Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2018

Entrevista a una presa poltica para un 8 de marzo
La mujer y el sistema penitenciario

Equipo Jurdico Pueblos


"El feminismo debe mantener su potencial subversivo en la lucha contra todos los mecanismos de explotacin. Silvia Federici.

Las presas polticas son el mejor reflejo de un sistema que criminaliza a las mujeres pobres y oprimidas que se sublevan. La crcel se vuelve un escenario de tortura que busca exterminar todo brote de rebelda y uniformar y moldear al ser humano para reproducir sin cuestionamiento las relaciones sociales de dominacin y exclusin que se impone a las mayoras y que afectan de manera profunda y especial a la mujer.

Las condiciones y dinmicas carcelarias para las mujeres tiene particularidades que hacen ms penoso su paso por la prisin: El reproche por romper los parmetros de lo moralmente permitido o correcto o confrontar el rol que le ha sido definido en la sociedad, tiene sin duda un impacto en el tratamiento penitenciario y social a la mujer encarcelada, indistintamente del delito por el que se encuentra, y ms an, si son presas polticas.

El rgimen en la prisin es ms severo para ellas, la hostilidad como expresin constante de relaciones de dominacin- es cotidiana y se extiende a sus madres e hijxs durante los das de visita. Su red de apoyo se reduce de forma proporcional al tiempo de encierro, a mayor pena mayor soledad; a lo cual se agrega, que la carga material y moral hacia sus dependientes no cesa, por lo que deben continuar en prisin, el rebusque por la sobrevivencia de los suyos. De esta manera, el aislamiento familiar y la escasez de cupos de trabajo remunerado dos rasgos caractersticos (entre muchos) del sistema penitenciario que afecta a toda la poblacin- se convierten en una carga de mayor peso para las mujeres; situacin que por supuesto, las hace ms vulnerables. Las presas polticas se enfrentan a condiciones especiales, pues adems son vistas como enemigas del Estado, como portadoras de peligro; por lo tanto, como merecedoras de un mayor castigo. As, las restricciones tras los muros para ellas son ms implacables.

Al respecto dialogamos con Marinela Guarn, presa poltica recluida en el complejo penitenciario de Pedregal.

EJP: Cuntenos un poco cmo es la situacin de la mujer privada de la libertad, en particular de las presas polticas?

Marinela Guarn: La mujer privada de la libertad est sometida a vejmenes, ultrajes y malos tratos, lejos de su ncleo familiar y a estar en espacios que no corresponde a lo que tiene derecho, nosotras las presas polticas no contamos con un patio aparte, estamos integradas con otras presas sociales e integrntes de estructuras paramilitares: AUC, BACRIM, CLAN DEL GOLFO y entre otros.

En prisin hemos sentido la discriminacin por pensar diferente, lo cual se expresa de diferentes maneras: Por ejemplo, no podemos tener un colectivo que nos permita continuar con nuestra formacin poltica. El imponernos la convivencia con detenidas de otros actores armados, es una forma de control y vigilancia que nos obliga a resistir y soportar la prisin bajo condiciones degradantes.

EJP: Qu mensaje les enviara a las mujeres colombianas con ocasin del 8 de marzo, da internacional de la mujer que resiste?

Marinela Guarn: Invito a seguir el esfuerzo de las mujeres que se organizan y resisten, a quienes luchan por la igualdad, la democracia, por el territorio, las que participan de forma activa en todos los campos por sus derechos y los de todos los excluidos de esta sociedad. Son muchos ejemplos a seguir, por eso, mujeres unidas jams sern vencidas.

A todo el sexo femenino hago un llamado que no exista el odio, ni la envidia, que as como tenemos la posibilidad de dar vida, podamos tambin ser una sola fuerza de trabajo.


Ver: ​https://equipopueblos.org/2018/03/08/la-mujer-y-el-sistema-penitenciario/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter