Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2018

Las FARC y sus resultados electorales

Camilo Lpez Martnez
Rebelin


Las elecciones del 11 de marzo marcan importantes giros e hitos en el terreno poltico colombiano, el amplio resultado de la consulta de la extrema derecha, la votacin histrica de Gustavo Petro, la importancia de los grandes electores en el terreno legislativo, el avance de la derecha pero tambin de la izquierda, entre otros. Sin embargo hay un importante hecho al que se le ha hecho poco eco y que celebramos los que apoyamos el proceso de paz, la participacin poltica de las FARC en el campo electoral.

Los primeros anlisis han sido certeros en sealar la derrota del movimiento exguerrillero y su marginalidad en el campo poltico colombiano, sin duda su votacin estuvo por debajo de sus proyecciones, donde los ms pesimistas de sus cuadros esperaban un mnimo de 100 mil votos y los ms ingenuos pelear una hipottica sexta curul. Estos resultados dejaron en entredicho los miedos infundidos por los sectores del NO entorno al le regalaron el pas a la guerrilla, pero tambin el campo de legitimidad en el que se ha movido el movimiento insurgente y que le permiti llegar a un proceso de negociacin.

Estos anlisis se han reducido al componente numrico de una contienda electoral, desconociendo el contexto y elementos de orden cualitativo que explican los resultados. Estoy convencido que las FARC polticamente ha sido y es mucho ms grande que los 52 mil votos sealados por la Registradura y planteo esto no con la intencin de infundir miedo sino de rescatar los campos de legitimidad de la ex organizacin guerrillera .

El pobrsimo desempeo electoral de las Farc lo asocio a cuatro elementos contextuales y errores de la organizacin poltica. La primera razn tiene que ver con la incapacidad de consolidar las denominadas bases sociales y territorios donde histricamente han tenido influencia y afinidad con el movimiento guerrillero; desaparecida las FARC en armas, muchos procesos campesinos han venido siendo cooptados (cuando no es por otros grupos armados) por la poltica tradicional dejando en entredicho el nivel de conciencia formado bajo la sombra de la organizacin guerrillera. Sin embargo otros pueden ser los resultados para las FARC cuando se trata de movilizacin social y defensa de la implementacin de los acuerdos de paz, esto en materia de sustitucin de cultivos, reforma agraria integral o planes de desarrollo.

El segundo elemento se refiere al inadecuado artefacto poltico que crearon y por consiguiente a la nula generacin de propuestas que pudiera enamorar o atraer a nuevos electores, las FARC se ha enclaustrado en la implementacin de la paz, lo cual es aptico o indiferente para la gran mayora de la poblacin, como se vio en el plebiscito, quienes sus mayores preocupaciones se concentran en la seguridad, la corrupcin, la salud, el empleo y el medio ambiente. En este mismo sentido los excombatientes dejaron en segundo plano a los lderes sociales y juveniles que abogaban por un cambio en las formas de hacer poltica y quienes no se cansaron de rogar por un nuevo eslogan y discurso a organizacin que les permitiera un margen mayor de accin y la reconexin con el pas urbano.

La tercera razn la ubicamos como factor exgeno a la organizacin guerrillera (y tal vez la causa estructural), esta tiene que ver con el incumplimiento del gobierno en materia de implementacin, la falta de financiacin, el sabotaje a la campaa poltica, la estigmatizacin y odio que sigue reproduciendo sectores polticos y medios de comunicacin, el desmantelamiento de las zonas veredales e incluso los hechos de violencia que se vienen presentando en los ltimos meses no solamente contra excombatientes sino contra lderes sociales. No hay que ser de las FARC para saber que desde diversos sectores ilegales y del establecimiento continua la guerra sucia contra la organizacin y contra el movimiento social que representa.

Finalmente como elemento articulador se encuentra lo inoportuno, improcedente e innecesaria campaa electoral. Las FARC en el afn de medirse, darle aire a su estructura y el mal asesoramiento, se dejaron llevar a un campo donde saldran derrotadas. El costo poltico de esta desacertada posicin pone en jaque lo que se buscaba defender y es la legitimidad de la organizacin. Muchos sectores cercanos prefirieron dar su voto a organizaciones polticas afn a los acuerdos de paz, pero cuya presencia estaba en riesgo en el legislativo, que apostarle un voto a quien en el terreno prctico no lo necesitaba.

De esta primera contienda electoral es mucho lo que los excombatientes deben aprender, como consejo el siguiente paso debe ser hacer una excelente labor en el legislativo, ampliar el espectro poltico, buscar convergencias con otros sectores de izquierda, alternativos o independientes, segur apostndole al denominado trabajo de masas y a la movilizacin social y finalmente construir un nuevo tipo de relacin hacia la sociedad que mine los odios y genere nuevas legitimidades.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter