Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2018

FUHEM Ecosocial presenta dos nuevas publicaciones que ofrecen enfoques complementarios sobre la precariedad
La precariedad marca Espaa

Ana Beln Martn
Rebelin

Aunque es un fenmeno general que no conoce fronteras, la precarizacin se muestra especialmente grave en Espaa, donde afecta al 40 % de la poblacin ocupada y podra convertirse en estructural.


La precarizacin se ha acentuado en los ltimos aos por el incremento de la temporalidad y por la devaluacin salarial. Segn datos del INE, la tasa de temporalidad alcanza el 27,4 % (casi el doble de la media de la UE segn Eurostat: 14,2 %), la ms alta desde el cuarto trimestre de 2008. La fragilidad laboral resulta devastadora para la calidad de vida de las personas al comprometer la autonoma y la participacin en la vida social, y deteriorar la salud. Desbarata proyectos personales e impide el cumplimiento de los requisitos que permiten materializar los derechos asociados al trabajo, seala Santiago lvarez Cantalapiedra, director de la revista Papeles en su ltimo nmero titulado: Empleo precario.

El especial de la revista incluye seis artculos que abordan la precariedad desde distintas miradas: un marco multidimensional, sectores concretos o visin de contexto.

Carlos Gutirrez Caldern en La metamorfosis del trabajo: retos para la accin sindical, argumenta que las 52 reformas laborales llevadas a cabo en Espaa desde 1980 tienen un denominador comn: eliminar las rigideces del mercado e incluir mecanismos de flexibilidad a favor de los agentes empresariales: desde entonces la tasa de temporalidad solo baja del 30 % cuando el ciclo econmico pasa a recesin.

La contratacin que se realiza a tiempo parcial y con altas dosis de involuntariedad (el trabajador o trabajadora querra trabajar ms horas), llega a superar el 6 0%. Incluso en uno de los sectores punteros de la economa espaola, el turismo, encontramos camareras de piso que, en un hotel donde se pagan 900 euros por noche, tiene que limpiarla en 22 minutos por 755 euros al mes con jornadas que exceden sus horas. Jornadas extenuantes, pagos en negro, temporalidad creciente, subcontrataciones y abusos de todo tipo son el da a da en el empleo que se crea en el sector. El xito turstico de un destino no est necesariamente asociado a unas condiciones de trabajo decente, ms bien todo lo contrario, a causa de la sobreoferta de demandantes de empleo que acaban concentrndose en ese lugar, apunta Ernest Caada en el artculo Un turismo sostenido por la precariedad laboral.

El anlisis de la precariedad tiene que incluir unos condicionantes que superan el plano laboral y econmico, como apunta Luca Vicent, investigadora de FUHEM Ecosocial, autora del texto Tiempos de precariedad: Desde las remuneraciones hasta las condiciones y los derechos, si aplicamos una perspectiva de gnero, observamos el diferencial que muestran hombres y mujeres frente a la precariedad, porque ellas ocupan los empleos de menor valoracin y estn ms expuestas a la contratacin temporal, a tiempo parcial, pluriempleo, subempleo, etc.

Profesorado universitario que no llega al salario mnimo

El libro Universidad precaria. Universidad sin futuro, de los profesores de la Universidad Complutense de Madrid, Paloma Mor y Juan Jos Castillo, editado recientemente por FUHEM Ecosocial, recoge que la reduccin de ingresos junto a la obligatoriedad de presentar liquidaciones presupuestarias anuales equilibradas, en virtud del cumplimiento de la Ley Orgnica 2/2012, han supuesto reducir 1.172 millones de euros en el total de los gastos, de los que 333 millones corresponden a la reduccin del gasto en personal en la enseanza superior en Espaa en el periodo 2010-13.

Estos recortes presupuestarios han provocado que las universidades pblicas espaolas presenciales hayan perdido 4.943 puestos de personal docente e investigador (PDI) con dedicacin a tiempo completo, y 3.476 de personal de administracin y servicios (PAS) en ese mismo periodo.

La precarizacin alcanza tasas que oscilan entre el 42 y el 50 %, con sueldos que oscilan entre los 270 euros y los 1.500 euros en funcin de la figura de la contratacin que se realice. La figura del falso asociado que, en un principio se cre para atraer gente del mbito externo a las universidades, se est empleando para contratar bajo condiciones de extrema flexibilizacin y precariedad, con sueldos de 600 euros para 6 horas de docencia y 6 de tutoras. El falso profesorado interino a tiempo parcial es una figura creada para contratar personal y cotizar al 33% a la Seguridad Social, mientras imparten las tres cuartas partes de lo que imparte el profesorado titular con un sueldo que oscila entre los 800-850 aos euros. Lo mismo sucede con el profesorado visitante que, lejos de atraer a investigadores y docentes de fuera, se ha convertido en la manera de contratar a docentes formados en la propia universidad, que al ser considerados con dedicacin parcial, cotizan al 33 %.

Ms informacin:

Departamento de Comunicacin de FUHEM

Tel. 91 431 02 80. Extensin: 5


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter