Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2018

Jurez y la autodeterminacin de las naciones

Cristbal Len Campos
Rebelin


Las luchas de independencia extendidas a lo largo de Amrica Latina en el siglo XIX, trajeron consigo, cambios en la geografa del poder global. Si bien significaron la descomposicin y desintegracin del imperio espaol, tambin fueron importantes para las ambiciones imperialistas de los Estados Unidos, y para la consolidacin de otros imperios como el ingls y el francs. Mxico da sus primeros pasos como pas independiente, en ste marco global, con una herencia poltica-econmica-cultural colonial que impeda su consolidacin como nuevo Estado-Nacin, y que hasta ahora permanece en muchos aspectos vigente.

Por su parte, Estados Unidos logr en esos mismos aos, una rpida evolucin econmica, que fue el comienzo de su poltica expansionista desde las primeras dcadas de su independencia. Este deseo de expandir sus dominios, caracteriza al gobierno estadounidense desde entonces, y es la causa, de la guerra de 1847 que llev a Mxico a ser despojado de gran parte de su territorio en el cual hoy nuestros hermanos latinoamericanos emprenden grandes luchas por su derecho a vivir en condiciones humanas y dignas, y adems, contribuy dicho despojo, durante varios aos, al incremento de posteriores conflictos polticos internos sostenidos, principalmente, entre los grupos liberal y conservador que se disputaban el poder en Mxico.

Estos acontecimientos son los que van moldeando el pensamiento antiimperialista de Benito Jurez, el cual, da sus primeras muestras en un discurso pronunci el 29 de octubre de 1847, cuando ejerca el cargo de gobernador de su natal Oaxaca. Al ser informado de la posibilidad de avance de las tropas yanquis hacia el territorio de su estado dice: Veremos con frialdad que viles mercenarios vengan a saquear nuestras casas, [] y a echar sobre nuestro cuello la coyunda de la servidumbre y de la afrenta? No, oaxaqueos. Resolvmonos a perecer, pero a perecer con honor y con gloria. Trabajemos da y noche para prepararnos al combate, y si el enemigo pisare nuestro territorio, hagmosle la guerra sin descanso, disputmosle palmo a palmo el terreno.

Es el Jurez patriota y nacionalista decidido a dar la vida por la defensa nacional, el que convoca a los oaxaqueos y mexicanos a resistir y emprender la guerra necesaria contra el invasor yanqui, tal como lo hiciera Jos Mart aos ms tarde con los patriotas cubanos frente al imperio espaol. Ambos ejemplos de grandeza que se extenderan por los pases latinoamericanos y que sera pieza clave en la generacin del pensamiento de nuestros pueblos, un ideal humano alejado de la arrogancia imperialista.

Las disputas entre naciones que reubicaron el poder econmico a escala mundial, dieron, paso a paso, una posicin de privilegio a los Estados Unidos, quien bajo la justificacin demaggica de la Doctrina Monroe cuyo fundamento es Amrica para los americanos, se adjudic la tutela de los pases del continente, oponindose abiertamente a toda intencin europea de restablecer su dominio en cualquiera de sus antiguas colonias americanas, y bajo la cual fundament su intervencin en Cuba, de donde saldra hasta el triunfo de la revolucin el primero de enero de 1959.

En los tiempos posteriores a la invasin, Mxico alberg una serie de disputas por el poder entre los liberales y los conservadores que duraron varios aos, cuyo punto neurlgico fue la Guerra de Reforma. Durante esta poca, las clases bajas de Mxico, vivan en condiciones de explotacin, marginacin, desigualdad e injusticia, y que a pesar de todas las formas de gobierno experimentadas en el historia de nuestro pas, estas condiciones permanecen hasta nuestros das, e incluso, se han incrementado y agudizando.

A raz del trmino de la Guerra de Reforma, el triunfo liberal, y la consolidacin de Jurez como presidente de la Repblica, las fracciones ultraconservadoras del pas recurrieron con el fin de cumplir con sus objetivos de derrocar al gobierno liberal a las potencias extranjeras que se disputaban el control de la economa mundial, garantizndoles la sumisin de la poblacin mexicana, y la entrega absoluta del pas.

Para tal empresa retrgrada, se unieron Francia, Inglaterra y Espaa, en la Triple Alianza, amenazando al gobierno de Mxico con la invasin militar bajo el pretexto del reclamo de los pagos de la deuda externa que Jurez haba derogado tiempo antes. Mxico estaba otra vez frente al peligro de ser convertido en sbdito de los mandatos de un imperio. Situacin que Carlos Marx en un artculo titilado La intervencin en Mxico denomin como una de las empresas ms monstruosas jams registrada en los anales de la historia internacional.

No obstante de que no fue la Triple Alianza la que invadi militarmente Mxico debido a la declaracin de neutralidad de Espaa e Inglaterra, fue Francia la que no repar en sus intereses. En 1862 comenz a irrumpir en el pas con el objetivo de establecer una monarqua subordinada a su servicio.

Fue la segunda vez que Jurez se enfrent a una invasin imperialista, pero ahora, lo haca como presidente de la repblica, condicin que utiliz para buscar el apoyo de los Estados Unidos para la defensa nacional. Pero este pas se encontraba sumido en una Guerra Civil que le impeda hacer frente a las potencias europeas, por lo que nicamente aport mediante un discurso ambiguo su apoyo moral a Mxico, y una prctica contradictoria comercializando armas a los franceses, tal como sealan Josefina Zoraida Vzquez y Lorenzo Meyer en el libro Mxico frente a los Estados Unidos. (Un ensayo histrico 1776-1988) .

Ante la situacin apremiante por la invasin, el 12 de abril de 1862, Benito Jurez llam en un Manifiesto a la defensa de la independencia nacional: Mexicanos: El supremo Magistrado de la Nacin, libremente elegido por vuestros sufragios, os invita a secundar sus esfuerzos en la defensa de la independencia; cuenta para ello con todos vuestros recursos, con toda vuestra sangre y est seguro de que, siguiendo los consejos del patriotismo, podremos consolidar la obra de nuestros padres.

La invasin francesa dur casi cinco aos, en los cuales y por ningn momento, el presidente mexicano flaque en la defensa de la independencia nacional, a pesar de que durante un breve periodo el invasor Maximiliano pudo establecer un gobierno monrquico y comenzar a dibujar sus polticas. La grandeza de la decisin juarista de no reparar en la lucha hasta la victoria o hasta la muerte, le vali a Mxico recuperar su soberana.

Agobiado por la circunstancia extrema de la invasin, Jurez se vio en la necesidad (como todos los mexicanos patriotas) de recurrir a la guerra, durante el tiempo de amenaza francesa hizo diferentes llamados a la defensa nacional, al igual que lo hizo durante la invasin yanqui de 1847. A pesar de esto, su pensamiento nunca se nutri de la idea de utilizar la violencia como medio para conseguir los objetivos polticos que persegua, esto queda demostrado en la misma declaracin -del 12 de abril del 1862-, en ella aboga por el agotamiento de todas la instancias para llegar a un acuerdo con los pases europeos y, en particular, con Francia cuando dice: El gobierno de la repblica, dispuesto siempre y dispuesto todava, solemnemente lo declaro, a agotar todos los medios conciliatorios y honrosos de un advenimiento. Es la guerra necesaria la que Jurez emprendi, misma que todas las naciones del mundo reivindican en situaciones extremas de opresin y amenaza a sus soberanas.

La confianza puesta en el agotamiento de todos los medios antes de la utilizacin de la violencia, la puso tambin en la justa lucha que desarroll en todos sus aos de poltico contra los ultraconservadores, quienes buscaron por diferentes vas y en diferentes momentos alejarlo del poder. Justamente son esos grupos ultraconservadores los que traicionaran a la Patria apoyando a Maximiliano, perjuros a quienes dio una muestra clara de su humanismo pacifista al perdonarles la vida a un gran nmero de ellos.

El Benemrito de las Amricas aplic la poltica que consider ms adecuada para la defensa del territorio nacional. Jams espero a ciegas el apoyo ni pact por l en detrimento de la soberana del pas, Jurez como estadista, supo pedir sin esperar y actuar sin entregarse nunca a los designios de otra nacin. Siempre abog por una relacin pacfica de las naciones y por un respeto a las decisiones polticas internas emanadas de ellas, tal como lo manifiesta una de las mximas de su pensamiento que expres el 15 de julio de 1867 al retornar a la ciudad de Mxico despus de haber derrotado al imperio francs y volver a sus funciones de presidente de la repblica: Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.

Respeto a las decisiones emanadas por la fuerza popular que compone cada uno de los diferentes pases del mundo es el que violentan los imperios, es el que buscan pisotear para imponer sus dediciones polticas y econmicas con el nico objetivo de conseguir beneficio y poder. As lo supo Jurez, as lo sufri Mxico durante el Segundo Imperio, y as lo han sufrido muchos pueblos del mundo. Esta actitud imperial de las potencias econmicas es la que llev a gran parte del mundo a verse envuelta en dos grandes guerras que slo trajeron como resultado la muerte de millones de seres humanos mediante la imposicin de unos y la sumisin de otros.

La mxima del Benemrito sobre la libertad que tienen las naciones de elegir sus gobiernos libremente es comparable, hasta cierto punto, con lo expresado por Lenin en su libro El derecho de las naciones a la autodeterminacin , quien define la autodeterminacin como la separacin estatal de las colectividades nacionales extraas, es decir, el momento en que un pueblo establece su Estado-Nacional de forma totalmente independiente.

El pensamiento nacionalista y antiimperialista de Jurez no se ve expresado nicamente en la defensa del territorio nacional, sino que se manifiesta en un apoyo declarado a la lucha independentista del pueblo cubano contra los rezagos del imperio espaol, y llevado al mximo grado, cuando escribe una carta, el 18 de diciembre de 1870 a su amigo Joaqun, quien se encontraba sirviendo a la legin formada por extranjeros para la defensa de la repblica de Francia, en la que expresa su conviccin de que la lucha emprendida por el pueblo francs contra la invasin de la Confederacin de Alemania del norte es justa y necesaria. Misiva que adems ejemplifica el profundo respeto que senta por la democracia, pues esta batalla, como la realizada por los mexicanos contra Maximiliano, fue por la defensa de la soberana y del derecho popular de elegir el tipo de gobierno que cada pueblo desee.

Nunca ser lo mismo apoyar y financiar el derrocamiento de un gobierno nacional con la intencin de imponer otro conveniente a intereses particulares, tal y como lo han hecho los imperios a lo largo de la historia humana, que el apoyar la decisin democrtica de un pueblo cuando resuelve derrocar por sus propias manos a un gobierno que no lo representa y que lo oprime.

Benito Jurez nos ense a travs de su praxis poltica la necesidad de luchar contra los deseos del imperialismo, al mismo tiempo que nos ense a respetar las decisiones del pueblo y a procurar la autodeterminacin de las naciones. Nos mostr la urgencia de apoyar las luchas democrticas y populares que se desarrollan a lo largo y ancho del mundo.

Hoy, a ms de doscientos aos de su nacimiento, los Estados Unidos se han constituido como el imperio que azota a los pueblos del mundo. Pas que desde su formacin mostr su cara imperial, perfeccionada durante finales del siglo XIX, todo el XX, y ahora en las primeras dcadas del XXI, poniendo y disponiendo de gobiernos en diferentes pases y diferentes latitudes del mundo. Imperio que se vale de los lamentables excusas para auto-nombrarse gua y protector de la democracia y la libertad (lase libre mercado y subordinacin poltica), y que ha dispuesto mediante violaciones a los acuerdos internacionales intervenir militarmente en todos los continentes de la tierra.

Nuestro pas, aunque no vive una intervencin militar por parte del imperio yanqui, s vive en franca sumisin poltico-econmica desde los aos ochenta del siglo pasado, recrudecida en los ltimos sexenios. La celebracin de tratados econmicos que benefician a los productores extranjeros y a unos cuantos burgueses mexicanos; la venta desmedida y la explotacin irracional de los recursos naturales; el incremento de las polticas neoliberales que han agudizado el deterioro del nivel de vida de las clases bajas de la sociedad mexicana; la venta de las principales industrias del pas; la apertura total a la inversin extranjera como supuesto remedio del rezago y una entrega a la poltica imperial estadounidense, son las caractersticas principales de los ltimos gobiernos en nuestra patria.

Por todo esto, pensar a Jurez hoy, es pensar a Mxico frente al imperialismo, como un pas que ejerce la autodeterminacin como garanta de s mismo, con un gobierno que se gue por el respeto de la soberana nacional y la de otras naciones, y que respete el derecho de los mexicanos a vivir dignamente. Pensar a Jurez en la actualidad, es pensar en otro Mxico, uno verdaderamente democrtico, justo e igualitario, con una fuerte conviccin en la defensa de la soberana nacional.

Cristbal Len Campos es integrante del Colectivo Disyuntivas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter