Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-03-2018

Las nias tambin juegan ftbol

Ilka Oliva Corado
Rebelin


Llegu en noviembre a Estados Unidos, para los primeros das de abril cuando empezaba a derretirse la nieve del invierno, sal a buscar trabajo a los campos de ftbol, llevaba conmigo mi ttulo de rbitra de ftbol avalado por FIFA y una carta de recomendacin de la Federacin de Ftbol de Guatemala.

Llegu a los campos del lago, as les llaman a los campos de ftbol que estn frente a la playa de la calle Montrose, mi gran sorpresa fue ver a equipos mixtos de nias y nios, no pude contener el llanto por la emocin, aquel instante para m fue catrtico. De nia haba crecido agarrndome a trompadas con los patojos retndolos a los puetazos para pelear por mi lugar en la chamusca. Me decan que el balompi no era cosas de nias, que me fuera a jugar muecas y a lavar platos. Yo en contestacin los retaba y les deca que el primer pito de sangre hablara, as fue como me volv experta en peleas callejeras, un puetazo directo a la nariz y volaban los pitos de sangre, lo que me aseguraba mi lugar en la chamusca. Cmo me iba dentro del juego era otra cosa, zancadillas por doquier, ignorada, nadie quera pasarme la pelota, nadie confiaba en que una nia poda meter un gol. Me fui haciendo a punta de pelotazos y puntapis. La venganza eran las tcnicas al paredn, hasta que ya no qued en ltimo lugar y no pudieron fusilarme a pelotazos.

Me tocaba doble porque ya saba la chicoteada de mi mam si me saltaba el cerco y me pona jugar ftbol con los patojos, y aparte las trompadas para ganarme el puesto en el partido. Pero todo sacrificio vali la pena y mucho ms la alegra, porque el ftbol se convirti en mi pasin. Entonces al terminar el juego, sala con la sangre caliente por las trompadas y llegaba a la casa a recibir la chicoteada de todos los das, porque todos los das contra viento y marea yo sala a jugar ftbol. Ese da de abril, con el llanto acumulado de toda una vida que no pude contener en ese instante, llor de alegra porque esas nias no tenan que agarrarse a trompadas para jugar ftbol y adems en equipos mixtos, cosa que nunca haba visto en Guatemala. Una parte de m se sinti realizada. Despus de 15 aos viviendo en Estados Unidos, no me acostumbro todava, cada vez que veo juegos mixtos, siento la misma emocin de aquel primer da y se me aguan los ojos, y les grito emocionada: pasla!, ponla!, abr la cancha!, par! tir ahora! Y grito los goles como loca, como si fuera yo misma la que los hubiera anotado. Es una emocin indescriptible ver nias jugando ftbol y mucho ms cuando los equipos son mixtos y demuestran que de sexo dbil nada, porque fintean, amortiguan, conducen y anotan con la habilidad, la excelencia, la magia y el estilo que no tiene nada que ver con el gnero. Como rbitra tampoco el camino fue fcil. Creo que lo sufr mucho ms que como jugadora, porque ser autoridad y hacer valer el reglamento en un juego de hombres era desafiar de frente al machismo y los estereotipos. Y la nica forma de demostrar mi capacidad era actuando conforme a la ley y para eso tena saber el reglamente con puntos y comas y adems, entender el juego y marcar en el instante preciso una falta.

Ser rbitro no es cualquier cosa, el reglamente hay que saber aplicarlo. Se falla un gol, pero jams en la vida a un rbitro le perdonan una falta mal marcada y una tarjeta que no fue a tiempo. El sbado 10 de marzo, ms dormida que despierta, despus de ver una pelcula cambi canal, en Univisin pasaban un partido de la Liga Mexicana, Amrica contra Len. No veo ftbol televisado pero llam mi atencin escuchar que quien narraba el juego era una mujer, no lo pude creer en el primer instante, me qued escuchando porque s hay mujeres que participan como comentaristas pero jams como narradoras, para ser narrador hay que tener una habilidad de pocos y una pasin inconfundible. Para narrar un juego hay que vivir en tiempo real, como lo viven los jugadores en la cancha. Me qued escuchando mientras el corazn comenzaba a acelerar las palpitaciones, lo est narrando? Me pregunt. Una mujer est narrando el juego? Volv a preguntarme, emocionada. Tan emocionada como cuando vi en aquel abril a las nias jugando en partidos mixtos y como cuando vi a una mujer recibir las Olimpiadas en Grecia, cien aos despus de que salieran de aquel lugar, cuando sabemos que para sus inicios las mujeres no podan participar ni como espectadoras mucho menos en las disciplinas deportivas.

Repito, no veo ftbol televisado pero el sbado 10 de marzo, me qued pegada al televisor, deleitndome con la calidad de Iris Cisneros, joven de 28 aos, mexicana, de padres salvadoreo, que recin forma parte del equipo de Univisin Deportes. A quien aplaudo por ser la primer mujer de habla hispana en narrar un juego de ftbol en Estados Unidos, no s si en continente Americano, pero es la primera vez que escucho a una mujer narrar un juego de ftbol de hombres de liga mayor. Que fuera en el juego del Amrica, result una plataforma extraordinaria para que su debut llegara a miles de hogares.

Iris Cisneros, relatora de ftbol.

Iris Cisneros, entonces, con esto abri una puerta enorme, enorme, para que ms mujeres sigan el camino de la narracin deportiva, en cualquier disciplina, derribando con esto el patriarcado y los estereotipos y mucho ms en el el ftbol por razones obvias. Es una pionera, y yo reconozco su trabajo, la importancia de su proyeccin y el orgullo y la alegra de verla como mujer narrando juegos de ftbol de hombres. Por Iris y por todas las mujeres que a travs del tiempo, han abierto caminos para nuestro gnero en los deportes. Qu vengan ms!

Blog de la autora: https://cronicasdeunainquilina.com/2018/03/13/las-ninas-tambien-juegan-futbol/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter