Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-12-2005

Fidel Castro hace un repaso a ms de 40 aos de solidaridad internacionalista y lucha antiimperialista en el continente africano
Cuba consolid la independencia de Angola y ayud a liberar Namibia y Zimbabwe

Jos Daniel Fierro
Rebelin


Por vez primera, el Presidente cubano Fidel Castro revel detalles de la participacin militar de Cuba en la guerra contra las tropas de Sudfrica en Angola y otras muchas cuestiones sobre el compromiso cubano con la emancipacin de diferentes naciones de frica.

En el discurso pronunciado el pasado 2 de diciembre, con motivo del 30 aniversario de la misin militar cubana en Angola, el lder revolucionario hizo un repaso a ms de cuarenta aos de solidaridad internacionalista y de lucha antiimperialista en el continente africano.

Fidel se refiri a la historia de pillaje y saqueo neocolonial de Europa en frica, con pleno apoyo de Estados Unidos y la OTAN, as como a la heroica solidaridad de Cuba con los pueblos hermanos, que no han sido suficientemente conocidas, aunque slo fuese como merecido estmulo a los cientos de miles de hombres y mujeres que escribieron aquella gloriosa pgina que para ejemplo de las presentes y futuras generaciones no debieran olvidar jams.

Durante las ltimas dcadas el pueblo cubano ha realizado una tarea sorprendente por su magnitud, extraordinaria por sus resultados, ejemplar por su dignidad e impagable por la generosidad y la entrega puestas en la misin.

Cuando las tropas revolucionarias entraron en La Habana (enero de 1959), la nica embajada de Cuba en frica era la de El Cairo. Un ao despus se establecieron relaciones con Ghana y con Guinea.

En octubre de 1961, llegaron a Cuba 15 jvenes guineanos a cursar estudios superiores, gracias a unas becas otorgadas por el gobierno revolucionario. Ellos fueron los primeros de los miles que llegaran despus. A finales de ese mismo ao, cuando el pueblo de Argelia libraba una desigual lucha por su independencia, un barco cubano llev armas a los heroicos patriotas argelinos y a su regreso traa un centenar de nios hurfanos y heridos de guerra.

La ayuda prestada a Argelia pona en riesgo las relaciones entre la Francia de De Gaulle y la Cuba de Fidel. Pese a ello, ste proclam con fuerza el apoyo a la causa argelina, siendo Cuba el primer pas del hemisferio occidental en reconocer, en junio del 61, al gobierno argelino en el exilio. Y as lo reconoci Ahmed Ben Bella, primer ministro de la joven Repblica de Argelia, a su llegada a La Habana el 16 de octubre de 1962: Nunca olvidaremos cmo ustedes [los cubanos] cuidaron de nuestros hurfanos y a nuestros heridos.

Fue entonces, tras la conquista de la independencia argelina, cuando por primera vez tropas cubanas cruzaron el ocano acudiendo a la llamada de un pueblo hermano que estaba siendo agredido desde el exterior mediante el saqueo de importantes recursos naturales. Y cuando el imperialismo arrebat al pas la mitad de sus mdicos, varias decenas de mdicos cubanos fueron enviados a Argelia para ayudar a su pueblo. Se iniciaba de ese modo, hace 44 aos, lo que hoy constituye la ms extraordinaria colaboracin mdica a los pueblos del Tercer Mundo que ha conocido la humanidad.

A partir del ao 1965, Cuba comenz a colaborar con la lucha independentista en Angola y Guinea Bissau, ambas colonias portuguesas, fundamentalmente mediante la preparacin de cuadros dirigentes y el envo de instructores y ayuda material. Cuando Guinea logr la independencia, en septiembre de 1974, cerca de sesenta internacionalistas cubanos, entre ellos una decena de mdicos, llevaban diez aos junto a las guerrillas.

Al mismo tiempo, hubo misiones cubanas en Mozambique, en el Zaire (donde combati el Che) y en el Congo. Pero nada comparable a la lucha desarrollada en Angola, para comprender la autntica dimensin antiimperialista del compromiso cubano en tierras africanas.

En el caso de Angola, la ms extensa y rica de las colonias portuguesas, el gobierno de los Estados Unidos puso en accin un plan encubierto para aplastar al pueblo angolano e implantar un gobierno ttere. Punto clave fue su alianza con Sudfrica para frustrar la independencia del pas y convertirla en un condominio del corrupto Mobutu y del fascismo sudafricano, cuyas tropas no vacil en usar para invadir a Angola.

Dictadores, terroristas, ladrones y racistas confesos, protegidos por el llamado mundo libre, engrosaban las filas de los combatientes de la libertad, como pocos aos ms tarde los bautizara el presidente norteamericano Ronald Reagan.

A mediados de octubre de 1975, mientras el ejrcito de Zaire y fuerzas mercenarias reforzadas con armamento pesado y asesores militares sudafricanos se aprestaban a lanzar nuevos ataques en el norte de Angola, por el sur columnas de blindados sudafricanos entraron en el pas con el fin de ocupar la capital antes de la proclamacin de la independencia el 11 de noviembre.

En ese momento slo haba en Angola 480 instructores militares cubanos, en respuesta a la solicitud hecha por el Presidente del Movimiento Popular para la Liberacin de Angola (MPLA) Agostinho Neto. Pero ante la inminencia del ataque, Cuba acord enviar tropas que combatieran a los ejrcitos de Sudfrica, la mayor y ms rica potencia en ese continente, y de Zaire, el ms rico y bien armado ttere de Europa y Estados Unidos.

A ms de 10 mil kilmetros de distancia, Cuba inici la que dio en llamarse Operacin Carlota, nombre en clave de la ms justa, prolongada, masiva y exitosa campaa militar internacionalista de cuantas realizara hasta la fecha. El imperio no pudo alcanzar sus propsitos de desmembrar Angola y escamotear su independencia, y nunca imagin que un pas del Tercer Mundo, actuando en apoyo de otro pueblo, les iba a derrotar en un campo de batalla.

La agresin imperialista fue detenida en poco ms de un mes. 36 mil soldados cubanos se encargaron de hacer retroceder al ejrcito racista sudafricano ms de 1.000 kilmetros hasta su punto de partida, la frontera de Angola y Namibia, enclave colonial del gobierno del apartheid. Por el norte, en pocas semanas las tropas regulares de Mobutu y los mercenarios haban sido tambin expulsados del territorio angoleo.

Tras esta primera victoria, Cuba acord la retirada paulatina de sus tropas a medida que la Repblica Popular de Angola iba formando su propio ejrcito. Pero a principios de los 80 los gobiernos de Pretoria y Washington retomaron su poltica de agresiones. En esa dcada creci la lucha de los pueblos de Namibia, Zimbabwe y Sudfrica contra el colonialismo y el apartheid. Angola se convirti en slido baluarte de esos pueblos, a los que Cuba brind tambin todo su apoyo. Los crmenes del rgimen del apartheid se sucedieron.

A finales de 1987 se produjo la ltima gran invasin contra Angola. Sudfrica y Estados Unidos lanzaron el ltimo y ms amenazador golpe contra el pas. Pese al serio peligro de agresin militar que tambin enfrentaba Cuba, el gobierno revolucionario decidi de nuevo reunir a las fuerzas necesarias para asestar un golpe definitivo a las pretensiones sudafricanas. Como en 1975, un nmero ingente de tropas y medios de combate cruzaron rpidamente el Atlntico, desembarcando en la costa sur del pas, para atacar junto al ejrcito angoleo a las poderosas fuerzas sudafricanas.

Esta vez fueron 55 mil los soldados cubanos que pusieron punto final a la agresin militar extranjera contra Angola. Pero suman millones los hombres y mujeres que aseguraron desde Cuba el xito de cada misin y se esforzaron para que nada faltara a la familia del combatiente o colaborador civil. La gesta result decisiva para consolidar la independencia de Angola y alcanzar la de Namibia. Fue adems una contribucin significativa a la liberacin de Zimbabwe y a la desaparicin del odioso rgimen del apartheid en Sudfrica. En total ms de 300.000 combatientes internacionalistas, y cerca de 50.000 colaboradores civiles cubanos, se ofrecieron de forma voluntaria para una misin que no tiene parangn en la historia.

Como observ un analista sudafricano: En Angola, soldados negros cubanos y angolanos- derrotaron a las tropas blancas en combate, esa ventaja psicolgica, esa ventaja que el hombre blanco ha disfrutado y explotado durante ms de 300 aos de colonialismo e imperio. El elitismo blanco ha recibido un golpe irreversible en Angola y los que estuvieron all lo saben.

Pocas veces una guerra, la accin humana ms terrible, ha estado acompaada de tal dignidad, honestidad en los principios y la transparencia ms absoluta en cada accin realizada por parte de los combatientes internacionalistas. Para Fidel Castro aquella extraordinaria epopeya nunca ha sido narrada cabalmente, y al cumplirse el 30 Aniversario, el imperialismo yanki realiza un extraordinario esfuerzo para que el nombre de Cuba no aparezca siquiera en los eventos conmemorativos. Cuba al parecer nunca tuvo absolutamente nada que ver con la independencia de Angola, la independencia de Namibia y la derrota de las hasta entonces invencibles fuerzas del ejrcito del apartheid. A su vez, el gobierno de Estados Unidos no tiene nada que ver con los cientos de miles de angolanos asesinados, las miles de aldeas arrasadas y los millones de minas sembradas que an se cobran muchas vidas de nios, mujeres y civiles de ese pas.

Cuba cumpli con lo que dijera el insigne lder anticolonialismo Amlcar Cabral: Los combatientes cubanos estn dispuestos a sacrificar sus vidas por la liberacin de nuestros pases, y a cambio de esa ayuda a nuestra libertad y al progreso de nuestra poblacin lo nico que se llevarn de nosotros son los combatientes que cayeron luchando por la libertad.

Finalmente, Fidel Castro asegur que el pueblo de Cuba continuar derrotando cada agresin imperialista, las mentiras de su propaganda y maniobras polticas o diplomticas. Continuaremos resistiendo las consecuencias del bloqueo, que algn da ser derrotado por la dignidad de los cubanos, la solidaridad de los pueblos y la casi absoluta oposicin de los gobiernos del mundo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter