicacin de aquel pas han informado durante meses de todo tipo de abusos, sistemticamente encubiertos por las autoridades del Comit Olmpico de Estados Unidos, que conocan el escndalo un ao antes de que saliera a la luz y no lo denunciaron.

Los mismos gobiernos y medios de comunicacin occidentales que apoyaban sin ambages la prohibicin a Rusia no han propuesto excluir la bandera de las barras y estrellas o el himno nacional de EE.UU. de las Olimpiadas surcoreanas, aunque el abuso sexual a las atletas estadounidenses sea mucho ms grave que cualquier violacin cometida mediante el presunto dopaje de sus homnimos rusos.

Estas diferencias solo ponen de manifiesto que la penalizacin de los deportistas rusos no se hace en pro de la supuesta integridad del deporte olmpico empaado desde hace tiempo por escndalos de corrupcin, patrioterismo y dinero empresarial, sino que forma parte de una feroz campaa de demonizacin de Rusia,l destinada a preparar a la poblacin para la guerra.

A pesar de las alabanzas oficiales a la paz de los actuales Juegos Olmpicos, las principales potencias capitalistas del mundo estn respondiendo con su propio rearme ante el anuncio contenido en el ltimo documento de la Estrategia de Defensa Nacional de EE.UU., de que EE.UU. est preparando un conflicto de mxima potencia con estados revisionistas, principalmente Rusia y China. La semana pasada, Francia, Alemania, Espaa y Estados Unidos han anunciado importantes aumentos del gasto militar.

Como en todos los Juegos Olmpicos, los intereses geopolticos y empresariales reaccionarios que se ocultan tras los Juegos de Invierno 2018 contrastan con el extraordinario progreso fsico, el inmenso talento y el carcter autnticamente cordial de los diferentes atletas que all compiten. Ellos no tienen la culpa de verse obligados a actuar bajo el peso aplastante del militarismo, el patrioterismo y la mercantilizacin que impregnan los JJ.OO.

Las grandes corporaciones que han aterrizado en Corea se embolsarn estos das decenas de millones de dlares. Entre ellas estn los patrocinadores olmpicos oficiales, Coca Cola, General Electric, Dow e Intel. Las cadenas televisivas recaudarn cientos de millones en ingresos por publicidad.

Para un puado de los atletas que compiten, la victoria supondr millones de dlares en derechos de imagen para la publicidad, mientras que quienes no consigan entrar en el pequeo crculo de ganadores regresarn a casa para volver a enfrentarse a los problemas sociales que acosan a la poblacin en general.

Como dice el personaje que interpreta a la patinadora olmpica marcada por el escndalo, Tonya Harding, en la pelcula recien estrenada, Yo, Tonya: Cuando quedas cuarta en las olimpiadas no te ofrecen contratos de publicidad. Te ofrecen un turno de madrugada en Spud City*.

 

Nota del traductor:

* Spud City es un restaurante de comida rpida en el que sola trabajar Tonya Harding al tiempo que entrenaba en patinaje.

Fuente : https://www.wsws.org/en/articles/2018/02/13/pers-f13.html

La presente traduccin se puede reproducir libremente siempre que se nombre a su autor, su traductor y a Rebelin como fuente de la misma

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter