Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2018

Despidos y renuncias no escampan en la Casa Blanca

Patricio Montesinos
Rebelin


Los despidos y las renuncias no escampan en la Casa Blanca, hechos que dejan mucho que desear de la actual administracin estadounidense del presidente Donald Trump, y del pas que se autoproclama a todas voces ejemplo de gobernabilidad y de democracia para el mundo.

La ultima victima de Trump acaba de ser el secretario de Estado, Rex Tillerson, quien fue destronado este lunes de su puesto, y su lugar lo ocupar en lo adelante otro controvertido personaje, Mike Pompeo, hasta ahora director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

La salida obligada de Tillerson, un incontinente verbal similar a Trump, no sorprendi a nadie, pero si pone en tela de juicio nuevamente la gobernabilidad en el imperio ms poderoso de la historia de la humanidad.

El exresponsable de la diplomacia de EEUU termin desempleado por su jefe luego de discrepancias y encontronazos que saltaron a la palestra pblica, pese a que ambos hablan el mismo lenguaje: el de las amenazas, el injerencismo y las confrontaciones con la comunidad internacional.

El despido del defensor de la retrograda Doctrina Monroe sigui a la dimisin el pasado 28 de febrero de la directora de Comunicacin de Washington, Hope Hicks, conocida por ser una leal colaboradora de Trump y su familia, segn diversos medios de prensa estadounidenses.

Pero lo peor de todo es que las dejaciones de cargos y las destituciones en la Casa Blanca continuarn porque su actual inquilino gobierna de manera catica, acorde con esas mismas fuentes periodsticas y coincidencias de analistas polticos.

Un estudio divulgado recientemente por el Instituto Brookings seal de manera alarmante que cerca de un tercio de los funcionarios del rgimen de turno de Washington dejaron su cargo durante el primer ao de mandato de Trump.

La misma investigacin aadi que las destituciones y las renuncias en la actual administracin norteamericana triplicaron las escenificadas en la anterior del presidente Barack Obama.

Sin embargo, Trump tendr que hablar de gobernabilidad en la Cumbre de las Amricas prevista a celebrarse en abril venidero en Lima, la capital de Per, otro pas de este hemisferio azotado por una crisis poltica sin precedentes.

La interrogante del ao ser que dir el mandatario de EEUU sobre ese tema a sus 35 homlogos que debern asistir a la referida cita auspiciada por la Organizacin de Estados Americanos (OEA), y que abordar adems otro asunto no menos escabroso, el de la corrupcin, de la cual tampoco escapa Washington ni sus pases aliados en la regin, juntados en el denominado Grupo de Lima.

Habra que preguntarle a Luis Almagro, secretario general de la OEA y empleado de la Casa Blanca, cul ser el discurso del emperador del Norte.

Por lo pronto, Tillerson, el viajero anti-venezolano, se perder lo que muchos auguran ocurrir en Lima: un nuevo show de Trump que de seguro estar acompaado por Almagro, y su tambin perrito faldero, el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, claro, si a este ltimo no lo expulsan antes del poder.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter