Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2018

Hegemona, poder y periodismo

Cristbal Len Campos
Rebelin

Texto leido en el III Seminario Internacional de Periodismo, en el marco del 27 Aniversario de los diarios Por Esto!, celebrado en la Feria Internacional de la Lectura Yucatn 2018.


 

 

 

 

I

Es conocido que en este mundo regido por la economa de mercado y la lgica de ganancia por encima de todo, se valora el trabajo del hombre principalmente por la utilidad prctica que tenga. Por ende, el pensamiento crtico se desecha por considerrsele inservible, al mismo tiempo en que se ve a los intelectuales crticos como seres que no aportan nada til a la sociedad.

En esta sociedad lucrativa las ideas no son rentables. Por eso en la enseanza bsica y media superior se recorta la imparticin de las materias generadoras de pensamiento (literatura, historia, filosofa), para que las disciplinas favorables al mercado sean estudiadas a fondo. Para beneficio del mercado han proliferado las universidades privadas, asegurando as, las demandas de fuerza de trabajo, mientras los gobiernos recortan a las universidades pblicas los recursos econmicos y obligan a la poblacin a optar por la educacin privada.

El pensamiento crtico y el periodismo comprometido y autentico son necesarios para observar la realidad social y preguntarnos el porqu de nuestra condicin, nos ayudan a reflexionar las polticas y proyectos econmicos que marcan el devenir del pas, la crtica nos manifiesta la necesidad imperante de la solucin de los problemas.

Esta solucin, no se encuentra en el ocultamiento de la realidad, como hace el discurso ideolgico –pretendido hegemnico- que busca la perpetuidad de la forma poltica-econmica a la que sirve, que en nuestro caso mexicano es la capitalista. No comprenderemos el presente, ni lo podremos trasformar, si no reconocemos la existencia de una historia oculta que nos impide ver de forma completa la realidad, compuesta de contradicciones, de explotacin y marginacin resultado del acontecer histrico del capitalismo.

 

II

En Mxico las ltimas dcadas de lucha trazan el camino a la posibilidad y demuestran la necesidad de un periodismo organizado en torno a los oprimidos basado en la independencia del poder, y por tanto, de accin con respecto a los intereses privados. Las acciones emprendidas desde aos atrs contra los intereses sociales, no slo afectaron las condiciones de vida de la mayora del pueblo, sino que tambin impactaron en el pensamiento, conducindolo en muchos casos, a la adopcin de teoras de moda que plantean el fin de toda utopa o de todo proyecto transformador de la sociedad, dejando de esta forma la va libre para la ideologa dominante que se pretende hegemnica. Por este motivo es difcil pretender construir una alternativa social, sin retomar la lucha de ideas, que acompae a los movimientos actuales a lo largo del planeta, como Mart apuntar “trinchera de ideas vale ms que trinchera de piedras”. Da a da en todos los rincones del mundo estas palabras del prcer cubano se materializan sin que la gran mayora se entere, por ser excluidas de los grandes consorcios comunicativos (prensa, radio, tv e internet), los poderes hegemnicos pretenden dejarnos en el olvido y en la desmemoria.

La actual crisis deja en claro la necesidad de construir un mundo mejor, para ello la lectura y discusin de ideas son indispensables, como parte del accionar transformador que todo ser consciente de su realidad debe realizar, el periodismo autentico contribuye al debate con sus valiosas aportaciones para la construccin de una sociedad mejor, pues a pesar de que la dictadura del capital est en crisis, ello no garantiza que demos paso a una mejor sociedad. Esto slo se puede a travs de la praxis colectiva, y para ella, se necesita indispensablemente un periodismo que acompae y genere reflexin en la sociedad y contribuya a la generacin de ideas.

 

III

Vivimos tiempos de ruptura y de construccin, el desprestigio que han alcanzado los partidos polticos (de todos los colores) era inimaginable unos aos atrs, la falta de confianza en el sistema judicial y descrdito a la mayora de los medios de comunicacin, abren paso a la construccin y consolidacin de nuevas formas de organizacin social y comunicacin, que se van articulando desde una perspectiva crtica e incluso escptica a todo lo existente hasta ahora.

Muchos ejemplos tenemos de la forma en que se busca imponer la hegemona del poder, muchos ejemplos de manipulacin meditica vivimos a diario, tan solo de manera reciente el doloroso caso de los 43 estudiantes de la Normal Rural “Ral Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, ha generado una serie de manipulaciones y mentiras con el fin de acallar la demanda de aparicin y a pretendido engaar a la sociedad. Este ejemplo a nivel nacional, pero desde luego a nivel local o internacional, la manipulacin meditica est continuamente pretendiendo distorsionar las realidades, pensemos en Venezuela, Cuba y un sinfn ms de muestras.

Han convertido nuestra realidad en una farsa a travs de muchos medios de comunicacin, que cmplices de los poderos reducen nuestras vidas a simples personajes de telenovela, donde se nos dicta como sentencia bblica el papel que cada uno de nosotros debe jugar en el concierto social, nicamente dependiendo de la clase a la que pertenezcamos. Los moldes perfectamente confeccionados deben ser rellenados por los individuos de manera acrtica, salirse de los esquemas establecidos es, sin duda, una ofensa mayor. As lo fue en la Inquisicin, as lo es hoy, se criminaliza la protesta social y la organizacin de los de abajo para defender sus derechos y luchar por mejores condiciones de vida.

 

 

IV

Este sistema ha vaciado de tica a la palabra, ha exentado de todo compromiso a aquel que, desde arriba, la enuncia. La palabra en el discurso capitalista pierde su cualidad de garante de un compromiso social, haciendo del discurso un conjunto de palabras vacas y mentiras que se pierden o generan desmemoria.

Para finalizar, expresamos nuestra admiracin para quienes desde diferentes trincheras hacen posible el periodismo autentico, comprometidos rompen bloqueos mediticos, y contribuyen a conformar sociedades ms crticas y reflexivas, contribuyendo as, al mejoramiento social.

En un mundo donde se busca ser importante antes de ser til a la sociedad, el periodismo autentico es ejemplo por su tica de compromiso social. Honremos al periodismo reponindole a la palabra su funcin transformadora y comprometindonos con la igualdad, la justica y la libertad!

 

 

Cristbal Len Campos. Integrante del Colectivo Disyuntivas


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter