Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2018

Democracia cristiana, retornan los zombies verdes?

Juan J. Paz y Mio Cepeda
Rebelin


En la dcada de 1930, una elite de catlicos y conservadores ecuatorianos hablaron de democracia cristiana, inspirndose en las Encclicas sociales de Len XIII y Po XII, que valoraron y reivindicaron el trabajo obrero y sus organizaciones. Esa elite patrocin la fundacin de la CEDOC (Confederacin Ecuatoriana de Obreros Catlicos, 1938). En 1951 el Movimiento Social Cristiano (MSC), que se consolid en la Sierra bajo el liderazgo y la presidencia de su inspirador Camilo Ponce Enrquez (1956-60), tambin habl de democracia cristiana. Pero en 1964, un grupo de universitarios y sindicalistas fund el Partido Demcrata Cristiano (DC), reivindicando para s la autenticidad de la doctrina social de la Iglesia y del humanismo cristiano.

El flamante partido ofreca una tercera va entre el capitalismo y el marxismo; pero, sobre todo, prometa un cuadro de reformas que, en aquellos momentos, resultaba radical y progresista: redistribucin de la riqueza, reforma agraria, intervencionismo estatal, lucha contra la dominacin interna y la dependencia externa, etc. Pronto la DC ecuatoriana disputaba el espacio de la izquierda poltica del pas, reivindicado como exclusivamente suyo por los partidos y movimientos marxistas.

En 1979, la DC patrocin la candidatura a la Vicepresidencia de Osvaldo Hurtado en alianza con Jaime Rolds, candidato presidencial por Concentracin de Fuerzas Populares (CFP). La DC, que por entonces reivindicaba el socialismo comunitario y mantena una lnea tercermundista y popular, ocasion el recelo de los militares, pero tambin de las elites empresariales que lo vean como una fuerza filo-comunista. Adems, el partido adopt el nombre de DP-UDC (Democracia Popular-Unin Demcrata Cristiana) cuando se integraron a l los conservadores progresistas (el sector del Partido Conservador, dirigido por Julio Csar Trujillo) y difundi la flecha verde como su smbolo poltico. El binomio reivindic los 21 Puntos Programticos, que todava consideraban al Estado como agente para los cambios estructurales, as como valoraban la movilizacin y participacin populares.

Tras la muerte de Jaime Rolds (1981) el gobierno de O. Hurtado despert la inmediata reaccin de las cmaras de la produccin y de los partidos de la derecha poltica, especialmente del Partido Social Cristiano (PSC), para entonces en manos de la oligarqua guayaquilea. Paradjicamente, tambin combatan al gobierno los sindicatos y los partidos de izquierda.

El primer ao reformista fue abandonado y sigui el giro hacia el empresariado, beneficiado con la sucretizacin de las deudas con perjuicio millonario al Estado. Finalmente Len Febres Cordero, lder del PSC, encabez el virulento combate a Hurtado, lo que le permiti construir su triunfo electoral a la presidencia (1984-1988).

Con el derrumbe del socialismo y el ascenso del capitalismo de la globalizacin transnacional, la DC realiz en 1993 un congreso ideolgico en el que abandon sus tesis histricas y adopt una clara identidad con la derecha poltica y con el modelo empresarial. La DC ya no tuvo empacho en las alianzas legislativas con el PSC y las fuerzas de derecha; y en 1998 candidatiz para la presidencia a Jamil Mahuad (1998-2000). Incluso su lder histrico, O. Hurtado, dio un giro espectacular: sus antiguos escritos acadmicos fueron suplantados por otras obras carentes de la orientacin social y reformista de antao; y l mismo, al separarse del moribundo partido, alent la formacin de Patria Solidaria, que trat de impulsar a una nueva generacin de jvenes neoderechistas, que obtuvieron un rotundo fracaso electoral en 2002 (el binomio Hurtado-Gallardo logr el 1.07% de la votacin).

El ltimo episodio empata muy bien con los giros histricos: el pasado 7 de marzo, lo que queda de antiguos democristianos decidi unirse nada menos que a CREO, el partido del exbanquero y multimillonario Guillermo Lasso, quien dio la bienvenida a Osvaldo Hurtado con un gran abrazo. El coqueteo fue singular: Tengo una antigua relacin de amistad con Guillermo Lasso (dijo Hurtado), lo conoc cuando era Gerente del Banco de Guayaquil, tuvimos conversaciones y le alent a que participe en la vida pblica; y Lasso lo engalan: En cada conversacin uno aprende algo nuevo con Osvaldo Hurtado. No solo ha sido presidente, es un gran ciudadano.

As es que a los libros que a su tiempo se escribieron sobre la DC en Ecuador, hay que aadir un extenso captulo sobre el quiebre ideolgico, el abandono de la doctrina social de la Iglesia y la liquidacin del reformismo social, pero tambin para resaltar el paso del partido a la ultraderecha poltica y al endiosamiento de la economa de la empresa privada.

Blog del autor:

Ruta Krtica: el nuevo blog de difusin del pensamiento y la comunicacin alternativos. rutakritica.org

Historia y Presente: www.historiaypresente.com / www.juanpazymino.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter