Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-03-2018

La contaminacin acosa al lago de Atitln, maravilla natural de Guatemala

AFP


AFP / JOHAN ORDONEZ. Un pescador navega en su bote el 15 de febrero de 2018 en el lago Atitln, en Guatemala, amenazado por la polucin en sus aguas.

"Ya no hay muchos cangrejos ni muchos pescados", se lamenta Toms, pescador y lanchero que a sus 71 aos ha visto cmo la contaminacin ha asfixiado el lago de Atitln, una de las principales zonas tursticas de Guatemala por su belleza natural.

La lancha en la que descansa el anciano es mecida por pequeas olas que chocan en una de las orillas del lago rodeado por tres imponentes volcanes, testigos de la decadencia de esa maravilla en el oeste indgena.

Cerca de la embarcacin unos nios juegan y otro pescador lanza su red intentado atrapar algo pero el horror est a pocos metros de all.

El ro San Francisco en el municipio de Panajachel, 65 km al oeste de la capital, uno de los dos principales afluentes del lago, descarga sin tregua aguas malolientes arrojadas por las poblaciones asentadas en los alrededores del manto acutico.

"La culpa es de los drenajes", seala Toms sin estar lejos de la realidad. Segn estudios de diferentes organizaciones privadas y pblicas, las aguas residuales son la principal causa de la contaminacin.

Le siguen la basura slida y los qumicos usados en las actividades agrcolas en los 15 poblados mayas kaqchikel, tz'utujil y k'iche' que rodean el lago enclavado entre montaas a 1.562 metros sobre el nivel del mar, con un espejo de agua de 125 km2 y una profundidad mxima de 320 metros.

Degradacin alarmante

Adems de su belleza natural, Atitln tambin atrae por las leyendas que se tejen sobre el. Algunas teoras apuntan a que el aviador y escritor francs Antoine de Saint-Exupry se inspir en el Cerro de Oro para dibujar la silueta del elefante y la boa en el libro "El Principito".Otro relato mgico cuenta sobre el Xocomil, un fuerte viento que azota las aguas y que tiene origen en el amor trgico de una princesa y su amado.

Pero en los ltimos aos el lago de agua dulce ha estado "enviando alarmas de que algo est mal", dijo a la AFP Mnica Orozco, directora del Centro de Estudios Atitln de la privada Universidad del Valle de Guatemala.

La experta seal que en 2009 y 2015 experiment un "florecimiento enorme" de cianobacterias debido a que las fuertes lluvias arrastraron desechos y nutrientes como fsforo y nitrgeno. Otro caso similar ocurri hace dos aos.

Atitln "est pasando por un proceso de degradacin alarmante. El agua est pasando por un proceso de eutrofizacin en donde se est convirtiendo en un agua con menos oxgeno", seal Orozco, al explicar que la "vida acutica est sufriendo mucho" por esa causa.

Precis que la situacin se complica ms porque las aguas del lago de origen volcnico no drenan superficialmente.

El Consejo Nacional de reas Protegidas ha detectado cuatro tipos de cianobacterias que son estudiadas para determinar si existe toxicidad.

En varias playas del lago es evidente el crecimiento de algas que contrasta con la belleza de todo el complejo, entre ellas Samabaj, un sitio arqueolgico subacutico descubierto en 1996 y bautizado como la Atlntida Maya.

"El lago como cualquier lago del mundo, con el aumento de la poblacin est sufriendo un deterioro", seal Luisa Cifuentes, directora ejecutiva de la estatal Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Atitln y su Entorno (Amsclae).

Se estima que la zona es habitada por unas 360.000 personas que con sus actividades diarias causan el desgaste al lago, a la que se le suma la fuerte presencia de turistas locales y extranjeros, indic.

Plantas de tratamiento

Con las crisis de 2009 y 2015 varias acciones se implementaron para tratar de contener la contaminacin, como campaas para fomentar el manejo de basura y se gener "una mayor sensibilidad social", agreg Ernesto Celada, coordinador de la iniciativa ProAtitln.

Sin embargo, el mayor problema en el lugar son las aguas negras.

Cifuentes seal que 13 plantas de tratamiento de aguas sucias trabajan alrededor del lago, que resultan insuficientes para contener la contaminacin.

A corto plazo, las autoridades prevn la restauracin de esas plantas "para hacerlas eficientes" y reducir las descargas nocivas que llegan al lago.

Otra posibilidad ms lejana es la creacin de un gran colector de aguas negras que rodee toda la cuenca del lago de Atitln, puntualiz Cifuentes.

Pocos de los actores involucrados en la conservacin se atreven a establecer los aos que le faltan a Atitln para entrar en un proceso crtico de contaminacin parecido al lago de Amatitln, cercano a la capital y convertido en toda una tragedida ambiental.

Fuente: AFP



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter