Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-03-2018

El siguiente paso

Gilberto Lpez y Rivas
La Jornada


Una de las  acepciones del concepto de corporativismo, que desarroll creativamente el marxista argentino Leopoldo Mrmora (El concepto socialista de nacin, Coleccin Pasado y Presente, 1986), refiere a la incapacidad de una fuerza poltica, partido, sector o clase social, para salir del mbito de sus propios intereses y problemticas, y, en consecuencia, la renuncia a extender su hegemona sobre otros sectores de la sociedad. Precisamente, al situarse en el polo opuesto de la hegemona, el corporativismo impide observar ms all, que, en forma coloquial, se describira como dejar de verse el ombligo y tener el arrojo de ampliar las alianzas y articulaciones con sujetos socio-polticos diversos, e, incluso, en naciones multitnicas como las latinoamericanas, con grupos con identidades tnico nacionales y procesos autonmicos anticapitalistas.

Siguiendo a Gramsci, Ana Mara Rivadeo seala que: La hegemona como funcin de direccin de la sociedad que implica una funcin tica, cultural y moral que se despliega en el terreno de la sociedad civil es ejercida por un grupo social fundamental sobre los grupos subordinados. Se trata, por ende, de un espacio complejo y contradictorio en el que se estructuran, organizan e institucionalizan las relaciones de fuerza entre grupos sociales. (Lesa Patria. Nacin y Globalizacin, UNAM, 2003) En el desarrollo argumentativo de Gramsci por Rivadeo, ella identifica un quiebre fundamental en su pensamiento: una clase se produce a s misma en cuanto que se convierte en sujeto histrico autnomo; es decir, en la medida en que constituye su unidad interna su homogeneidad, su autoconciencia y su autoorganizacin como sujeto poltico. Pero ello implica, justamente, con su autoproduccin como sujeto hegemnico Esto supone trascender su propio corporativismo, los lmites particularistas de su horizonte econmico-social-cultural-ideolgico inmediato. (Ibid. P. 69)

As, en la lucha anticapitalista contra-hegemnica, en la que estn inmersos quienes hacen propia la propuesta del Congreso Nacional Indgena (CNI) y el Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN), es primordial superar el corporativismo, trascender los lmites particularistas. Precisamente, cuando el EZLN propone la conformacin de un Concejo Indgena de Gobierno y el CNI lo acepta, estas organizaciones muestran una vocacin hegemnica, que no es para nada vanguardista. Los mayas zapatistas, en particular, han reiterado y lo han demostrado una y otra vez, que no buscan ser vanguardia de nadie, en el antiguo significado negativo de este trmino.

Las organizaciones, comunidades y pueblos que integran el movimiento indgena no han dejado de luchar, cada una en su espacio, modo y tiempos, contra las corporaciones extractivistas que van desde las mineras hasta el crimen organizado, pasando por las elicas, tursticas, farmacuticas, acaparadoras y privatizadoras de agua, etctera, y contra el Estado que las representa. La diferencia es que ahora, con el CIG, se pretende pasar a otro nivel de esa lucha anticapitalista, trascender sus particularidades; establecer nexos que van ms all de lo indgena, lo local, lo regional e, incluso, lo nacional.

Tambin, en la lucha contrahegemnica, los grupos de poder hacen todo lo que est a su alcance para impedir u obstaculizar la formacin o el fortalecimiento de sujetos histricamente autnomos. Cuando stos surgen, buscan inmediatamente neutralizarlos e, incluso, exterminarlos (por cierto, la historia genocida del Estado mexicano es cada vez ms conocida internacionalmente). Para ello, emplean directamente la represin de sus aparatos militares, policiales y de inteligencia, o las acciones clandestinas de sus grupos paramilitares y/o delincuenciales. Tambin, el rgimen de partidos de Estado, como el que predomina en Mxico, utiliza la democracia tutelada por los poderes fcticos para cooptar, mediatizar o neutralizar a las organizaciones que manifiestan tendencias autonomistas y rupturistas del sistema hegemnico dominante. Una va muy socorrida es buscar su fragmentacin, su divisin interna o implosin, ofreciendo presupuestos, ayudas desinteresadas, cargos, o canonjas a sus direcciones polticas, y, claro, en temporadas electorales, las diputaciones federales y locales, las senaduras, las candidaturas para las alcaldas aparecen en las vitrinas del mercado de conciencias, siempre y cuando las dirigencias obtengan el apoyo clientelar de la base. De esta manera, muchas organizaciones con carcter y estructuras nacionales, como democrticas y de izquierda, prefirieron mirar al otro lado, mientras el proceso para lograr el apoyo ciudadano tena lugar. Asimismo, organizaciones indgenas reconocidas, con prcticas autogestionarias, incluso paradigmticas, adujeron diversos pretextos para no involucrarse en el esfuerzo de ampliar y vigorizar el CIG y en el apoyo de su vocera como aspirante a una candidatura independiente a la Presidencia de la Repblica. Tampoco se observ la presencia de la Iglesia progresista, como tal, en la campaa de apoyo ciudadano.

Mientras tanto, el CNI, el CIG, la asociacin civil Lleg la hora del florecimiento de los pueblos y el EZLN hicieron pblica una convocatoria a las personas individuales, grupos, colectivos, organizaciones del campo, de la ciudad, indgenas y no indgenas, en Mxico y en otros pases A que hagan anlisis y valoraciones para darle seguimiento a esta lucha que, lo sabemos, apenas empieza Porque, como lo dijeron una y otra vez el CIG y su vocera Marichuy, nuestro horizonte no termina el primero de julio de 2018 ni se circunscribe slo a Mxico. La resistencia, la rebelda y el empeo de construir un mundo donde quepan muchos mundos es internacional y no se limita ni por los calendarios ni por las geografas de quienes all arriba nos explotan, nos desprecian, nos roban y nos destruyen.

Bienvenido el semillero "Miradas, Escuchas, Palabras: Prohibido Pensar?".

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2018/03/23/opinion/028a2pol

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter