Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-02-2018

Entrevista a Joaqun Miras Albarrn sobre Praxis poltica y Estado republicano. Crtica del republicanismo liberal
El ser social humano es una 'nada' que puede serlo 'todo'

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Entre otras muchas cosas, algunas de ellas recordadas y comentadas en anteriores conversaciones aqu publicadas, Joaqun Miras Albarrn es miembro fundador de Espai Marx y autor de Repensar la poltica y Praxis poltica y Estado republicano.

***

Seguimos en la segunda parte de tu libro, en el captulo "Tres republicanismos y sus momentos histricos". Hemos entrado en "Ethos y nomos", pginas 110-152. Nos habamos quedado en esta pregunta. Cuando afirmas que el desarrollo de cada individuo como gnero homo depende de la comunidad social, no estamos, no ests subvalorando la libertad de los seres humanos y poniendo en primer plano el conjunto, la comunidad? No puede derivarse de esa prioridad un aplastamiento -perdona el palabro- de seres humanos concretos que la comunidad puede considerar disidentes, antisociales o conflictivos, enemigos del bien comn, del buen vivir, de la vida feliz de la que hablbamos?

Es importante que plantees esta pregunta, cuya respuesta conoces mejor que yo, pero que me permite salir al paso de uno de los prejuicios ideolgicos que el Liberalismo moviliza contra la nocin de prioridad ontolgica de la sociedad sobre el individuo, y por tanto, contra toda alternativa de pensamiento que auspicie un orden social opuesto al existente.

El ser humano puede ser considerado consecuencia o resultado de la sociedad, o resultado de su propia, inherente y previa a la sociedad y la socializacin, naturaleza individual. Estas son las dos posibles ontologas, las dos posibles metafsicas onto antropolgicas, que funcionan tambin como axiologas, y como heursticas de investigaciones cientficas.

Has hablado de ellas. Pero conviene volver sobre ello.

Comienzo por la segunda, la que naturaliza al ser humano y dota a la individualidad anterior a la socializacin de una etologa biolgica; la ontologa del Individualismo Antropolgico -de la socio biologa, del Homo Oeconomicus, deetctera-.

De ser as, de ser sa la onto antropologa del ser humano, el hacer humano, su comportamiento, sera una etologa ms, como la de los animales, gobernada por instintos y necesidades naturales. Estos determinaran toda pauta de hacer en comunidad. La antropologa humana sera la misma en todas partes y en todo momento histrico, bajo la aparente y tan solo epi fenomnica -fenotpica?- variabilidad cultural. Sera inmodificable.

Desde esta opcin filosfica se hace la crtica sobre la carencia de libertad que, se supone, implica la opcin alternativa. Pero se echa de ver fcilmente que en esta opcin biologista, tratar de la nocin de libertad no tiene sentido: no hay hueco para tal nocin.

Por qu no habra hueco?

Una vez aceptados los postulados del Individualismo Antropolgico, no habra libertad alguna, excepto la de cumplir con la propia innata naturaleza biolgica y los inherentes impulsos e instintos naturales; ni habra por lo tanto lugar al debate sobre lo que sea la libertad o la carencia de la misma, pues hasta el ejercicio de la violencia por parte unos seres humanos sobre otros sera inherente a la propia naturaleza. Lo hemos visto en teorizaciones que explican la guerra como resultado de la agresividad individual innata del ser humano, etctera.

Tienes razn, se ha hablado de ello, se ha defendido muchas veces. "Guadinicamente"

Por supuesto es falso, y el miedo es el sentimiento que tiene todo individuo llevado a un frente de batalla, un miedo solo superado por el terror que le tiene al propio oficial que lo manda Es ridculo plantearse el asunto de la libertad respecto de los anlidos, los tiburones, o los lobos, etctera. Son as, y basta, nadie puede decirles que ejerzan autodominio, que repriman su fiera condicin, para expresarlo con Caldern de la Barca, con una de las frases, dirigida a Segismundo, sobre la libertad humana, que hay en La vida es sueo. Porque es el ser humano el que s es libre y lo es porque no es un ser cuya actividad est determinada causalmente por su naturaleza ni por los astros-.

En resumen, y si te parece...

Me parece

El Individualismo Antropolgico, ese que niega la existencia de la sociedad y la define como la simple denominacin para el conjunto de las individualidades -Margaret Thatcher entre los negacionistas-, es un determinismo biologista que, ese s, excluye toda libertad humana posible, porque convierte el asunto de la libertad en un sin sentido.

Que el individuo depende, incluso en la gnesis de su subjetividad individual, no de la naturaleza, sino de la sociedad, o que el ser humano es, por naturaleza, ser social y es la sociedad la que crea mediante la accin intersubjetiva, el vivir humano y genera o crea la propia subjetividad, las propias capacidades y facultades o procesos superiores de la mente de cada individualidad, es, por el contrario, la tesis que se abre a la libertad.

Esta otra, es en resumen, la metafsica onto antropolgica en la que la nocin de Libertad posee sentido y mbito intelectual. Porque para que haya libertad, posibilidad de elegir, de auto elegirse, ha de haber indefinicin previa del hacer, indeterminacin del hacer, posibilidad de crear, de producir el hacer y el mundo humano, y que esta indefinicin, y la inherente -esa s- necesidad de darse un proyecto concreto de cultura, para poder sobrevivir, sea creada y concretada por la praxis de la comunidad.

El ser humano es libre por ser un ente un ser- social, intersubjetivo. Y por carecer de proyecto de vida predeterminado.

Lo remarco: ente social, intersubjetivo, que carece de un proyecto de vida predeterminado, proyecto que tiene que crear por s mismo.

El ser humano es una capacidad prxica intersubjetiva, surgida de la comunidad, inexistente fuera de la misma, que debe crear su propio hacer, su propio saber hacer. Prioridad ontolgica ontogentica y filogentica- de la sociedad sobre el individuo. Y lo hace mediante coparticipacin de todos, en la produccin y reproduccin del hacer y del saber hacer mediante el que se crea y subsiste una sociedad. Reproduccin creativa, siempre basada en la permanente creatividad y en el hacer siempre recreado ambas cosas no son lo mismo-, cotidianos, capilares, de todos los individuos. Individuos que son, a su vez, a la par, constituidos ellos mismos por la interiorizacin de ese saber hacer elaborado por la praxis comunitaria, y que los dota de elementos de mediacin para actuar el saber hacer, el ethos-; elementos de mediacin cuya apropiacin activa y cuya puesta en obra, son los que los crea como subjetividades conscientes. Creacin cotidiana en comn. Una creacin en comn de saber hacer y de nueva praxis, y una apropiacin individual del saber hacer comn, que se generan, ambas, de manera inseparable de la paralela gnesis de esa otra actividad comn, interactiva, creadora de sociedad, que es el lenguaje. Pues el lenguaje es esa otra actividad prctica mediante la que la intersubjetividad social genera su saber hacer y su hacer, y mediante la que la subjetividad individual puede apropiarse del saber hacer y autogenerarse como individualidad social y desarrollar sus propias capacidades y facultades y la propia consciencia, que no existe previamente en un plano metapsicolgico innato, sino que es consecuencia de esta interaccin prxica.

Estoy ya ahora resumiendo nociones elaboradas por la filosofa de Hegel.

S, ya nos hemos dado cuenta.

Porque es Hegel, continuando la tradicin ontolgica griega, la aristotlica, quien recalca la radical historicidad del ser humano, su constante estado de cambio y de auto creacin, su carencia radical de proyecto tico, de saber hacer o cultura, en el sentido de la antropologa cultural, de ethos o sittlichkeit.

Permteme insistir en la importancia del lenguaje.

De acuerdo, aunque es un personaje del que, como recuerdas, no hablamos por primera vez.

La creatividad, la creacin de un saber hacer y de un vivir, que es consecuencia de la interaccin social, es, por supuesto, inseparable del Logos o capacidad lingstica. La actividad creativa intersubjetiva est lingsticamente generada y mediada. El lenguaje es condicin de la existencia de la comunidad y de su capacidad de creacin de saber hacer y de praxis, y acompaa y dirige la actividad humana, es simprctico, tal como lo denomina la Escuela Socio Histrica de psicologa, y es a la par de generador, creacin, creado por la comunidad, no algo trascendente o previo. Es consecuencia generada por la religacin social humana y, a la vez, medio que posibilita la gnesis de la radical, radicalmente produccin social, de la religacin social.

Es la interactividad intersubjetiva, la que crea gnesis- la capacidad de hacer y el saber hacer consiguiente. Esta capacidad autogentica es denominada por Hegel Espritu -tambin, por cierto, por Antonio Gramsci, el Gramsci de los Quaderni del Carcere, y en los ms maduros de esta deslumbrante serie de escritos-

Deslumbrante es buena palabra incluso para m que no los he ledo al completo y no los he trabajado como t.

La aparicin del Espritu, no obstante, no es consecuencia de que alguna causa exterior, previa, lo determine, de que algn ser exterior a la comunidad lo enve, una vez sta se congrega, sino que es la denominacin de esa capacidad y fuerza autogenticas que surge de la intersubjetividad, una vez esta se constituye, se va autoconstituyendo y auto desarrollando. Recalco que es inmanente, pero no a la individualidad, sino a la intersubjetividad puesta en interaccin; y esta interaccin, y el saber hacer y el hacer que genera, es la que constituye el rea de desarrollo prximo inmediato de cada subjetividad individual. El lenguaje es en frase de Flix Duque- la estofa, el material del Espritu. La ontologa de la radical plasticidad social humana, que inspira diversas corrientes de pensamiento, tiene su origen en Hegel, quien combate con el individualismo antropolgico, utilitarista, de la Ilustracin, o de la corriente mayoritaria de la misma.

Sobre la subjetividad, trato de decir algo ms despus.

De acuerdo, tomo nota, te lo recuerdo.

Ahora me interesa destacar que la sociedad se auto genera, se reproduce y se innova mediante la iniciativa y la participacin, la adhesin creativa de la mayora de la comunidad social. Un acuerdo comn que no excluye la divisin social, ni la desigualdad, ni la explotacin; pero toda sociedad, toda comunidad subsiste y se prolonga en el tiempo solo debido al consenso, a la aceptacin, a lahegemona de un orden social aceptado de partida y reproducido por el acuerdo y con la actividad creativa de todos. Un orden social que se concreta en el saber hacer que aplicamos todos conscientemente cotidianamente de forma capilar y desde los microfundamentos de la vida social, donde se origina la actividad. En la que, por tanto, unos pueden tener, y tienen ms voz que otros y ms autoridad y poder en el ordenamiento consciente de la actividad y en el acceso a los bienes creados, todo ello consecuencia del orden creado en comunidad.

Y ahora, vamos con el importante asunto de la libertad individual.

Vamos a l, el tema es importante por supuesto. Recordemos la definicin, la magnfica definicin que de l se da en El Manifiesto.

El ser humano es libre ontolgicamente, porque, como explicaba Hegel, es historicidad radical intersubjetividad, comunidad histrica- carente de naturaleza fija inherente: eso es historicidad. O para usar el sugestivo ttulo de una obra de Romn Cuartango sobre Hegel, el ser social humano es Una Nada que puede serlo Todo. Para bien y para mal, para esto y para lo opuesto: y ah est la Libertad. Sin esta previa libertad ontolgica como intersubjetividad prxica que debe generar su hacer para poder existir, su ethos, no hay posible libertad subjetiva individual.

Es la actividad social, la creada o producida por la comunidad social, la que crea la posibilidad de que cada individuo pueda a su vez, auto elegirse libremente. La divisin del trabajo inherente a la actividad redunda en el aumento de su eficiencia y en la reduccin de su tiempo de aplicacin. Permite la aparicin de nuevas actividades, del conjunto de actividades de produccin y reproduccin que componen el ethos, la cultura material de vida que es la que genera la subjetividad humana. Esa nueva forma compleja de hacer, generada en comunidad, es la que crea en cada individuo las nuevas necesidades humanas y las nuevas facultades y capacidades intelectuales, originadas mediante la incorporacin de cada individuo al hacer, a travs del aprendizaje.

La complejidad de la actividad, que requiere especializacin es la que posibilita que el ser humano pueda elegir entre unas y otras formas de hacer. La produccin en comn, con su efecto multiplicador de la produccin, permite la aparicin de tiempo libre, tiempo que, en las sociedades clasistas, es solo para algunos, o para unos ms que para otros. Todo ello genera la creacin de la individualidad consciente y la necesidad de auto elegirse, de decidir a qu dedicarse, qu hacer con el tiempo libre. La gnesis de la libertad individual. El aumento de las relaciones sociales, que interrelacionan cada vez a ms individuos, dota a cada sujeto de la posibilidad de elegir con quin relacionarse, quin tiene ms afinidad con uno en la auto eleccin que hace de s dentro de las posibilidades electivas abiertas por el desarrollo del saber hacer y del tiempo libre, etctera. La Vocacin, el enamoramiento, asuntos relevantes cuando nos referimos a la libertad, son consecuencia del orden social creado por nuestra actividad

Para resumir lo que llevamos dicho, y antes de introducir un ltimo elemento, reiterar que la subjetividad y la libertad subjetiva inherente a la misma, son creacin, construccin real, derivada de esa previa, ontolgicamente, construccin social, construccin en sociedad, de la propia praxis social y de la propia comunidad social activa.

La sociedad sera entonces...

La sociedad, la comunidad es la matriz generadora de la individualidad y de su necesidad de auto elegirse y auto dirigirse conscientemente, reflexivamente, y de ser libre.

Y nos explica cmo es posible que una subjetividad individual que est constituida por el ethos del que se apropia, que es por tanto, idntica a ese ethos, pueda reflexionar conscientemente y de forma desdoblada respecto de ese saber hacer que la constituye y de ese mundo en el que surge como subjetividad y que, a su vez, en tanto subjetividad participa en su reproduccin. Cmo una subjetividad idntica al mundo social cultural en que existe, auto idntica -identidad Sujeto /Objeto- puede desdoblarse conscientemente respecto del mundo que la genera y en cuya gnesis participa. La explicacin es denominada por Hegel con un nombre paradjico: la identidad de la identidad y la no identidad entre el sujeto y el objeto. Slo un hacer no innato es condicin de posibilidad de esto.

Ciertamente la denominacin es paradjica, contradictoria incluso.

Pero Hegel, o la metafsica ontolgica de la prioridad social de la comunidad sobre el individuo, elaborada para la Contemporaneidad, a la luz de la experiencia generada por sta, investiga y elabora tericamente, tambin, las mediaciones capilares que generan esa consciencia, que es la fuente de la libertad subjetiva, en cada individualidad.

Resumo ahora esquemticamente la explicacin de la gnesis de la consciencia subjetiva individual, y de su Negatividad o desdoblamiento respecto del ethos que lo constituye.

Los resmenes siempre son oportunos. Adelante con l.

Explicacin que da cuenta de la gnesis de dicha consciencia desde sus micofundamentos genticos de la realidad cotidiana de cada subjetividad. Para ello me baso en lo que nos explica Hegel, tanto en Fenomenologa del Espritu como en Ciencia de la lgica, libro segundo y tercero. Y en los resmenes que l elabora en su Enciclopedia de las Ciencias filosficas. Nuestros lectores han de tener en cuenta esto, porque la consciencia subjetiva es, para Hegel, consecuencia de cada tipo de praxis, esto es, es tan histrica y variada como lo es la praxis, y Hegel nos presenta una multitud de praxis histricas diversas que generan consciencias individuales histricas distintas por ejemplo, en el captulo quinto y sexto de la Fenomenologa del Espritu- . Y tras recalcar nuevamente el esquematismo del resumen que procedo a presentar, vamos a la cosa.

Espera. Como si fuera un novela policaca. Dejmoslo aqu, hasta la prxima semana. El lector estar pendiente, impaciente incluso.

Como quieras, t orientas nuestra conversacin.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter