Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2018

Un fallo indito de la Corte Internacional de Derechos Humanos
El ambiente sano es un derecho

Daro Aranda
Pgina 12

Por primera vez, la Corte Interamericana vincul el cuidado del medio ambiente con los derechos humanos. El mximo tribunal americano sostuvo que los estados estn obligados a respetar y garantizar estos derechos.


Los estados deben realizar estudios de impacto ambiental, planes de contingencia y mitigar daos ocurridos. Imagen: Adrin Prez

Agua sin cianuro de minera, aire sin agrotxicos, lagos sin hidrocarburos, ros sin contaminacin de pasteras: un ambiente sano, entendido como parte de los derechos humanos. As lo exigen desde hace dcadas asambleas socioambientales, campesinos e indgenas. En una medida indita, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) acaba de expedirse en lnea similar: afirm que existe una relacin innegable entre la proteccin del medio ambiente y la realizacin de otros derechos humanos. El mximo tribunal destac que los Estados deben respetar y garantizar estos derechos humanos y que tiene la obligacin de evitar los daos transfronterizos.

La Corte IDH es el rgano judicial de la Organizacin de los Estados Americanos (OEA) y tiene como objetivo aplicar la Convencin Americana sobre Derechos Humanos (que entr en vigencia en 1978) y los convenios sobre la temtica. En febrero emiti una resolucin indita mediante su opinin consultiva OC-23/17, donde destac la relacin de interdependencia e indivisibilidad que existe entre los derechos humanos, el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Por primera vez la Corte Interamericana desarroll el contenido del derecho al medio ambiente sano, destac el comunicado oficial.

La Corte determin que los Estados deben prevenir los daos ambientales significativos, dentro o fuera de su territorio, lo cual implica que deban regular, supervisar y fiscalizar las actividades bajo su jurisdiccin, realizar estudios de impacto ambiental, establecer planes de contingencia y mitigar los daos ocurridos.

En un aspecto contemplado por la Ley General del Ambiente de Argentina (25.675), abord el principio precautorio (ante la posibilidad de perjuicio ambiental es necesario tomar medidas protectoras). La Corte Interamericana inst a los estados a actuar conforme al principio de precaucin frente a posibles daos graves o irreversibles al medio ambiente, que afecten los derechos a la vida y a la integridad personal, an en ausencia de certeza cientfica.

Tambin llam a garantizar el acceso a la informacin sobre posibles afectaciones al medio ambiente, exigi que se cumpla el derecho a la participacin pblica de las personas en la toma de decisiones y polticas que pueden afectar el medio ambiente.

Valeria Berros pertenece al Centro de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Jurdicas y Sociales de la Universidad del Litoral y del Conicet. Se especializa en derecho ambiental. La medida de la Corte es muy importante porque es la primera vez que se dedica a desarrollar el contenido del derecho a un ambiente sano que forma parte de la Convencin Americana de DDHH, explic.

Berros, que tambin integra la ONG Capibara, destac la importancia de las referencias respecto al acceso a la informacin, la participacin pblica en materia ambiental y la justicia ambiental. Es central la referencia al principio de precaucin, de prevencin y de cooperacin entre los estados para la tutela del ambiente. Esto ltimo es muy importante por las actividades extractivas, cuando se trata de ecosistemas compartidos entre pases, afirm.

Organizaciones sociales, ONG, pueblos indgenas y abogados especializados explican desde hace dcadas que las luchas referidas al extractivismo no son slo ambientales, sino tambin acciones por los derechos humanos. An as, es muy difcil que los organismos de derechos humanos de Argentina tomen el tema (a excepcin de Serpaj) como tampoco lo abordan las ONG internacionales de DDHH (salvo acciones puntuales).

Daro Avila, abogado cordobs que acompaa las luchas de pueblos fumigados con agrotxicos, hizo una lectura detallada de las 102 pginas del escrito de la Corte IDH y destac la asociacin directa e ineludible entre derechos humanos y medio ambiente. Ejemplific que, en palabra de la Corte, la degradacin ambiental afecta otros derechos humanos. Cuando se afecta el ambiente se ven especialmente vulnerados el derecho a la vida, a la salud, al agua, a la alimentacin, a la vivienda y a la cultura.

El abogado cordobs destac que el mismo tribunal aclar que los alcances de la decisin judicial van ms all del caso especfico (Colombia), debe ser aplicado en todos aquellos conflictos ambientales con obligaciones estatales en materia ambiental y de derechos humanos fundamentales. Avila explic que, en el escrito de la Corte, se hace especial mencin a que la afectacin al medio ambiente genera conflictos violentos que vulneran el derecho a no ser desplazados e incluso ponen en jaque el derecho a la paz.

La opinin consultiva (nombre tcnico de la resolucin de la Corte) surgi por una solicitud del estado colombiano en marzo de 2016 en un caso referido a la regin del Gran Caribe y los estados ribereos.

Otro punto que destac la Corte es que los Estados tienen la obligacin de evitar los daos transfronterizos. Las organizaciones socioambientales hace aos que exigen tener presente ese punto: en Argentina podra aplicar en el caso de las pasteras con Uruguay, la minera en la Cordillera, las fumigaciones con agrotxicos y la contaminacin de ros compartidos, o las represas junto a Brasil y Paraguay, entre otros.

La Corte Interamericana record que, conforme al derecho internacional, cuando un Estado es parte de un tratado internacional (como la Convencin Americana), la obligacin es para todos los rganos de Estado, incluidos los poderes Judicial y Legislativo.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/99453-el-ambiente-sano-es-un-derecho



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter