Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2018

Promesas vacas y la muerte es lo que encontraron los eritreos tras dejar Israel

Tessa Fox
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


Israel quiere deportar a 40.000 africanos a terceros pases. A muchos de los que se haban marchado antes se les neg apoyo y corrieron peligro de morir al huir a Europa

El grupo de 30 personas solicitantes de asilo se apia en la parte trasera de varios Toyota mientras atraviesan a toda velocidad el Shara. Los pasajeros han pagado miles de dlares a los contrabandistas para salir de Sudn y llegar a Europa, pero el viaje ha sido peligroso y para alguno de ellos mortal. Sin agua para soportar el calor abrasador y sofocante muchos de ellos mueren mientras sus amigos lo contemplan horrorizados. Pero segn Kiflom, un eritreo que iba en el grupo, a ninguno de los conductores le importa. Por qu nos iba a importar? Si Dios lo quiere t tambin morirs, le dijo uno de los conductores a Kiflom.

Kiflom fue uno de los pocos supervivientes y finalmente fue a Italia. Pero su viaje empez cuando dej Israel en abril de 2016 dentro del denominado programa de salidas voluntarias, que lleva a personas africanas no deseadas a terceros pases con la promesa de apoyo oficial y de un estatuto oficial de refugiado en el pas de destino.

Pero muchas de las miles de personas, sobre todo sudanesas y eritreas, que se fueron [de Israel] entre 2014 y 2016 se encontraron con que sus nuevos anfitriones no eran en absoluto acogedores, que la ayuda prometida no se materializaba y que la nica posibilidad de tener una vida mejor era huir a Europa. Para muchas de estas personas tambin era una sentencia de muerte.

Historias espantosas como estas, que aparecen en el informe de Hotline for Refugees and Migrants [HRM, Lnea directa para refugiados y emigrantes], Better a prison in Israel than dying on the way, se estn utilizando para advertir a las 40.000 personas africanas y solicitantes de asilo que todava permanecen en Israel.

Debido a una aceleracin draconiana del antiguo programa voluntario, en enero se les ofrecieron dos opciones: deportacin obligatoria en el plazo de 60 das o prisin indefinida en Israel.

Otro eritreo, Sheshai, est valorando estas opciones en una celda en la crcel de Holot, en el sur de Israel. Ha vivido ocho aos en el pas, pero hace cinco meses lo enviaron a Holot. Ahora tiene menos de un mes para decidir su futuro.

Muchos amigos se han ido de Israel, declar a Middle East Eye. Trataron de llegar a Europa, pero muchas personas murieron en el Shara, muchas murieron en Libia y otras ms en el Mediterrneo. Nosotros preferimos estar en la crcel, dice, aunque describe un cuadro muy siniestro de lo que eso significa. No tenemos nada, dormimos todo el da. Solo tenemos un telfono, lo usamos para la conexin a internet. Caminamos alrededor de la crcel, para quitarnos el estrs.



Leyenda del grfico: Un billete al infierno: (1) Se enva a los emigrantes eritreos desde Israel a Uganda o Ruanda con 3.500 dlares y la promesa de obtener el estatuto de refugiado (2) Cuando les niegan el estatuto de refugiados los grupos se trasladan a Sudn del Sur como emigrantes indocumentados (3) Muchos van hacia el norte, a Sudn. Algunos son capturados y deportados a Eritrea (4) Los que escapan van a Libia. El duro viaje mata a muchos. Los supervivientes pagan para viajar en un barco a Europa (5) Ms personas se ahogan al cruzar el Mediterrneo. Los supervivientes llegan a su destino y se les concede el estatuto de refugiado. Un sueo que se convierte en pesadilla

Los relatos de la otra parte, la de quienes se han marchado, son casi exclusivamente relatos de confusin, de promesas rotas y a menudo de muerte.

Muchos de estas personas estn abandonadas sin apoyo alguno y rpidamente se ponen en camino cruzando las fronteras de un Estado fallido a otro, incluidos Sudn del Sur y Libia, antes de apostarlo todo en un viaje por barco a Europa.

Haile e Isayas, que se fueron con el programa voluntario, dijeron a Hotline for Refugees and Migrants que la ayuda prometida por Israel no se haba materializado. Les entregaron 3.500 dlares y billetes para Ruanda, pero a partir de ah se las tuvieron que arreglar solos. Isayas declar a HRM: Israel dice que puedes obtener documentos y recibir asilo, y que tendrs una buena vida, como un sueo.

Pero al llegar a Kigali, la capital de Ruanda, le confiscaron sus documentos y le llevaron a un hotel donde l y otros emigrantes eran vigilados por guardias para asegurarse de que no escapaban. Todas las personas del grupo de Isayas permanecieron en el hotel unos das antes de pasar clandestinamente a Uganda.

El dinero de Haile se acab rpido y lo ltimo que le quedaba lo destin a pagar a los contrabandistas para cruzar el Mediterrneo. Fue uno de los afortunados: sobrevivi a la travesa, encontr refugio en los Pases Bajos donde vive ahora con estatuto de refugiado.

Sin estatuto de refugiado

El tercer pas a menudo rompe la promesa de conceder un estatuto de refugiado. Dawit, otra de las personas que se fue voluntariamente, cont a HRM que le haban negado el acceso a la agencia de la ONU para los refugiados, la UNHCR. Les dijimos que queramos acudir a la UNHCR, pero nos dijeron 'no, no, no... Si no te vas a otro pas te devolveremos al tuyo'. Como tena miedo y se senta presionado e inseguro, Dawit fue desde Ruanda a Uganda despus de pagar a los contrabandistas con el dinero que le haba dado Israel.

Andie Lambe, directora ejecutiva de International Refugee Rights Initiative, ha estudiado la difcil situacin de las personas solicitantes de asilo que fueron de Israel a Uganda con el programa de deportacin voluntaria. Lambe afirm que muchos fueron llevados a un hotel al llegar, donde podan permanecer dos o tres noches antes de que los abandonaran a su suerte. A ninguna de las personas con las que trat Lambe le haban concedido el estatuto de refugiado y muchas le contaron que les haban dicho que ni se molestaran en solicitarlo. Si Israel incluye esa promesa en sus comunicaciones con los deportados potenciales, tiene la responsabilidad de asegurarse de que se cumple, afirm.

Muchas de las personas abandonadas a su suerte en Uganda lograron llegar a Sudn del Sur, un pas que est al borde de la guerra civil y en medio de una hambruna, y en el que millones de sus ciudadanos se han visto obligados a marcharse. Lambe afirm que las personas deportadas de Israel estaban ah como consecuencia directa de no haber conseguido nada del gobierno de Uganda.

Gabriel, una de las personas que fue a Sudn del Sur, cont cmo l y otras personas haban llegado ah: No tuvimos agua en todo el camino. No quiero repetirlo, es muy duro. Estuvimos casi tres das en el coche [ ] con cabras y ovejas, nos ocultamos arriba, trat de explicar el viaje Gabriel. Al llegar a la frontera Gabriel y los dems solicitantes de asilo tuvieron que pagar 2.000 dlares cada uno para poder pasar.

Una vez en la capital, Juba, fue cuando ms amenazados por los rebeldes de Sudn de Sur se sintieron los solicitantes de asilo eritreos debido a las relaciones entre el gobierno de este pas y Eritrea. Como tenan el temor constante tanto de ser deportados a Eritrea como de que les robaran y encarcelaran durante meses por no tener identificacin, los solicitantes de asilo se marcharon hacia el norte, a Sudn.

Sin embargo, muchos fueron atrapados por el gobierno de Sudn, que trabaja con Eritrea para devolver a este pas a los solicitantes de asilo, la mayora de los cuales ha huido del reclutamiento por la fuerza y de por vida en el ejrcito.

Samson era una de las personas a las que atrap la polica sudanesa. Despus de pagar un soborno a cambio de su libertad descubri que muchos de sus amigos ya haban sido enviados de vuelta a su pas natal. Dnde estn ahora? No lo s, [quiz] mueran en Eritrea.

El horror de Libia

Para quienes haban escapado lo que vena despus era an peor: Libia.

El viaje a Libia obsesiona a los demandantes de asilo que sobrevivieron a l. Por la noche vuelve a nuestras cabezas, se repite Me despierta lo que veoNo quiero recordarlo Quiero cerrar esa puerta, dijo a HRM Kiflom, que sobrevivi a la travesa a travs del desierto.

Muchos fueron instalados durante meses en almacenes abarrotados de personas. En habitaciones donde haba unas 1.500 personas fueron objeto de violaciones, de violencia cotidiana, esclavitud y carecan de agua y comida.

Como en otras prisiones en las que haban estado, haba que pagar rescate para salir. Quienes no tenan dinero estaban ms tiempo ah. Muchas personas murieron.

Las personas solicitantes de asilo solo podan subir a los barcos en direccin a Italia cuando los contrabandistas encontraban al menos a 500 personas que quisieran ir. Como las barcas iban sobrecargadas se rompan los motores.

500 personas nos fuimos al mar y solo volvieron unas 100...ramos 10 personas de Israel en el barco y solo nos salvamos tres, entiendes? Murieron siete personas, Tesfay, un superviviente, dijo a HRM.

Isayas est agradecido de haber sobrevivido. Ahora vive en Italia. Pero no deja de pensar en quienes murieron. Pienso en quienes dejaron Israel para tener una vida mejor y no lo lograron, dijo.

Dror Sadot, portavoz de HRM, declar a Middle East Eye que estas historias siempre llegarn a quienes esperan ser deportados. Saben lo que les ocurri a sus amigos cuando dejaron Ruanda o Uganda, saben que muchos murieron en el camino. Saben que no tienen permiso de trabajo. Oyen las historias, no las desconocen.

Dror Sadot seal que muchas de las personas que se quedaron creen que no estn mucho tiempo en la crcel en Israel y que es mejor esperar a que acabe. Sheshai espera que el Tribunal Supremo de Israel eche atrs el plan de gobierno de deportarlos. Espero que muchas personas en Israel estn con nosotros, con los refugiados, afirm.


Fuente: http://www.middleeasteye.net/news/israel-african-migrants-voluntary-deportation-205044968


Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter