Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2018

Fuera de agenda
La eleccin del prximo presidente en los medios cubanos

Jos Ral Gallego Ramos
Rebelin


La prensa oficial analiza los procesos electorales presidenciales de otros pases pero no toca el caso cubano. Los medios no oficiales tampoco han dado prioridad al tema. Mientras los primeros no dan respuesta al porqu de esta ausencia, los segundos exponen indistintamente estar centrados en el diarismo, las carencias de informacin sobre el tema y la falta de previsin.

Cuba tendr un nuevo presidente sentenci una vez ms- Ral Castro el 22 de diciembre pasado en la conclusin de su discurso ante la Asamblea Nacional del Poder Popular. La mencin a este hecho, junto a los acontecimientos ms significativos del ao, recalca la importancia de un suceso trascendental para el futuro de Cuba, pues por primera vez en 60 aos la mxima direccin del Estado y el Gobierno no as del Partido- no estar en manos de un miembro de la llamada Generacin Histrica.

Aunque podra discutirse el tema de las cuotas de poder real que ostentara la persona que pase a ocupar ese cargo en este escenario, lo que es incuestionable por varias razones, es la relevancia del hecho en s, tanto nacional como internacionalmente.

Por ello, es de esperar que un acontecimiento de tal magnitud movilice la atencin de los medios de comunicacin del pas, que en cumplimiento de sus funciones de vigilancia del entorno e interpretacin de los acontecimientos deben ofrecer datos, claves para la comprensin del fenmeno y cuestiones a atender, lo cual contribuira a la transparencia del proceso, la elevacin de la cultura poltica de la ciudadana, visibilizara temticas de inters y focos de preocupacin, contribuyendo a una participacin ms activa en un proceso electoral en el cual las personas no ejercen el voto directo para elegir a las mximas autoridades del pas.

El objetivo de este trabajo es analizar de qu manera han abordado o no- el tema de la eleccin del prximo presidente de Cuba los medios de comunicacin del pas, tanto oficiales como no oficiales, lo cual servir como un medidor de la funcionalidad de nuestra prensa en tanto servicio pblico y tambin como diagnstico o llamado de alerta cuando an restan poco menos de dos meses para que tenga lugar la eleccin del prximo presidente del pas.

La existencia de una poltica informativa centralizada en Cuba, facilita que la agenda de los medios oficiales pueda esbozarse tomando como muestra a los dos diarios de circulacin nacional (Granma y Juventud Rebelde) y al sitio web Cubadebate; mientras que para determinar la agenda en medios no oficiales producidos desde Cuba fueron seleccionados los sitios El Toque, OnCuba y Cuba Posible por ser estos, medios con reas de inters amplias, que suelen abordar temticas relacionadas con la poltica nacional y que cuentan con un importante nmero de lectores dentro y fuera de la Isla.

Mutis por el foro. La eleccin del nuevo presidente en los medios oficiales

La no existencia de campaas en los procesos electorales cubanos ni formulacin de propuestas por parte de los candidatos, hacen que generen muchas menos noticias que sus similares de otros pases. Y cuando hablo de noticias no me refiero a escndalos ni confrontaciones, sino a sucesos que contengan informacin pblicamente relevante cuyo dominio sea de importancia para la sociedad.

A esto se suma la falta de publicidad que caracteriza al trabajo de los rganos encargados de preparar las elecciones y elaborar las propuestas de candidatos, dgase Comisin Electoral y Comisin de Candidaturas, las cuales ya fueron constituidas a nivel nacional desde el 15 y el 30 de junio pasados, respectivamente. Las noticias que aparecen sobre ambas comisiones suelen estar relacionadas con el trabajo para la constitucin de las Asambleas Provinciales y Nacionales del Poder Popular, pero casi nunca hacen referencia a la conformacin de las boletas para las mximas responsabilidades del pas, de manera que lo que debera ser un proceso cuidadoso, serio y responsable parecera reducirse a labores puntuales, previas al da de la votacin.

Sin embargo, la poca generacin de noticias no quita que este proceso/acontecimiento pueda ser abordado desde otros gneros periodsticos en los que prima el anlisis y la formulacin de juicios valorativos por encima de la narracin de acontecimientos puntuales. De hecho, los eventos relacionados con elecciones de altos cargos, por su complejidad y consecuencias, son muy dados a abordarse desde los gneros de opinin y el anlisis y no existe medio de comunicacin serio que deje pasar la oportunidad de ofrecer a sus pblicos textos que profundicen en estos temas y procuren fijar rutas de interpretacin o focos de atencin.

Una revisin de los textos publicados durante el ltimo ao tanto en los dos diarios de circulacin nacional como en Cubadebate, hace pensar que quien nico toca el tema del relevo presidencial en Cuba es el propio Ral Castro cuando hace mencin a ello en alguna de sus intervenciones pblicas.

Salvo algunas referencias muy tangenciales en trabajos de opinin, no se encuentran en los medios nacionales comentarios, reportajes, editoriales que analicen en profundidad el contexto en que ocurrir dicho relevo, los retos que implica, las personas que pudieran ser electas para el cargo, las aspiraciones y preocupaciones populares en torno al suceso. Nada. Sin embargo, llama la atencin la diversidad, amplitud y en muchos casos seriedad, de los trabajos que versan sobre estos temas cuando las elecciones ocurren en otros pases del mundo.

Nicaragua, Kenya, Chile, Brasil, Venezuela, Alemania, Mxico, Estados Unidos, Honduras, Rusia, Bolivia, Paraguay fueron algunos de los pases cuyos procesos electorales se analizaron desde estos medios. Incluso, dos textos publicados en Granma y Cubadebate analizaron el superciclo electoral de toda Amrica Latina en 2018 y ni siquiera mencionan a Cuba.

Podramos pensar que estamos ante un buen ejemplo del sndrome del catalejo, o tal vez del temor a que la participacin de los medios en los procesos electorales pueda desbocar en favoritismos, o de la escasa autonoma de los medios cubanos o simple y llanamente sea una evidencia ms de la falta de publicidad que caracteriza a muchos de los procesos trascendentales que tienen lugar en el pas.

Las elecciones a delegados municipales en Cuba s recibieron una amplia cobertura en los medios oficiales y no solo noticiosa. Tambin abundaron los trabajos de opinin que mayormente resaltaban lo que los autores consideraban las fortalezas y ventajas del sistema electoral cubano. No obstante, tambin hubo lugar para algunos textos en los cuales se sealaban cuestiones a corregir y fortalecer.

Incluso, Juventud Rebelde en uno de los trabajos incluidos en el Suplemento Especial que dedic al suceso, consult a varios profesores universitarios para analizar el proceso electoral en su conjunto. Sin embargo, en ninguno de los comentarios, sealamientos y recomendaciones presentadas por los especialistas se hizo referencia al proceso de nominacin y eleccin de los principales cargos del Estado y el Gobierno del pas. Tampoco en el Podcast dedicado a las elecciones ni en su prometida continuacin en la que se respondera a Cmo es la Cuba que soamos y qu se necesita para alcanzarla? Qu suceder en Cuba tras las elecciones del 2018?. Al parecer, la parquedad que caracteriza a nuestra Ley Electoral en este punto, ha contagiado a quienes se acercaron a analizar crticamente desde los medios oficiales a nuestro sistema electoral.

El cuarto de al lado

La tenencia de una agenda temtica no regida directamente por orientaciones oficiales y con una mayor cercana a ciertos intereses pblicos que no aparecen con frecuencia en la prensa tradicional, hara pensar que el tema de la eleccin presidencial tendra mucha mayor presencia en los medios cubanos no oficiales. Sin embargo, no fue as.

El Toque, durante el perodo de las elecciones a delegados, present un extenso anlisis de los resultados de esta etapa, junto a una serie de comentarios que a diferencia de los publicados en los medios oficiales- se enfocaron en cuestiones criticables de este momento del proceso electoral y en la percepcin por parte de los autores de falta de participacin real o en exceso formal. Sin embargo, los anlisis y comentarios publicados en este medio no han tratado el tema de la eleccin del prximo presidente de Cuba.

En el caso de OnCuba, en un trabajo publicado el 3 de enero titulado 2018, sin bola de cristal sealan la eleccin presidencial como el principal suceso del ao en el pas en materia poltica y apuntan que por primera vez en dcadas la Isla no ser gobernada por uno de los dos hermanos Castro. Todas las miradas apuntan al primer vicepresidente Miguel Daz-Canel, lo que entraara un cambio generacional en la presidencia de Cuba. Sin embargo, hasta el momento nadie ha sido sealado como candidato de esta sucesin.

No obstante, tampoco constituy un tema atendido dentro de la agenda de ese medio, algo llamativo ya que cuenta con un importante staff de columnistas prestigiosos y sagaces que acostumbran a poner bajo anlisis dismiles aspectos y acontecimientos de la sociedad y poltica cubanas. En los trabajos publicados en 2017 en OnCuba, la cuestin de la eleccin presidencial apareci solo en ocasiones, como un factor contextual, como mencin a un suceso de importancia, pero sin profundizar en el tema.

Cuba Posible, el otro medio analizado, fue el nico que toc de manera directa el tema que nos ocupa, pero solo fueron dos textos, publicados en ambos casos por Roberto Veiga.

Cuando faltaba poco menos de un ao para las elecciones, Veiga alertaba acerca de la falta de informacin que exista en la ciudadana sobre el tema y el desconocimiento de las propuestas que los futuros dirigentes asumiran para hacer frente a los diversos desafos que afronta el pas.

Un mes despus, este autor plante a rajatabla Y despus de Ral: quin y cmo? y desarroll su anlisis en torno a tres preguntas fundamentales: Cmo ser propuesto? Cmo resultar electo? y Quines elegirn? al futuro presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Moviendo sus ideas en los marcos que impone la Ley Electoral vigente, Veiga dibuj escenarios posibles que podran fortalecer la legitimidad de la persona que ocupe dicho cargo. A pesar de lo que pueda sugerir el ttulo, este es un trabajo que vers ms sobre los cmo, que sobre el quin o quines.

Sin embargo, luego de estos dos textos, no han vuelto a aparecer trabajos en Cuba Posible que retomen el tema, a pesar de caracterizarse este medio por una auscultacin constante y aguda de muchas de las problemticas raigales de la sociedad cubana.

A la bsqueda de respuestas.

Una vez dibujado este panorama se impone una interrogante: por qu el tema de la eleccin presidencial no recibi atencin en los medios de prensa nacionales? Y, a quines mejor para formularle esta pregunta que a los directores o editores de los medios analizados.

A todos ellos se les hizo llegar va correo electrnico o por sus cuentas de Facebook dicha interrogante, con el objetivo de conocer las causas o los criterios de tipo periodstico, contextuales, polticos o de otra ndole que expliquen o justifiquen tal ausencia.

Los directores de Granma, Pelayo Terry (en funciones hasta el 8 de noviembre de 2017), de Juventud Rebelde, Yailn Orta (en funciones hasta el 5 de diciembre de 2017) y de Cubadebate, Randy Alonso, hasta el momento no han dado respuesta, lo que acrecienta el supuesto de que la postura del silencio como prctica, no solo es ante las temticas complejas sino tambin ante el intercambio de criterios.

En el caso de los medios no oficiales, Jos Jasn Nieves, Coordinador General de El Toque seal que en dicho medio seguimos la actualidad segn se va produciendo. La eleccin de un nuevo presidente no ha ocurrido an (de hecho, fue postergada) razn por la cual no ha entrado dentro de nuestras prioridades de agenda. S lo fue la eleccin para delegados municipales del Poder Popular y, siguiendo ese mismo patrn temporal, lo ser la de los diputados a la Asamblea Nacional.

Aunque personalmente creo que los medios de comunicacin deben tener una proyeccin que les permita ir ms all del diarismo, lo cierto es que en un ecosistema meditico variado y plural como pudiera darse en el espacio virtual cubano- esta lnea informativa asumida por El Toque es una opcin vlida una entre tantas- y han sido coherentes con esta. Aunque, si bien el tratamiento en caliente de los hechos tiene ventajas innegables, ajustarse invariantemente a esta postura puede conllevar el riesgo de perder la posibilidad de fijar agenda, atraer audiencias y encuadrar perfiles de interpretacin sobre acontecimientos venideros que resultan de inters para el medio y su pblico.

Mnica Rivero, editora de OnCuba, seal la ausencia de informacin de calidad como la principal causa que impide realizar un tratamiento serio del tema. Sin dudas la informacin es la materia prima del periodismo y sin ella algunos temas se convierten prcticamente en imposibles de tratar con rigor investigativo, pero mientras no exista un mecanismo legal que solucione el problema del acceso a la informacin en Cuba solo quedan dos alternativas: 1- Encontrar otras formas de acceder a la informacin que sin faltar a la tica periodstica posibiliten cumplir con la funcin social de los medios; 2- Abordar los temas desde la opinin y el anlisis pues aun cuando se corre el riesgo de ser criticados por subjetivos y carentes de basamento por los mismos que escamotean las informaciones que por su relevancia y naturaleza deberan ser de carcter pblico al menos permiten la posibilidad de poner el tema en la agenda y tematizar las principales preocupaciones al respecto.

Y no se trata de hablar por hablar, ni de hacer un periodismo especulativo o irresponsable, pero lo cierto es que si la falta de informacin se convierte en un freno para el trabajo periodstico, los medios no oficiales terminarn reproduciendo los mismos vacos informativos que tanto criticamos en los medios oficiales y que segn se ha demostrado en mltiples investigaciones, tienen entre sus principales causas la cuestin del acceso a la informacin y los problemas con las fuentes.

Por su parte el subdirector de Cuba Posible, Lenier Gonzlez, respondi: Cuba Posible no es un medio de prensa. En tal sentido, nunca se plante en su planificacin de trabajo para el ao 2017-2018 trabajar el tema electoral, lo cual da lugar a un sealamiento y una observacin. El primero es que si Cuba Posible se traz una planificacin para dicho perodo y no incluy en ella el tema de las elecciones presidenciales aun cuando fue identificado como una prioridad por su director en uno de sus trabajos estamos, a mi juicio, ante una falta de previsin. La segunda es que si tomamos en cuenta que Cuba Posible funciona como un espacio de debate en el cual confluyen personas de dismiles orientaciones ideolgicas sin que exista una poltica editorial definida y respaldada por un plan de trabajo temtico al estilo de un medio convencional, entonces dicha plataforma pudiera verse como un reflejo de una parte de la esfera pblica cubana en la cual se evidencia que ni siquiera entre intelectuales e investigadores dedicados a estudiar cuestiones trascendentales para el pas existe la preocupacin o la previsin para colocar este tema en la agenda, o que ni siquiera ellos cuentan con los elementos que se requieren para abordar pblicamente un tema como este, o que no estn dispuestos a asumir los costos polticos y personales que ello acarreara. En cualquiera de estas opciones, estamos ante una situacin preocupante.

Por qu es importante lo que parece que no importa?

La indiferencia hacia el tema de la eleccin presidencial no solo es en los medios; tampoco puede decirse que este sea la comidilla en las calles cubanas. Las tendencias de bsquedas en Google realizadas desde el pas en 2017 muestran que adems del huracn Irma, los reality shows del momento y Bad Bunny, los cubanos tambin googlearon repetidamente Donald Trump, pero no as a Ral Castro o Miguel Daz-Canel, el presunto relevo en el mximo cargo del Estado y el Gobierno en Cuba.

Y aunque no pueda respaldar la siguiente afirmacin con evidencia obtenida cientficamente, estoy casi seguro de que los cubanos estuvimos ms pendientes, interesados e informados sobre las pasadas elecciones presidenciales norteamericanas que sobre las venideras elecciones cubanas. Menuda paradoja, que tiene su reflejo en nuestros medios de comunicacin.

Este problema no solo tiene entre sus causas la desatencin al tema por parte de los medios de comunicacin, sino tambin un grupo de condiciones contextuales que han provocado en una parte de la poblacin cierta indiferencia o despreocupacin hacia un proceso que sienten demasiado lejano a ellos y que hasta ahora haba sido una cuestin de puro trmite pues siempre exista la certeza de quin resultara electo. Ahora la jugada no est cantada, desde afuera mucho se especula sobre el desenlace y las claves del partido, y desde el terreno, nosotros, seguimos mirando al cielo, como si el juego an no hubiera empezado.

Una oportuna y responsable implicacin de los medios de comunicacin en el tema podra generar debates, inquietudes, expectativas que contribuiran al crecimiento de la participacin poltica real en una sociedad con frecuencia marcada por la apata y el formalismo, favorecera el trabajo de la Comisin Nacional de Candidaturas y de los diputados encargados de elegir en nombre del pueblo, legitimara an ms a la persona seleccionada por el hecho de contar con un respaldo manifiesto y evidente y pondra a la vista de la agenda poltica temas y preocupaciones que los ciudadanos esperan que sean resueltas o al menos atendidas- por quien resulte electo.

Este sera el escenario deseado, pero en el caso de que la participacin de los medios como herramientas de socializacin de la poltica sea marginada exprofeso con el objetivo de limitar a unos pocos lo que debera responder al inters de todos; entonces, la responsabilidad se convierte en necesidad impostergable, en obligacin. Toca a los medios sobre todo a aquellos que poseen mayores cuotas de autonoma- poner en evidencia los costos de estas prcticas, sealar los aspectos a corregir, despertar conciencia y cumplir con su funcin de vigilantes de los intereses de la sociedad.

Quedan poco menos de dos meses para que tenga lugar la eleccin del prximo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros en Cuba, y al menos yo, al igual que muchos otros cubanos, deseara encontrar informacin y anlisis en los medios nacionales porque en la prensa extranjera s lo hay, aunque no siempre de calidad sobre las perspectivas, proyecciones y condiciones de este acontecimiento. Una de las cuestiones de poltica interna de ms importancia para el pas en las ltimas dcadas no puede ser un asunto dirimido a espaldas del soberano ni una decisin de ltimo minuto, porque sera contraproducente para el proceso revolucionario, para el pas, para los cubanos y para la persona que resulte electa, que necesitar ganarse unas cuotas de legitimidad que no le vendrn de un pasado histrico como a los anteriores gobernantes.

Para esa labor de concientizacin poltica cada minuto cuenta y los medios de comunicacin, al igual que el sistema poltico, tienen un papel fundamental. Aunque este es un trabajo que debi realizarse desde mucho antes, ahora solo queda aprovechar el tiempo restante y confiar en aquel refrn popular de que es mejor tarde que nunca.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter