Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2018

Huelga docente en West Virginia
De la nada

David Brooks
La Jornada



Foto

En West Virginia, uno de los estados ms pobres de Estados Unidos, ms de 15 mil maestros y personal escolar estallaron una huelga para exigir salario digno y seguros de salud. El liderazgo del sindicato lleg a un acuerdo con el gobernador por un incremento de 5 por ciento, con lo que se haba anunciado la reanudacin de clases el jueves pasado, pero las bases lo rechazaron con el argumento: nosotros somos los lderes. La imagen es de la semana pasada afuera del Congreso, en Charleston -Foto: Ap.

De repente la oscuridad, crueldad y obscenidad derechista que intenta imponerse en este pas es interrumpida por una ferocidad digna, transparente y solidaria que rehsa someterse, que se decide por la rebelin.

La historia de este pas esta hecha de eso tambin y aunque por ahora esa resistencia rebelde an no alcanza las dimensiones que se requieren para revertir uno de los asaltos reaccionarios ms severos en este pas en tiempos recientes, est brotando por todas partes, y desde esquinas desconocidas e inesperadas, como si viniera de la nada.

En West Virginia, uno de los estados ms pobres del pas, acaba de surgir una de las acciones laborales ms grandes en aos: en los pasados siete das hbiles, una huelga de ms de 15 mil maestros y personal escolar, muchos vestidos de rojinegro han cerrado todas las escuelas pblicas en los 55 condados en un estado donde no gozan del derecho a la huelga. La demanda por un sueldo digno y seguros de salud continu aun despus de que a mediados de la semana pasada el liderazgo del sindicato magisterial lleg a un acuerdo con el gobernador por un incremento de 5 por ciento, con lo que se haba anunciado la reanudacin de clases el jueves pasado, pero las bases se amotinaron y decidieron desobedecer a sus lderes, declarando: nosotros somos los lderes. La huelga continuar, prometen, hasta que cumplan sus demandas y esto sea concretado en ley.

Cientos de maestros y sus aliados incluidos estudiantes han cercado la sede del gobierno estatal en Charleston, denunciando que su estado ocupa el numero 48 de 50 en salarios para maestros, razn por la cual unas 700 plazas siguen vacantes, porque los maestros se ven obligados a buscar empleo en otros estados, o en otros profesiones. Entre sus aliados est el legendario sindicato minero (UMWA), cuyos lderes sealan que los maestros son los herederos de las grandes luchas histricas del siglo anterior que se libraron ah en las minas de carbn.

West Virginia tiene una larga historia de militancia sindical, y a principios del siglo pasado fue escenario de algunas de las batallas ms sangrientas entre empresas mineras y sus trabajadores. Algunos historiadores consideran la llamada Batalla de la Montaa Blair, que dur cinco das en 1921, como una de la acciones de rebelin laboral ms grandes en la historia del pas. Uno de los maestros en huelga es tataranieto de uno de los lderes de esas guerras sindicales de hace un siglo y muchos de los maestros de base que empezaron la accin sindical son hijos de mineros en los condados histricamente ligados a la minera. Hace cien aos mineros de West Virginia ayudaron a encabezar la lucha por salarios justos y dignidad en el empleo. Hoy los maestros de West Virginia estn llevando adelante esa valiente tradicin. Estoy con ellos en su lucha por la justicia y la dignidad, declar el senador Bernie Sanders.

Despus de dcadas de una guerra contra los sindicatos en el sector privado, los cuales ahora se encuentran en su momento ms dbil desde sus inicios, la derecha se ha dedicado a lanzar una ofensiva para debilitar a los sindicatos del sector pblico. Un caso pendiente ante la Suprema Corte podra asfixiarlos por completo si la mayora conservadora falla en favor del demandante financiado por agrupaciones derechistas y antisindicales poderosas tan pronto como este verano.

La huelga en West Virginia estalla en momentos en que la derecha busca desmantelar el estado de bienestar y los derechos laborales y civiles, sino aniquilar a los propios sindicatos, columna vertebral de movimientos sociales progresistas que lograron esas conquistas sociales. No es por coincidencia que a la par de que se ha reducido el poder poltico y econmico de los sindicatos en este pas durante los pasados 30 aos parte de una estrategia neoliberal que incluy al TLCAN la desigualdad econmica est en su mayor nivel desde poco antes de la Gran Depresin.

Aunque parezca que la accin de los maestros parece salir de la nada, brota de su historia tal como recuerdan los propios trabajadores. Ms an, hay antecedentes recientes de la lucha magisterial en lugares como Chicago, Seattle y hasta Texas, contra la imposicin de supuestas reformasque, con apoyo tanto de republicanos y demcratas, buscan convertir la educacin pblica en un mercado con miras a privatizarlo y debilitar o destruir a sus defensores como los sindicatos.

Estas rebeliones son ms vitales ahora en la era Trump que amenaza a este pueblo, y al planeta, con polticas semi-fascistas (aunque incoherentes). Con trabajadores, mujeres, inmigrantes, estudiantes, latinos, afroestadunidenses y otras minoras bajo ataque frontal ni hablar del medio ambiente y de guerras criminales cada lucha no slo tiene que ver con su propio mbito, sino forma parte del rescate del todo.

Los movimientos y expresiones disidentes que estn brotando de esquinas inesperadas, como de la nada, incluyen el ni una ms que acaba de nacer con los estudiantes despus de la masacre en un pueblo poco conocido en Florida, el Black Lives Matter que naci hace pocos aos en pueblos poco conocidos como Ferguson, Missouri, o el de los dreamers, que estall desde decenas de esquinas que vivan en las sombras. Y claro ahora est el TimesUP y/o #MeToo, donde las mujeres estn sacudiendo el paraso de los hombres ms poderosos.

Todos estos sorprenden al poder y a gran parte de analistas y expertos polticos, por salir como de la nada. Pero la historia de este pas es, junto con el cuento oficial, la de los de la nada. Todos estos movimientos ahora, como bien recuerdan los maestros de West Virginia, tienen antecesores, que en sus tiempos, tambin parecan aparecer de la nada para, una vez ms, estar ms que presentes, y regalar esperanza.

Para Ron Blackwell, rebelde elegante de intelecto brillante y corazn valiente, voz feroz por la dignidad y la justicia, internacionalista y proteccionista de los derechos de los trabajadores, quien nos acompa en buscar construir el otro mundo posible. Hasta siempre, hermano.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2018/03/05/opinion/027o1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter