Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2018

Cinco problemas para la investigacin
Cmo investigar la Revolucin cubana? (I)

Fernando Martnez Heredia
La Tizza


Con la idea de concretar el trabajo y las proyecciones del Grupo de Estudios sobre la Revolucin cubana, creado por la Ctedra Antonio Gramsci del ICIC Juan Marinello en junio de 2016, Fernando Martnez Heredia present extensamente a sus miembros lo que l consideraba como los cinco problemas y las seis necesidades bsicas para investigar la Revolucin cubana, desde la lucha insurreccional hasta ahora. Por su longitud, hemos dividido la intervencin en dos partes. Hoy ponemos a disposicin de los lectores la primera.


Creo que en el 2017 vamos a salir adelante. Yo tengo el 16 de junio de 2016 como la primera reunin de este Grupo de Estudios; lo cual quiere decir que vamos a ser como los buenos ciclones: vamos a ganar en intensidad y en organizacin. As deca antes el Observatorio Meteorolgico sobre los ciclones: ha ganado en intensidad y en organizacin. Vamos a hacer lo mismo. Adems, no vamos a hacer dao como ellos, sino lo contrario. Este ao debemos lograr que cada uno tenga su tema y vayan trabajando, e incluso pretendemos en el segundo semestre hacer un primer taller que lo ponemos en el plan de trabajo. Yo estaba medio preocupado en ponerlo y que no pudiramos hacerlo, pero hay que hacer un esfuerzo.

Aqu, el mayor culpable es Luis Emilio Aybar porque a l se le ocurri la idea de lo que yo deba hacer en esta reunin. Digo que el mayor culpable, porque lo que l plante es algo inabarcable. He tratado de ver cmo hago de lo inabarcable una cosa completamente parcial pero que tenga sentido, que tenga organicidad y que pueda servir, por tanto, para ustedes. Y le puse Cmo investigar la Revolucin cubana? a partir de lo que me haba planteado l, siempre cuidadoso de los gneros, para que pudiera servir a todo investigador y toda investigadora.

Les propongo una frmula que ustedes puedan cambiar, aunque claro, es muy difcil querer cambiarla sin haberla visto, lo malo es que despus de verla ya sea imposible. Sera lo siguiente: ver cinco problemas, seis necesidades bsicas, una especie de nota terica, y si todava tienen fuerzas entonces pasar pero ya como iniciativa completa de ustedes a primeros desarrollos de esto mismo. Entonces, ya casi les pregunto por formalidad si les parece bien, porque ya est hecho.

Un problema elemental en la investigacin de la Revolucin cubana, es la relacin del pasado con el presente.

Cuando yo era un nio, un muchacho, un adolescente, las revoluciones de independencia eran absolutamente del pasado. Sin embargo, haba Centros de Veteranos en mi pueblo y en todos, unos viejitos que a veces lo nico que tenan era la estrellita con la bandera enganchada en la camisa. Pero era el pasado. Pasado glorioso, pasado como usted quiera, pero pasado. Incluso, la Revolucin del 30 que le llamo yo la gente le llamaba la Revolucin del machadato era del pasado tambin. Y era muchsimo ms prxima, pero estaba en el pasado. Es decir, el pasado llegaba casi hasta el presente. Hacia esta ltima, y un poco para la anterior, haba un sentimiento de frustracin. El sentimiento de frustracin era bastante generalizado, se usaba mucho, poda llevar o no a algo, pero era usual. Se deca: esta no es la Patria que quiso Mart. Incluso los ms viejos conocan la cancin que aprendieron de nios, la de Mart no debi de morir. Haba una ms terrible que era la de Maceo, no s si ustedes la conocen, que deca Si Maceo volviera a vivir / y a su noble Patria contemplara / de seguro la vergenza lo matara / y volvera a morir. Eso lo enseaban los maestros en las escuelas en la primera Repblica burguesa neocolonial, como yo suelo llamarle. La de Mart era ms conocida, ya no se conoce en ningn lado, pero da una idea potica de un problema gravsimo que era: la Historia como algo que deca cundo t vas a ponerte para la Historia, cundo t vas a convertir en realidad la Historia?. A diferencia de otros muchos pases donde la Historia se ha convertido en historia, y se estudia y todo eso, tiene sus smbolos y todo pero no es igual que aqu. Por eso aqu, pareca que el Apstol iba a morir en el ao de su centenario. Esta idea de frustracin, de necesidad que se cumpla lo que se plante, es una idea importantsima para lo que queremos.

La otra cuestin, todava ms importante, es que es la primera vez que yo sepa en la historia de una revolucin en el mundo, que 58 aos despus los protagonistas siguen en el poder; pero fsicamente incluso, uno de ellos es el presidente de la Repblica. Adems, las Fuerzas Armadas llevan el mismo nombre, la tradicin de cuando se fundaron como insurreccionales, y aquel gobierno revolucionario. Entonces, la continuidad pareci garantizada por esta continuidad. La revolucin dio lo que haba querido Mart. Qu quiere decir esto entonces? Que se presenta como un problema grave en lo que se dira que es un estudio histrico, y para otros es un estudio de algo que es lo que es. Eso presenta siempre escollos. Aunque en mi opinin es lo que nos mantiene a todos aqu, y no a los americanos. Pero bueno, eso es otra cosa. Quiere esto decir que nosotros tenemos un problema previo no pequeo. Yo voy a empezar por ah con los cinco problemas que tratar de sintetizar.

El primero es confundir el apoyo a la Revolucin con el defensismo. Es decir, toda gente que vive en un lugar tiene sus opiniones polticas y tiene incluso su militancia si la tiene, y por ah por ejemplo puede apoyar algo. En este caso, se tratara de apoyar lo que uno estudia. Si lo confundimos con el defensismo entonces no aceptamos ningn conflicto, no aceptamos hechos que sean discordantes, ni siquiera hechos que sean molestos, no aceptamos errores, no aceptamos derrotas. Es decir, son muchas cosas que no aceptamos por defensismo. Pero puede creerse que no aceptamos porque apoyamos.

Por ejemplo, que el PSP y el Movimiento 26 de julio no solo no se entendieron, sino que hubo conflictos muy graves, y que estos se reprodujeron de otro modo en ms de una ocasin despus del triunfo. Este ao, cuando se hizo una historia sintetizada en Granma para el sptimo Congreso del Partido, era como un violn maravilloso, as, no pas nada. No dijo mentira, pero ah no est. Por ah ya no hay que estar insistiendo demasiado porque se ve un caso de defensismo que perjudica. Por qu? Porque al ocultar la verdad se perjudica. Podran ponerse otros ejemplos, yo no voy a ponerme a dar ilustraciones. Pueden darse muchsimas de esto. No solo en hechos importantes, sino en hechos molestos. Lo que fue molesto no existi tampoco. Por eso se puede decir que la UMAP existi hasta el otro da. La UMAP, sin que nadie sepa ya qu quieren decir las siglas, t preguntas y la gente no sabe que quiere decir Unidades Militares de Apoyo a la Produccin; pero que existi hasta hace poco tiempo puede parecer cierto porque medios norteamericanos hablaban de la UMAP como algo de los noventa. Y los medios cubanos no hablan. Ah est el problema grave.

Segundo problema: ocultamiento o no acceso a muchas informaciones relevantes. No es lo mismo ocultamiento que no acceso, pero el resultado es el mismo. A muchas informaciones relevantes y tambin a criterios importantes, no solo a informaciones, que se manejaron cada una en su momento o tuvieron influencia. Es decir, al no tener acceso a una parte de las fuentes necesarias, tanto en hechos como en criterios, se encuentran con un problema muy grande los investigadores.

Hay otros problemas de las fuentes, no solo son estos. Por ejemplo, hay muchsimas fuentes que s estn publicadas y no se utilizan. Ya no me refiero a las fuentes primarias, sino a fuentes bibliogrficas y sobre todo, hemerogrficas. Hemerogrficas hay una cantidad tremenda que nadie utiliza, excepto aquel que se pone a trabajar seriamente y dice: yo voy a ver la coleccin de tal publicacin, o la de esta otra. O aquellos que forman parte de un grupo y dicen: t vas a ver esta, y t esta, y t esta otra, y entonces claro, lo logran, con menos esfuerzo de cada uno pero lo logran igual. Cuando no se hace eso, uno cree que no se sabe, o cree que no han existido muchsimas cosas que estn publicadas. Esto quiero decirlo con la mayor fuerza posible porque es as. Existen libros, y tambin, es probable que existan documentos al alcance, pero como no est esto, lo de organizar, lo de dar fuentes y documentos hay relatoras publicadas; uno no sabe que a lo mejor en el Archivo Provincial de Matanzas puede verse todo lo que fue el INRA de Matanzas. Y entonces, aqu tenemos un segundo tipo de problemas: las fuentes.

Tercero: hay lugares comunes, hay falsedades y hay cuestiones circunstanciales. Son tres cosas diferentes. El lugar comn, lo circunstancial o la falsedad que se dan como axiomas. Es decir, uno no investiga sobre eso porque son verdades. Son cosas de las que parte uno. Eso claro, yo no puedo hoy, pero ustedes si pueden que los llevara a otro tipo de problemas tericos y metodolgicos aunque sea vamos a plantearlos aqu como problemas de hecho: dar como axioma algo es tener un prejuicio. Ya voy a investigar y tengo mi prejuicio. Cuando no hay investigacin tambin crea graves problemas, pero estamos hablando aqu de investigacin.

Por ejemplo: la unidad. La unidad parece una cosa sagrada. Cuando no hubo unidad perdimos, cuando hubo unidad ganamos. Ustedes no han odo eso? Yo lo estoy oyendo desde hace muchos aos. Pero yo no lo oa cuando era jovencito. Yo estuve en el movimiento revolucionario desde jovencito y no hablbamos de la unidad para nada. Pero para nada, nunca. La unidad de quin, con quin? Nosotros tenamos un lema que era: aqu no se pregunta de dnde t vienes, se pregunta t quieres luchar. Ese era el lema, que era contra toda polmica. Y cuando se reciban acusaciones no se respondan. Entonces, Fidel no hizo unidad que yo sepa, hasta el final de la guerra prcticamente. Y el Partido Ortodoxo de Eddy Chibs tena como un lema importantsimo no hacer unidad con nadie. Era parte de la ideologa del partido, que era la experiencia poltica cvica ms cercana. Es un tipo de partido tambin poltico, de tipo radical, que en medios, digamos, democrticos corrompidos, utilizan como uno de sus elementos importantes el nosotros s que no pactamos con nadie. Porque el pacto siempre es que yo te apoyo, t eres el presidente de la Repblica, entonces t me das este Ministerio.

Pero la unidad, sin embargo, s se convirti realmente en algo fundamental en el proceso revolucionario en el poder. Fundamental. Por un lado, la unidad de los revolucionarios; y por otro lado la unidad de todo el pueblo. Que son dos cosas, y que bueno, ya despus se juntaron las dos. Pero entonces, cuando t hablas de la unidad lo retrotraes al 1868. Como una especie de vindicacin histrica general de la Revolucin cubana. Yo lo he escuchado as. Y por qu fueron al Zanjn? Por la falta de unidad. Una broma de mal gusto.

Las dos etapas. Hubo una primera etapa de la revolucin que fue democrtica, agraria y antimperialista no s si fue otra cosa adems, pero yo me acuerdo de esas tres. Tres apellidos: democrtica, agraria y antimperialista. Y luego una segunda etapa en que fue socialista. Eso era algo verdaderamente ya agudo, conflictivsimo, en el tercero o cuarto ao de la revolucin en el poder. Porque implicaba la pretensin del grupo que controlaba las ORI de controlar la ideologa y de que Cuba fuera controlada como una democracia popular de Europa oriental. Claro, los muchachos que venamos atrs decamos que no, que haba una sola y eso llevaba a conflictos agudos. Despus no, despus ya nadie sabe lo que quiere decir eso, pero est en los libros de texto todava. En mis tiempos yo deca, el problema de esta lectura es que aqu en Cuba Fidel primero fue Kerensky y despus fue Lenin. Popular era la palabra que me faltaba: democrtica, popular, agraria y antimperialista. Eso viene de la entrada del marxismo-leninismo tipo sovitico aqu.

Qu sucede? Hay un problema histrico previo que Caridad Massn conoce muy bien. Es que la III Internacional, la Internacional Comunista, cuando quiso llevar el comunismo a cultura universal, de manera muy apresurada y con otros problemas despus, pero al menos la entrada muy apresurada; entendi que entonces los pases que no eran industrializados, eran atrasados. As los llamaba, pases atrasados. Ya por un problema de ms respeto se utiliz un trmino de Lenin: coloniales y semicoloniales. Entonces, haba una cosa que era Argentina. Argentina no era ni colonial, ni semicolonial. Decan coloniales, semicoloniales y Argentina. En serio. Por qu? Porque Argentina tena ms inversiones de Inglaterra que todas las colonias britnicas excepto Canad. Despus pasaron a ser los pases subdesarrollados, que es como fueron hasta hace poco, en que ya no son nada. Esto hace que, cuando se quiso universalizar una doctrina poltica y una teora social muy revolucionaria, tena que resolver el problema y lo resolvi con europeocentrismo, sin salir de la cultura de los colonialistas. Yo recuerdo esa cosa de cuando yo era nio que se deca, t no eres cabezn, t no eres cabezn; la mam le deca al nio no le hagas caso a lo que dice todo el mundo. Es decir, es como una lstima: ustedes van a llegar a ser. No se preocupen que no son todava.

De ah viene la idea: cmo van a llegar a ser? Con una Revolucin agraria y antimperialista. Eso es de los aos veinte. Porque en el segundo Congreso de la Internacional Comunista se plante el problema por primera vez, con mucha seriedad, incluso se trat de desarrollar un concepto que era demcrata revolucionario o democrtico revolucionario, que es una locura, pero todava no era tal cosa. Porque cul es el problema grave de antifeudal y antimperialista, es que esa revolucin deba ser burguesa. Ese es el verdadero problema: una revolucin antifeudal y antimperialista burguesa. Por qu? Porque hay cinco regmenes sociales: la Comunidad Primitiva, el Esclavismo, el Feudalismo, el Capitalismo y el Socialismo. Si t vas contra el Feudalismo lo nico que puedes poner es la Revolucin burguesa. Pero eso es tan grave, que eso es lo que se crean muchos buenos compaeros en Cuba en los aos cincuenta. Y por eso estaban equivocados Fidel y sus compaeros, porque no se daban cuenta que aqu lo ms que poda haber era una Revolucin democrtico burguesa. No era broma. Es gravsimo. Entonces para que uno vea lo complicado que son los problemas intelectuales sobrevive en la docencia, sobrevive por ah y todava no se ha resuelto. Lamentablemente es lo que se ha impuesto. Y nosotros tenemos que luchar contra eso, no ponindonos bravos, sino presentando otro tipo de soluciones. Cuando nosotros ramos muy jvenes, ms que ustedes ahora, decamos en Cuba hubo una revolucin ininterrumpida, pero lo pusimos por escrito. Y cuando tuvimos un poco de poder se lo pusimos a todos los alumnos universitarios de Cuba, en el Programa de Historia del Pensamiento Marxista de 19661967 que se dio hasta 1971 deca Cuba, revolucin ininterrumpida. Con lo cual resolvimos el problema de las etapas. No est bien desde el punto de vista terico ms elegante, pero s est bien desde el punto de vista de un avance del conocimiento. Pero hay que lograr avances mejores. Despus, no s si es mejor pero tena un poco ms de edad, le empec a llamar Revolucin socialista de liberacin nacional, que s pertenece a un concepto. Pero fjense que ya entonces tenemos algo que va a salir despus, que son las diferentes interpretaciones.

Les voy a decir otra cosa de este tercer problema que es muy diferente, porque es circunstancial, no es ni un lugar comn ni una falsedad, que es: en Cuba ha habido una sola revolucin. Si ustedes toman eso no podemos investigar nada. Sin embargo, es circunstancial, porque no es falso ni nada, es lo que dijo Fidel el 10 de octubre de 1968. Por qu? Porque ah por la maana, en esa misma biblioteca de Bayamo lo que haban dicho eran horrores, incluso de Mximo Gmez dijeron horrores, casi que era un pequeo burgus, que era un pequeo burgus flaco, que tena tercer ao de primaria y entonces esa noche Fidel estaba con todas esas cosas indignadito, con razn. Por qu? Porque habamos logrado salir de la microfraccin pero no logrbamos salir del problema completo, y porque la URSS era un aliado demasiado grande, demasiado poderoso y entonces l dijo: son cien aos de lucha. Son cien aos de lucha, y cmo seramos nosotros?, como ellos; y cmo hubieran sido ellos?, como nosotros, porque aqu ha habido una sola revolucin. Desde el punto de vista de un poltico revolucionario, es perfecto; pero de una investigacin, no. Si t lo quieres decir en una forma de exaltacin, de motivacin o de cualquier otra necesidad poltica, perfecto. Si lo quieres decir en una investigacin, ests equivocado.

Lo primero que hizo Mart fue darse cuenta de que l no poda continuar la Revolucin del 68, y cuando ustedes leen lo que escribi sobre el Zanjn y Baragu se dan cuenta, donde dice: era inevitable el alma de amo con que se fueron los patriotas a la guerra, y cuando vieron que sala la masa del pueblo dice Mart, se horrorizaron. Y despus Mart se para en Tampa y dice los pinos viejos, los pinos nuevos, los pinos viejos estn podridos, pero los pinos nuevos los queremos mucho. Y todava, cuando l ve comenzada la guerra una guerra que lleva un mes, donde la parte espaola no quiere que haya combate y trata de ir tramitando a los cubanos que la Asociacin de Hacendados de Cuba ha hecho una carta contrarrevolucionaria maravillosa cuatro das despus del inicio de la guerra, y todo el mundo se est moviendo as, y l no logra acabar de venir para Cuba, y Maceo tampoco, el 25 de marzo desde Repblica Dominicana l hace el Manifiesto de Montecristi, cmo empieza: La Revolucin iniciada en Yara, porque l lo que tiene es que lograr llegar a Cuba, y que se forme el rollo aqu para poder virar al revs el tablero de domin, mientras tanto tiene que estar con el domin, dndole agua y agua.

Yo solo quisiera decirles una cosa, de entrada, en las cuestiones de Ciencias Sociales uno de los estudios ms difciles que existen es el estudio de una revolucin; conspiran varias cosas en contra, que se pueden ir viendo despus porque yo s que ustedes, adems de la investigacin van a escribir unos artculos preciosos, como se escriban antes. Ya nadie escribe artculos preciosos. Ahora todo es resultados de investigacin para que el Consejo Cientfico los despalille.

Vamos al cuarto problema. El cuarto problema es que hay diferencias entre los estudios especializados, los testimonios y la enseanza. Esto afecta, claro, a la investigacin, que es un estudio especializado y la divulgacin, que puede ser divulgacin de investigaciones, de testimonios o incluso la divulgacin misma que hace toda enseanza. Hay que saber separar estas cosas y saber integrarlas tambin, las dos cosas: separarlas e integrarlas.

En el caso de nuestra Revolucin, tenemos por ejemplo, una cantidad de testimonios inmensa, comparablemente mayor que la de los estudios especializados. Al principio no haba. Haba una ideologa, un prejuicio que compartamos, que era: el que anda contando cosas es porque quiere que le den algo. Por eso el Che Guevara escribi en los Pasajes de la guerra revolucionaria, porque yo lo que quiero es que ustedes escriban sus testimonios, pero no digan mentiras, no cuenten como que estaban donde no pudieron. Por qu les digo esto? Porque esto tiene tambin su historia, como pasa con todos los estudios profundos, no se acaban nunca, pero uno va encontrando nuevas cosas. Hay gente que tiene hbitos diferentes: unos tienen una libreta donde van anotando cosas, cada uno tiene su librito. Pero es bueno, cuando uno va ganando, lo vaya ganando de una vez; y por ejemplo, es bueno saber que no haba testimonios, que fueron apareciendo primero poco a poco algunos, los que empezaron como el Che Guevara, y despus, en un momento dado estall, el testimonio no ha parado. A mi juicio, cambian sus motivaciones, no del todo pero cambian un poco, pero ya nunca ha parado, y tenemos una bibliografa testimonial enorme, muy superior a la de las investigaciones.

El problema de la enseanza no lo vamos a tocar aqu, simplemente decir que existe y que est muy relacionado con lo que decamos desde el principio: la importancia simblica, poltica e ideolgica que tiene la revolucin, no solo como tema investigativo.

Por ltimo, el quinto problema es cmo manejar a las pasiones propias y la bsqueda del conocimiento. Dicen los ingleses: last but not least, es decir, el ltimo pero no el ms chiquito. Cmo manejar las pasiones propias, para que no se den de narices, para que uno no sea un da una cosa y otro da la otra, o para que sean una sola cosa todo el tiempo?

Esto se relaciona con varios problemas, pero uno de ellos es el objetivismo en las ciencias, que en la segunda mitad del siglo XIX empez a invadir el ambiente cientfico para separar lo que se considera bueno de lo que se considera malo, de lo que constituye conocimiento, y no solo por la corriente positivista de los hechos sino por toda idea de profesionalizacin. O sea, que profesionalizarse es que ya uno va a separar sus valores de sus actividades. Eso, por ejemplo, ha llegado a otros planos como los periodistas, y en sociologa hubo un tiempo que se deca no, no, el que es entrevistador es como un viene de Marte, as, bajando, bajando, l est preguntando pero no est, que es brutal yo no me explico, bueno, yo s me explico a quin se le ocurri, fue despus de la Segunda Guerra Mundial y de la epistemologa del neopositivismo, pero tiene antepasados en el siglo XIX, el crecimiento de la idea de que hay que ser OBJETIVO. Maritegui tena unas cosas preciosas sobre esto, deca que l le permita a sus pasiones que le ayudaran a hacer su trabajo. Maritegui es mucho ms importante de lo que parece.

Por cierto, cuando ustedes estudien ms la Revolucin cubana vern cmo una generacin previa al triunfo de la Revolucin empez a ser afectada por Maritegui, cmo por ejemplo el presidente Osvaldo Dortics Torrado, que a los 17 aos public un articulito muy verde, pero sobre Maritegui cuando era considerado el diablo. Suponan que era una desviacin del marxismo, y el Partido Comunista peruano fue felicitado por la Internacional Comunista en 1934 por poner en el centro de su lucha ideolgica la lucha contra la desviacin mariateguista. Y en el 1937, 1938!, el jovencito Dortics hizo un articulito muy a favor de Maritegui; pero sobre todo en los primeros aos despus del triunfo Maritegui tuvo aqu una importancia muy grande y fue el primer pas socialista en el que se public Siete ensayos de interpretacin de la realidad peruana, esto se hizo parcialmente a fines del 59 y totalmente en el 61.

Hasta ah cinco problemas, como ustedes son masoquistas yo me pongo sdico, voy con seis necesidades. Est bien? Si no lo hacemos como ustedes quieran.

Fuente: http://medium.com/la-tiza/c%C3%B3mo-investigar-la-revoluci%C3%B3n-cubana-i-2d5a9c18ce7a

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter