Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-02-2018

Entrevista con Patricio Tapia
La batalla de los trabajadores del gas y las contradicciones de la reforma laboral

Andrs Figueroa Cornejo
Rebelin


Patricio Tapia Gmez, dirigente del Sindicato Nacional Interempresa de Trabajadores del Gas, fue uno de quienes condujeron los 21 das de la huelga del Sindicato de Trabajadores de Gasco GLP (Gas Licuado del Petrleo), desde el 19 de diciembre de 2017 al 8 de enero de 2018. Huelga histrica porque fue la primera realizada en los 161 aos de existencia que tiene la empresa. El movimiento fue gatillado porque la compaa nicamente les ofreci el reajuste del ndice de Precios al Consumidor, IPC, o inflacin, que siempre es un reajuste retrasado, no actualizado y menos proyectado. En concreto, el reajuste del IPC para los asalariados ya viene devaluado. En consecuencia, la votacin a favor de la huelga fue prcticamente unnime.

Por si fuera poco, la huelga estuvo enmarcada por la contingencia de las elecciones presidenciales donde, ms all de la abstencin superior porcentualmente en comparacin con las personas habilitadas para sufragar, gan la denominada derecha dura en la figura de Sebastin Piera. Al respecto, el dueo de Gasco, Matas Prez, fue uno de los empresarios que aport pecuniariamente a la candidatura presidencial del aliado ultraderechista de Piera, Jos Antonio Kast Rist, de origen y educacin alemana, pangermnico y pinochetista declarado.

Pero eso no es todo. El asesor legal de la compaa fue el ex Subsecretario del Trabajo de la dictadura cvico-militar durante los aos 1983-84, el abogado Ricardo Canales Undurraga; y el gerente de Recursos Humanos, Carlos Wulf Le May, fue funcionario de confianza del primer gobierno de Piera.

Es una redundancia imaginar el sentimiento de superioridad e impunidad de la empresa frente a los trabajadores y al propio Estado y sus instituciones. Es fcil en Chile ver cmo madura el huevo de la serpiente a travs de su transparente cascarn.

 

Con la huelga no slo mantuvimos las conquistas adquiridas, sino que las incrementamos

 

Con la movilizacin, Subimos beneficios sociales que la empresa quera borrar del anterior contrato colectivo, como por ejemplo, la indemnizacin a todo evento (en Chile cuando se despide a un trabajador, como tope legal, se le cancelan slo 11 sueldos, uno por ao, aunque haya laborado 20 aos); el descuento del seguro de cesanta; gratificaciones; y lo ms grave, busc bajar el piso de la negociacin.

Pero con la huelga no slo mantuvimos las conquistas adquiridas, sino que las incrementamos. Aumentamos los sueldos base, colacion y movilizacin, bonos anuales, etc., seal Patricio Tapia, y aadi que, La huelga que realizamos en Gasco GLP fue muy dura. All votamos la huelga porque, entre otras cosas, la firma nos ofreci la mitad de lo que les ofreci a los representantes de los sindicatos que aceptaron mansamente negociar de manera no reglada. Estoy hablando de los dirigentes de los sindicatos pro empresa. A los trabajadores asociados a esos sindicatos, les quitaron derechos. Fue lamentable..

 

El viejo conflicto entre lo pblico y lo privado

 

-En el pas, menos del 15 % de la fuerza de trabajo est sindicalizada y slo un 8 % tiene poder de negociacin. Por eso la reforma laboral (RL) establecida recientemente en abril de 2017, es poco conocida entre los dirigentes sindicales, los trabajadores organizados, y qu decir de los trabajadores en general que hacen la inmensa mayora de la fuerza de trabajo en Chile. All aparece lo que t mencionas como piso mnimo. De qu se trata?

En el caso de las negociaciones colectivas regladas entre empresarios y asalariados, la reforma laboral (RL) indica que lo conquistado en el contrato colectivo anterior no es negociable, no se puede tocar. Ese es el piso mnimo con que arranca la negociacin reglada. Por eso ahora negociar anticipadamente, que es lo que busca la patronal, daa tanto nuestros intereses en comparacin con la negociacin reglada. Sin embargo, la compaa se empe en arrebatarnos el piso mnimo.

Asimismo, en estos casos, el empresariado no tiene derecho a reemplazar a los trabajadores que participan en la huelga. Como legalmente no debe reemplazar trabajadores, la RL establece los llamados servicios mnimos, que son aquellos equipos de trabajadores que se quedan laborando en reas de emergencia para no afectar a la comunidad. Se usa la misma lgica que en la salud pblica, que cuando sus trabajadores van a paro tienen que establecerse turnos ticos. La cosa es que la salud pblica del Estado no tiene nada que ver con la empresa privada.

En fin, en la prctica, la empresa Gasco GLP nos debi enviar un listado con los servicios mnimos para que los trabajadores lo evaluramos. Sin embargo, la compaa present directamente el listado de servicios mnimos a la inspeccin del trabajo, sin consultarnos nada y acogindose a un artculo transitorio que ya no funciona en la RL, pero que por las fechas tan prximas de la reforma laboral, la patronal aprovech de usar. Al final, la inspeccin del trabajo nos dio tres das para revisar ms de 100 pginas de los servicios mnimos presentados por el empleador. Nosotros alcanzamos a objetarlos punto por punto. Luego fall la inspeccin del trabajo, tomando nuestros fundamentos de fondo.

 

-Este asunto de las llamadas empresas estratgicas y los servicio mnimos es sumamente delicado. Puedes explicar qu es lo que hicieron ustedes al respecto y a qu te refieres con fundamentos de fondo?

A diferencia de la salud pblica del Estado, cuando una persona deja de pagar la cuenta de gas, la empresa le clausura el suministro derechamente. Qu ocurre entonces? Que las corporaciones de gas privadas cuando cortan el gas por no cancelarlo, simplemente dejan de ser empresas estratgicas. O sea, pierden su condicin de empresa estratgica, de servicio bsico de utilidad pblica. Aqu descubrimos una contradiccin de fondo en la reforma laboral. En cambio la salud pblica s, en efecto, debe contar con servicios mnimos en caso de huelga porque se trata de un derecho social garantizado por el Estado constitucionalmente. Pero donde manda el mercado ya no hay servicios bsicos, porque en el caso del gas se trata de una mercanca que slo puede comprar quien tiene los medios para hacerlo. Su suministro no est garantizado como un derecho social. Adems, si alguien no puede comprar gas de una empresa privada A, puede comprarlo en la empresa B, porque se supone que en Chile existe libre competencia.

Ante esta realidad lgica en una economa como la que hay en el pas, logramos que la inspeccin del trabajo rebajara los servicios mnimos. Fue en ese momento que comenzaron las amenazas empresariales y sus prcticas antisindicales en nuestra contra.

 

Las ilegalidades de la empresa

 

-Qu otras prcticas antisindicales cometi ilegalmente la empresa?

Antes que todo, a la presidenta del sindicato, Solange Bustos Guzmn, hace 6 meses que no le cancelan el sueldo en la Cobegas (filial de empresa Gasco), donde la inspeccin del trabajo demand a la firma por prctica antisindical. O sea, desde mucho antes de votar la huelga y hacerla efectiva en Gasco GLP; y del arbitraje con el sindicato de empresas Gasco S.A. Por otra parte, y con el objetivo de atemorizar a los trabajadores, un da antes de la votacin de la huelga en Gasco GLP, la firma despidi masivamente a trabajadores de Autogasco, la parte comercial de Gasco, sin previo aviso y de una manera absolutamente irregular. Pero a la empresa le sali el tiro por la culata. Los socios en vez de amilanarse, votaron la huelga con mayor conviccin.

Asimismo, como en el plano de los llamados servicios mnimos ganamos en los tribunales del trabajo, la compaa demand a la propia inspeccin del trabajo, dependiente del Ministerio del Trabajo. El resultado de esa accin legal an est en curso.

En la misma lnea antilaboral e ilegal, la empresa comenz a reemplazar a trabajadores en huelga desde su primer da. En este caso, ante una falta gravsima segn la reforma laboral, nosotros tuvimos que interponer demandas en los tribunales en contra de la firma.

Despus la empresa apost a que la gente se reincorporara a trabajar a los 15 das de la huelga, llamando personalmente a los empleados y a sus familias para ofrecer arreglos individuales. Nuevamente en los tribunales impedimos ese objetivo de la patronal. De todos modos, los socios movilizados no pensaban en reintegrarse a sus labores sin haber obtenido nada todava.

Al da 18 de la huelga, la gerencia abri la mesa de negociaciones con nosotros. Sin embargo, paralela y silenciosamente, los empleadores ingresaron una nueva demanda, esta vez, con la finalidad de quitarle el fuero sindical legal a la presidenta del sindicato. Esa situacin jurdica todava no termina.

 

Huelga en un sindicato y arbitraje en otro

 

Gasco se divide en dos empresas: Gasco S.A., que corresponde al cuerpo administrativo, y Gasco GLP, que es la parte operacional o de produccin. Chile carece de gas propio para abastecer al mercado interno. Se le nombra parte productiva a los obreros que realizan las mezclas de las materias primas provenientes del extranjero a travs de embarcaciones que arriban a la planta de Quinteros; llenan los cilindros de esa mezcla; y distribuyen a los clientes los cilindros en camiones y vehculos.

El precio del gas que llega al puerto en forma congelada, la empresa Gasco S.A. lo compra a un precio infinitamente ms bajo que el gas que luego vende a otras firmas y a los consumidores en general.

 

-Paralelamente a la huelga de Gasco GLP, t participaste del nominado arbitraje del Sindicato de Trabajadores de Gasco S.A., debido a que eres dirigente de un sindicato que agrupa a varios sindicatos de distintas empresas, pero del mismo rubro. Por qu algunos trabajadores pueden ir a huelga, como Gasco GLP, y otros slo a someterse a un arbitraje en los tribunales del trabajo, como Gasco S.A.?

En Chile los asalariados organizados de las denominadas empresas estratgicas no tienen derecho a la huelga porque seran de utilidad pblica, como ya expliqu. Entonces lo que queda es ir a un proceso de arbitraje en los tribunales del trabajo. Cmo funciona? Por un lado, el sindicato presenta un proyecto de contrato colectivo, y por otro, la empresa presenta otro distinto, frente a tres jueces arbitrales que resuelven mediante un solo fallo, que es nico e inapelable, sin negociacin formal. Cada parte debe argumentar punto a punto su proyecto colectivo.

Sin embargo, el proceso de arbitraje fue muy complicado. De hecho, los jueces nos emplazaron a llegar a un acuerdo con la empresa para que ellos no tuvieran que fallar definitivamente. Nuestro petitorio, como representaba los intereses de los trabajadores, cont con un porcentaje de beneficios ms alto que el proyecto de los empleadores, que representaba sus intereses. Los jueces decidieron que un perito econmico revisara ambos proyectos. No obstante, los nmeros del resultado del peritaje no fueron correctos. Por ejemplo, arroj bonos escolares de trabajadoras que no tienen hijos, abultando gastos artificialmente. El peritaje contabiliz aspectos que no existan o que ya estaban resguardados por la propia ley, siempre actuando en beneficio de la empresa. Por tanto, nosotros impugnamos el peritaje. Se hizo otro peritaje que slo modific cosmticamente al anterior. Lo importante es que el proyecto de la firma nos quitaba, al igual que lo intentaron hacer en la huelga de Gasco GLP, el piso obtenido por nosotros en negociaciones previas. Por eso los jueces nos dijeron que estaban complicados en dictar un fallo. Si aprobaban el proyecto de la empresa habran violado la ley.

Ahora bien, el objetivo del arbitraje es evitar la huelga y facilitar la imposicin de los intereses empresariales. Si nos quitan el derecho histrico y mundial a ir a huelga, pierde sentido la sindicalizacin.

 

-En terreno se percataron todas las partes del artculo que cautela que el proyecto colectivo debe comenzar con los beneficios ganados en el contrato anterior.

S. All nos dimos cuenta que quitar el piso mnimo o los beneficios adquiridos es una estrategia del empresariado a nivel nacional. Porque si los trabajadores hubiramos aceptado el proyecto del empleador, sentbamos un psimo precedente para el conjunto de los arbitrajes futuros. Habra sido acatar que de ah en adelante, en los arbitrajes los asalariados tendramos que empezar a pelear hasta por lo que ya habamos conquistado en el contrato precedente.

Adems, debido a nuestros argumentos, los rbitros por fuera obligaron a hacernos una oferta mejor que la original. Como tambin los jueces nos recomendaron estudiar la propuesta de la empresa porque, de lo contrario, el fallo final sera terrible para nosotros.

Finalmente, logramos los mismos beneficios conquistados en la huelga de Gasco GLP, ms un bono a las trabajadoras de call center que tienen los sueldos ms bajos de toda la empresa Gasco S.A. Y los jueces no fallaron nunca.

 

-En la experiencia concreta como dirigente sindical, qu piensas de la reforma laboral?

Chile tuvo una de las clases trabajadoras ms conscientes y organizadas de Amrica Latina y el mundo, hasta el golpe de Estado de 1973. El aniquilamiento sistemtico a sangre y fuego de la fuerza de los asalariados es ejemplo global para la clase patronal. En este sentido, no slo la dictadura de Pinochet cumpli con creces su objetivo. Los gobiernos civiles desde 1990 no hicieron ms que profundizar el mismo programa antilaboral. La finalidad es facilitar la explotacin y la ganancia de los empresarios con los menos obstculos posibles. Slo en este contexto es posible comprender la reforma laboral (RL) de la administracin gubernativa que se va en marzo. En otras palabras, si no tienes nada, hasta la sombra de algo parece mucho. As y todo, slo con la organizacin de los propios trabajadores, con fuerzas reales, lucha y unidad, podremos empezar a limitar los abusos empresariales.

En verdad, la RL judicializa la lucha sindical. Por ejemplo, la empresa Gasco nos objet en los tribunales incluso nuestra condicin de sindicato interempresa que agrupa a trabajadores de la industria del Gas, toda vez que estamos integrados por socios de las empresas Gasco, Centrogas, Cobegas, Autogasco y Metrogas.

Actualmente estamos defendiendo en los tribunales del trabajo entablar la negociacin colectiva reglada para todos los trabajadores de las ramas de la Energa, Gas, Agua y Combustible, con el fin de armarnos mejor ante los grupos empresariales respecto de los pisos de negociacin y poder incrementar los beneficios sindicales.

Para contactarse con el dirigente sindical Patricio Tapia, hay que escribirle al correo [email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter