Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Yemen
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-03-2018

La campaa de 1.500 millones de dlares para encubrir el genocidio en Yemen

Dan Glazebrook
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


La situacin en Yemen hoy, ahora mismo, parece el apocalipsis para la poblacin de este pas, declar a Al Jazeera el mes pasado el jefe humanitario de la ONU Mark Lowcock.

Se cree que el ao pasado murieron de hambre 150.000 personas en Yemen. Cada diez minutos muri un nio de hambre o de enfermedades evitables y cada dos minutos otro nio cay en la desnutricin extrema. El pas padece la mayor epidemia de clera desde que existen registros, ms de un milln de personas han contrado la enfermedad y ahora una epidemia de difteria se va a propagar como el fuego, segn Lowcock. A menos que cambie la situacin vamos a tener el peor desastre humanitario del mundo en 50 aos, concluy.

La causa es bien conocida: los bombardeos y el bloqueo del pas por parte de la coalicin liderada por Arabia Saud, con pleno apoyo de Estados Unidos y Reino Unido, han destruido ms del 50 % de la infraestructura sanitaria del pas, han atacado plantas de desalinizacin, diezmado las rutas de transporte e interrumpido las importaciones esenciales, mientras que el gobierno que se supone va a a reconstruir todo esto ha bloqueado los salarios de los trabajadores del sector pblico en la mayora del pas, lo que hace que no se recojan las basuras, se desmoronen las instalaciones de alcantarillado y se provoque una crisis de salud pblica. Otros ocho millones de personas se quedaron sin agua potable cuando la coalicin liderada por Arabia Saud bloque todas las importaciones de carburante en noviembre, lo que oblig a cerrar las estaciones de bombeo. El director de Oxfam en Yemen, Shane Stevenson, coment entonces que el pueblo de Yemen ya est siendo sometido a la hambruna para que se rinda; a menos que se levante el bloqueo tambin se le quitar el agua potable. Quitar el agua potable a millones de personas en un pas que sufre el mayor brote de clera del mundo y que est al borde de la hambruna sera un acto extremadamente brbaro.

Desde entonces las cosas han empeorado todava ms. A finales de enero las importaciones de carburante a travs del principal puerto del pas, Hodeidah, todava estaban bloqueadas y a consecuencia de ello los casos de clera seguan aumentando. Y el 23 de enero la ONU inform de que en aquel momento haba 22.2 millones de yemenes que necesitaban asistencia humanitaria (3.4 millones ms que el ao anterior), con ocho millones al borde de la hambruna, lo que supone un milln ms desde 2017.

Ya no es sorprendente que los bombardeos y el bloqueo se hayan intensificado en los ltimos meses. A finales del ao pasado la coalicin bloque durante casi un mes todas las importaciones a travs del puerto de Hodeidah, por el que de no estar bloqueado entrara el 70 % de las importaciones del pas. Y desde la muerte del expresidente Ali Abdullah Saleh el pasado 4 de diciembre se han intensificado los ataques areos y se han producido masacres casi a diario. El 9 de febrero la ONU anunci que en diez semanas 85.000 personas haban sido desplazadas debido a la creciente violencia, particularmente en la costa del mar Rojo, donde la coalicin ha emprendido una nueva campaa para apropiarse del puerto de Hodeidah, de gran importancia estratgica.

Con la entrada en una nueva fase de la campaa de Hodeidah esta guerra contra la poblacin yemen se va a intensificar an ms. Desde que empez la campaa a principios de diciembre la coalicin y sus aliados yemenes han tomado varias ciudades y pueblos de la provincia de Hodeidah y ahora estn preparados para llevar la batalla a la propia ciudad. El 20 de febrero el peridico emirat The National informaba de que en los prximos das se dedicarn ms fuerzas a Hodeidah ya que en pocos das el general de divisin Tariq Mohammed Abdullah (sobrino del difunto expresidente Ali Abdullah Saleh) abrir un nuevo frente. Este ataque podra inutilizar durante meses el puerto ms importante de este pas casi completamente dependiente de las importaciones e impedira la supervivencia de millones de personas. Si este ataque sigue adelante ser un acto deliberado que interrumpir suministros vitales; la coalicin liderada por Arabia Saud no solo violar el derecho humanitario internacional sino que tambin ser cmplice de una hambruna casi segura, declar a la prensa el director ejecutivo de Oxfam Mark Goldring cuando se propuso un ataque similar a principios del ao pasado. Su colega Suze Vanmeegan aadi que cualquier ataque a Hodeidah puede convertir una crisis que ya es alarmante en un espectculo absolutamente horroroso y no estoy exagerando.

No existe la menor duda de que los supervisores britnicos y estadounidenses de esta guerra han dado el visto bueno a esta escalada. A finales de 2016 Estados Unidos, Reino Unido, Arabia Saud y los Emiratos rabes Unidos crearon el Cuarteto de Yemen para coordinar la estrategia entre los cuatro principales agresores de la guerra. A lo largo de 2017 se reunieron espordicamente pero desde finales de ao sus reuniones se han hecho ms frecuentes y a un nivel ms alto. A finales de noviembre, justo antes de emprender las operaciones en la provincia de Hodeidah, [el Secretario de Estado de Exteriores britnico] Boris Johnson fue el anfitrin de una reunin del Cuarteto en Londres mientras que [la primera ministra britnica] Theresa May se reuna simultneamente con el rey Salman en Riyadh, es de suponer que para dar luz verde a esta nueva ronda de devastacin dirigida contra la asediada poblacin de Yemen. Se volvieron a reunir dos semanas despus y ms adelante otra vez el 23 de enero, tambin a instancias de Johnson, y por primera vez asisti a la reunin [el Secretario de Estad estadounidense] Rex Tillerson. El cuarteto econmico, al que tambin asistieron altos cargos del FMI y del Banco Mundial, se reuni el 2 de febrero en Arabia Saud, mientras Johnson y Tillerson se volvan a reunir en Bonn el 15 de febrero con sus homlogos saudes y emirates para tratar sobre Yemen. Por supuesto, estas reuniones no abordan la esencia de la planificacin estratgica de la guerra, ya que es tarea de los altos cargos del ejrcito y de los servicios de inteligencia. El propsito de estos encuentros de alto nivel es ms bien que cada parte demuestre a las dems que cualquier paso estratgico conlleva la aprobacin de cada gobierno respectivo al ms alto nivel. Por lo tanto, el hecho de que el Cuarteto se reuniera solo unos das antes de que se anunciara que era inminente el ataque planeado haca mucho tiempo contra Hodeidah dice mucho de la complicidad entre Estados Unidos y Reino Unido en este nuevo crimen de guerra premeditado.

Estos acontecimientos (si es que se puede aplicar esta palabra a la destruccin deliberada del nivel de vida de un pas) militares y humanitarios forman el teln de fondo de la revelacin hecha el 22 de enero por la coalicin liderada por Arabia Saud de su nuevo plan para proporcionar una ayuda sin precedentes al pueblo de Yemen. El YCHO Yemen Comprehensive Humanitarian Operations [Operaciones Humanitarias Globales en Yemen] es un nuevo programa de ayuda con el objetivo aparente de abordar los dficits inmediatos de ayuda al tiempo que se crea simultneamente la capacidad para mejorar a largo plazo la ayuda humanitaria y las importaciones de productos comerciales a Yemen, fundamentalmente mediante el aumento de la capacidad de los puertos yemenes para recibir tanto ayuda humanitaria como importaciones comerciales y todo ello sellado con la enorme suma de 1.500 millones de dlares en contribuciones de ayuda. Qu mal podra haber en ello?

El problema no es solo que la ONU calcule que la financiacin necesaria para satisfacer las necesidades creadas por la coalicin liderada por Arabia Saud es el doble de esta cantidad. El verdadero problema es que, de hecho, este plan no aumentar las importaciones de las que Yemen es totalmente dependiente, sino que las reducir an ms debido a que las muy cacareadas mejoras de capacidad portuaria se aplicarn nicamente a los puertos controlados por la coalicin y se excluirn los puertos que estn fuera de su control (Hodeidah y Saleef), los cuales manejan aproximadamente el 80 % de las importaciones de Yemen. El plan estipula explcitamente que desea para estos dos puertos, que son absolutamente fundamentales, una reduccin del flujo de la carga que manejan de aproximadamente 200 toneladas mtricas al mes respecto a los niveles de mediados de 2017. S, han ledo correctamente: se considera que ahora hay que reducir an ms los niveles de carga de mediados de 2017, cuando moran 130 nios al da debido a la desnutricin y a otras enfermedades evitables causadas en gran medida por las limitaciones a las importaciones ya existentes. Este plan no es sino la sistematizacin de la poltica de hambruna de la que los saudes fueron acusados por el Panel de Expertos de la ONU sobre Yemen en relacin al cierre que haban impuesto de los puertos de Hodeidah y Saleef en noviembre. En aquel momento el Informe Final del Panel seal que se haban cerrado todos los puertos de Yemen tras un ataque con misiles de los hutis al aeropuerto de Riyadh. Pero mientras que los puertos controlados por la coalicin se volvieron a abrir rpidamente, Hodeidah y Saleef permanecieron cerrados durante semanas. Esto tuvo el efecto de utilizar la amenaza del hambre como instrumento de guerra, afirmaba el Panel. Actualmente el plan de Operaciones Humanitarias Globales planea simultanear de forma permanente el hambre deliberada en el territorio controlado por los hutis (donde vive la vasta mayora de los yemenes) con generosas entregas de ayuda humanitaria en los territorios controlados por la coalicin. Son los mismos mtodos de barbarie que emplearon los britnicos en la Guerra de los Boer, cuando los territorios controlados por los boer fueron sometidos a la poltica de tierra quemada de incendiar granjas y matar al ganado, y ms adelante estos mtodos se recuperaron en las guerreas coloniales britnicas en Malaya, Kenia y, de hecho, en Yemen en las dcadas de 1950 y 1960. No es de extraar que Gran Bretaa est tan involucrada hoy en da.

Pero es indudable que esta estrategia ser difcil de vender en estos tiempos. Ciertamente los saudes parecen creerlo y precisamente por eso es de suponer que han contratado a una pltora de las ms tristemente clebres agencias de relaciones pblicas del mundo para ayudarles a hacerlo.

Una excepcional investigacin de la agencia de noticias IRIN inform de que el comunicado de prensa que recibieron los periodistas anunciando el plan [del YCHO] no provena de la propia coalicin ni de funcionarios de la ayuda humanitaria saudes. Provena, junto con una invitacin para visitar Yemen, de una agencia britnica de relaciones pblicas. Esta agencia era Pagefield Global Counsel, uno de los sucesores del gigante de las relaciones pblicas cado en desgracia Bell Pottinger (y que emplea a ms de 20 antiguos trabajadores de Pottinger).

La investigacin tambin revel que la presentacin en powerpoint utilizada para presentar el YCHO a altos cargos de la ONU era obra de Nicholas Nahas, de Booz Allen Hamilton, una consultora de gestin estadounidense que mantiene desde hace tiempo estrechas relaciones con el Estado estadounidense (incluida su participacin   en los programas ilegales de vigilancia masiva SWIFT y PRISM) y que, segn IRIN, actualmente contiene en su pgina web 35 ofertas de empleo en Riyadh, incluido el de planificador militar, un empleo que exige que el solicitante proporcione asesoramiento y experiencia militar y de planificacin para apoyar la coordinacin de operaciones conjuntas destinadas a contrarrestar amenazas ejecutadas por las naciones miembros de la coalicin y facilitar la provisin de recursos para permitir las operaciones.

Otra empresa de relaciones pblicas involucrada en la venta del YCHO y que lleva mucho tiempo en la nmina de Arabia Saud es Qorvis MSLGROUP que, segn afirma IRIN, obtuvo unos ingresos estadounidenses por valor de ms de 6 millones de dlares de la embajada de Arabia saud [en Estados Unidos] durante un periodo de doce meses hasta septiembre de 2017.

Es indudable que estos maestros de la invencin han estado atareados: su trabajo en el plan se ha entregado a las oficinas de las principales ONG internacionales de Reino Unidos, as como a los miembros del Parlamento britnico, y se han establecido cuentas del YCHO en facebook, twitter, instagram, youtube y gmail. La cuenta de twitter del YCHO tiene unos 10.000 seguidores, pero segn la investigacin, casi la mitad de los seguidores del YCHO tienen menos de 10 seguidores a su vez, mientras que unos 1.000 seguidores eran cuentas creadas el mismo da de 2016, lo que significa que una cantidad significativa de bots o farsantes estn inflando la popularidad del YCHO.

Todo ello concluye IRIN, ha alimentado las sospechas de que en vez de ser un intento genuino de ayudar al pueblo de Yemen lo que verdaderamente pretende el plan es quitar importancia al problema de Hodeidah y mejorar la maltrecha imagen de Arabia Saud, o al menos un poco de ambas cosas.

Se podra pensar que resultara difcil de vender una estrategia cuyo objetivo fuera hacer pasar an ms hambre a la poblacin ms hambrienta del mundo. Pero el dinero no solo habla, tambin hace callar. Y 1.500 millones de dlares es mucho dinero.

El Plan de Respuesta Humanitaria para Yemen de la propia ONU, hecho pblico solo dos das antes del YCHO, el 20 de enero, haba sealado que el puerto de Al Hudaydah, que representa entre el 70 % y el 80 % de las importaciones comerciales en Yemen, sigue siendo un salvavidas fundamental a pesar de operar a una capacidad reducida tras haber sido bombardeado en agosto de 2015 y aada que el amplio bloqueo impuesto a los puertos de Al Hudaydah y Salif el 6 de noviembre de 2017 amenaz significativamente este salvavidas de los yemens y que solo un flujo continuo de importaciones de artculos bsicos esenciales puede evitar nuevas catstrofes. Sin embargo, la corta de fondos ONU, que espera un drstico recorte de presupuesto del gobierno Trump y que es de suponer que tema decir algo que tambin pueda poner en peligro el dinero saud-emirat, dio la bienvenida oficialmente al anuncio, a pesar de que este se compromete claramente a endurecer esencialmente el mismo bloqueo de los puertos de Hodeidah y Saleef que la ONU haba denunciado solo unos das antes.

Afortunadamente, parece que no se ha engaado a las agencias de ayuda. Una declaracin conjunta sobre el YCHO de varias ONG internacionales, incluidas Oxfam y Save the Children, afirmaba: Seguimos preocupados por el hecho de que el bloqueo de los puertos del mar Rojo todava no se ha levantado totalmente y por la insuficiente cantidad de carburante que est llegando a estos puertos, lo que ha provocado el aumento de los precios de los productos bsicos en todo el pas. A consecuencia de ello, vemos a familias abocadas a contraer enfermedades evitables y al hambre debido a que no pueden permitirse comprar comida y agua limpia. El puerto de Hodeidah gestiona la mayora de las importaciones del pas y no se puede sustituir. Es vital que las partes enfrentadas se comprometan a mantener el puerto de Hodeidah totalmente abierto y en funcionamiento, incluido el acceso sin restricciones tanto para los artculos humanitarios como para los comerciales. Caroline Anning, de Save the Children, explic que el plan es engaoso; en la publicidad de este nuevo plan afirman que se ha levantado totalmente el bloqueo del puerto de Hodeidah, pero lo que vemos en realidad es que se sigue impidiendo que llegue el carburante a este puerto, lo que tiene unas repercusiones verdaderamente espantosas en todo el pas. Aadi que si quieren intentar impulsar la entrega de suministros comerciales fundamentales a travs de otros puertos, como Aden, Jazan y Arabia Saud, y cortar el puerto de Hodeidah, de nuevo podra ser verdaderamente problemtico y de nuevo significa que una de las partes enfrentadas en el conflicto controla las rutas de acceso de los artculos que llegan [] Es verdaderamente importante mejorar el acceso humanitario y esto ha sido un reto generalizado, pero esto no va a resolver el conflicto humanitario en Yemen. Hemos visto cada vez ms violencia, ataques areos por todo el pas en los ltimos meses, civiles asesinados cada da, infraestructuras vitales como la clnicas atacadas todo el tiempo. Mientras esto suceda, mientras se colapse la economa y no se paguen los salarios del sector pblico la crisis humanitaria va a continuar.

Y vale la pena citar por extenso la respuesta mordaz del International Rescue Committee (IRC, Comit Internacional de Rescate), que se hizo pblica con el ttulo Yemen: Saudi aid plan is war tactic [Yemen: El plan de ayuda saud es una tctica de guerra]: El [plan] Yemen Comprehensive Humanitarian Operations (YCHO), anunciado el 22 de enero de 2018 no es ni exhaustivo ni refleja unas prioridades humanitarias claras y compartidas [] El YCHO politiza la ayuda al tratar de consolidar el control sobre los puntos de acceso y de trnsito. En vez de apoyar un plan paralelo, que se elabor sin una amplia participacin de los actores humanitarios, la Coalicin Liderada por Arabia Saud (SLC) y quienes la apoyan, sobre todo Estados Unidos y Reino Unido, deberan trabajar para garantizar la plena implementacin del ya existente plan de respuesta humanitaria de la ONU.

El propio nombre del plan induce a error: no es exhaustivo ni particularmente humanitario, afirm Amanda Catanzano, directora de poltica y defensa del International Rescue Committee. La coalicin liderada por Arabia Saud ofrece financiar una respuesta para abordar el impacto de una crisis que ella contribuy a crear. La grave crisis de Yemen requiere algo ms que lo que parece ser un plan de operaciones logsticas con gestos simblicos de ayuda humanitaria.

El IRC pasa a enumerar a continuacin una serie de problemas del plan, el primero y ms importante, que no acaba con el bloqueo: Si los saudes quisieran verdaderamente abordar la crisis humanitaria, seala, el paso ms valioso que podran dar sera levantar el bloqueo permanentemente, lo que tanto ellos como la comunidad internacional debera hacer sin demora alguna. Adems, aade, el YCHO amenaza gravemente el acceso humanitario y pone en peligro las vidas de ms millones de civiles. El plan debera trasladar el principal centro de respuesta desde el puerto de Hodeidah al de Aden y debera incrementar la capacidad de los puertos meridionales adicionales de Mokha y Mukalla como alternativas adicionales. El desarrollo de puertos yemenes adicionales es bienvenido y loable, pero no a expensas del acceso a puertos del mar Rojo, como los de Hodeidah y Saleef. Los puertos meridionales no estn equipados para ello ni estn bien situados para servir a las poblaciones necesitadas: carecen de la infraestructura bsica y de la capacidad de los puertos del norte a travs de los cuales llega a Yemen el 80 % de todas las importaciones y las importaciones humanitarias tendran que pasar 70 controles entre Sanaa y Aden, lo que dificultara la entrega y aumentara los costes.

Tambin seala que es precisamente la coalicin liderada por Arabia Saud y sus tteres yemenes quienes han implementado la poltica de suprimir los salarios de los trabajadores del sector pblico, lo que ha provocado el actual desastre de salud pblica. Las graves privaciones de Yemen son fruto tanto del bloqueo como de la ausencia de servicios pblicos bsicos. La coalicin liderada por Arabia Saud est sobrefinanciando el esfuerzo blico a expensas de la gobernanza y de la prestacin de servicios. La vaga clusula de la estabilizacin econmica del YCHO no aborda la restauracin de los servicios pblicos. Estos fondos se deberan utilizar para restablecer servicios gubernamentales bsicos y para pagar a los trabajadores del gobierno.

El International Rescue Committee concluye: Una respuesta significativa a la mayor crisis humanitaria del mundo exige ms acceso, no menos. En el mejor de los casos, este plan reducira el acceso e introducira nuevas carencias de eficiencia que ralentizaran la respuesta e impedira que se recibiera la ayuda, afirmaba Catanzano. En el peor de los casos, politizara peligrosamente la ayuda humanitaria al poner un excesivo control sobre la respuesta en manos de una de las partes activas en el conflicto.

En esencia, este plan consiste en endurecer el bloqueo al tiempo que pone exclusivamente el acceso a la ayuda en manos de los agresores, el plan se presenta como una gran campaa humanitaria y se hace pblico justo cuando la coalicin inicia un ataque al salvavidas vital del pas, lo que llevar a un espectculo absolutamente horroroso y a la hambruna casi segura. En las retorcidas mentes de hombres como Mohammed bin Salman, Rex Tillerson y Boris Johnson (para quienes incluso la liquidacin de todo un pueblo aparentemente es una noble causa en su lucha por contener a Irn) esto es lo que hoy en da pasa por humanitarismo.


Una versin ms corta de este artculo se public en Middle East Eye

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/03/05/the-1-5-billion-campaign-to-whitewash-genocide-in-yemen/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter