Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-02-2018

Honduras
Mujeres intoxicadas en las meloneras de Fyffes

Giorgio Trucchi
Rel-UITA

Sindicato lanza un fuerte grito de alarma


Una vez ms, la transnacional Fyffes, recientemente adquirida por el coloso japons Sumitomo, est en el banquillo de los acusados. Esta vez por la denuncia de las trabajadoras de las meloneras hondureas, que sufrieron una intoxicacin por malas prcticas en el uso de sustancias txicas en las plantaciones.

De acuerdo con el testimonio de dos trabajadoras que pidieron el anonimato por temor a perder el trabajo, en diciembre pasado 13 empleadas de la finca Santa Rosa, propiedad de Sur Agrcola de Honduras (Suragroh), subsidiaria de Fyffes/Sumitomo, sufrieron una grave intoxicacin mientras trabajaban en el campo.

Las trabajadoras acababan de ingresar a sus labores cuando sintieron un fuerte olor qumico. Algunas se desmayaron, otras comenzaron a vomitar, a otras se les adormecan partes del cuerpo, dijo a La Rel, Ahrax Mayorga, secretario de Comunicacin de la Federacin de Sindicatos de Trabajadores de la Agroindustria (Festagro).

Como de costumbre, las mujeres fueron llevadas donde un mdico contratado por la misma empresa, quien las inyect, les dio suero y unas pastillas. Luego fueron despachadas a sus casas a pie y se les otorg solamente de uno a tres das de descanso.

Durante los siguientes das a algunas de las trabajadoras se les hinch la cara. Otras al tragar sentan un sabor muy amargo por la sustancia qumica que haban inhalado, y a otras les seguan dando fuertes mareos.

En su mayora son madres solteras y nica fuente de ingreso para la familia. Por necesidad, y a pesar de los sntomas, las compaeras regresaron al trabajo, ya que la empresa nunca paga estas jornadas de descanso, ni el sptimo da, explic Mayorga.

Autoridades cmplices
Represalia y persecucin


El Ministerio del Trabajo mand una inspeccin, pero las mujeres informaron al sindicato que solamente se reuni con administrativos y capataces de la empresa.

La versin oficial de la patronal fue que todas las mujeres de la cuadrilla tenan un virus y que nunca hubo intoxicacin.

El directivo sindical dijo que fue difcil lograr el testimonio de las trabajadoras afectadas. Solamente dos de las 13 aceptaron hablar.

Fueron presionadas y hasta amenazadas con que no iban a ser nunca ms contratadas. Lo que ha pasado es una vergenza. Meten a la gente al campo despus de fumigar, mientras habra que esperar de 12 a 24 horas. No les importa.

Siempre han desconocido al sindicato y por eso no hay nadie que vele por la seguridad e higiene en el trabajo. Las mujeres estn expuestas a cualquier tipo de abuso, aadi el directivo de Festagro, organizacin que integra el Sindicato de Trabajadores de la Agroindustria y Similares (STAS).

Historial vergonzoso
Fyffes contra la pared


Lo que ha ocurrido el ao pasado no es algo nuevo para Fyffes.

Segn el STAS y Festagro, hace pocos das en la finca Santa Rosa se dieron otros dos casos de mujeres intoxicadas.

Lo mismo ocurri en otra finca de Suragroh en Santa Cruz, Marcovia, donde hubo una fuga de amoniaco en el cuarto frio, quedando dos mujeres afectadas y 40 evacuadas.

El mes pasado, en una piera de Ananas Export Company (Anexco), propiedad de Fyffes, en San Rafael de Ro Cuarto, Costa Rica, una trabajadora y directiva sindical result gravemente intoxicada, quedando unos das en coma.

En diciembre de 2015, unas 140 personas, en su mayora mujeres, sufrieron una intoxicacin por una combinacin de herbicida y cloro que estaban aplicando en una parcela colindante. El caso trascendi en medios nacionales.

La negligencia de la empresa es total. Exigimos que cese esta irresponsabilidad y la persecucin sindical, concluy Mayorga.

Por las reiteradas denuncias de violacin de los derechos laborales y sindicales en las plantaciones de melones y pias en Honduras y Costa Rica, en mayo de 2017 Fyffes fue suspendida de la membresa de la Iniciativa de Comercio tico (ETI).

La falta de avances en la resolucin de estas graves problemticas oblig la ETI a extender la suspensin mientras avanzan las reuniones entre Fyffes, Sumitomo y la UITA.

Fuente: Rel-UITA

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter