Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2018

El estudio de la OCDE sobre Chile no sirve para nuestro pas

Roberto Pizarro
El Desconcierto


Hace unos das la OCDE entreg su ltimo estudio econmico sobre Chile. Hace un buen diagnstico sobre la dependencia de las materias primas y la amplia brecha de desigualdades existentes en nuestro pas. Pero sus sugerencias no apuntan a lo principal, revelando desconocimiento sobre la realidad y poniendo en evidencia el enfoque conservador de esa institucin en asuntos econmicos y sociales.

La OCDE dice que el crecimiento est estancado, y tiene razn. Ello tiene fundamentos estructurales. Tenemos una economa sin diversificacin productiva, ni diversidad empresarial, y ello favorece la baja productividad. Con la cada de los precios de las materias primas, principalmente el cobre, disminuyeron las exportaciones y cayo la actividad econmica. La historia de siempre.

Buen diagnstico, pero timorato. Porque inmediatamente habra que agregar: a los empresarios les resulta ms fcil extraer recursos naturales que mojarse la camiseta procesando productos. Y si no quieren industrializar, la poltica pblica est llamada a inducirlos a que trabajen ms, que transformen productos, tal como en Finlandia y Corea del Sur.

El mercado por s slo no ayudar a una verdadera transformacin productiva. Se precisa un Estado activo con una estrategia clara de industrializacin.

Habla el informe de diversificar, pero no dice cmo. Para diversificar es preciso estimular a los empresarios y para ello se requiere un Estado activo que por la va impositiva encarezca la extraccin de recursos naturales y favorezca las iniciativas de transformacin productiva. Pero la OCDE no se atreve. Se encuentra domesticada por los mercados. Le teme a un Estado activo, promotor.

Recomienda incrementar la productividad. Pero coloca el nfasis en argumentos blandos: mejorar competencia en los mercados, pero slo sobre la base de un mayor cumplimiento de las recomendaciones de la Fiscala Nacional Econmica (FNE) y no un ataque radical a la colusin. Paralelamente, sugiere ampliar programas de apoyo en investigacin y desarrollo (I+D) y mejorar la asistencia tcnica para empresas pequeas y nuevos centros empresariales locales.

No hay sugerencias de cambios radicales sobre la colusin, I+D y tampoco sobre Pymes. As no mejorar la productividad ni cambiar nuestra estructura productiva.

En efecto, el informe se refiere a la falta de competencia (no se atreve a decir colusin) y llama al sector pblico a que se cumpla con las recomendaciones de la FNE. Pero, el problema en este mbito no es slo escuchar a la FNE para favorecer la competencia, sino que debido a la generalizacin de la colusin no hay ms camino que un aumento efectivo de sanciones penales a los empresarios corruptos, con multas elevadas que desincentiven radicalmente la colusin.

Por otra parte, dada la baja inversin en I+D lo que corresponde es una estrategia que apunte a una inversin en ciencia y tecnologa que alcance el promedio de la OCDE (superior al 2% del PIB contra 0,35 en Chile). Para ello el Estado debiera utilizar plenamente los recursos provenientes del royalty del cobre (comprometido por el Presidente Lagos) y no aplicado para ese propsito por los ministerios de Hacienda.

Adicionalmente, nos dice la OCDE, un crecimiento sostenible exige mayor asistencia tcnica en favor de las pymes. Pero se olvida el organismo multilateral que el problema principal de la pymes es el costo inmenso del crdito y la inexistencia en Chile de un banco de fomento, ya que el banco Estado opera con la misma lgica que la banca privada. La OCDE le teme al sector financiero, a la banca y, por tanto, no se atreve a acusar a la banca de expoliadora con los pequeos empresarios ni menos sugerir la instalacin de una banca de fomento.

En segundo lugar, el informe destaca las amplias desigualdades existentes. Otra de las debilidades de nuestro pas. . Buen diagnstico. Y, apunta a mayores impuestos ambientales, a la propiedad y a la renta, para favorecer mayores transferencias a los sectores vulnerables. Esos recursos debieran servir para mejorar capacitacin a trabajadores con baja calificacin, disminuir brechas salariales de gnero, y reducir desempleo juvenil. Todo ello es positivo. No est mal.

Sin embargo, las sugerencias sobre el mercado de trabajo para ayudar a la inclusin y reducir las desigualdades, los amigos de la OCDE muestran la hilacha neoliberal. En efecto, insisten en reducir los costos por despido para facilitar un mejor ajuste entre oferta y demanda. Curioso argumento. Porque la rigidez se encuentra de las empresas y no en los trabajadores. Son las empresas las que pagan salarios extremadamente bajos y con jornadas muy largas, y con una baja capacidad de negociacin sindical.

Los especialistas de la OCDE debieran haberse informado no slo con las cpulas empresariales, sino tambin con la Fundacin SOL para enterarse que con jornadas de 45 horas semanales, la mitad de los trabajadores chilenos gana menos de 300 mil pesos lquidos y que el 70% de los trabajadores gana menos de 426 mil pesos.

Consecuencia de esos bajos salarios, y a pesar del buen ingreso per cpita de Chile, es que existe un creciente endeudamiento de las familias pobres y de capas medias (a lo que no se refiere el informe). Es que la medida de reduccin de la pobreza por ingresos es limitada.

En efecto, la pobreza multidimensional, que trasciende los ingresos monetarios, duplica la pobreza por ingresos y pone de manifiesto los elevados gastos de vivienda, salud y educacin. Ello explica el xito de las luchas estudiantiles en favor de una educacin gratuita, ya que el pago de sta se lleva gran parte del presupuesto familiar. Demanda acogida parcialmente por el actual gobierno y apoyada mayoritariamente por la ciudadana.

La OCDE, a pesar de su preocupacin por la pobreza y las desigualdades, entrega un decidido respaldo al sistema de AFP. Sostiene que hay que ampliar la edad de jubilacin, especialmente en las mujeres, para mejorar las pensiones. Privilegia as el negocio de las administradoras de pensiones por sobre las demandas ciudadanas que exigen terminar con las AFP y sus jubilaciones vergonzantes.

El estudio de la OCDE es conservador y timorato. No se compromete con una efectiva diversificacin productiva, lo que obligara a un Estado activo. Y eso le da susto. Por tanto, en los hechos opta por los empresarios rentistas. Por otra parte, su apoyo a las AFP y su propuesta sobre flexibilidad laboral desmienten su compromiso por reducir las desigualdades.

Me parece que el estudio de la OCDE no sirve para apoyar el progreso de nuestro pas.

http://www.eldesconcierto.cl/2018/03/02/el-estudio-de-la-ocde-sobre-chile-no-sirve-para-apoyar-el-progreso-de-nuestro-pais/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter