Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-03-2018

Cmo se dice genocidio en rabe?

Vicken Cheterian
Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Uno de los primeros genocidios de la historia moderna tuvo lugar, en parte, en el mundo rabe, incluida Siria.El asesinato en masa que est producindose de nuevo en este pas nos ofrece hoy una oportunidad para llamar la atencin sobre una cuestin largamente olvidada y explorar as los vnculos que puedan existir entre los dos exterminios. 
 


La reciente traduccin de Yassin al-Haj Saleh de determinadas partes del libro de Adam Jones Genocide: A Comprehensive Introduction se lee como un eco que viene de lejos. En su introduccin a la traduccin, al-Haj Saleh escribe que no pudo encontrar en rabe un equivalente adecuado de la palabra genocidio, explicando que el trmino habitualmente utilizado, ibada (exterminio), es inadecuado. Aade que aunque en ingls existe toda una biblioteca de material sobre genocidio, no hay nada interesante en rabe. Las races histricas de genocidio son muy profundas en Oriente Medio, sin embargo, para poder reflexionar sobre ello necesitamos tomar prestados textos que vienen de lejos, escritos por una audiencia diferente y con otras preocupaciones en mente. Yarablus, Azaz, Meskene, Raqqa, Deir al-Zor, Markade, Ras al-Ayn, son nombres de ciudades sirias. Son tambin nombres de campos de concentracin y lugares de fosas comunes que datan de la I Guerra Mundial. Siria, la tierra donde se produjeron los captulos ms negros del siglo XX (los oficiales del ejrcito alemn que sirvieron en el Imperio otomano utilizaron el trmino konzentrationslager para describir esos cambios), donde tuvo lugar la primera carnicera masiva en 1916, necesita tomar prestados, ms de un siglo despus, textos de muy lejos para estudiar un dilema contemporneo.

El trmino genocidio fue acuado por Raphael Lenkin, el padre de la Convencin para la Prevencin y Sancin del Genocidio. Lemkin se interes primeramente por el exterminio masivo de 1921, cuando era estudiante universitario en Lvov, en lo que hoy es Ucrania, cuando conoci el exterminio de armenios y asirios en el imperio Otomano. l mismo descendiente de judos establecidos en Polonia, su propia biografa se enredara con su tema de estudio, ya que la mayor parte de su familia perecera en los campos de concentracin nazis. Aunque Lemkin estaba interesado en estudiar el genocidio en base a acontecimientos que se producen en lo que hoy es Turqua, Siria, Iraq, Jordania y el Lbano, la historia del primer genocidio se neg, se silenci y finalmente se olvid en el mismo Oriente Medio. Cmo es posible esta indiferencia y cules son las consecuencias de ese olvido?

Si decidimos estudiar la negacin y basar nuestras reflexiones en Oriente Medio, vemos que hay diferentes formas de negar el genocidio. No todos los regmenes genocidas tienen una estrategia de negacin, al menos no de la misma forma. Por ejemplo, los jemeres rojos documentaron sistemticamente a sus vctimas fotografindolas, antes de torturarlas una a una hasta la muerte. Las nauseabundas fotos de esas vctimas pueden verse hoy en el Museo del Genocidio Tuol Sleng, en Phnom Penh, un antiguo colegio que sirvi de prisin para torturar y asesinar a los enemigos de la revolucin. Esta poltica de documentar las vctimas y obligarlas a hacer confesiones falsas antes de matarlas segua la tradicin estalinista que qued ejemplificada en los Juicios de Mosc, donde la infame polica secreta sovitica documentaba con detalle a sus vctimas, torturndolas para que confesaran sus actividades antirrevolucionarias, antes de ejecutarlas. Esto contrasta con el Comit de Unin y Progreso otomano, que hizo de la negacin de los crmenes una parte orgnica del mismo asesinato en masa: incluso las rdenes de deportacin y masacres se enviaban en telegramas secretos codificados. Segn la propaganda oficial otomana, no hubo un exterminio masivo sino una simple reubicacin de la poblacin desde zonas con actividades militares hacia el interior del pas.

Hay una gran diferencia entre el Genocidio de la I Guerra Mundial y el Holocausto de la II Guerra Mundial en lo que a negacin se refiere. La responsable del Holocausto Alemania- reconoce el crimen perpetrado contra los judos europeos. Sin embargo, Turqua responsable del Genocidio armenio- contina negando el crimen hasta este mismo da. La negacin del Holocausto proviene ahora slo de figuras marginales fuera de las estructuras universitarias establecidas. Pero las principales universidades emplearon a profesores que estuvieron negando el Genocidio armenio durante la mayor parte del siglo XX. En otras palabras, la negacin del Holocausto y del Genocidio de 1915 no son fenmenos equivalentes. De hecho, la negacin del Genocidio armenio comenz en la dcada de 1980, y desde mi punto de vista, fue un paso adelante comparado con las siete dcadas de silencio y olvido. Desde mediados de la dcada de 1920 hasta mediados de la de 1980, el silencio alrededor del Genocidio de 1915 fue tan denso que sencillamente se olvid. Historiadores y socilogos cuentan con un material extremadamente rico para estudiar la negacin del Genocidio armenio y sus consecuencias ms de un siglo de historia mundial-, mientras la negacin del Holocausto se limita slo a figuras marginales, por lo general desacreditadas.

De todas las regiones en el mundo que tienen una relacin directa con el exterminio otomano, la regin rabe es la nica que todava sigue mostrndose profundamente indiferente hacia la cuestin. Aunque el Estado turco niegue el Genocidio armenio, los intelectuales turcos han experimentado una importante evolucin en la ltima dcada. Cuando Taner Akam (el primer acadmico turco importante en estudiar el Genocidio) descubri por primera vez la historia de los armenios, se encontraba en Hamburgo en 1990, y durante muchos aos estuvo solo en su empeo. Esa no es ya la situacin hoy en da, porque los intelectuales turcos han llegado a la conclusin de que el Genocidio de 1915 no es slo el problema de los armenios, sino que es tambin parte de su propia historia; una dcada de oscuridad que contina influyendo en su propia cultura poltica y acechando sus vidas. Incluso las universidades occidentales se han interesado por el Genocidio de 1915, al menos dentro de los lmites de los estudios otomanos y en los estudios sobre el Genocidio y el Holocausto, aunque sigue estando ausente de los estudios de historia general. Sin embargo, en el mundo rabe, en el mejor de los casos, la cuestin slo ha recibido una atencin marginal. En s misma, esta observacin, que comparto con al-Haj Saleh, necesita de ms estudio y explicacin.

La narrativa nacionalista rabe era en gran medida ideolgica, sin embargo, tena poco que ver con la historia. Los nacionalistas rabes se imaginaban a s mismos como la continuacin de una mtica civilizacin rabe perdida y pensaban que no tenan nada que ver con el Imperio otomano. El pasado otomano, rico en xitos y fracasos, se convierte en irrelevante, sustituido por una narrativa mtica de un pasado en gran medida imaginario. En esa narrativa, turcos o armenios, incluido el Genocidio de 1915, quedaron fuera del alcance de la historia rabe. En la poca posnacionalista, en que la opinin pblica rabe se transform en conciencia sectaria, la historia del Genocidio de 1915 se utiliz de nuevo bien como propaganda antiturca o como conspiracin extranjera para socavar la imagen de una Turqua idealizada.

La negacin del Genocidio de 1915 slo ha servido para obstaculizar nuestra capacidad para estudiar la historia y para intentar aprender de sus complejas experiencias. Por supuesto, podemos negar la historia, pero eso slo ayuda a que nuestra ignorancia se ensanche. Es slo actualmente cuando la investigacin universitaria ha establecido fuertes continuidades entre los exterminios otomanos y la ideologa nazi, gracias al trabajo pionero de Stefan Ihrig. Volviendo a Adam Jones, en la primera edicin de su libro en 2006, en el que al-Haj Saleh ha basado su traduccin, hay un captulo titulado El Genocidio armenio. En su segunda edicin de 2011, el ttulo se ha modificado a La destruccin otomana de las minoras cristianas. Ahora sabemos que las principales vctimas de la poca otomana de violencia masiva fueron los armenios, pero no fueron los nicos: los asirios, as como los griegos anatolios, fueron asimismo masacrados y deportados al mismo tiempo. Ese cambio necesita de algo ms que de un artculo, pero lo que quiero mostrar aqu es que un siglo despus de esos sucesos, todava no sabemos cmo aprehender la violencia de masas de la ltima dcada otomana: Fue un conflicto entre naciones o fue de tipo religioso-sectario? Y si fue de otra cosa, de qu fue entonces?

Bajo la presin la ideologa baazista, no realizamos estudio alguno sobre la implicacin rabe en el Genocidio de armenios y asirios de 1915. El consenso en Oriente Medio es que el Genocidio de 1915 slo concierne a turcos y armenios. Sin embargo, no faltan pruebas espordicas que insinan la implicacin rabe en diferentes formas: sabemos que algunas tribus rabes, en lo que ahora es el sur de Turqua y el norte de Siria, al igual que las tribus kurdas, tomaron parte en las matanzas. Ms comn, y bien corroborado por numerosos relatos de testigos presenciales, fue el secuestro entre los deportados de nios, nias y mujeres por parte de hombres de tribus rabes. Algunos de ellos fueron ms tarde vendidos y devueltos a sus familias o a organizaciones armenias que intentaban salvar de las tribus rabes a los armenios secuestrados. Muchas de esas tribus mantuvieron a sus cautivos y estos continuaron su vida como rabes.

Hubo rabes bondadosos que salvaron muchas vidas al igual que hicieron turcos y kurdos bondadosos-, sin embargo, reducir la interaccin rabe slo a eso es ideologa, no historia. Y esta ideologa nos ha impedido investigar y aprender de esta dolorosa historia en bien del futuro.

Tambin sabemos que muchos de los oficiales del ejrcito otomano jugaron despus papeles fundamentales en los futuros Estados de Turqua, Iraq y Siria. Sin embargo, no tenemos estudios sobre la experiencia de las deportaciones masivas y masacres en la formacin de los nuevos Estados en Siria e Iraq (han surgido estudios interesantes sobre este tema en Turqua en los ltimos aos), aunque muchos sucesos posteriores sugeriran continuidades entre ellos. Qu aprendieron de la experiencia aquellos soldados y oficiales que presenciaron el genocidio e incluso tomaron parte en l? Cmo mantuvieron esta memoria, y actuaron a partir de ella, las instituciones militares que se convirtieron en la columna vertebral de los Estados posotomanos? Cules son los vnculos ideolgicos entre el baazismo y el kemalismo? (Y entre los dos y el rgimen de Abdul Hamid II ? Sencillamente, no hemos investigado estas preguntas; estn fuera de la historia.

Hay alguna relacin entre los sucesos en Deir Al-Zor de 1916 y la violencia que estamos presenciando hoy? Muchas personas podran pensar que tal sugerencia es una exageracin. Mi respuesta podra ser que no lo sabemos, porque esa posibilidad no se ha explorado nunca. Y quiz merezca la pena insistir en la pregunta. Durante un siglo hemos pensado que a un genocidio le suceden otros. La consecuencia es que no hemos aprendido nada de sus lecciones, de la historia de los otros, cuando no de nuestra propia historia: que un genocidio es un suicidio parcial; que un sistema poltico estable no puede construirse slo a base de represin; que los regmenes genocidas finalmente fracasan. Hitler perdi la guerra. El estalinismo se derrumb una vez que desapareci el elemento del miedo. Las bandas genocidas hutus implosionaron y perdieron la lucha. Qu doloroso resulta ver que despus de todo este tiempo todava no hemos aprendido nada de las lecciones ms amargas de la historia!


Vicken Cheterian es historiador y periodista. Entre otros libros, ha escrito Open Wounds: Armenians, Turks, and a Century of Genocide (Hurst, 2015). Twitter: @YesVicken.

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/how-do-you-say-%E2%80%9Cgenocide%E2%80%9D-arabic

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter