Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-12-2005

Cuba, Economa y economistas

Manuel David Orrio
Insurgente


Parece excepcional que uno de los mayores deseos del pueblo cubano se exprese en un congreso de acadmicas improntas mediante el apunte de un presidiario, no importa sea la ergstula cadena de un verdadero luchador antiterrorista. Tanta voz para decir, y un hombre encarcelado a miles de kilmetros de su patria lo resume todo.

Ramn Labaino, economista cubano mundialmente conocido como uno de los Cinco Hroes Prisioneros del Imperio y a mucha honra, espiar a terroristas se dirigi por escrito al VI Congreso de la Asociacin Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), el cual tuvo lugar entre el 24 y el 26 de noviembre, en La Habana.

Su carta contiene un prrafo en el cual pide Que el crecimiento econmico no sea slo una cifra estadstica, sino un beneficio tangible en el nivel de vida de la sociedad, tal como sabemos es premisa cimera del economista cubano.

Carlos Marx afirm que las cabezas pensantes estn unidas al cuerpo del pueblo por hilos invisibles. Labaino coment de esta manera la noticia de que el Producto Interno Bruto (PIB) de la mayor de las Antillas haba crecido en 7,9 % durante el primer semestre, as como el anuncio oficial de un crecimiento para el 2005 superior al 9, incluso pronosticado por algunos economistas como hasta de 10,5 %, respecto al 2004.

No obstante, conviene recordar que dicho incremento ser superior al promedio esperado para Latinoamrica, de acuerdo con la Comisin Econmica para Amrica Latina (CEPAL). Y vale rememorarlo, porque ninguna de las naciones del rea est sometida a una poltica de sanciones econmicas unilaterales como la practicada por los Estados Unidos hacia Cuba, y que fuera calificada por Juan Pablo II como ticamente inaceptable.

Dicha poltica represent prdidas para la nacin caribea, estimadas en unos 3 mil millones de dlares slo en el ao por finalizar, y buena razn para preguntarse a cunto ascendera el crecimiento econmico cubano de no existir aquella, ms all de ineficiencias presentes en la economa de Cuba.Por ejemplo, y de acuerdo con estudios diversos, la simple permisividad de los viajes de turistas norteamericanos a la Isla, hoy prohibidos por el gobierno norteamericano, podra representar ms de mil millones de dlares de ingresos por ese concepto.

El dato, entonces, est en preguntarse cmo, pese a los obstculos levantados en Washington, puede la economa de Cuba crecer de manera sostenida, en un escenario donde, adems, otros efectos negativos de la coyuntura internacional se aaden al llamado por unos bloqueo y por otros embargo.

De todo ello se habl y discuti en el congreso de los economistas isleos, presentaciones includas de varios ministros y acadmicos, en las que pudo observarse la consolidacin de un conjunto de tendencias positivas, algunas de stas las siguientes:

- conversin de la economa de Cuba en una de servicios y especialmente de servicios de creciente valor agregado. Estos aportaron el 57, 6 % de los ingresos a la balanza comercial del pas y financiaron el dficit de la balanza de bienes, para as lograrse desde el 2004 un supervit en cuenta corriente que en el 2005 se pronostica como superior;

-mejoramiento de la capacidad crediticia; el 73 % de la deuda externa est contratada a mediano y largo plazo. Segn el presidente del Banco Central, Francisco Sobern, la Isla es el octavo pas de Amrica Latina menos endeudado respecto al PIB. Pero si de esa deuda se excluye a la que se tiene con el Club de Pars --informalmente congelada entre acreedores y deudor, dada la negativa islea a renegociar bajo trminos humillantes--, Cuba sera el de menor por ciento respecto al PIB;

- sustancial reduccin del dlar en los flujos en efectivo que el pas recibe, que en el pasado superaba el 80%, mientras que hoy prevalecen otras divisas como el euro, el dlar canadiense y la libra esterlina; y el dlar solo representa alrededor del 30 %. En este proceso ha desempeado un rol muy positivo la llamada desdolarizacin de Cuba, en virtud de la cual se sustituy a aquel por el peso convertible en las transacciones financieras al interior. Conjuntamente, el establecimiento de un fuerte control de cambios ha incrementado la capacidad de maniobra frente a la poltica norteamericana, y permitido una reorientacin social de la economa, junto a una racionalizacin del comercio exterior, hoy expandido tras alianzas beneficiosas con China y Venezuela;

- redefinicin energtica, en la direccin de eliminar una centralizacin en la generacin de energa, la cual ha provocado severos daos y constantes apagones, as como reorganizacin del sector en bsqueda de mayor eficiencia. Se ha llegado a decir que Cuba puede ahorrar hasta dos tercios del combustible que consume. Parece exagerado, pero por lo menos la intencin revela que, al nivel oficial, se considera al ahorro nacido de la eficiencia como una importante fuente de ingresos;

-confianza popular en la moneda nacional. En los ltimos doce meses, las cuentas bancarias de la poblacin en dlares han experimentado una reduccin del 57%, mientras que las cuentas en pesos convertibles se han multiplicado ms de 3 veces; y en pesos cubanos han crecido en un 35%;

-lucha contra una corrupcin que ha llegado a ser considerada una amenaza pblica. Solamente atajar la existente en los expendios de combustible, puede significar ingresos por unos 300 millones de dlares anuales. Como dato interesante, la corrupcin parece descansar sobre una contabilidad poco confiable, a juzgar por estas cifras: el 42 % de las auditoras realizadas por entidades centrales y provinciales, durante el primer semestre del 2005, calific a los auditados de deficiente o mal, y el 8 % podra estar involucrado en delitos.

Mucho se escribe en los medios transnacionales de prensa sobre una creciente centralizacin de la economa cubana, la cual adems se interpreta como una suerte de resurgir totalitario. Pero en el mundo real lo cierto es que, antes de esa centralizacin, dos tercios de los recursos en divisas de Cuba estaba en manos de empresas y no del Estado, para as privar al pas de una capacidad de maniobra muy necesaria ante el bloqueo norteamericano. El Premio Nacional de Economa Alfredo Gonzlez, expres que antes que una descentralizacin mal hecha, como la habida en Cuba, era mil veces preferible centralizar. El punto, sin dudas, originar debates. Pero por lo pronto las medidas adoptadas a partir del segundo semestre del 2004 estn mostrando resultados. Est por verse si no se producir un agotamiento de las mismas en la medida en que sus avances se estabilicen. Pero estn resultando.

El mundo real es implacable. Este periodista se tom la molestia de organizar algo as como un debate entre sus vecinos de aparcamiento, en pleno municipio de Centro Habana. Participaron alrededor de unas 15 personas, en distintos momentos, pero todas coincidieron en que, para el cubano de a pie, el punto central es cuando se podr vivir decentemente de los salarios y pensiones. Vale, que la economa se consolide desde el punto de vista macroeconmico. Pero si ello no se traduce proporcionalmente en una mejora tangible, como pudieran ser la debida apreciacin del peso y el adis a la inflacin, para ese cubano de a pie todo cuanto se hable de mejoramiento econmico ser pura hojarasca. S, la educacin y la salud son gratuitas, y mucho de lo que se recibe se adquiere a precios subsidiados. Pero una botella de aceite comestible cuesta algo menos de la cuarta parte del salario medio, y el costo de un huevo no baja de 1500 % respecto a 1989, sin que haya existido una elevacin proporcional de los sueldos y pensiones. Por ello, ya que tanto se habla de corrupcin a la cubana, conviene apuntar que su principal causa es la pobreza.

Ramn Labaino, economista cubano encarcelado a miles de kilmetros de su patria por luchar contra el terrorismo, no lo ha perdido de vista.

Fuentes: prensa cubana y participacin del autor en el VI Congreso de la ANEC.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter