Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2018

Miradas desde la prision sobre el cese bilateral (Parte III)

Equipo Juridico Pueblos


Desde las distintas crceles se vive una crisis. Pabellones de hombres y mujeres padecen diversas necesidades y sufren la consecuencias un rotundo abandono estatal a la poblacin reclusa y de una poltica criminal que afecta profundamente el sistema carcelario del pas. La participacin de la sociedad en los dilogos de Gobierno y ELN fue vista por las y los presos del pas como una oportunidad para pensar y construir alternativas a la prisin y degradacin que se promueve en ellas.

Los presos polticos del ELN -desde distintos establecimientos de reclusin- han opinado sobre la suspensin del cese al fuego y la Mesa de dilogos instalada en Quito. Sentimientos de esperanza, frustracin y escepticismo salen a relucir desde la prisin. En esta entrega, las mujeres detenidas polticas responden a este llamado a la reflexin y expresan a la opinin pblica sus anlisis sobre el dilogo y el cumplimiento del Gobierno a sus compromisos durante el cese en las crceles.

Con ocasin del da internacional de la mujer combativa, el Equipo Jurdico Pueblos, en reconocimiento de su papel fundamental en los procesos de transformacin de la sociedad y de construccin poltica y social, hacemos visibles las miradas invisibilizadas de las mujeres en prisin.

Voces desde la Reclusin de Mujeres El buen Pastor Bogot

Parece que el fin ltimo de las postura guerrerista impulsada y emitida por los medios de comunicacin, puede generar en el pas un aval para los incumplimientos del Gobierno; basta mirar lo que ha venido sucediendo con FARC a pesar de la ley de amnista; hay persona de esta guerrilla que an siguen presas.

El anuncio del ELN del cese unilateral -con la desventaja militar que esta decisin tiene para las estructuras- y la invitacin realizada reanudar la mesa de Quito, demuestra que el ELN est dispuesto a sobreponer los intereses polticos en los dilogos, a riesgo de una desventaja militar, donde se sabe que hay muchos enemigos de los dilogos con las insurgencias y tambin hay temor por la actitud del presidente frente a los procesos de paz.

En el marco del cese bilateral pactado entre el Ejrcito de Liberacin Nacional y el Gobierno nacional entre octubre del 2017 y el 17 de febrero de 2018, (en el que el ltimo asumi el compromiso de mejorar la situacin de la poblacin carcelaria), lo nicos que se surgi para nosotras, fue la elaboracin de un censo para identificar cules de las internas tienen hijos no se realiz tampoco, lo ms sencillo, como una valoracin de los estados de salud por parte del grupo de mdicos externos al INPEC.

An as la elaboracin de la lista se convirti en esperanza, pero estas no se desarrollaron por el incumplimiento de los compromisos del Estado durante el periodo del cese bilateral con la poblacin carcelaria, tambin por la posicin que tuvieron durante estos meses en la que cuestionan la voluntad de dilogo del ELN, por acciones desarrolladas que estn en el marco del conflicto armado, como si se cuestionara la voluntad de dilogo del gobierno por la accin militar que desarroll el ejercito contra la guerrilla.

Voces desde el complejo penitenciario de Ccuta, pabelln de mujeres.

Para nosotras es claro que la organizacin (el ELN) ha tenido toda la voluntad y ha dado muestras de eso, pero las cosas son muy difciles, el gobierno quiere todo y no da nada. Vea las condiciones como se encuentran los acuerdos del proceso con las FARC.

La mesa se encuentra suspendida y se argumenta por el gobierno que el ELN no tiene voluntad por las ltimas acciones de guerra. Pero creemos que el hecho de Barranquilla, fue una accin limpia, est dentro lo que se reglamente en el derecho internacional humanitario, porque no se afect civiles y se efectu contra un cuerpo armado como la polica. Tambin ha habido acciones del Estado contra la organizacin y aun as se permanece en la mesa.

Durante el cese aqu no se present ningn tipo de cambio, s dijeron al principio que se iban a mejorar las situaciones; que por ejemplo, iban a priorizar la atencin en salud pero de eso no pas nada.

Logramos hacer presencia e intervenir en la audiencia preliminar sobre participacin pero despus de sta no hemos conocido ms sobre los avances y alcances de las opiniones y propuestas de la sociedad, entre ella la que se encuentra tras las rejas.

Nosotras pedimos que nos tengan en cuenta en los dilogos, que nuestras ideas sean escuchadas y recogidas. Igualmente que sea escuchada toda la poblacin de mujeres en prisin y que sus opiniones y propuestas tengan carcter vinculante. La situacin en las crceles debe cambiar y este es un momento importante para implementar medidas reales para esas transformaciones.

Ver: https://equipopueblos.org/2018/03/07/miradas-desde-la-prision-sobre-el-cese-bilateral-parte-lll/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter