Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-03-2018

Contraargumentos desde el derecho a decidir

Ramn Zallo
Rebelin


El derecho a decidir tiene sus detractores. Conviene discutir sus argumentos sea para despejar los argumentos ms endebles, aclarar temas o situar los trminos del debate.

Los contrarios argumentan

*Es un invento de los nacionalistas? No. De hecho es una mutacin conceptual y doctrinal para contextos democrticos de la autodeterminacin que, como principio y luego como derecho, explic la construccin de las naciones contra los imperios (austro-hngaro, ruso) y la descolonizacin del pasado siglo. Afincado en 1918 por la doctrina Wilson lo hicieron suyas todas las izquierdas, incluidas las socialistas, especialmente para sus alianzas desde principios del siglo XX.

*Cuando se dice que es una aagaza independentista no toma en cuenta origen, desarrollos o que la sostienen tanto autonomistas, federalistas e independentistas ms comprometidos con la democracia; o sea, quienes teniendo posiciones distintas no tienen miedo a preguntarse y a decidir juntos porque creen que la democracia es el mejor patrn para la gestin pblica. El problema lo tienen los "demcratas que excluyen del voto pblico, al parecer por designio divino o laico, el modelo de Estado (Poder y Territorio) y la forma de gobierno (Monarqua o Repblica).

*Se ha llegado a afirmar que el derecho a decidir no existe. La bondad, la hermosura o el bien tampoco ,pero se manifiestan y se interpretan conformando patrones esenciales y cambiantes de nuestra vida.

*Se le tacha de ilegal. Ninguna ley lo legaliza o lo ilegaliza. Sera tan absurdo declarar ilegal un concepto democrtico como proscribir las ideas no incluidas en leyes. Otra cosa es que se deba regular para que haya plena seguridad jurdica. Solo los reaccionarios hacen del pareado legal/ ilegal el patrn de todas las cosas haciendo imposible la evolucin humana. Solo habra que administrar la ley.

*Se seala que una consulta sobre el modelo de Estado divide a la sociedad. Todas las elecciones dividen. Dicen a cada actor poltico el peso que tiene, y a quin le toca gobernar con el programa presentado. Al fondo el argumento pretende deslegitimar un hipottico resultado que no gusta, erradicando la posibilidad misma de que se plantee a consulta, es decir negando que los otros puedan materializar su programa si se lo pide el electorado. Tan cmodo como tramposo porque neutraliza al adversario.

*Es falso el argumento de la divisin identitaria porque una hipottica pregunta plebiscitaria ni es ni puede ser sobre la identidad nacional de cada cual sentirse slo vasco, ms vasco que, tan vasco como, ms espaol que, o solo espaol- porque eso forma parte de la subjetividad intocable y de la sociologa, pero no del modelo objetivable de preguntas en relacin con el Estado. Vivir conforme a la propia identidad es un derecho humano por encima de cualquier otro y no puede ser objeto ni de pregunta ni de restriccin.

*Es mejor codecidir? Si decidir juntos es codecidir no hay problema. Pero si codecidir es dar derecho de veto a quien cree que es Espaa el marco de decisin y, por ello, se niega a decidir en el territorio comn que es Euskadi para modificar el status nacional, entonces codecidir equivale a impedir decidir, y aceptarlo, a renunciar. Nada que ver con codecidir o negociar. La excusa de que es el demos espaol quien ha de decidir significa que se veta el demos vasco. Aqu, al contrario, no vetamos que se vote en las Elecciones Generales a pesar de que siempre seremos minora. No sera legtima una minora de bloqueo para hacer imposible una eventual propuesta de las instituciones electas (de una comunidad nacional) y ms con el requisito de un pacto ulterior de las consecuencias. Como no quiero creer que una parte de la ciudadana ame tan poco a sus conciudadanos que est dispuesta a imponerle la dictadura de la presunta minora ni a validarla con el rey de bastos del art. 155 no ser que esa es ms una opcin deseducativa y chantajista de los partidosEstado que de la gente que les vota?.

*Al fondo el problema est en la realidad de este Estado que no quiere pactar ni consultar, ahora ni nunca, no ya independencias, tampoco soberanas ni cosoberanas. Est en la naturaleza del rgimen del 78 que ni siquiera cumple con los Estatutos. Con esa posicin tan desequilibrada ms bien hay que hablar de una no negociacin, salvo en los mrgenes; y va de suyo que el Estado cuenta en exclusiva con el primo de Zumosol (FSE y sistema poltico-judicial) para garantizarlo. Solo cabe el contraste entre legitimacin social y democrtica, con alianzas, frente a deslegitimacin del Estado. La reivindicacin bien gestionada del derecho a decidir hacia una soberana compartida, hoy, adems de ms digna y canalizadora de nuestros problemas, probablemente pueda acercar ms la propia cosoberana y competencias sustanciales.

*Una crtica habitual es que los asuntos sociales deben tener prioridad sobre el derecho a decidir, aunque lo cierto es que los asuntos sociales son parte central del modelo de pas y ese derecho una va posible para lograrlos.

*Otro argumento de crculo vicioso es que el derecho a decidir solo lo tiene el conjunto de Espaa. Satisfecha con su Constitucin -ya que la ampara como demos y como etnos hegemnico- la ejerce a costa de las minoras que siempre lo sern a pesar de que ostenten derechos colectivos. Pero con ello se da por resuelto un problema que no lo est y que desestabiliza el sistema. Ese criterio est en el origen del enfado cataln. El problema no est en el demos cataln sino en la falta de tradicin democrtica legal y doctrinal en una Espaa contaminada por las servidumbres del rgimen del 78.

Base jurdica en construccin

Puede tener base jurdica en el derecho positivo el derecho a decidir? S pero est en construccin puesto que no est contemplado. La Constitucin proclama (art. 2) la indisoluble unidad de la nacin espaola y que la soberana nacional reside en el pueblo espaol (art. 1.2.); y el Tribunal Constitucional se atrinchera en el principio de integridad. Pero eso no quiere decir que no haya vas para que el Presidente del Gobierno con respaldo de las Cortes, y desde el principio democrtico, en un momento dado vea conveniente una consulta sin contradecir por ello la Constitucin. Es solo voluntad poltica: la hay o no la hay. Y para que la haya se necesita posicin clara y presin.

Porque perchas jurdicas las hay, como explican Requejo, Vilajosana, J. Lpez, Viciano, Calonge, Ibarretxe, Zubiaga, Lasagabaster, Ibarra, Letamendia... con base en el principio democrtico. El art. 1.1 dice que Espaa se constituye en un Estado social y democrtico de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurdico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo poltico; el art. 23 consagra el derecho fundamental a participar en los asuntos pblicos; el prembulo de la CE diferencia espaoles y pueblos de Espaa lo que le concepta como sujeto, as como el art. 2 con el trmino de nacionalidades; el art. 96 homologa como derecho interno los tratados internacionales ratificados, entre los que se encuentra el Pacto Internacional de Derechos Sociales, Econmicos y Culturales de 1966 que s contempla la autodeterminacin; la Disposicin Adicional 1 dice que la Constitucin ampara y respeta los derechos histricos de los territorios forales dando pie a un derecho parecido al de las naciones fundadoras de Canad.

La Constitucin, salvo reforma sustancial, hoy no da cobijo ni a un ejercicio del Derecho de Autodeterminacin ni a una declaracin unilateral de independencia (en base al principio de integridad), pero no impide que haya una consulta sobre la independencia, la confederacin, el modelo federal o sobre la pertinencia del derecho a decidir de Catalunya o Euskadi (en base al principio democrtico) y cuyas resultas habra que negociar despus. Es la democracia, jaun-andreok!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter