Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2018

La opinin pblica tiene aguante

Ignacio Ramrez
Le Monde Diplomatique

Si bien el ftbol constituye el terreno en el que el macrismo edifica su identidad popular-despolitizada, al mismo tiempo supone un riesgo al ser un lugar donde la opinin pblica se expresa.


El caso Mauricio Macri es uno de los casos ms exitosos de metamorfosis simblica de identidad pblica. Su presidencia no hubiera sido posible sin un trabajo estratgico previo, desplegado a lo largo de muchos aos, orientado hacia un objetivo muy claro: eliminar o suavizar los atributos elitistas que parecan adheridos al apellido Macri, y que ponan un techo cultural (en sociedades menos plebeyas esa curadura no hubiera sido necesaria) a su crecimiento poltico.

Los chistes futboleros son quizs la nica contrasea popular que Mauricio Macri maneja con cierta naturalidad. El recurrente uso y abuso del recurso pareciera estar apoyado sobre una sociologa duranbarbiana subyacente segn la cual a las minoras intensas les interesa la poltica y van a marchas, mientras que a las mayoras silenciosas les interesa el ftbol y van a la cancha. Cambiemos, recordemos, custodia el derecho a la no participacin poltica: hablemos tranquilos de ftbol y tercericemos el gobierno en los que saben.

En cierto sentido, cada gobierno adopta algunos territorios como propios. El kirchnerismo, por ejemplo, se senta intrusado frente a las movilizaciones masivas en su contra. La cancha y el ftbol configuran el hbitat donde el macrismo edifica su identidad popular-despolitizada, dominguera, barrial, vecinalista, argentina.

La opinin pblica se expresa de formas muy distintas y creativas; las encuestas la muestran ordenada y prolija pero en realidad grita, transpira, es catica. En este contexto, un malestar se puede expresar de diversas maneras, pero existen algunos lenguajes ms contagiosos que otros. El contagio constituy uno de los mecanismos fundamentales en ser analizados por los primeros tericos de la opinin pblica; el contagio como proceso desde abajo, imprevisible e ingobernable.

Cada vez ms, en las canchas se viene contagiando un runrun que inquieta al gobierno y al presidente mucho ms que las reuniones opositoras en la UMET.

El ftbol se vive trgica y paranoicamente, como una sucesin de injusticias: penales mal cobrados, faltas simuladas, sanciones inmerecidas, sorteos adulterados. Durante los partidos, ante cada injustica real o percibida los enojos se vuelcan ritualmente sobre el rbitro. Pero est empezando a suceder otra cosa. La sensacin de injusticia se desagota de forma imprevista: Macri hijo de puta, la puta que te pari. Macri.

El rasgo que distingue a la cancin no es su letra (repetitiva y desprovista de la creatividad irnica que suele caracterizar a los cantos de cancha), sino su uso, el uso del apellido Macri.

A pesar de la algoritmizacin de la comunicacin poltica que practica Cambiemos, la opinin pblica produce erupciones que no se pueden anticipar ni gobernar. Tras aos de trabajo dedicados a eliminar la resonancia elitista del apellido, las tribunas contagian un canto intuitivo y simple: Macri como significante de cancha inclinada.

Ignacio Ramrez es socilogo.

Fuente: http://www.eldiplo.org/225-el-futuro-del-peronismo/la-opinion-publica-tiene-aguante



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter