Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-03-2018

Los pueblos del Congo se levantan contra la violacin de decenas de nias

Pablo Moraga
El diario


- A finales del 2013 comenzaron a registrarse violaciones a nias muy pequeas en unos pueblos del este del Congo, en ocasiones tenan unos pocos meses de edad, lo que desat varias protestas en la zona

- El pasado diciembre, un tribunal militar conden a cadena perpetua al autor intelectual de estas violaciones, el poltico Frederic Batumike

- Miles de mujeres congoleas son violadas cada ao: los grupos rebeldes que operan en las regiones tratan de controlarlas as, pero a pesar de los numerosos ataques, las mujeres siguen resistiendo.

Imagen de archivo. Vista del reflejo de un charco donde se ven unos nios que viven en un campo de refugiados de una ciudad rebelde de Repblica Democrtica del Congo. EFE

El hombre hizo un agujero en la pared de la casa una cabaa endeble y pobre, construida con barro, con caas de bamb entrelazadas despus introdujo su brazo y abri la puerta con facilidad. Solamente necesit unos minutos, piensan los vecinos. Eran las dos, quizs las tres de la maana.

Mauwa seis aos, pelo corto, ojos enormes y oscuros dorma con sus hermanos en una esterilla sobre el suelo. La noche estaba tranquila, oscura. No haba luna ni estrellas en el cielo. Los chicos seguan durmiendo y el hombre se acerc en silencio hasta ellos, agarr a Mauwa y se march.

―Sus hermanos no oyeron nada ―explicaron los vecinos― porque estaban embrujados; el hombre haba lanzado sobre el tejado gotas de sangre de otras nias.

Un grupo de campesinos encontr a Mauwa al amanecer en un campo de yucas en las afueras de su ciudad. Y con heridas gravsimas. Estaba en estado de shock, no reaccionaba, no poda andar, no saba qu ocurra a su alrededor: haba sido violada.

A finales del 2013, los funcionarios de Coopera una ONG espaola y organizaciones locales registraron una serie de violaciones a nias muy pequeas en Bugorhe, una agrupacin de pueblos de la provincia de Kivu Sur. Las nias tenan menos de 10 aos. La ms pequea era un beb de 18 meses.

En mayo del 2014, la frecuencia de estos ataques creci sin control y nadie comprenda los motivos. Durante mucho tiempo se oyeron rumores: haba algunos hombres que utilizaban la sangre de estas nias para hacer magia: si se la untaban, las balas podan traspasar sus cuerpos sin hacerles dao.

Se organizaron protestas en varios pueblos. "Detengan la violacin de nuestras nias pequeas", se poda leer en las pancartas de los manifestantes. Los mdicos exigieron al Gobierno una intervencin rpida.

En junio del 2016, un tribunal militar acus a Frederic Batumike, un poltico que representaba a Kivu Sur en el parlamento y a 70 miembros de su grupo de rebeldes muchos polticos y empresarios tienen milicias armadas para protegerse, mantener sus influencias o conseguir beneficios econmicos de ser los autores de estos ataques.

En la primera vista acudi tanto pblico que decidieron trasladar el juicio a un campo de ftbol. Desde entonces, aunque las violaciones a nias y mujeres son frecuentes en otras zonas del pas, no se han conocido ataques nuevos en Bugorhe.

Hasta el momento del arresto del parlamentario Batumike, Coopera denunci 50 casos, y Mauwa, con seis aos, fue una de ellas: la violaron en abril del 2014.

"Los hombres no quieren casarse con una nia violada"

Mauwa necesitaba una intervencin quirrgica urgente. Los doctores comprobaron la gravedad de sus heridas y le recomendaron medidas preventivas contra el VIH, pero no podan hacer nada ms: no tenan medios suficientes. El nico centro donde los mdicos podan tratarla era el hospital de Panzi, en Bukavu, a ms de 40 kilmetros.

Los genitales de Mauwa estaban destrozados. Necesit una reconstruccin minuciosa, muy complicada. Su madre, que en ese momento se encontraba enferma de malaria, viaj al hospital al da siguiente y pas una semana entera llorando. Pensaba que los vecinos nunca aceptaran a su pequea. Que las dems nias no jugaran con ella. Que los hombres no querran casarse con ella. Que tendran miedo de que transmitiese enfermedades venreas: VIH, sida, hepatitis. Que a partir de entonces todos la consideraran "impura".