Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2018

La construccin de un declogo para eliminar los parasos fiscales

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


Supongamos que los poderes pblicos quieren eliminar los parasos fiscales. Es una cuestin de voluntad poltica y de no hacerse trampas.

Se pueden reunir el G20, veinte veces y la OCDE tener un mandato formal de construir un andamiaje para que no se produzcan reducciones (erosiones) de la base por la que se calculan los beneficios e impuestos, pero si los Estados y gobiernos siguen hacindose trampas (y a la ciudadana) no se conseguir nada.

Si Estados Unidos cuenta con el Estado de Delaware donde la opacidad de los detentadores de las propiedades est construida con unas normas legales similares a Panam de qu nos vale escandalizarnos por los papeles que se hayan descubierto o hackeado de un bufete legal en este ltimo pas si el paladn del G20 permite y alienta esa misma opacidad?

Si la Comisin Europea hace una lista de 17 Estados a los que declara parasos fiscales, pero olvida que adems de la paja en el ojo ajeno, tiene las vigas en su seno como Luxemburgo, Holanda, Chipre, Malta, qu estamos haciendo y consintiendo?

Si Apple, Microsoft, McDonalds o quien sea no paga impuestos porque han hecho acuerdos con determinados Estados, trasvasando sus beneficios de un pas a otro va poniendo precios y costes contablemente entre centros de la misma empresa en diferentes jurisdicciones fiscales y en definitiva no pagar en ningn sitio y se les premia con una amnista fiscal y a sus accionistas lucrarse sin contribuir al erario pblico no debiramos calificar a esos Estados, con escasa o nula fiscalidad, como parasos fiscales y sancionar a bufetes, gerentes y accionistas?

Si un territorio con jurisdiccin fiscal quita uno o ms impuestos, pero hay libre circulacin de personas y capital, adems de mercancas no lo tacharamos como un discpulo de paraso fiscal?. Ese sera el caso de la Comunidad de Madrid con lo que hace con el Impuesto sobre el Patrimonio y el de Sucesiones. Hay en Espaa frmulas legales para no pagar impuestos o tributar por los mismos ingresos cantidades diferentes o muy diferentes si stos se han obtenido como salarios o como rentas de capital?

Por lo tanto, si sabemos que los magos de Oriente son los paps, la lucha contra los parasos fiscales tiene que empezar estableciendo de forma universal qu son los parasos fiscales para que, sea Ecuador, la Unin Europea o cualquier ciudadano, todos tengamos la misma lista y basada en los mismos criterios que definen a un paraso fiscal para poder actuar.

Los tres criterios sobre los que hay un consenso para definir si una jurisdiccin fiscal es paraso fiscal, si nos ponemos de acuerdo en el grado de aplicacin, son:

-baja tributacin. Es razonable poner el listn mnimo de gravamen sobre los beneficios de una empresa (todava pendiente de establecer una base imponible homognea) para clasificarla como jurisdiccin de baja tributacin en un 1, 10 20 %?. Irlanda es o no es un paraso fiscal en funcin de este criterio? La competitividad a la baja o si se quiere la autonoma fiscal estatal est consagrada en el Tratado de la Unin, por lo que en buena lid, la UE slo podra establecer bajo este criterio como paraso fiscal a las soberanas fiscales que tuvieran tipos y bases imponibles menores a las que tuviera cualquier pas miembro.

-Transparencia e intercambio de informacin. Conocer quin es el propietario real de los bienes o negocios y, por necesidades baremadas de las Inspecciones tributarias, intercambio automtico de datos contables y fiscales. Por eso, hasta ayer Panam o Suiza, Andorra o Gibraltar son tachados de parasos fiscales.

Por lo tanto, es esencial definir qu es un paraso fiscal para acotar y fijar medidas para laminar la gangrena que producen en la equidad, suficiencia de los sistemas fiscales y sus efectos perniciosos para mantener la cohesin social. Hay que establecer criterios objetivos y alguno cualitativo para definir la lista. Establecer la lista. Crear posibilidades de mejora, para salir de la lista y tambin para entrar. Introducir sanciones. Sin rgimen sancionador, la lista no vale para nada.

Dicho esto, nos atrevemos a proponer unas primeras medidas que pueden facilitar la reduccin del poder de los parasos fiscales, si logramos definirlos y concretar normativamente los baremos, y que algunos pases como Ecuador ya estn aplicando algunas de ellas:

1- Los candidatos y electos a responsabilidades polticas y el personal sujeto a las administraciones pblicas no podrn tener cuentas financieras, ni hacer transferencias, ni recibirlas desde parasos fiscales. No podrn poseer acciones o empresas domiciliadas en parasos fiscales.

2- Las empresas que realicen actividades o concursen con las administraciones no podrn tener ms del 5 % de participacin de accionistas domiciliados en parasos fiscales. Tampoco ellas mismas realizarn actividades financieras en parasos fiscales.

3- Los fondos de inversin con sede en Espaa no podrn suscribir, comprar o ser remuneradas por acciones, obligaciones, etc., de empresas y otras entidades, incluyendo pblicas, procedentes de parasos fiscales.

4- Las empresas en Espaa no podrn remunerar a sus propietarios que tengan su domicilio fiscal en parasos fiscales y sin ser gravados como un residente nacional.

Y una disposicin adicional que establezca las sanciones, como la prdida del cargo o concesin y la multa correspondiente.

 Santiago Gonzlez Vallejo. Economista. USO. Plataforma por la Justicia Fiscal.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter