Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-02-2018

Entrevista a Eugnio Arago, ex ministro de Justicia en el gobierno de Dilma Rousseff
"[La intervencin militar en Ro] es una licencia para matar"

Redaccin
Brasil de Fato


El ex ministro de Justicia en el gobierno de Dilma Rousseff, Eugnio Arago, comparti su opinin sobre el decreto de intervencin federal en la seguridad del estado de Ro de Janeiro firmado por el presidente golpista Michel Temer el pasado viernes (16).

En entrevista con la Radio Democracia, Arago dijo que la medida, votada ayer (19) en la Cmara de Diputados, representa una jugada poltica del gobierno para aumentar su popularidad. "Lo que vemos hoy es un gobierno de psima reputacin, con una imagen pblica deteriorada. El carnaval lo demostr claramente. Entonces estn buscando una agenda en ao electoral", afirm.

El ex ministro tambin habl sobre el documento del Comando Militar del Este [interventor designado para la accin] que circula en internet generando indignacin popular por destacar que, tras la intervencin, cualquier comunidad donde haya narcotraficantes ser considerada como "territorio hostil". Arago destaca que considera la accin extremadamente peligrosa para los civiles.

Radio Democracia.- Cmo ve usted la intervencin militar en Ro de Janeiro?

Eugnio Arago.- Pienso que se trata de un gobierno que est vaciado de temas y se puso a jugar con fuego. Es decir, es un chiste de mal gusto, porque no hay ningn ejemplo en el pasado del pas en el cual es uso de las Fuerzas Armadas (FA) en la seguridad haya sido positivo. Incluso por ese motivo se cre la Fuerza Nacional, para que se evitara el uso de las Fuerzas Armadas en ese sector. Siempre hubo una resistencia muy fuerte por parte de los sectores de las Fuerzas Armadas en desempear este tipo de papel. Entonces me preocupa mucho.

En principio el decreto de Temer adopta un modelo de intervencin que no es "robusto", es una intervencin agradable porque se remite al ttulo de la Constitucin que habla sobre intervencin federal y se limita la intervencin federal respecto a seguridad con el artculo 145 de la Constitucin. Se nombra un interventor que es general de las Fuerzas Armadas y se somete el mando de la seguridad pblica a ese general. No hay ningn tipo de esfuerzo para intervenir con la tropa militar propiamente.

Radio Democracia.- El propio gobierno de Temer anunci que en caso de que se mantenga la agenda del Congreso Nacional, interrumpira la intervencin para votar la reforma de las Pensiones y despus retomara el decreto. Nos parece una intervencin ms poltica que tcnica.

Eugnio Arago.- Tambin pienso as por lo que vemos. Lo que vemos hoy es un gobierno de psima reputacin, con una imagen pblica deteriorada. El carnaval demostr eso claramente. Los ndices de rechazo de Temer son cada vez mayores, lo que hace que l realmente busque un tema en ao electoral. La decisin de la intervencin vino por un pedido de socorro del gobernador de Ro de Janeiro [Luiz Fernando Pezo, tambin del MDB, partido de Temer], un estado donde el partido del Presidente de la Repblica est destrozado, sus lderes en la crcel o investigados. Un estado quebrado que no puede siquiera pagar el sueldo de sus funcionarios [los funcionarios de Ro de Janeiro no reciben sus salarios completos desde 2016] y que tiene uno de los peores poderes judiciales del pas. Este escenario hace que una aventura como la intervencin parezca muy atractiva como una tctica diversionista.

Radio Democracia.- Parece que hubo momentos ms delicados de la violencia de Ro de Janeiro y no hubo ninguna intervencin. Me parece ms una decisin meditica, un llamamiento de la Globo, realmente hay un problema de seguridad en Ro de Janeiro al punto de ser necesaria una intervencin?

Eugnio Arago.- El problema de la seguridad en Ro de Janeiro es un problema crnico. Lo que pasa es que el ex secretario de Seguridad, Jos Beltrame, en la gestin del ex gobernador Sergio Cabral (2007-2014), pens en ocupar las favelas con Unidades de Polica Pacificadora (UPP). Pero las UPPs no desmantelaron la estructura del crimen organizado en las favelas. Los traficantes simplemente se recogieron, se mantuvieron sin salir y cuando el gobierno se mostr frgil, regresaron.

Fue un seuelo porque en realidad no hubo polticas directas de inversin en capital social en las comunidades junto con el modelo de las UPP, fue mucho ms una iniciativa que no enfrent el problema. Ahora, ya hubo intentos de enfrentar el problema a travs de la fuerza en el pasado. Por ejemplo, la operacin Ro en la poca en que gobernaba el estado Itamar Franco (1992-1995). Todos los intentos fracasaron, no solucionaron el problema. Fueron solamente impulsos violentos por parte de las Fuerzas Armadas del estado y de las fuerzas policiales, que resultaron en ms violencia, pero que no desmantelaron todo el sistema de violencia en esas comunidades, que victimiza a los propios habitantes en primer lugar.

Radio Democracia.- La intervencin en Ro es constitucional? Suspender la intervencin para votar la reforma de las pensiones es moral? No vuelve a la intervencin algo poltico e inmoral?

Eugnio Arago.- El gobierno quiere ganar todas las partidas. No quiere hacer opciones de riesgo. Si decretan intervencin en el estado, la Constitucin es clara: no se puede votar ninguna enmienda constitucional. Pero el gobierno no quiere renunciar a la votacin, entonces piensa que puede hacer una intervencin "lucirnaga", que se enciende, se apaga, se enciende y apaga nuevamente. Y que puede apagarla para votar la reforma de las pensiones. Es algo deshonesto con relacin al rgimen constitucional, algo desleal. Se trata de un gobierno incapaz de elegir, de pensar y analizar lo que es ms importante ahora. No se puede tener todo al mismo tiempo.

El hecho de que el gobierno no tiene ninguna prioridad demuestra que la intervencin en Ro es una agenda poltica para ver si consigue un poco ms de respaldo en un ao electoral. Ahora, apostar en una agenda de seguridad como un activo electoral es algo muy arriesgado, que demuestra que el gobierno no va bien. Un gobierno con alta legitimidad podra atreverse un poco ms, pero para un gobierno sin legitimidad, con sus ndices de popularidad por los suelos, jugar con fuego es suicida.

Radio Democracia.- Estamos asistiendo al recrudecimiento de los sectores ms reaccionarios de la sociedad, que cuentan incluso con ex miembros o miembros actuales de las Fuerzas Armadas. Usted cree que entregar el mando de todo el aparato de seguridad a un segmento como ese es arriesgado para el pas?

Eugnio Arago.- S, es peligroso. Hace poco sali un documento del Comando Militar del Este sobre la intervencin, que ahora est empezando a circular en internet y que tiene un prrafo extremadamente preocupante. Nombran a las Fuerzas Militares como "fuerza auxiliar": Los dems cuarteles de Fuerza Auxiliar que sean nombrados y que realizarn patrullajes en reas de riesgo o rojas sern comandados con bases fijas dentro de la propia unidad por tenientes-coroneles del Ejrcito, de fuerzas especiales, de guerrillas urbanas y acciones en Hait, para que desarrollen acciones contundentes y eficaces en reas con alto riesgo debido a la actuacin de grupos y milicias armadas y narcotrfico.

Todas las comunidades donde existan milicias de narcotraficantes sern consideradas como "territorios hostiles" y autorizan a las fuerzas especiales, paracaidistas y fusileros navales junto a las Fuerzas Auxiliares a actuar de modo contundente, spero e incluso hacer uso de la fuerza letal en caso de ser necesario, en caso de ataques o amenazas fsicas contra la vida de cualquier integrante de las fuerzas conjuntas amigas". O sea, el documento presenta un discurso de guerra. Todas las operaciones en comunidades a partir de hoy sern consideradas territorio hostil, con respaldo del Ministerio de Defensa. Es decir, es una licencia para matar.

Radio Democracia.- La intervencin podr afectar a los movimientos sociales, afectar alguna ocupacin de los sin tierra o de los sin techo?

Eugnio Arago.- Claro, porque son los coroneles y los generales quienes decidirn si alguien pertenece o no a la "fuerza hostil". Actuarn como jueces y decidirn quienes son los narcotraficantes y tendrn licencia para matar. El tono de la intervencin es extremadamente grave, ms grave an porque la poltica de derechos humanos del Estado brasileo est desestructurada, en manos de una jurista jubilada que no sabe nada del tema, que solo piensa en dinero [se refiere a Luislinda Valois, ex ministra de Derechos Humanos, que present su renuncia ayer (19) sin dar explicaciones y que a finales del ao pasado solicit el aumento de su salario a cerca de 17 mil dlares, comparando su situacin con trabajo esclavo].

El Consejo Nacional de Derechos Humanos est en manos de esa gente, el Consejo Nacional de Poltica Criminal y Penitenciaria tambin, el Ministerio de Justicia apoya este tipo de actuacin. A m me preocupa mucho porque el pas no est en un momento de distensin. Estamos en un momento muy tenso, con los nimos exaltados, el carnaval demostr la posicin de la poblacin brasilea en relacin al actual momento poltico. Estamos ante un gobierno sin ninguna legitimidad.

Si esas fuerzas aparentemente comandadas por un general con la cabeza caliente agreden la poblacin civil, puede haber una chispa que puede llevar a un proceso de descontrol. Eso s va a ser muy preocupante porque la poblacin solo monta barricadas cuando se le acaba el miedo a la muerte. Cundo se acaba? Cuando toma conciencia de que de un modo o de otro, est en riesgo de morir. Entonces la gente monta barricadas, lanza adoquines a los policas, rompe escaparates y se vuelve un tumulto. Eso es un escenario muy peligroso y podemos verlo a lo largo de la Historia. Pienso que aquellos que conocen la historia no tienden a repetir los errores. En la Revolucin Rusa, en la Revolucin Iran, en la Revolucin de los Claveles en Portugal, en Afganistn, Irak, Libia, se puede ver que en el momento en que desaparece la contencin de nimo natural, que es el miedo a la muerte, hay transformaciones. Entonces el gobierno brasileo est jugando el fuego, como dije.

Radio Democracia.- Es decir, en vez de distender, el gobierno est tensionando la situacin?

Eugnio Arago.- Est tensionando. El documento del Comando Militar del Este es una aberracin en un Estado de derecho. No se trata de la convocatoria a un estado de sitio, pero los militares se estn arrogando el derecho de matar.

Traduccin: Luiza Manano, para Brasil de Fato.

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2018/02/20/la-intervencion-es-una-licencia-para-matar-dice-ex-ministro-de-justicia-de-brasil/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter