Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2018

Macri y la pequea poltica

Fernando Rosso
Tiempo Argentino


El papel celofn de la modernidad light del PRO encubre el fracaso de su poltica. La agenda verde, los problemas urbanos, la obesidad infantil o la tragedia de los accidentes viales, tuvieron preponderancia en el discurso del presidente en la inauguracin de las sesiones ordinarias en el Congreso, porque el ncleo duro de su programa est empantanado.

Hay que partir de la base de que un proyecto econmico que tiene su columna vertebral en la primarizacin de la economa, en la hegemona de la zona ncleo y en la sojerizacin ampliada no es precisamente un modelo de modernidad. Ms all del relato con el que se adorne este proyecto retrgrado, los condicionantes estructurales siempre terminan imponindose.

En el vidrioso trnsito que fue del "reformismo permanente" a este discurso remanente, quedaron los retazos de lo que la coalicin Cambiemos consider su "gran poltica": una transformacin regresiva de las relaciones sociales y laborales que cambie cualitativamente la relacin de fuerzas en favor del empresariado y el gran capital. Como esta orientacin choc con los lmites de la Argentina contenciosa, se abri paso la "pequea poltica".

El gran pensador marxista sardo, Antonio Gramsci, defini las diferencias entre una y otra: "Gran poltica (alta poltica), pequea poltica (poltica del da, poltica parlamentaria, de corredores, de intriga). La gran poltica comprende las cuestiones vinculadas con la funcin de nuevos Estados, con la lucha por la destruccin, la defensa, la conservacin de determinadas estructuras orgnicas econmico-sociales. La pequea poltica comprende las cuestiones parciales y cotidianas que se plantean en el interior de una estructura ya establecida ()." Que la pequea poltica comience a dominar el curso del oficialismo no quiere decir que haya abandonado sus objetivos de mxima, pero que no pueda anunciarlos con el volumen y la soberbia con que lo hizo luego de ganar las elecciones de medio trmino, habla de los lmites que fue encontrando a su paso. Ya se dijo: el macrismo es todo lo neoliberal que le permite la relacin de fuerzas.Hasta ahora permiti mucho menos de lo que exige el pliego de reivindicaciones que el universo empresario viene levantando desde all lejos y hace tiempo.

Uno de los pocos analistas no impresionados por la supuesta habilidad de Macri, tom nota de una ausencia: "En ese sentido al discurso le faltaron mensajes directos al mercado y los inversores; es decir, referencias concretas que dieran seales de confianza, por ejemplo en el rea de las reformas" (Rubn Rabanal, mbito Financiero, 2/3).

En el medio, tambin qued perdida una gallina de los huevos de oro que es constitutiva de la naturaleza de Cambiemos: la polarizacin. Desgastada la narrativa de la "herencia recibida" y con la expresidenta sacndole el cuerpo al escenario (incluso, corrida a segundo plano en el ro revuelto del peronismo), el oficialismo qued solo frente a su propio destino. En una sociedad basada en el conflicto y con una orientacin poltico-econmica que los agudiza cotidianamente, los sueos consensualistas de una "Moncloa" criolla slo caben en los esquemas fros de los acadmicos que no participan de la arena caliente de las luchas polticas. O en almas bellas, colmadas de buenas intenciones como el camino al infierno.

La propuesta ms audaz del presidente en su discurso fue el impulso al debate sobre el aborto legal. Esto busca emparentarse, como remedo, a cmo termin operando la cuestin de los Derechos Humanos en la estrategia del kirchnerismo. En ambas demandas, la primaca y el mrito estuvo y est en los movimientos que histricamente pelearon con admirable persistencia por estos derechos democrticos elementales. Pero si ese es el lejano gnero prximo, las diferencias especficas son esenciales: el propio Macri dijo que est en contra del aborto (es como si se reclamara por los Derechos Humanos y en el mismo acto se subiera el cuadro de Videla); el PRO tiene un importante segmento de su base social rabiosamente opuesto a la legalizacin de la interrupcin voluntaria del embarazo y enfrente a una institucin, la Iglesia Catlica, que logr encumbrar a uno de los suyos en la mxima jefatura con sede en Roma. Pero adems, el kirchnerismo de los orgenes tuvo a su favor un crecimiento espectacular de la economa (argentina y mundial), basada en gran parte en el trabajo sucio que hicieron en equipo la larga crisis de fines de siglo pasado y Eduardo Duhalde. La "hegemona" cultural es muy interesante, pero slo es eficaz si est acompaada de la economa. Como tambin ensea un gramscismo para principiantes: la autonoma de la poltica existe, pero en su justa medida y armoniosamente.

El tercer pilar de las superestructuras discursivas de la coalicin oficial que se derrumba es la baqueteada superioridad moral en el terreno de los negocios turbios con los dineros pblicos. Al equipo que conformaban en lnea de tres Jorge Triaca, Luis Caputo y Daz Gilligan se sum un volante ofensivo con proyeccin internacional: Gustavo Arribas. El jefe de los servicios de inteligencia argentinos parece que recibi casi un palo verde en una espinosa triangulacin de coimas investigadas en Brasil por el Lava Jato. No es muy diferente al caso del mafioso sindicalista Marcelo Balcedo, sin las guarradas de nuevo rico y con un poco ms de blindaje meditico.

El presunto giro hacia la ocupacin del "extremo centro", el supuesto bandazo maquiavlicamente filoso para recuperar terreno frente a un Congreso excesivamente civilizado, no fue ms que la confesin de que la "gran poltica", por ahora, est frustrada.

Y hay que reconocer que el agitado mar de la sociedad argentina es muy grande y la nueva poltica, demasiado pequea.

Fuente: http://www.tiempoar.com.ar/articulo/view/74981-macri-y-la-pequena-politica-por-fernando-rosso

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter