Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-02-2018

Soy la prima de Ahed Tamimi
Israel tiene que parar de meter en la crcel a nias y nios como ella

Nur Tamimi
mariaenpalestina.wordpress.com

Traduccin: Mara Landi


Apenas me haba dormido cuando despert y encontr a un soldado israel armado revoloteando sobre mi cama. Me orden que me levantara rpido y me pusiera una chaqueta. Medio dormida an, me esposaron, me arrojaron adentro de un jeep militar y me llevaron para interrogarme. La noche anterior ya se haban llevado a mi prima de 16 aos, Ahed, y ahora era mi turno.

Unos das antes, el ejrcito israel allan nuestro poblado de Nabi Saleh en Cisjordania ocupada para reprimir nuestra manifestacin semanal contra la colonia juda ilegal construida en nuestra tierra y el robo de nuestra fuente de agua dulce por los colonos. Durante la manifestacin, un soldado le dispar de cerca en la cara a nuestro primo Mohammed de 15 aos y le rompi el crneo. Fue llevado de urgencia al hospital y hubo que inducirle un coma mdico.

Aproximadamente media hora despus, todava traumatizadas por lo que le hicieron a nuestro primo, encontramos soldados en el patio delantero de la casa de Ahed, donde estbamos sentadas, e intentamos que se fueran. Por exigirles que se fueran, desarmada, mi prima enfrenta cargos por confrontar a un soldado armado.

Cuando el video del incidente se mostr en Israel se volvi viral, y muchos israeles exigieron que se nos castigara. Entonces, a la semana siguiente, los soldados llegaron a la casa de Ahed en mitad de la noche y se la llevaron presa. Al da siguiente, su madre Nariman tambin fue encarcelada cuando fue a averiguar por Ahed. Ms tarde esa noche, yo tambin fui arrestada.

Me liberaron bajo fianza despus de 16 das, pero Ahed ha estado languideciendo en prisin por casi dos meses, al igual que su madre. El 31 de enero, ella pas su cumpleaos nmero 17 en una celda. El comienzo de su juicio en un tribunal militar se ha retrasado varias veces. El ltimo aplazamiento se produjo el martes, cuando fue reprogramado para el 11 de marzo. En un evidente intento de eludir el escrutinio de los medios internacionales, el juez tambin dictamin que los periodistas no podrn asistir. Las acusaciones a las que Ahed se enfrenta tienen una pena mxima de 20 aos. Yo tambin enfrento cargos.

En la prisin nos trataron muy mal. Despus de ser arrestada, Ahed fue llevada a una celda en el stano e interrogada sin la presencia de su padre, madre o abogada. Ella y yo fuimos trasladadas varias veces de una prisin a otra, mantenidas con criminales israeles comunes y sometidas a un acoso verbal degradante y sexista. El ejrcito sabe cmo ejercer presin psicolgica para quebrarte. Nos privaron del sueo y de la comida, y me forzaron a permanecer sentada en una silla sin poder moverme durante largas horas cada vez.

Cuando nos llevaron al tribunal militar para una audiencia, fue muy duro ver a nuestros padres y madres sentadas en la parte de atrs, preocupadas e indefensas. Mi to Bassem Tamimi, el padre de Ahed, y mi propio padre saben de primera mano cmo se siente y huele la prisin. Ambos han sido encarcelados varias veces debido a su resistencia no violenta a la ocupacin israel. Bassem fue nombrado preso de conciencia dos veces por Amnista Internacional, que tambin ha pedido la liberacin de Ahed. Ellos saben que nos mantuvieron en una celda helada mientras esperbamos la audiencia. Conocen el dolor de las esposas cuando aprietan nuestras muecas y tobillos, y lo sucias que estn las celdas, y el olor a comida podrida. Ellos entienden lo que se siente estar aislada en una celda: completamente sola, congelada y asustada, sin saber lo que te pasar. Al igual que sus padres, madres y hermanos, temo por el bienestar de Ahed y de las ms de 300 nias y nios palestinos actualmente encarcelados por el ejrcito israel.

Ahed y yo somos la segunda generacin de Tamimis que hemos pasado toda nuestra vida bajo el opresivo rgimen militar israel. Crecimos bajo la constante vigilancia y control de los soldados israeles. A muy temprana edad tuvimos que aprender la resiliencia, la determinacin y la tenacidad. Para poder sobrevivir, en todo momento tenamos que estar muy conscientes de nuestro entorno. Incluso las cosas ms bsicas, como poder movernos libremente o hacer un viaje de un da, no eran posibles para nosotras, debido a los checkpoints militares y otros impedimentos. No tenamos espacio para respirar, a veces literalmente, cuando las nubes de gas lacrimgeno disparadas por los soldados nos envolvan e invadan nuestras casas.

Tristemente, estamos acostumbradas a que los soldados entren por la fuerza en nuestros hogares, mientras sus cmaras toman fotos de los hombres de la familia, registrando cuntas ventanas y puertas tenemos, y robando y destruyendo nuestras pertenencias personales. No existe la privacidad. Adems de mi padre, tambin mi madre y mi hermano estuvieron en prisin. Al to de Ahed, los soldados le dispararon y lo mataron durante una manifestacin en 2012, mientras que a su madre le dispararon en la pierna durante otra marcha, y desarroll asma debido al gas lacrimgeno.
Nos han robado nuestra infancia, y nunca hemos conocido la sensacin de seguridad y tranquilidad. La triste verdad es que sta no es slo la realidad de Ahed y ma, o de Nabi Saleh. Es la realidad de la mayora de los palestinos y palestinas, especialmente si son jvenes.

Cada ao, Israel procesa a entre 500 y 700 nias y nios palestinos en los tribunales militares, que tienen una tasa de condena de ms del 99 por ciento. El doble sistema legal impuesto por Israel en Cisjordania ocupada ha sido condenado como separado y desigual por grupos de derechos humanos. Los colonos judos, incluidos los menores, estn sujetos a la legislacin civil israel, mientras que la poblacin palestina, de todas las edades, est sujeta a la ley marcial.

Los nios y nias palestinas en las crceles militares israeles soportan abusos sistemticos incluyendo amenazas y violencia fsica−, y son presionados/as a firmar confesiones en hebreo que no pueden leer, despus de ser interrogados/as sin la presencia de un padre, madre o abogado. Estos abusos han sido bien documentados por grupos de derechos humanos; incluso miembros del Congreso de Estados Unidos estn tomando medidas para frenarlos con un proyecto de ley destinado a asegurar que la ayuda estadounidense no financie el encarcelamiento de nias y nios palestinos ni la violacin de sus derechos.

No podemos hacer frente a Israel en soledad. La comunidad internacional y todas las personas de conciencia tambin deben defender la justicia y no tolerar estos abusos contra nuestros derechos, especialmente contra la niez palestina. Me imagino vivir sin las penurias provocadas por el rgimen militar de Israel, disfrutando de la simple libertad de poder llegar a clase a tiempo porque no hay checkpoints que encierren mi aldea. No tener que preocuparme de que me maten o maten a mis seres queridos, o nos lastimen, o seamos arrojados a una prisin militar por defender nuestros derechos. Al igual que todas las personas, simplemente queremos poder vivir en libertad.


Nur Tamimi es estudiante de periodismo y activista del poblado de Nabi Saleh, en Cisjordania ocupada.

Publicado el 13 de febrero en el Washington Post.

Fuente: https://mariaenpalestina.wordpress.com/2018/02/17/soy-la-prima-de-ahed-tamimi-israel-tiene-que-parar-de-meter-en-la-carcel-a-ninas-os-como-ella/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter