Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-12-2005

La historia no contada del hombre que Estados Unidos quiere promocionar como defensor de los derechos humanos en Iraq
Iyad Allawi: Un hombre de las tinieblas

Ghali Hassan
GlobalResearch.ca

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


En desarrollos recientes, los medios de comunicacin dominantes en EEUU y Gran Bretaa han estado promocionando a Iyad Allawi como defensor de los derechos humanos. Este nuevo giro coincide con la estrategia de Bush y Blair de resucitar a Allawi como la mejor esperanza en las ilegtimas elecciones del 15 de diciembre. A pesar de su bien conocida impopularidad entre los iraques, se ha dado ya el disparo de salida a la propaganda para su campaa electoral. Un examen cuidadoso de esta estrategia revela que EEUU y Gran Bretaa siguen en pos de la putrefacta poltica imperialista que sirve a sus propios intereses a costa del pueblo iraqu.

Es esencial hacer un breve repaso a la carrera poltica de Allawi. El Dr. Haifa al-Azawi, un gineclogo que vive en California con ciudadana estadounidense y que fue al colegio en Bagdad con Allawi, durante la dcada de los sesenta del pasado siglo, le recordaba como un hombre grande y fornido. El dirigente de la unin del partido Baaz, que blanda una pistola que llevaba al cinto cada dos por tres aterrorizando a los estudiantes de medicina, era un mal estudiante que prefera pasar en el patio su jornada en el colegio o tambin asaltando a las estudiantes en su camino de regreso a casa. Su ttulo de mdico es fraudulento y le fue concedido por el partido Baaz poco despus de que se amaara para l una beca de la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) que le permiti ir a Inglaterra a estudiar salud pblica acompaado de su esposa cristiana, de la cual se deshizo ms tarde para casarse con una musulmana. En Inglaterra sigui siendo un mal estudiante que visitaba la embajada iraqu a fines de mes para recoger su salario como representante del partido Baaz. Segn su primera mujer y los familiares de sta, pasaba el tiempo tratando con asesinos que hacan trabajos sucios para el gobierno iraqu, hasta que esa situacin pas y termin convirtindose en un objetivo para ellos. No era extrao en Iraq, durante el gobierno del partido Baaz, que se concedieran favores especiales a quienes decidan servir a su programa.

Despus de perder las simpatas de Sadam, Allawi se exili en Londres, donde estuvo relacionndose con el servicio de inteligencia britnico MI-6 durante la dcada de los ochenta y, de vez en cuando, entraba tambin en contactos con la CIA. Allawi y Chalabi estn emparentados por sus respectivos matrimonios y han sido descritos por los medios occidentales como rivales y aliados, alternativamente. Sin embargo, la realidad es que los dos han sido siempre aliados y no hay pruebas de rivalidad. Chalabi tuvo un amargo desencuentro con la CIA en los aos noventa, sin embargo, estrech relaciones con el Pentgono. Mientras, Allawi y su Acuerdo Nacional Iraqu (INA, en sus siglas en ingls)

-uno entre los varios escuadrones de la muerte creados por la CIA y el MI-6 britnico- establecan slidas relaciones con la CIA, el Departamento de Estado y el MI-6. (Volver ms tarde al tema de los escuadrones de la muerte).

En 1991, Allawi y Salih Omar Ali Al-Tikriti fundaron el INA en oposicin al partido Baaz de Sadam. Ambos eran ex baazistas y anteriores partidarios del rgimen de Sadam. Salih Al-Tikriti era considerado un indeseable por EEUU. El INA, constituido por antiguos baazistas desilusionados que provenan de las reas militar y de seguridad, con el apoyo de la CIA, el MI-6 y el Mossad israel, instig un golpe de estado dentro del ejrcito iraqu, pero Sadam no era estpido y el intento termin desastrosamente. En Londres, la tarea de Allawi consista en vigilar a los estudiantes iraques desafectos al rgimen que estudiaban en el Reino Unido. Despus de trasladarse a Londres en 1971 como estudiante de medicina, estuvo recibiendo pagos de la embajada de Iraq all. Los agentes de la CIA afirmaron que Allawi haba trabajado como asesino para Sadam en Europa, matando a los estudiantes iraques que disentan del rgimen antes de su propia desercin. Se afirm tambin que no sali del partido Baaz hasta 1975 y que escap de un intento de asesinato en 1978.

Un informe en The New York Times describa al INA como organizacin terrorista. En los primeros aos de la dcada de los noventa, el INA envi agentes a Bagdad, bajo la direccin de la CIA, a poner bombas y sabotear instalaciones del gobierno, declararon varios antiguos funcionarios de inteligencia, Tambin pusieron bombas en salas de cine y autobuses escolares llenos de nios. Adems, informaba el Times: En 1996, Amneh al-Khadami, que se describa a s mismo como jefe de los que fabricaban bombas para el INA y que tena su base de accin en Sulaimaniya, en el norte de Iraq, grab una cinta de vdeo en la que hablaba de la campaa de bombas y se quejaba de que les estaban recortando el dinero y los suministros. Dos antiguos oficiales de inteligencia confirmaron la existencia de esa cinta de vdeo. Volamos un coche, y se supona que tenan que darnos 2.000$, pero slo conseguimos 1.000$, declar supuestamente Khadami a The Independent en 1997.



En Washington y Londres, Allawi tiene buenas conexiones, pero en Iraq todo el mundo desconfa de l. El pasado ao se orquest en Washington, no en Bagdad, una amplia campaa de prensa para conseguir apoyos que pareca en realidad una operacin de sobornos. Danielle Pletka, una analista de derechas del conservador American Enterprise Institute, un think tank de Washington, dijo: Fue un esfuerzo para lograr influencias y fue dinero bien gastado. Allawi ha tenido claro siempre, y en muchos sentidos no se equivoca, que no necesita una circunscripcin electoral en Iraq mientras tenga una en Washington, aadi Pletka.



Segn el informe de Jim Drinkard de USA Today: Los archivos de los lobbys muestran que la firma legal de Preston Gates Ellis &Rouvelas Meeds y la firma de relaciones pblicas de Nueva York de Brown Lloyd James se enzarzaron en un frenes de contactos en nombre de Allawi a comienzos del pasado octubre. La mayora de esos contactos pretendan fijar encuentros con miembros influyentes del Congreso y sus gabinetes, con funcionarios de la administracin, think tanks y periodistas. El dinero lo pag un acaudalado iraqu expatriado en Londres.



Desde el principio de la ocupacin estadounidense de Iraq, Allawi y Chalabi fueron nombrados para el Consejo de Gobierno de Iraq (IGC, en sus siglas en ingls). Allawi se encargaba de supervisar el comit de seguridad del mismo. Su misin era reclutar a los miembros del nuevo ejrcito, de la polica y del servicio de inteligencia, un puesto que desempeaba con Sadam. Allawi era entonces miembro de Hunein, un aparato de seguridad encabezado por Sadam Husein. Recientemente admiti que se ha opuesto siempre a la purga de miembros del partido Baaz de sus puestos en el gobierno anterior.



Tras el denominado traspaso de soberana a los iraques, Allawi fue nombrado Primer Ministro del Gobierno Interino Iraqu (IIG, en sus siglas en ingls) por el procnsul estadounidense Paul Bremer. La eleccin de Iyad Allawi como Primer Ministro de Iraq fue presentada por EEUU ante la ONU y ante el pueblo iraqu como un hecho consumado. Era ms un candidato de EEUU que de la ONU o de los mismos iraques. Cuando hemos escuchado hoy las noticias, hemos pensado que el IGC haba atracado el proceso [poltico], dijo un antiguo funcionario de la ONU. Lakhdar Brahimi, el Enviado Especial de la ONU en Iraq dimiti como consecuencia de su fracaso ante la imposibilidad de enfrentarse a EEUU y demostrar alguna credibilidad [de la Organizacin] en Iraq.



La eleccin de Allawi y sus estrechos vnculos con EEUU se impusieron en un pas donde ha ido creciendo la hostilidad hacia la presencia estadounidense en la casi totalidad de la poblacin. Encuestas recientes de opinin revelan que Allawi cuenta con un 5% de apoyos entre los iraques, justo por debajo del presidente (Ghazi al-Yawar), que alcanza un nivel de aprobacin del 7%. Segn una encuesta dirigida por el Centro Iraqu para Investigacin y Estudios Estratgicos, en mayo de 2004, de entre 17 importantes dirigentes iraques religiosos y polticos, Allawi se clasific en el puesto diecisis. Detrs de l, el ltimo, estaba al-Yawar, que fue nombrado presidente del IIG el 1 de junio de 2004. En las amaadas elecciones del 15 de enero ltimo, incluso con el masivo apoyo de los medios dominantes de EEUU y Reino Unido tanto dentro como fuera de Iraq, Allawi slo pudo cosechar el 14% de los votos. La impopularidad de Allawi es debida a su pasado violento como perro de presa y a sus conexiones con el MI-6, la CIA y el Mossad israel.



Desde sus primeros das como Primer Ministro interino nombrado por EEUU, Allawi fue aumentando de forma deliberada la violencia contra el pueblo iraqu. En agosto de 2004, las fuerzas [de ocupacin] estadounidenses atacaron salvajemente la ciudad santa musulmana de Nayaf. No hubo testigos de las atrocidades: a los pocos periodistas que haba en Nayaf se les orden que se fueran o se arriesgaban a ser arrestados. Los indiscriminados ataques mataron a miles de iraques inocentes. La ciudad antigua de 600.000 habitantes fue destruida a conciencia. Allawi jug un papel importante en la propaganda de la justificacin de los crmenes estadounidenses contra el pueblo de Nayaf. A pesar de la tremenda atrocidad sufrida, decenas de miles de iraques desafiaron a Allawi y se concentraron en las ciudades iraques, incluida Nayaf, para condenar la masacre y manifestar su apoyo a la resistencia iraqu.



En noviembre de 2004, Allawi afirm que haba dado luz verde a las fuerzas estadounidenses para atacar Faluya. La ciudad fue ferozmente atacada con bombas qumicas, bombas de fuego (bombas de fuel en el aire), napalm y otras armas no convencionales (armas de destruccin masiva) y fue completamente destruida. Faluya fue un crimen de guerra cometido en grave violacin de las Convenciones de Ginebra y el derecho internacional. Los 300.000 habitantes de la ciudad entera siguen viviendo desplazados como refugiados. Esos ataques criminales demostraron que Allawi era una bestia criminal creada por Occidente.



Como la ocupacin continua, el INA de Allawi y otros escuadrones de la muerte creados y entrenados por EEUU, Gran Bretaa e Israel- han adoptado tcticas propias de la Gestapo para aterrorizar al pueblo iraqu en nombre de sus amos. Torturar y asesinar no slo a miembros inocentes del rgimen anterior, sino tambin a importantes dirigentes de la oposicin iraqu, acadmicos y profesionales iraques. Estn eliminando a cualquiera del que sospechen que pertenece a la resistencia. Cientos de informes de asesinatos y secuestros han aparecido en las ltimas semanas, la mayor parte presentados por civiles sunnes, que alegan que hombres iraques de uniforme se llevaron a sus familiares sin explicacin o mandato judicial alguno, inform el corresponsal del New York Times, Dexter Filkins, desde Bagdad. Se han encontrado los cuerpos de varones sunnes en fosas y campos, con agujeros de bala en las sienes, con quemaduras de cido en la piel y con agujeros en los cuerpos hechos al parecer con taladros elctricos, escribe Filkins. Uno de esos escuadrones de la muerte es una fuerza de comando conocida por los iraques como Maghawir, que ha sido muy utilizada bajo la administracin interina de Iyad Allawi.



Los Angeles Time informaban que: La morgue de Bagdad declara que les estn llegando docenas de cuerpos de forma simultnea y a un ritmo semanal, incluyendo montones de cadveres con las muecas atadas con esposas que utiliza la polica. Estos actos criminales son el producto deliberado de la cuidadosamente trabajada y eficientemente manejada estrategia estadounidense-sionista con el nico propsito de desintegrar Iraq y destruir la unidad de la sociedad iraqu. Adems, hay cientos de miles de prisioneros y detenidos iraques pudrindose en innumerables prisiones controladas por las fuerzas de EEUU y el gobierno ttere. Son sometidos a abusos, torturados salvajemente, asesinados y hechos desaparecer. El nuevo Iraq no es ms que un racimo de prisiones en el interior de una gran prisin, desprovisto de democracia, de libertad y de los derechos humanos restantes, que EEUU est utilizando como vehculo para extender la guerra y el terror.



Informes independientes sobre la creacin de los escuadrones de la muerte realizados por los periodistas de investigacin Ak Gupta del NUC Independent Media Center (Indypendent) y Max Fuller arrojan luz sobre los objetivos de los escuadrones de la muerte y la complicidad de EEUU y sus aliados a la hora de incitar disturbios civiles en Iraq. El propsito de EEUU es atraer la atencin pblica hacia la violencia de los ocupados y oprimidos para justificar las acciones de los ocupantes. El papel de los medios es exagerar y explicar la violencia en trminos culturales de iraques contra iraques, una propaganda de tipo colonial para justificar la ocupacin. Adems, EEUU y sus aliados estn incrementando la violencia socavando el poder de la autoridad central. La reciente firma de un contrato de petrleo entre Noruega con su mscara de amante de la paz del imperialismo occidental- y los seores de la guerra kurdos a fin de realizar prospecciones para encontrar petrleo en el norte de Iraq sin conocimiento del gobierno central de Bagdad, es un ejemplo que ilustra la forma en que Occidente alimenta el derramamiento de sangre enfrentando a los iraques unos contra otros y repartindose sus riquezas petrolferas.



En su reciente conversin como defensor de derechos humanos, Allawi dijo al Sundays Observer que muchos iraques estn siendo asesinados durante los interrogatorios. Dijo: La gente est haciendo lo mismo o peor que en la poca de Sadam Husein. Esas fueron los motivos concretos por los que luchamos contra Saddam Hussein y ahora estamos viendo las mismas cosas. Estamos oyendo hablar de polica secreta y bnkeres secretos donde la gente est siendo interrogada. Como Primer Ministro nombrado por EEUU, Allawi saba mucho sobre las prcticas de torturas sdicas en Abu Ghraib.



Allawi no slo aprob la tortura de los prisioneros iraques, mat tambin a algunos. Como Primer Ministro Interino de Iraq nombrado por EEUU, Allawi sac una pistola y ejecut hasta a seis sospechosos de pertenecer a la resistencia en una comisara de Bagdad, inform el Sydney Morning Herald el 17 de julio de 2004. El mensaje que Allawi quera hacer llegar a la polica era cmo haba que tratar a los prisioneros y al mismo tiempo enviar un mensaje violento a todos los iraques de que tenan que aceptar su terror. Es un esbirro y un criminal profesional.



La reciente resurreccin de Allawi para las elecciones del prximo diciembre ha demostrado [una vez ms] que el objetivo real de EEUU y Reino Unido en Iraq no es la democracia o la libertad sino la colonizacin de Iraq para que sirva a los intereses del imperialismo occidental y del sionismo israel. La guerra de EEUU contra Iraq ha enseado al resto del mundo que el propsito autntico de los trminos democracia, derechos humanos y libertad propagado por los pases occidentales no es ms que el camuflaje de srdidas realidades. Los EEUU y sus aliados no estn interesados en los derechos humanos o en una democracia autntica. Y de forma particular, los EEUU estn interesados en controlar los regmenes que puedan servir para sus intereses imperiales. Es la misma clase de democracia impuesta sobre los pueblos de Iberoamrica, los estados rabes y los estados gobernados por sangrientos dictadores apoyados por EEUU.



Consecuente con los principios democrticos estadounidenses de transparencia poltica y libertad de expresin, la nueva ofensiva democrtica de EEUU en Iraq trata de promocionar la ocupacin, es decir, la democracia al estilo EEUU a travs de propaganda engaosa en los peridicos iraques para jugar con el pueblo iraqu. Como parte de la ofensiva de la informacin en Iraq, los militares estadounidenses estn pagando de forma secreta a peridicos iraques para que publiquen noticias con historias positivas en un esfuerzo por bruir la imagen de la ocupacin estadounidense y distorsionar la visin acerca de la resistencia iraqu. Los artculos, escritos por unidades militares estadounidenses del destacamento especial de operaciones de informacin disfrazados de periodistas independientes, son traducidos al rabe e infiltrados en los peridicos de Bagdad con la ayuda de un contratista de defensa, segn oficiales militares estadounidenses y documentos conseguidos por Los Angeles Times. Adems, Jonathan S. Landay de Knight Ridder Newspapers inform el 1 de diciembre de 2005 que los militares de EEUU estaban tambin pagando a reporteros iraques hasta 200 dlares USA al mes por escribir historias sobre noticias positivas. Se ha dicho que los pagos se hacan a miembros del Club de Prensa de Bagdad, creado por oficiales del ejrcito de EEUU hace ms de un ao.



Cuando se le pregunt sobre la cuestin, el portavoz militar General Rick Lynch defendi el programa y dijo: Nosotros no mentimos. No necesitamos mentir. Autorizamos a nuestros comandantes de operaciones para que puedan informar al pblico iraqu, pero todo lo que hacemos se basa en hechos, no en ficcin. Alucinaciones ante la incapacidad de conocer y admitir la realidad.



Adems, la reciente campaa de propaganda de EEUU y Reino Unido para describir la ocupacin de Iraq como necesaria para promocionar la democracia y luchar contra el terrorismo es propaganda engaosa. Es contraria a la aspiracin del pueblo iraqu de libertad y democracia. Una reciente encuesta dirigida por el Ministerio de Defensa britnico en agosto de 2005 revela que alrededor del 82% de los iraques se oponen totalmente a la ocupacin. Menos del 1% de los iraques piensa que las fuerzas de la ocupacin son responsables de alguna mejora en la situacin de la seguridad; y el 45% apoya los ataques contra ellos. Si uno excluye de la encuesta la regin kurda de Iraq donde EEUU cuenta con algunos apoyos-, el sentimiento contra la ocupacin es incluso ms alto. Se deduce por tanto que no hay razn para que las fuerzas britnicas y estadounidenses permanezcan en Iraq: el nico trabajo que les queda por hacer es la total e inmediata retirada. La negativa de George Bush a retirar las fuerzas de EEUU de Iraq es tambin contraria al intento de acuerdo alcanzado el 21 de noviembre de 2005 en la conferencia de El Cairo por los dirigentes iraques, incluido el actual gobierno ttere.



Allawi no representa al pueblo iraqu; todo lo contrario. Es un hombre de las tinieblas, como le describi su primo, Ali Allawi: Iyad considera que mantener el poder es fundamentalmente un juego de inteligencia. Es como una especie de perspectiva, declar Ali Allawi a The New Yorker.



Iyad Allawi ha tenido su tiempo y ha probado que no es ms que una cobarde marioneta y un corrupto. Fracas a la hora de salvar las vidas iraques y de hacer frente a la violencia de la ocupacin. Allawi reside en Inglaterra y all es donde debera hacer campaa para las elecciones y no en Iraq.



Allawi est siendo promocionado por los gobiernos britnico y estadounidense para las prximas elecciones de diciembre porque encaja en la imagen occidental del tecncrata educado que sirve los intereses de occidente a costa del pueblo iraqu. Allawi proporciona la mejor estampa del rabe actuando en nombre de sus amos. Como su pariente, Ahmed Chalabi, Allawi es un estafador, cometi crmenes contra el estado y el pueblo iraques y debera pedrsele responsabilidades por los mismos.



Finalmente, bajo una ocupacin militar extranjera, no hay elecciones democrticas que valgan, son ilegtimas. La nica va para unas elecciones democrticas, libres y justas es un Iraq libre y soberano. La democracia y la libertad no son compatibles con la ocupacin y la represin. Las aspiraciones del pueblo iraqu de libertad y democracia, y su rechazo de la ocupacin en curso, deberan ser apoyadas y emuladas por todos los pueblos amantes de la libertad.



N. de T.:

Vase tambin la biografa de Iyad Allawi en:

http://www.cidob.org/bios/castellano/lideres/a-008.htm





Texto original en ingls:

www.globalresearch.ca/index.php?context=viewArticle&code=HAS20051203&articleId=1397







Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter