Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-03-2018

Bolivia y Chile en La Haya: El riesgo de un conflicto entre pases 'chicos'

Alberto Mayol
The Clinic


Hoy Chile est en La Haya en un conflicto bastante ms perifrico. Nos enfrentamos entre pases chicos. En estas condiciones hay un natural riesgo y es que el fallo sea incomprensiblemente equitativo, ridculamente distributivo. Cuentan en Cancillera que en las reuniones de cabildeo con otros pases, la causa chilena es muy bien recibida durante la reunin. Pero que una vez que van al respectivo almuerzo o cena de camaradera, la mayor parte de los funcionarios de gobierno de cada pas sealan que a Chile no le costara nada ceder algo de costa y resolver el problema. Eso significa que Chile habita cerca de una derrota poltica. Y ya pas con Per: Chile gan en la discusin del fundamento, pero igual perdi mar. Y es que en La Haya se puede ganar en derecho y perder la batalla poltica, con un fallo inconveniente.

Que el tribunal de La Haya es menos jurdico que tribunales nacionales y, por tanto, ms poltico; es un dato de la causa. Por supuesto, de esto no redunda el carcter innecesario o secundario del derecho en ese tribunal, solo establece un hecho positivo: La Haya no tiene cmo garantizar sus fallos (no tiene ejrcito y, aun cuando a veces Naciones Unidas opera como garante, la verdad es que solo aparece cuando los pases afectados no son demasiado importantes).

Dado lo anterior la principal garanta de este tribunal es que sus fallos generen acciones recprocas en demandados y demandantes que permitan sostener el frgil equilibrio de tener un tribunal internacional con alguna relevancia cuando el derecho internacional, se sabe y Kelsen lo dijo con claridad, es un problema no resuelto.

La gente que pierde un juicio siempre est molesta, pero no es habitual que pueda dejar sin efectos sus consecuencias. En La Haya s es posible. Ejemplos abundan. Veamos un caso interesante. El 9 de abril de 1984 el Gobierno de Nicaragua solicit abrir proceso judicial contra Estados Unidos por actividades violatorias del derecho internacional en su contra. La peticin fundamental de Nicaragua fue que la Corte declarase ilegales todas las actividades encubiertas patrocinadas por el gobierno de los Estados Unidos para contribuir al derrocamiento del gobierno nicaragense.

Destacan el ataque perpetrado por unos 6000 contras (opositores al Frente Sandinista) en territorio nicaragense en marzo de 1984, el minado de los principales puertos de Nicaragua con el objetivo de aislar econmicamente al pas y donde resultaron daados buques de propiedad holandesa, panamea, sovitica, japonesa y britnica. Las alegaciones de los sandinistas fueron que todas estas actividades violaban el derecho internacional y las cartas de la ONU y la OEA, en particular los principios de: I) no recurrir a la fuerza o a la amenaza de la fuerza en las relaciones con otros Estados, II) no violar la soberana, la integridad territorial o la independencia poltica de cualquier otro Estado, y III) no violar la libertad de los mares o impedir el comercio martimo pacfico.

El Gobierno de Estados Unidos rehus participar en la fase de evaluacin de los mritos del caso, sin embargo, la Corte decidi que la negativa de ese Gobierno no le impeda tomar una decisin. La Corte de la Haya fall a favor de Nicaragua y en 1986 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprob una resolucin para presionar al Gobierno de Estados Unidos a pagar una multa a Nicaragua. Hasta el da de hoy, Estados Unidos sigue sin pagar la indemnizacin en cuestin. Y no parece que vaya a ocurrir. Ni parece que vaya a ser sancionado por no hacerlo. El sistema poltico internacional no garantizar la ejecucin de ese fallo.

Los fallos contra pases imperiales o cntricos suelen ser problemticos. Hemos visto el de Nicaragua-Estados Unidos. Pero podemos citar tambin un caso de 1951-1952 cuando el Reino Unido aleg que la ley de nacionalizacin petrolera iran de 1951 era contraria a una convencin acordada por Anglo-Persian Oil Company e Irn en 1933. El 26 de mayo de 1951, el Reino Unido llev a Irn a la Corte Internacional de Justicia, exigiendo que se mantuviese el acuerdo de 1933 y que Irn pagase daos y compensaciones por alterar las ganancias de la empresa britnica. El 22 de julio de 1952, la Haya eman una decisin con dos argumentos contundentes: primero, decidi que debido a que Irn haba concedido a la Haya jurisdiccin slo en los casos de los tratados acordados a partir de 1932 y dado que el nico tratado citado por el Reino Unido era posterior a esa fecha, el tribunal no tena competencia. En segundo lugar, considerando que ese acuerdo era entre Irn y una empresa extranjera (y no con el propio Reino Unido), resultaba evidente para La Haya que su tribunal no tena jurisdiccin en este asunto. Esta fue una razn importante que condujo al golpe de Estado en 1953 (financiado y apoyado por Reino Unido y EEUU). Es decir, la nica consecuencia jurdica del fallo fue que, luego de establecer la razn en el pas perifrico, vino el momento de la fuerza y sencillamente los pases centrales resolvieron su problema.

Pero hoy Chile est en La Haya en un conflicto bastante ms perifrico. Nos enfrentamos entre pases chicos. En estas condiciones hay un natural riesgo y es que el fallo sea incomprensiblemente equitativo, ridculamente distributivo. Cuentan en Cancillera que en las reuniones de cabildeo con otros pases, la causa chilena es muy bien recibida durante la reunin. Pero que una vez que van al respectivo almuerzo o cena de camaradera, la mayor parte de los funcionarios de gobierno de cada pas sealan que a Chile no le costara nada ceder algo de costa y resolver el problema. Eso significa que Chile habita cerca de una derrota poltica. Y ya pas con Per: Chile gan en la discusin del fundamento, pero igual perdi mar. Y es que en La Haya se puede ganar en derecho y perder la batalla poltica, con un fallo inconveniente.

Para pases como Chile, lo mejor es establecer principios, criterios y una estrategia de largo plazo provista de una slida relacin con el subcontinente. La existencia de ofertas por parte de Chile abre una puerta a Bolivia (si un da converso y otro no, tengo derecho a dejar de conversar?). Chile ha optado por dar un tono secundario al juicio. El Presidente no ha asistido, mientras Evo Morales s lo hace. Pero la actitud de Chile es que cada centmetro de su territorio es sagrado. Entonces, por qu no asistir con todos los rituales asociados? La actitud de Chile y en Chile ha sido sistemticamente contradictoria. Me toc representar en las primarias del Frente Amplio una propuesta de canje con salida a Bolivia al Pacfico y acceso de Chile al Amazonas. Y fui sumamente criticado. Pero acercndose el fallo, un ex presidenciable que nunca dijo nada y otros miembros de su sector hablan de canje territorial. Cuesta entenderlos. Y hay voces que sealan que Chile debiera retroceder y salir del pacto de Bogot. En suma, Chile no tiene una posicin definida. Chile quiere defender los tratados, pero todo tratado vigente puede ser modificado por uno nuevo y solo un escenario poltico explicar que se llegue a eso. De hecho, hay un tratado anterior al actualmente vigente. Y favoreca a Bolivia. Los tratados cambian con hitos traumticos. Una guerra, un mal juicio, una crisis poltica; y el mundo puede cambiar su estructura.

A mi juicio el argumento boliviano es equivocado, pero no es irracional y no carece de sustancia jurdica. An as, Chile tiene ventajas argumentales, pero ellas pueden quedar relativizadas con un escenario hostil. Lo cierto es que al ajedrez se puede jugar defensivamente (Karpov) u ofensivamente (Kasparov), pero lo que est claro es que hay que jugarlo y no negarse. Ya Chile intent la tctica de la negacin. Recordemos que el 15 de julio de 2014 Chile interpuso una excepcin preliminar ante la Corte, ya que a su juicio el tribunal no tena competencia para conocer del caso, en razn de las limitaciones que contempla el Pacto de Bogot, Chile perdi 14 a 2. No hay que olvidar esta cifra. Fue una derrota abrumadora y mostr cmo Chile se equivoc antes en lo poltico y luego en lo jurdico. Sin embargo, cual alumno arrogante e incompetente, la elite chilena decidi que la estrategia seguira intacta, la misma que fall con Per y con la primera sentencia respecto a Bolivia. Con estos antecedentes esperamos el fallo.

A los gobiernos chilenos les ha gustado creer que el asunto es jurdico, pero esas son las piezas del juego, pero no es el juego. El tablero es poltico. Y ante ello la racionalidad que puede imperar puede ser distinta a la procedimental. Y en ese caso, el pas ms perifrico puede gozar de favoritismo. Y aunque algunas veces los pases que tienen fallos en contra, cuando son ms grandes que su rival, logran resolver el entuerto por la va de una negacin obcecada; Chile es un pas suficientemente irrelevante como para no tener derecho a comportarse taimadamente y tendr que acatar lo que venga. Seguir con un discurso que promueve la ignorancia y la generalizacin no ayudar en nada a recibir la noticia, sea cual sea. Chile es un pas insuficientemente pequeo para producir compasin e insuficientemente grande para producir respeto. La impostada solemnidad de nuestras elites y el cacareo jurdico propio de un terrateniente extraado por las novedades de las leyes modernas, no ayudan en la combinacin. An as, la estrategia de pasar por el lado del juicio por parte del gobierno es llamativa y demuestra la poca fe que se tiene en el caso. La reiterada dupla Bachelet-Piera tiene la prueba de fuego de la continuidad estratgica en este caso. Y no parecen estar muy entusiasmados.

http://www.theclinic.cl/2018/03/21/columna-de-alberto-mayol-por-la-haya-el-riesgo-que-corre-chile-en-un-conflicto-entre-paises-chicos/

 





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter