Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2018

El 68 japons: una reaccin colectiva al rpido crecimiento econmico en una poca de agitacin

Oguma Eiji
Sin Permiso


En 1967, 1968 y 1969, Japn se vio sacudido por una ola de levantamientos estudiantiles, que finalmente forzaron el cierre de los campus universitarios a nivel nacional. Las revueltas estudiantiles japonesas coincidieron en el tiempo con los llamados Movimientos sociales de 1968, que se desataron entonces en todo el mundo, incluidas (entre muchas otras) las protestas por los derechos civiles y contra la Guerra de Vietnam en Estados Unidos, la Revolucin Cultural en China, las revueltas de estudiantes y trabajadores en Francia y Alemania, y la Primavera de Praga en Checoslovaquia. Investigaciones recientes sobre 1968 se han centrado en las caractersticas comunes de estos numerosos levantamientos, en los aspectos donde todos ellos convergen o se refuerzan mutuamente.[i] Esta ha sido tambin la idea central que gua las investigaciones recientes sobre la experiencia japonesa de 1968 publicadas en ingls.[ii]

Si bien se ha vuelto popular esta bsqueda de similitudes subyacentes entre los diversos movimientos sociales que ocurren en todo el mundo en 1968, y que se inscriben en un contexto de tensiones globales debidas a la Guerra Fra, no se debera descuidar la investigacin acerca de las formas en que estos movimientos sociales se fundan en sus propios contextos sociales, polticos y econmicos locales. En consecuencia, este artculo examina el 68 japons en el contexto de Japn. Esto no se hace, de ningn modo, para reivindicar algo as como la singularidad o excepcionalidad de la experiencia japonesa. Tiene que ver, ms bien, con darse cuenta de que Japn se encontraba en una situacin bastante inusual en 1968: una nacin asitica que se estaba occidentalizando rpidamente en medio de un crecimiento de una intensidad sin precedentes. Un proceso similar de industrializacin de alta velocidad y cambio social rpido ocurrira en naciones como Corea del Sur y Taiwn en las dcadas de 1980 y 1990, y se produce en lugares como China, Tailandia e India hoy en da. La experiencia de Japn en la dcada de 1960 puede entenderse, desde esta perspectiva, como precursora de estos procesos ms recientes. Este artculo es un esfuerzo por examinar cmo reaccion una sociedad no occidental al rpido crecimiento econmico. El punto de vista ser el de un historiador, y los cambios sern examinados en su dimensin poltica, econmica y demogrfica.

Despus de hacer una breve descripcin de la rebelin estudiantil japonesa de finales de los sesenta y examinar las causas y los factores que contribuyeron a ella, tanto desde dentro como desde fuera de Japn, exploro las peculiaridades de los levantamientos de 1968 en Japn con respecto a los de otras naciones, incluyendo el desdn por la contracultura global de finales de los sesenta, un ethos apoltico y solipsista de auto-negacin permanente, una tendencia ms moralista que moralmente relativista, y un tratamiento retrgrado de las minoras y de las mujeres activistas. En definitiva: este ensayo sita la forma en que Japn vivi el movimiento global del 68 dentro de las contradicciones sociales provocadas por el crecimiento econmico sin precedentes que estaba sufriendo el pas en esos momentos.

Esbozo del levantamiento estudiantil

La historia de las revueltas estudiantiles del 68 japons comienza en 1960. Ese ao, un movimiento popular de amplia base intent evitar la ratificacin del Tratado de Seguridad entre Estados Unidos y Japn (que en Japn suele abreviarse como Anpo), llevando al pas al borde de la revolucin, pero tambin precipitando, despus de su fracaso, el colapso del movimiento estudiantil japons entonces existente. La vanguardia de los manifestantes estudiantiles que participaron en el movimiento contra el Tratado de Seguridad en 1960 fue el Bund, una organizacin de nueva izquierda fundada por estudiantes radicales que se haban separado del Partido Comunista de Japn (PCJ) y que asumieron en ese momento el control de Zengakuren (abreviatura de zen nihon gakusei jichikai sō rengō, Federacin Japonesa de Asociaciones Estudiantiles). A raz de la lucha de 1960, que finalmente no logr bloquear el Tratado de Seguridad, la organizacin nacional Zengakuren se dividi en numerosas facciones, en guerra entre s, conocidas como sectas (sekuto), cada una de las cuales estableci su propia Zengakuren. Sin embargo, las numerosas Zengakurens rivales tenan un tamao relativamente pequeo, que oscilaba desde unos cientos hasta unos pocos miles de miembros, de forma que su capacidad para movilizar a un gran nmero de estudiantes para las protestas fue disminuyendo a lo largo de la primera mitad de la dcada de 1960.

Mientras tanto, el extraordinario crecimiento econmico de Japn durante esa dcada hizo disminuir la pobreza, y la nacin estaba en camino de convertirse en una sociedad de masas. Esta transformacin, as como las noticias de la revolucin hngara de 1956 y las violaciones de los derechos humanos en la Unin Sovitica, redujeron cada vez ms el atractivo del marxismo. La influencia del Partido Socialista de Japn (PSJ), que haba experimentado un enorme crecimiento en la dcada de los cincuenta, comenz a menguar, y una actitud de apata poltica se generaliz entre los estudiantes japoneses. Cuando una encuesta de 1965 pregunt a los estudiantes qu era lo que ms disfrutaban de la vida universitaria, la respuesta ms popular fue actividades del club y pasatiempos personales, y solo un 1 % respondi participar en movimientos estudiantiles.[iii] En 1964, cuando las sectas intentaron protestar frente a la entrada de un submarino nuclear estadounidense en el puerto de Yokosuka, solo unos pocos cientos de estudiantes se presentaron.

El levantamiento estudiantil de 1968, a pesar de estos antecedentes, fue un evento inesperado. En octubre de 1967, un pequeo grupo de activistas se enfrentaron con la polica cerca del aeropuerto Haneda de Tokio, en un esfuerzo por evitar que el primer ministro Satō Eisaku viajara a Vietnam del Sur. Los estudiantes, equipados con cascos para la construccin y palos de madera,[1] se impusieron a una polica ligeramente armada. Las impactantes imgenes de la confrontacin violenta, en la que un activista fue asesinado, fueron transmitidas en los programas de noticias de la televisin nacional, en un momento en que la televisin en color se haba generalizado recientemente. Los estudiantes ms jvenes y los trabajadores que no haban participado en las protestas de 1960 quedaron impresionados por la lucha heroica que presenciaron en sus televisores y las sectas Zengakuren, que estaban en crisis, vieron aumentadas sus filas con nuevos miembros. En octubre de 1968, decenas de miles de simpatizantes de estas sectas saquearan la estacin de Shinjuku en el centro de Tokio, en lo que ms tarde sera recordado como los Disturbios de Shinjuku (Shinjuku sōran jiken).

En junio de 1968, los estudiantes de la Universidad de Tokio, la universidad ms selecta de Japn, y la Universidad Nihon, la mayor institucin de educacin superior del pas, con aproximadamente una dcima parte de la poblacin total de estudiantes universitarios, establecieron Zenkyōtō (abreviacin de zengaku kyōtō kaigi; Consejos universitarios de lucha conjunta).[iv] Armados con cascos y palos de madera, tomaron y bloquearon sus campus frente a la polica. Zenkyōtō era independiente con respecto a las sectas y estaba abierto a cualquier participante voluntario, independientemente de su afiliacin ideolgica. Las universidades donde se haban producido los encierros fueron declaradas zonas liberadas, y la imagen de los estudiantes que se resistan a la polica en nombre de una mayor libertad acadmica y personal inicialmente gener una cobertura informativa comprensiva y amigable por parte de los medios de comunicacin japoneses. Desde mediados de 1968 y hasta comienzos de 1969, las ocupaciones universitarias, habitualmente recordadas como el movimiento Zenkyōtō, se extendieron a cientos de universidades y miles de escuelas secundarias de todo el pas.

Los objetivos concretos de este movimiento Zenkyōtō son difciles de precisar. El trmino Zenkyōtō, cuando el movimiento comenz en la Universidad de Tokio y la Universidad de Nihon en 1968, se refera a grupos separados dentro de cada universidad. En otras palabras, cada universidad tena su propio Zenkyōtō, que buscaba reformar instituciones especficas dentro de cada universidad, y tena poco sentido que los diversos Zenkyōtō estuvieran conectados como parte de un movimiento ms grande. En esta etapa inicial, muchos estudiantes que no estaban interesados ​​en la poltica nacional o internacional participaron para mejorar la situacin dentro de su propia universidad. Sin embargo, cuando Zenkyōtō comenz a aparecer en docenas de campus en Japn, varios grupos de la nueva izquierda trataron de fundar sobre estos grupos de protesta locales un movimiento nacional con objetivos polticos ms amplios: desde la oposicin a la Guerra de Vietnam, al Tratado de Seguridad entre Japn y Estados Unidos o al gobierno conservador japons, hasta el intento de organizar una revolucin de inspiracin marxista. Si se examinan las octavillas producidas por los grupos Zenkyōtō a lo largo del tiempo, se ve con claridad que mientras las primeras exigan solo reformas o democracia dentro de cada universidad, las posteriores se centraron cada vez ms en cuestiones polticas ms amplias. Esta fue una transicin natural para buena parte del movimiento, porque la oposicin a la Guerra de Vietnam y al Tratado de Seguridad era ampliamente compartida entre los japoneses en ese momento (las encuestas de la poca muestran que ms del 80 % de los japoneses se oponan a la poltica estadounidense en Vietnam). En consecuencia, algunos activistas estudiantiles vieron con buenos ojos esta amplitud de miras, que condujo, finalmente, a un giro hacia el radicalismo y los lemas revolucionarios. A medida que pas el tiempo, muchos estudiantes abandonaron el movimiento, en parte debido a su incomodidad ante el creciente control ejercido por los grupos de la nueva izquierda.

La cantidad precisa de estudiantes que participaron en el movimiento Zenkyōtō es imposible de saber. Sin embargo, segn una amplia variedad de estimaciones, incluso en las universidades, que eran los epicentros del movimiento, los participantes ―entre activistas comprometidos y meros simpatizantes― representaban no ms del 20 % de la poblacin estudiantil total. El otro 80 % permaneca indiferente o se opona al movimiento. En ese momento, la tasa de matriculacin en la universidad entre los jvenes era de alrededor del 20 %, lo que significa que no ms del 4 % de los jvenes de entre 18 y 23 aos (aproximadamente 300.000 estudiantes) participaron en el movimiento o lo apoyaron.

La actividad estudiantil comenz a menguar en 1969, despus de que el gobierno pusiera en marcha una nueva legislacin draconiana, eufemsticamente conocida como la ley de administracin universitaria, dando manga ancha a la polica para reprimir los disturbios en los campus. Los cuerpos policiales desarrollaron estrategias ms efectivas que las del pasado para enfrentarse con estudiantes armados con palos de madera. A finales de 1969, la gran mayora de las barricadas en las universidades y escuelas secundarias de todo Japn haban sido demolidas, y las manifestaciones callejeras instigadas por sectas casi haban desaparecido.

Las sectas y los estudiantes radicales de todo Japn haban soado durante mucho tiempo con repetir en 1970 la lucha contra el Anpo de 1960, coincidiendo con el momento en el que el gobierno debatira la renovacin del Tratado de Seguridad, tras la expiracin de perodo de vigencia inicial de 10 aos. Los activistas prevean otro movimiento de masas y ―con suerte― una revolucin a gran escala. Sin embargo, la realidad era que, en 1970, la polica haba suprimido casi por completo el movimiento estudiantil. Adems, el movimiento estudiantil radical, que en el pasado haba sido incluso admirado, ofenda cada vez ms la sensibilidad del gran pblico. La economa japonesa creca alrededor del 10 % por ao. Si bien persistan algunos problemas, como la contaminacin industrial, la poblacin japonesa estaba cada vez ms satisfecha con su nivel de vida. En las elecciones generales de diciembre de 1969, el partido conservador en el gobierno (el Partido Liberal Democrtico, abreviado PLD) obtuvo una gran victoria, mientras que el PSJ sufri una aplastante derrota, perdiendo 51 de sus 141 escaos en la Dieta Nacional (el parlamento japons).

En junio de 1970, se renov el Tratado de Seguridad sin incidentes, y la mayora de los estudiantes volvieron a un estado de apata poltica. Unos pocos extremistas, que formaron la Faccin del Ejrcito Rojo (sekigun-ha) y defendieron la revolucin armada para contrarrestar a la cada vez mejor equipada polica, sufrieron una represin implacable. Frenados en Japn, algunos miembros secuestraron un avin y volaron a Corea del Norte, mientras que otros se trasladaron a Oriente Medio, donde lucharon junto a las guerrillas palestinas. Los que permanecieron en Japn unieron fuerzas con otras sectas armadas para formar el Ejrcito Rojo Unido (rengō sekigun). En febrero de 1972, en un escondite secreto de la montaa, 12 miembros fueron asesinados en una sangrienta purga dentro de las filas del propio grupo. Despus de un dramtico enfrentamiento armado con la polica, transmitido en vivo por la televisin nacional, los miembros supervivientes se rindieron. Este horrible incidente produjo una gran conmocin entre los pocos activistas estudiantiles que quedaban. Poco despus, el movimiento estudiantil cay en un estancamiento total.

Teniendo en cuenta este esbozo bsico de los levantamientos del 68 japons, surgen al menos dos preguntas. En primer lugar, en medio de un crecimiento econmico sin precedentes y del desarrollo de una sociedad de masas en Japn, por qu surgi repentinamente un levantamiento de estudiantes a gran escala? Y segundo, qu distingue a la revolucin estudiantil japonesa de la que tuvo lugar en muchas otras naciones del mundo en 1968?[v]

Causas del levantamiento estudiantil

El levantamiento estudiantil en Japn surgi como respuesta al crecimiento econmico, y a la sociedad de consumo masivo resultante del mismo. En otras palabras: la rebelin estudiantil puede verse como una reaccin de masas ante el rpido crecimiento econmico. Examinemos los factores que condicionaron esta respuesta, comenzando por las transformaciones producidas en la sociedad japonesa debido al rpido crecimiento econmico, y explicando despus los cambios precipitados por la propia revuelta estudiantil.

Condiciones urbanas y aumento de votantes independientes

Histricamente, los agricultores, pequeos empresarios y asociaciones de vecinos formaban parte de la base de votantes del PLD, mientras que el PSJ y el PCJ dependan de los estudiantes y sindicalistas. Sin embargo, cuando el crecimiento econmico y la urbanizacin transformaron rpidamente la sociedad japonesa, los individuos se distanciaron de sus comunidades de origen, producindose un aumento de los votantes independientes, sin afiliacin partidaria definida, especialmente entre los jvenes habitantes de las ciudades.

Segn una encuesta de 1969 realizada entre miembros del Consejo General de Sindicatos (abreviado Sōhyō en japons), que se aline con el PSJ desde la inmediata posguerra hasta la dcada de 1980, ms del 40 % de los miembros de 40 aos o ms estaban afiliados al Partido Socialista. Por el contrario, aproximadamente el 40 % de los miembros menores de 40 aos se consideraban votantes independientes. Adems, solo el 10 % de los miembros entre los 20 y los 30 aos crea que se poda lograr un cambio poltico mediante el voto. Sin embargo, esto no significaba que el otro 90 % hubiera perdido todo inters en la poltica. De hecho, el 47 % de ellos apoyaban el uso de tcticas de accin directa, como sentadas, manifestaciones o huelgas.[vi] En otras palabras, hubo una marcada polarizacin entre los miembros jvenes. Alrededor de la mitad pareca haber perdido todo inters en la poltica, mientras que otros, habiendo perdido la fe en el proceso electoral, no apoyaban a los partidos polticos tradicionales, pero aprobaban en cambio la accin directa.

Detrs de este apoyo a la accin directa estaban las circunstancias a las que se enfrentaban los jvenes urbanos. El crecimiento econmico impuls la migracin a gran escala de las aldeas agrcolas a las ciudades; en 1945, solo el 28 % de la poblacin de Japn haba residido en ciudades, mientras que en 1970 alcanzaba el 72 %. Un proceso de urbanizacin que dur un siglo en Estados Unidos se comprimi en tan solo 25 aos en Japn. En 1962, la poblacin de Tokio super los 10 millones, y en 1968 su densidad de poblacin era de 15.484 personas por kilmetro cuadrado, muy superior a la de Nueva York (9.809 en 1967) o Londres (4.937 en 1969). Segn una encuesta de 1965, el 37% de los habitantes de Tokio viva en un espacio de menos de 5 m2 per cpita.[vii] Un antiguo activista de la Universidad de Waseda describe las condiciones de vida de los estudiantes en 1966 de la siguiente manera: La mayora viva en habitaciones de 3 a 4,5 esteras tatami.[2] Huelga decir que no tenamos electrodomsticos como televisin o nevera.[viii]

Los jvenes constituan una abrumadora mayora en esta migracin urbana. En 1965, el 42 % de la poblacin urbana de Japn ―y el 47 % de Tokio― tena entre 15 y 34 aos.[ix] Adems, dado que la mayora de los migrantes eran hombres en busca de trabajo, en centros urbanos como Tokio u Osaka los varones superaban a las mujeres por un amplio margen.

En ese momento, Japn era una nacin en desarrollo, carente de bienes de consumo e instalaciones recreativas, y el dlar estadounidense se fijaba artificialmente a un asombroso valor de 360 yenes.[3] En 1968, el primer salario de un joven con estudios universitarios era, como promedio, de 29.000 yenes (alrededor de 80 dlares) al mes, lo que haca prcticamente imposible viajar al exterior. En una encuesta de 1968 que preguntaba a los participantes qu actividades recreativas haban realizado en los ltimos tres meses, las cuatro respuestas principales eran: leer, coser (entre mujeres), beber en casa e ir al teatro o al cine.[x]

Durante los aos 60, especialmente en Tokio, se produjo un crecimiento extraordinario del nmero de jvenes polticamente no afiliados y desarraigados de sus antiguas comunidades, confinados en habitaciones estrechas y con una gran cantidad de tiempo libre.

Es en este contexto en el que, durante las manifestaciones dirigidas por las sectas estudiantiles, muchos espectadores no afiliados a la causa empezaron a sumarse a las protestas, y a lanzar insultos y piedras a la polica. Y no porque simpatizaran, necesariamente, con la causa de los estudiantes. Muchos estaban deprimidos por sus extraas nuevas vidas urbanas y expresaban as su descontento; algunos, quizs, no buscaban ms que una forma de entretenimiento que no costara dinero. El Mainichi Shimbun inform que durante una protesta en abril de 1968 contra la construccin de un hospital del ejrcito estadounidense, la multitud juvenil coreaba Esto s que es diversin! mientras arrojaba piedras a la polica.[xi] En los Disturbios de Shinjuku de octubre de 1968, no se trataba de estudiantes de sectas, sino de multitudes de trabajadores de fbricas, empleados de restaurantes y empleados de oficina que participaban en los actos ms destructivos; de hecho, los estudiantes de las sectas intentaron frenar este comportamiento. Los violentos enfrentamientos con la polica se generalizaron y para algunos se convirtieron, incluso, en una forma de entretenimiento. Unos estudiantes de secundaria entrevistados en la revista Shokun en 1969 afirmaban que, ignorando la ideologa, se haban unido a las protestas de aquellas sectas que parecan ms propensas a participar en actos violentos.[xii]

Guerras de exmenes de ingreso y descontento en el campus

El rpido crecimiento econmico vino acompaado de un aumento espectacular del nmero de matriculados en la escuela secundaria y en la universidad. La tasa nacional de matriculacin en la escuela secundaria era del 57 % en 1960, pero superaba ya el 90 % en Tokio. La tasa de matriculacin en la universidad aument del 10,3 % en 1960 al 37,8 % en 1975. El nmero de universidades tambin aument: de 71 universidades pblicas y 116 privadas en 1952, a 74 pblicas y nada menos que 258 universidades privadas en 1967. Adems, puesto que la generacin del baby boom de posguerra fue aproximadamente un 20 % ms numerosa que la generacin anterior, la matrcula universitaria se expandi incluso ms de lo que sugiere el aumento en la tasa de matriculacin.

El resultado fue una feroz competencia acadmica llamada guerra de exmenes de ingreso (juken sensō). Una encuesta de 1964 muestra que el 64 % de las escuelas secundarias ofrecan cursos complementarios para la preparacin de exmenes, adems de las seis horas de clases regulares, y que algunas escuelas tenan un curso por cada uno de los 320 exmenes prcticos que se realizaban al ao. Las escuelas clasificaron cada vez ms a los estudiantes en diferentes clases segn la capacidad demostrada en los test. Las entrevistas de los medios de comunicacin con estudiantes de secundaria nos dejaron testimonios como los siguientes: Tengo los nervios a flor de piel al estar preparndome para los exmenes da y noche, o Nunca he hablado con mis compaeros de clase de ninguna otra cosa aparte de los exmenes.[xiii]

Fueron estas condiciones las que produjeron un ambiente propenso para la rebelin contra los profesores y la ocupacin de las universidades en la forma del movimiento Zenkyōtō. Un activista Zenkyōtō escribi: Los estudiantes lanzaron su odio acumulado hacia los muchos maestros que haban administrado sus vidas en nombre de la educacin desde la escuela primaria hasta la universidad.[xiv]

Los estudiantes se haban preparado para los exmenes de acceso imaginando una idlica vida universitaria por delante. Habiendo escuchado cosas sobre las relaciones cercanas entre profesores y estudiantes que haban caracterizado los tiempos pasados, cuando los estudiantes universitarios eran miembros de una pequea lite, estudiaron mucho, esperando un futuro como parte de dicha lite. Pero estas expectativas se revelaron infundadas. Con el aumento de los alumnos matriculados, los profesores empezaron a utilizar micrfonos para dar conferencias a cientos de estudiantes en auditorios llenos. Adems, a medida que iban surgiendo nuevas universidades en todo Japn, escaseaban los instructores cualificados. El resultado fueron clases de bajo nivel acadmico, a las que se llam clases producidas en masa (masu-puro kōgi), y universidades abarrotadas de alumnos, a las que se conoca como universidades mamut (manmosu daigaku). En 1966, el peridico estudiantil de la Universidad de Chūō, una conocida universidad mamut, calcul que en el campus no haba ms de 0,5 metros cuadrados por estudiante.[xv]

Con la economa en auge, los graduados no tenan problemas para encontrar empleo si no tenan unas expectativas demasiado altas. La oferta de empleos cualificados, sin embargo, no corri pareja al aumento de los graduados universitarios. Mientras que el 43 % de los graduados obtuvieron empleos de oficina en 1951, solo el 31 % lo hizo en 1967. En cambio, los graduados que encontraron empleo en el sector comercial aumentaron del 3 % al 19 % en el mismo lapso de tiempo. En 1968, un activista estudiantil escribi: Todos tenamos grandes esperanzas cuando ingresamos en la universidad... pero el producto que recibimos era extremadamente malo... El abrumador aumento en los estudiantes ha disminuido en gran medida el estatus social de los graduados universitarios y tener un ttulo universitario ya no garantiza conseguir un empleo en una gran empresa.[xvi] Este tipo de frustracin se convirti en una de las principales causas del levantamiento estudiantil.

Rpida modernizacin y crisis de identidad

El rpido crecimiento econmico hizo que Japn se transformase, en pocos aos, de una nacin en desarrollo a una plenamente desarrollada. En 1948, el ingreso per cpita era de aproximadamente 100 dlares estadounidenses, en comparacin con los 1.269 dlares en Estados Unidos y los 91 dlares en Sri Lanka. En 1968, en cambio, Japn superaba ya a Alemania Occidental y se converta en la segunda economa ms grande del mundo occidental.[xvii] En esos aos, la poblacin urbana de Japn aument de forma espectacular, y en 1965 el nmero de puestos de trabajo en la industria manufacturera sobrepas por primera vez a los de agricultura, silvicultura y pesca. Mientras tanto, la reurbanizacin masiva de Tokio y otras ciudades antes de los Juegos Olmpicos de Tokio en 1964 transformaron drsticamente el entorno urbano.

Los estudiantes que crecieron cuando Japn todava era una nacin en desarrollo se sintieron abrumados por estas transformaciones. Un estudiante de la prefectura[4] de Okayama, por ejemplo, que ingres a la Universidad de Tokio en 1966, escribi que los enormes edificios de hormign y los pasos elevados de Tokio le parecan totalmente inhumanos. Record haber experimentado una crisis existencial, que consideraba extremadamente comn entre su generacin. La sociedad urbana moderna, deca, hace de los estudiantes personas insensibles, dirigindose en la direccin equivocada, y consideraba esta angustia como una de las razones por las que muchos estudiantes de su generacin se sentan atrados por la filosofa existencialista, el teatro del absurdo o las teoras marxistas de la alienacin.[xviii]

Para hacer frente al aumento de las matrculas, las universidades erigieron grandes instalaciones de hormign, en las que los estudiantes, criados en entornos agrcolas y acostumbrados a los paisajes rurales y las relaciones interpersonales estrechas, experimentaron una profunda sensacin de alienacin. Un activista estudiantil escribi en 1968: En el momento en que ingresas a la universidad... pierdes tu identidad individual y te conviertes en otra cara ms entre la multitud. Pasar todos los das en estos edificios modernos es indescriptiblemente deshumanizante.[xix]

Mientras tanto, la repentina inmersin en la sociedad de consumo provoc sentimientos de culpa y de ansiedad. En la dcada de 1960, los japoneses del rural todava se criaban en un entorno dominado por la ideologa de antes de la guerra, que enfatizaba la conservacin y el ahorro. Pero, cuando llegaban a ser estudiantes, se encontraban inmersos en una nueva cultura urbana de produccin y consumo masivos de una escala sin precedentes. Una historiadora recuerda que por entonces era una joven ama de casa: De repente nos volvimos ms y ms ricos. Podamos comprar lavadoras y televisiones, pero nos sentamos extremadamente incmodos. No dejbamos de pensar, es correcto todo esto? Es realmente correcto?[xx] En una octavilla de 1969, el grupo Zenkyōtō de Waseda declar su odio hacia esta sociedad consumista e hinchada.[xxi] Un antiguo decano de la Universidad de Kioto recuerda: La riqueza era una fuente de estrs tremendo en ese momento. Era completamente nueva para nosotros. Considera que las ansiedades que sentimos en ese momento, cuando de repente ya no tenamos que soportar la pobreza, ayudaron a impulsar las revueltas estudiantiles.[xxii]

Estos sentimientos de ansiedad, unidos a la insatisfaccin con el funcionamiento de las universidades, generaron discursos crticos hacia el capitalismo y la modernizacin, en tanto que fuerzas responsables de las perturbadoras transformaciones sociales. La teora marxista empez a leerse de nuevo, a pesar del declive de los partidos polticos marxistas tradicionales. El rechazo a la Modernidad, bajo las formas del romanticismo y del teatro del absurdo, empez a ganar popularidad, y los folcloristas se hicieron famosos por recopilar cuentos de aldeas agrcolas. El novelista derechista Mishima Yukio, que elogiaba los anticuados ideales del bushidō y defenda el japocentrismo de antes de la guerra, se hizo popular incluso entre los estudiantes de Zenkyōtō, a pesar de las diferencias polticas que existan entre ambos.

Conviene tener presente que, a pesar de que algunas de las ansiedades causadas por el crecimiento econmico sin precedentes de Japn seguramente fueron exclusivas del movimiento estudiantil japons, los estudiantes japoneses no hacan ms que compartir una insatisfaccin generalizada con la sociedad moderna que tuvo lugar en ese momento en muchas naciones desarrolladas. Sentimientos de aislamiento y alienacin proliferaron, y cuando los estudiantes comprendieron que probablemente no llegaran a tener nunca los trabajos que haban esperado, sufrieron crisis de identidad y una sensacin de desesperanza.

Muchos de estos estudiantes iniciaron acciones directas como manifestaciones y ocupaciones. Un estudiante de la Universidad de Arte de Tama recuerda: El futuro brillante que haba imaginado para m se haba ido. Se uni a Zenkyōtō buscando un lugar para la autoexpresin.[xxiii] De manera similar, un miembro Zenkyōtō de la Universidad Nihon escribi: La vida est vaca y en el futuro no hay esperanza. Usamos cascos, llevamos palos de madera y enfrentamos la muerte. Uno debe experimentar de alguna forma que sigue vivo.[xxiv]

Takahashi Akira, socilogo especialista en el activismo estudiantil, escribi en 1968: Los estudiantes de izquierda hoy se hacen preguntas existenciales de forma obsesiva... [Su movimiento,] adems de ser una expresin de la crisis de identidad juvenil, es un intento sincero (aunque ingenuo) de comprender la crisis social.[xxv] Una activista Zenkyōtō escribi que haba sido la sensacin de desesperanza que sientes al darte cuenta de que, a cambio de un estilo de vida estable desde un punto de vista material, lo que nos espera a todos despus de la academia es convertirnos en engranajes de la gran mquina industrial, lo que la haba llevado a preguntarse: Quin soy yo? Fue esta duda, recuerda, la que la llev a unirse al movimiento.[xxvi]

Esta mentalidad difera de la de los estudiantes que haban participado en la lucha contra el Anpo diez aos antes, que no se sentan incmodos debido a un crecimiento econmico todava incipiente, ni se vean empujados a actuar por un sentimiento de alienacin. Estos estudiantes, nacidos a fines de los aos treinta, haban experimentado la guerra cuando eran nios. Haban crecido en el perodo de inanicin y caos generalizado que sigui a la derrota de Japn en la Segunda Guerra Mundial, y fue esta experiencia la que ms los marc. El director de la asociacin estudiantil de la Universidad Meiji escribi: Nac en 1938 y crec en una poca en la que no tenamos nada. Despus de la guerra, sufr mucho el hambre. [Si el Tratado se aprobaba] Crea que bamos a volver a esos das. Este miedo me motiv a unirme a la lucha contra el Anpo. Ya haba tenido suficiente guerra y hambre.[xxvii]

Por el contrario, los activistas que lucharon contra la polica en el aeropuerto de Haneda en 1967 proclamaban: Estamos mostrando a la polica que existimos. Les estamos demostrando que somos humanos. Un ex activista de la lucha de 1960 coment: Pusieron especial nfasis en el hecho de que estaban all en ese momento. Creo que fue la primera vez que se usaba la palabra existencia (jitsuzon) en un discurso en un mitin.[xxviii] Las actitudes de estas dos generaciones, divididas por un crecimiento econmico repentino, difieren tremendamente.

Caractersticas particulares del levantamiento estudiantil japons

En comparacin con los levantamientos de estudiantes que tuvieron lugar en la misma poca en otros pases desarrollados, los levantamientos japoneses ocurrieron en una nacin todava en gran parte rural que se estaba transformando rpidamente en una nacin industrializada, en la que se vislumbraba ya una economa industrial avanzada y una sociedad de consumo de masas. Los recuerdos de haber crecido en un Japn muy diferente influan profundamente en las mentalidades de los estudiantes. Examinemos las caractersticas divergentes del levantamiento estudiantil japons, resultado de este contexto particular.

Tendencias moralistas y auto-negacin

Una fuente importante de la insatisfaccin de los estudiantes con respecto a las universidades fue la traicin de sus expectativas sobre lo que debera ser la educacin superior, expectativas que estaban en realidad basadas en una poca anterior, cuando el nmero de matriculados era mucho ms bajo. Fuertemente influenciados por las doctrinas educativas alemanas del modelo Humboldt, las universidades japonesas se haban concebido originalmente como bastiones de la verdad y el aprendizaje, alejados de las preocupaciones del mundo cotidiano.

En 1968, un activista Zenkyōtō escribi: Si los estudiantes son diligentes en sus estudios, debera ser una certeza que no sern envenenados por la sociedad industrial. Hoy en da, esta certeza es mucho menos segura... Nuestra lucha es un intento de aplastar la actual estructura acadmico-industrial.[xxix] Otro enojado activista Zenkyōtō recuerda: En lugar de lugares para la investigacin, las universidades se haban convertido en escuelas preparatorias para ingresar a un puesto de trabajo, al igual que las escuelas secundarias se haban convertido en escuelas preparatorias para los exmenes de ingreso a la universidad... Perd la fe en universidades que se doblegaban a las demandas del gobierno y de las grandes empresas.[xxx] La crtica a esta estructura acadmico-industrial fue un tema principal del movimiento estudiantil japons. La mentalidad de los estudiantes era una mezcla de crtica marxista y reaccin conservadora a la sociedad industrial.

En 1966, la Universidad de Waseda fue ocupada y llenada de barricadas, siendo precursora del posterior movimiento Zenkyōtō. Un poeta que visit a los estudiantes detrs de las barricadas observ: Dado que la mayora de los graduados obtendrn un empleo a tiempo completo, las universidades consideran que su objetivo es producir los tipos de graduados que el mundo empresarial desea. La reaccin de los estudiantes ante esto, en su nostalgia por la universidad como un jardn amurallado de la verdad, parece genuina. Por lo tanto, en cierto sentido, son los estudiantes los que estn siendo conservadores.[xxxi]

En 1968, detrs de las barricadas, los estudiantes insatisfechos con las clases producidas en masa invitaron a distinguidos oradores y organizaron clases independientes. Un miembro Zenkyōtō de la Universidad Nihon afirm que gracias a estas conferencias independientes, los estudiantes se sentan como si estuvieran asistiendo a cursos universitarios reales por primera vez; grafitis pintados en las paredes proclamaban: Ahora somos estudiantes.[xxxii]

La estrategia de construir barricadas y ocupar universidades se bas en una antigua imagen de las universidades como lugares de alejamiento monstico del mundo cotidiano, zonas autnomas donde la polica y otras fuerzas externas no deberan intervenir. Temiendo una reaccin del pblico en general y del profesorado universitario en particular, la polica inicialmente se abstuvo de intervenir en los campus que haban levantado barricadas, y las ocupaciones estudiantiles de las universidades de Tokio y Nihon duraron ms de seis meses.

La idea bsicamente conservadora de que las universidades no deberan ser envenenadas por la sociedad industrial rara vez se explicitaba en estos trminos. Se expresaba, en cambio, en un lenguaje ms acorde con los tiempos. Era una idea que estaba detrs, por ejemplo, de la crtica marxista a la sociedad industrial. Lo mismo puede decirse de la crtica que se haca a las universidades en tanto que espacios sin alma dedicados a la produccin en masa. En su estudio de 1968, Takahashi Akira recoge testimonios de estudiantes que condenaban a las universidades como un mecanismo subcontratado al servicio de las necesidades de mano de obra de un capitalismo monopolista e imperialista, o que las vean como escuelas para robots humanos.[xxxiii]

Los estudiantes tambin se opusieron a la administracin antidemocrtica de las universidades. Por aquel entonces, en la Universidad de Tokio, por ejemplo, los profesores ejercan una autoridad absoluta sobre los laboratorios, departamentos e institutos de investigacin, lo que obligaba a los estudiantes de postgrado y mdicos en prcticas a realizar trabajos no remunerados; la oposicin a este estado de cosas precipit el levantamiento inicial all. Mientras tanto, en la Universidad de Nihon, un director ejecutivo autocrtico monopolizaba las decisiones administrativas, no solo reprimiendo las opiniones de los estudiantes, sino tambin sustentando un sistema masivo de malversacin, sostenido en una gestin fraudulenta de las matrculas universitarias. En respuesta a estos problemas, los estudiantes inicialmente se levantaron para exigir una mayor transparencia en la contabilidad universitaria, as como la democratizacin de la toma de decisiones. Un activista recuerda: La ideologa no nos motiv, ni ninguna teora en particular. Los argumentos surgieron despus, los hechos vinieron primero. Nuestra principal motivacin era, sencillamente, la frustracin generada por unos sistemas y convenciones que no se adaptaban a la realidad, al estilo de vida surgido tras la posguerra.[xxxiv]

Habiendo pasado su infancia antes del rpido crecimiento econmico, los estudiantes estaban preocupados por la repentina aparicin de una economa de consumo masivo. Pero, al mismo tiempo, se oponan al viejo autoritarismo universitario, que chocaba con sus aspiraciones de recibir la educacin democrtica supuestamente instalada por la ocupacin estadounidense. Los profesores y administradores de la generacin anterior ejercan un control autoritario, y al mismo tiempo las universidades se transformaban en escuelas de preparacin para el empleo, de forma que los sentimientos ambivalentes de los estudiantes se tradujeron en dos deseos aparentemente contradictorios. Por un lado, intentaron derrocar a las generaciones anteriores, en un movimiento que puede calificarse de revolucionario; por otro lado, adoptaron una mentalidad esencialmente conservadora, que buscaba preservar la antigua universidad ante la invasin del capitalismo industrial. La ideologa que inicialmente pareca ms capaz de abarcar estos dos deseos era el marxismo. La corriente del marxismo entonces en boga en muchas naciones desarrolladas, que pona en primer plano la teora de la alienacin para fundar sobre ella una crtica de la sociedad moderna, exista, por supuesto, tambin en Japn. Pero el resurgimiento del discurso marxista en Japn no tiene tanto que ver con su capacidad de comprensin del mundo moderno, cuanto con su capacidad para expresar la sealada ambivalencia en la que se movan los estudiantes.

Dado que esta ambivalencia estaba profundamente arraigada, el levantamiento estudiantil japons no se volvi tan conservador como el movimiento derechista hind presente en la India de hoy, ni tampoco dio como resultado una revolucin tecnocrtica de la gestin universitaria. Los estudiantes rechazaban tanto las clsicas posiciones conservadoras como el nuevo progresismo, lo cual resultaba en una crtica radical de la sociedad, en todas sus formas. Este rechazo, combinado con la ansiedad provocada por la fragmentacin social, derivada del rpido crecimiento econmico, llev a los estudiantes a adoptar una postura que se ha denominado existencialista.

Las protestas estudiantiles que dieron lugar al movimiento Zenkyōtō en 1966 y 1967 hicieron muchas demandas concretas, como, por ejemplo, la reduccin del precio de la matrcula. Pero desde la sublevacin de la Universidad de Tokio en 1968, los estudiantes parecan mucho menos interesados en demandas especficas que en luchar por objetivos vagamente definidos, como la revolucin socialista o la superacin de la universidad, que pueden entenderse como la expresin de una necesidad interior, apenas articulada, de autoformacin. Cuando se le pregunt qu tipo de universidad esperaba establecer Zenkyōtō, un miembro respondi: Todo lo que queremos es la batalla misma.[xxxv] En la Universidad de Tokio y en otros lugares, los activistas Zenkyōtō rechazaron reiteradamente cualquier pacto o solucin de compromiso, y continuaron luchando resueltamente hasta que fueron totalmente derrotados y la polica demoli sus barricadas.

Cuando en una encuesta de 1968 se pregunt a los estudiantes de la Universidad de Tokio por qu estaban luchando, las respuestas incluyeron: afirmarse a uno mismo, 41,7 %; auto-transformacin, 31.7 %; desmantelar la estructura universitaria actual, 27.2 %; alcanzar conocimientos genuinos, 25.6 %; acabar con el sistema, 25 %. Los objetivos concretos para mejorar el sistema universitario fueron despreciados como reformismo (kairyōshugi), se vieron como una forma de conformarse con pequeos logros (monotorishugi). Cuando a los miembros Zenkyōtō de la Universidad de Tokio se les pregunt acerca de sus ambiciones profesionales, investigador acadmico fue la respuesta ms popular, mientras que funcionario gubernamental o propietario de un negocio estaban en los ltimos puestos; menos del 1 % quera entrar en poltica.[xxxvi] Haba una mezcla de radicalismo, que buscaba repudiar todas las estructuras sociales existentes; una moral basada en el autocontrol, que rechazaba los deseos del consumidor y el prestigio del mundo real en favor cultivo de uno mismo y la bsqueda de conocimiento; y tambin un deseo de avanzar hacia sistemas sociales que pusieran en primer plano el valor del individuo.

El eslogan auto-negacin (jiko hitei) se hizo popular en la Universidad de Tokio y despus se extendi a los campus de todo el pas. La auto-transformacin haba sido un lema entre los marxistas de ascendencia burguesa, que lo invocaban para afirmar que haban dejado atrs el pasado y renacido como miembros del proletariado. Para los estudiantes de la Universidad de Tokio, lites que haban luchado en las guerras de exmenes para hacerse un hueco en la institucin educativa ms prestigiosa de Japn, el trmino auto-negacin significaba que se haban arrepentido completamente del rumbo que haba tomado en el pasado, que ahora buscaban destruir la universidad por la que tanto haban luchado en entrar. En otras palabras: rechazaban un modo de existencia que los condenaba a ser clasificados y colocados en los diversos puestos de trabajo necesarios para el funcionamiento de una sociedad industrial capitalista.

Esta doctrina de la auto-negacin guarda bastantes parecidos con la conciencia agresora de la que hablaba el movimiento japons anti Guerra de Vietnam, activo en la misma poca. El sentimiento antibelicista haba permanecido fuerte en la sociedad japonesa desde el final de la Guerra del Pacfico,[5] pero lo innovador de los activistas japoneses contrarios a la Guerra de Vietnam era su idea de que todos los japoneses eran agresores, dados los beneficios econmicos que Japn cosechaba gracias a la Guerra de Vietnam.[6] Muchos estudiantes universitarios participaron en un movimiento anti-blico conocido como Beheiren, abreviatura de Betonamu ni heiwa o! shimin rengō (Liga Ciudadana para la Paz en Vietnam). Un miembro de dicha organizacin escribi en 1967: Cuando considero cmo la economa de Japn se beneficia de las adquisiciones armamentsticas de Estados Unidos para la Guerra de Vietnam, me doy cuenta de que la abundancia de la que disfruto est teida con la sangre de los vietnamitas... El movimiento contra la guerra es la nica forma de disculparme ante ellos.[xxxvii]

Durante estos aos, las adquisiciones especiales de Estados Unidos para la Guerra de Vietnam (1955-1975) representaban del 10 al 20 % del comercio de Japn. A pesar de su volumen, estas adquisiciones no fueron tan significativas como las que se haban producido durante la Guerra de Corea (1950-1953), las cuales llegaron a representar alrededor del 60 % del comercio de Japn en ese momento. Pero los movimientos pacifistas japoneses durante la Guerra de Corea nunca pusieron el foco en los beneficios que Japn obtena de la guerra, sino que se centraron ms bien en las agresiones llevadas a cabo por los bloques estadounidense y/o comunista. En la identificacin de los japoneses como un pueblo agresor seguramente jug un papel relevante el moralismo de los estudiantes, resultado de los sentimientos de confusin y de culpa ligados al crecimiento econmico de alta velocidad, y en el que exista una tendencia a la constante auto-flagelacin y a la permanente negacin de un yo que de otro modo estara tentado de disfrutar de los placeres brindados por la prosperidad material.

A medida que las revueltas estudiantiles atrajeron la atencin nacional, el movimiento fue perdiendo, en buena medida, su moralismo asctico inicial; cada vez ms, los activistas buscaban abiertamente celebridad en los medios de comunicacin, y para algunos de ellos el xtasis de la batalla misma se convirti en el nico objetivo. Los estudiantes japoneses tambin estuvieron muy influenciados por las noticias de otros levantamientos estudiantiles en todo el mundo. Un miembro Zenkyōtō de la Universidad de Waseda recuerda: Admirbamos esos movimientos y queramos hacer algo tambin nosotros. Solo nos empezamos a preocupar por las justificaciones una vez que habamos tomado el campus.[xxxviii]

Contracultura y rebeliones de estudiantes

La relacin entre los estudiantes activistas japoneses y la contracultura difera de la de sus contrapartes en Estados Unidos y en otros lugares. Aunque los estudiantes japoneses estaban al corriente de las revueltas estudiantiles en otras partes del mundo y eran conscientes de ser parte de un movimiento revolucionario que recorra el mundo, su acceso a las tendencias culturales del momento no fue instantneo, y su recepcin de estas tendencias no fue homognea.

Entre mediados y finales de los sesenta, los estudiantes japoneses an no tenan casi ninguna oportunidad de viajar al extranjero. Las reglamentaciones gubernamentales impidieron a los japoneses viajar libremente al exterior sin un propsito aprobado por el gobierno hasta 1964, e incluso despus de la desregulacin los billetes areos y martimos siguieron teniendo un precio prohibitivo para la mayora.[xxxix] Por lo tanto, la mayora de los estudiantes japoneses solo podan aprender sobre las tendencias culturales occidentales mediante libros o artculos que haban sido traducidos al japons y, a menudo, pobremente traducidos, debido al conocimiento insuficiente por parte de los traductores sobre los contextos sociales y culturales en Estados Unidos o Europa. Inevitablemente, hubo muchas adaptaciones y tergiversaciones de las tendencias contraculturales de todo el mundo, incluso cuando los estudiantes abrazaron el sentimiento de que todo el mundo vive en el mismo 1968.

Un buen ejemplo nos lo ofrece la forma en que los estudiantes y activistas japoneses se relacionaron con la msica rock. Como ya se mencion, el primer salario para los graduados universitarios era, de media, 80 dlares al mes, pero los LP costaban 2.100 yenes (6 dlares), las guitarras ms baratas fabricadas en Japn costaban 18.000 yenes (50 dlares) y una guitarra estadounidense importada costaba ms de 200.000 yenes (560 dlares). Tener discos era algo poco comn entre los estudiantes, y pocos tenan tocadiscos. Adems, poner msica alta en los estrechos apartamentos de madera donde vivan hubiera dado lugar a quejas inmediatas de los vecinos. En consecuencia, los jvenes tenan pocos lugares donde escuchar nuevos discos, aparte de los clubes de msica de las grandes ciudades.

La mayora de los estudiantes haban sido criados en baladas populares de cantantes japoneses, y mostraban poco inters por la msica rock. Un conocido crtico musical que estaba en la escuela secundaria cuando los Beatles llegaron a Japn en 1966 recuerda que aunque algunos compaeros de clase eran fans, muchos estudiantes se quejaban de que el pelo largo de los Beatles era feo, o de que la msica sonaba demasiado alta y ni siquiera debera ser considerada msica.[xl] El pelo largo no se hizo popular entre los jvenes hasta los ltimos das de los levantamientos estudiantiles, en 1970; en 1968 los estudiantes todava llevaban el pelo corto.

Una encuesta sobre los gustos musicales de la generacin del baby boom a finales de los aos sesenta revel las siguientes preferencias: msica folklrica, 40 %; baladas, 14 %; pop, 12 %; msica clsica, 12 %; jazz, 10 %; y rock, 8 %.[xli] Hubo adems un desfase entre el momento en que las canciones sonaban con fuerza en Estados Unidos y el momento en que se hicieron populares en Japn; los fans japoneses de la msica occidental tendan a preferir, a finales de los sesenta, las melodas americanas de finales de los cincuenta y principios de los sesenta.

Los activistas estudiantiles cantaban a menudo La Internacional, as como la conocida cancin Tomo yo (Amigo mo) de Okabayashi Nobuyasu, un obrero de la construccin devenido cantante de msica folk, y tambin el himno del movimiento estadounidense por los derechos civiles, We Shall Overcome. Joan Bez interpret este ltimo cuando Beheiren la invit a Japn en 1967, inspirando a los estudiantes a organizar un concierto en protesta contra la guerra, bajo el nombre de guerrilla folk, en los aledaos de la estacin de Shinjuku, en 1969. La demora con la que se recibieron las novedades y tendencias musicales estadounidenses ayuda a explicar por qu la msica folk asociada al movimiento por los derechos civiles de Estados Unidos de principios de la dcada de 1960 parece haber tenido ms influencia en el movimiento estudiantil japons de 1968-69 que la msica rock de la poca, ligada a las manifestaciones contra la Guerra de Vietnam.

Para los activistas estudiantiles japoneses, influenciados por el marxismo, la msica folk era tolerable, mientras que a menudo pensaban que el rock era demasiado comercial o hedonista. Incluso muchos no marxistas, sintindose desorientados en medio de la avalancha de bienes de consumo, se abstuvieron de una cultura musical extranjera que pareca excesivamente festiva. Un activista afirmaba, por ejemplo, que tocar la guitarra en las universidades ocupadas habra hecho que lo que estaban haciendo pareciera frvolo.[xlii] Un estudiante, que ms tarde se convirti en msico de rock, recuerda que al poner canciones de rock detrs de las barricadas fue acusado de escuchar msica burguesa.[xliii] Los activistas estudiantiles abrazaron una moral conservadora basada en el autocontrol. Un eslogan popular, utilizado para mantener el orden detrs de las barricadas, fue: Disciplina del Ejrcito Revolucionario.

Debido a que los estudiantes activistas generalmente tildaban las actividades culturales de pequeo burguesas, surgi una brecha entre los jvenes comprometidos con la contracultura y el movimiento estudiantil militante. Un msico de rock fūten (literalmente holgazn, el equivalente japons del hippie occidental), que estaba a cargo de la msica de la compaa de teatro independiente Tenjō Sajiki, recuerda: [Los activistas] no tenan ningn inters en las canciones contra la guerra o la msica folclrica. O eras un fūten o un revolucionario, nunca ambas cosas a la vez.[xliv]

Pero a medida que el crecimiento econmico continu a un ritmo acelerado, la mentalidad de los activistas comenz a cambiar. Una activista ms joven recuerda: Los estudiantes dos o ms aos mayores que yo eran en su mayora izquierdistas puritanos, pero si te fijabas en los que eran un ao ms jvenes, aproximadamente la mitad eran izquierdistas que haban abrazado el consumismo... Iban a manifestaciones durante el da, pero no se iban a dormir sin haber escuchado algo de jazz por la noche. Se encontraban en una encrucijada entre ambas tendencias.[xlv] Hacia el final del movimiento Zenkyōtō, el pelo largo se hizo cada vez ms popular y se organizaron conciertos de rock detrs de las barricadas. Varios miembros de la Faccin del Ejrcito Rojo de principios de la dcada de 1970 eran por entonces miembros de bandas de rock.

Una forma de produccin cultural que disfrutaban los estudiantes de Zenkyōtō era el cine japons yakuza (de gnsteres). Los precios de las entradas eran bajos y el cine era la forma de recreacin ms popular en el Japn de la posguerra. Igual que la India hoy, en los aos 50 Japn superaba a cualquier otro pas en pelculas producidas por ao. La aficin de los activistas Zenkyōtō a las pelculas yakuza result no solo de que estuvieran protagonizadas por proscritos que desafiaban el sistema, sino que tambin se debi, probablemente, a que estaban en consonancia con la mentalidad asctica y anticapitalista de los estudiantes. La tpica pelcula yakuza de la poca estaba ambientada en el Japn contemporneo, y en ella se enfrentaban un gnster anticuado, que valoraba la moralidad tradicional, contra un nuevo tipo de yakuza, cuyas actividades estaban profundamente involucradas en el capitalismo industrial. Lo ms habitual era que el yakuza de la vieja escuela sufriera varias indignidades, para finalmente alzarse contra sus agresores en una sangrienta venganza.

Los cmics manga fueron otra subcultura ampliamente disfrutada por la juventud japonesa en este momento. La generacin del baby boom era muy numerosa, y la industria del manga les brind sus productos desde una edad muy temprana, ajustando gradualmente el contenido de los cmics a medida que crecan. Esto condujo al surgimiento del manga dirigido a los adultos jvenes. La generacin del baby boom fue la primera en Japn que no dej de leer cmics despus de los ltimos aos de la adolescencia.

En la sociedad exista la idea generalizada de que el manga era para nios, y las noticias de que los estudiantes de las universidades de lite lean manga detrs de las barricadas causaron sorpresa inicialmente. Los personajes manga incluso fueron utilizados como mascotas para los levantamientos estudiantiles, apareciendo en pancartas y octavillas, o incluso pintados en los cascos de los activistas. El presidente de la Faccin del Ejrcito Rojo recuerda: Es cierto que leamos mucho manga en nuestra faccin. Nos encantaba Shōnen Magazine, Shōnen Sunday, Ninja bugeichō (Manual de las artes ninjas) de Shirato Sanpei y Ashita no Jō (Joe del Maana).[xlvi] De hecho, cuando algunos miembros de la Faccin del Ejrcito Rojo secuestraron un avin comercial, en marzo de 1970, los implicados afirmaron: Somos el Joe del Maana!

Ashita no Jō es un joven boxeador que lucha contra viento y marea, mientras que el protagonista de Kyojin no Hoshi (La estrella de los Gigantes), tambin popular entre los activistas, es un joven jugador de bisbol; ambos son jvenes de entornos empobrecidos que se someten a un intenso entrenamiento fsico y espiritual hasta alcanzar la gloria al triunfar sobre sus rivales, los nios ricos. Aunque estas historias estaban basadas en la idea de la movilidad social a travs del esfuerzo personal, lo cual parecera restarles inters para un pensamiento de izquierdas, el riguroso ascetismo enfatizado en el manga inspiraba en los activistas el recuerdo una moral basada en el autocontrol que estaba desapareciendo en Japn en ese momento; los oponentes derrocados, adems, eran de la burguesa. Significativamente, los dos personajes mencionados continan su extenuante entrenamiento incluso despus de alcanzar un estatus social elevado, hasta que sus cuerpos se rompen por completo, como si se estuvieran castigando a s mismos por haber traicionado sus races al ascender socialmente. Este tipo de relato casaba bien con las tendencias moralistas de los activistas estudiantiles, que rechazaban la acumulacin material y llevaban hasta el final el ideal de la auto-negacin permanente.

Entre los manga momento haba muchas historias de jvenes hroes que se enfrentaban al mundo en descomposicin de los adultos y conseguan rejuvenecerlo. Miyazaki Hayao, el famoso animador nacido en 1941, ofrece una explicacin de por qu prolifer este tipo de manga: Cuando Japn perdi la guerra, la cultura popular tena que cambiar. Como los adultos eran quienes haban sufrido la derrota, personajes adultos fuertes y orgullosos no hubieran resultado crebles... los nios, en cambio, eran puros ―no tenan ninguna responsabilidad en la derrota―, as que los convertimos en nuestros protagonistas.[xlvii]

Estas tendencias en manga y animacin se adaptaban bien a los deseos de los estudiantes activistas. Un miembro del Ejrcito Rojo Unido recuerda que una de las razones que le llevaron a unirse a la organizacin era su deseo de ser como uno de esos hroes de los dibujos animados que aparecan en televisin, uno de esos buenos tipos.[xlviii] Tambin era extremadamente popular, por razones similares, el Manual de las artes ninjas de Shirato Sanpei, mencionado por el dirigente de la Faccin del Ejrcito Rojo, que representaba a hroes ninja que renegaban de s mismos y luchaban junto a los rebeldes campesinos del perodo Edo.[7]

Ecologismo, minoras y feminismo

Hacia 1968, en Japn se empez a prestar atencin a las cuestiones ecolgicas y a los derechos de las minoras, as como al movimiento de liberacin de las mujeres. Las conexiones entre estos desarrollos y las revueltas estudiantiles necesitaran una investigacin ms profunda. Nos limitaremos a sealar algunas de las cuestiones ms relevantes.

En 1968, un tribunal japons dictamin que la causa de la enfermedad de Minamata era la contaminacin por mercurio, lo que hizo aumentar la atencin e indignacin populares hacia la degradacin ambiental. Ese mismo ao, un residente coreano llamado Kwon Hyi-Ro tom varios rehenes y acab enfrentndose a la polica, lo que provoc un debate sobre el estatuto de las minoras en Japn. Pero durante las revueltas estudiantiles de 1968 y 1969, estas preocupaciones quedaron, en su mayor parte, fuera de la discusin. Hay al menos tres razones que lo explican.

La primera es que las sectas, inspiradas en el marxismo, no tenan inters en estos temas. Segn el activista medioambiental Ui Jun, cuando hizo un llamamiento a los lderes de las sectas para que tomaran medidas contra la contaminacin, respondieron: Una vez que hayamos tomado el control del Estado, todos esos problemas se solucionarn.[xlix] Desde su punto de vista marxista ortodoxo, los problemas con el medio ambiente y con el tratamiento de las minoras eran el resultado de las contradicciones del capitalismo, y se resolveran de forma natural bajo el socialismo. Adems, a los lderes de las sectas les preocupaba que los esfuerzos se centraran en estos temas y se dejara de aspirar a una revolucin a gran escala, con la consecuente cada en un reformismo que ayudara al capitalismo a mantenerse por ms tiempo.

La segunda razn es que los estudiantes estaban muy centrados, casi obsesionados, en el proceso de la auto-negacin permanente, por un lado, y en el objetivo de bloquear la renovacin del Tratado de Seguridad, por el otro. En consecuencia, los eslganes y las octavillas de los estudiantes en el 68 y 69 descuidaron los problemas descritos anteriormente.

Finalmente, las actitudes de los estudiantes hacia las mujeres eran anticuadas y estaban cada vez ms obsoletas. Detrs de las barricadas, las mujeres fueron relegadas a funciones auxiliares, como cocinar, servir t, ofrecer primeros auxilios y medir el tiempo durante las reuniones. Un miembro de la Faccin del Ejrcito Rojo reconoci que la organizacin no tom ninguna medida cuando algunas activistas fueron violadas, y otro miembro declar pblicamente: Las chicas activistas son orcos. Si ests buscando una esposa, mejor bscala fuera de la organizacin.[l]

Este estado de cosas cambi drsticamente despus de la renovacin del Tratado de Seguridad. Habiendo experimentado la derrota, los estudiantes buscaron nuevos problemas a los que enfrentarse. Fue en el perodo inmediatamente posterior a la renovacin del tratado, en julio de 1970, cuando Kaseitō (Organizacin de la Juventud China, un grupo de japoneses descendientes de chinos) denunci a la izquierda japonesa por ignorar los asuntos de las minoras. Despus de esto, los activistas estudiantiles se ocuparon cada vez ms de los problemas a los que se enfrentaban las minoras, incluidos los residentes coreanos, los okinawenses, los ainu y los burakumin.[8] Tambin fue en este momento que algunos miembros de las sectas empezaron a apoyar a los enfermos de Minamata y a otros afectados por la alta contaminacin.

Al igual que el pelo largo, la liberacin sexual no lleg hasta el final de los levantamientos estudiantiles. Hubo bastante poca actividad sexual dentro de las universidades con barricadas, la estricta disciplina no lo favoreca. Despus de la derrota de Zenkyōtō, los estudiantes, desanimados, buscaron consuelo en el amor romntico, y se inici la liberacin sexual japonesa. Sin embargo, las pldoras anticonceptivas no eran legales en Japn, la educacin sexual era pobre y las publicaciones dedicadas a informar sobre el sexo escaseaban, por lo que hubo un aumento de los embarazos no deseados y de los abortos. A principios de la dcada de 1970, el nmero de abortos se acercaba a dos millones por ao.[li]

La primera manifestacin por la liberacin de la mujer (ūman ribu) tuvo lugar en octubre de 1970, y consisti en un conjunto de actividades similares celebradas al mismo tiempo en todo el pas. Las organizadoras eran mujeres que haban pertenecido a las sectas y grupos Zenkyōtō. Protestaban tanto por la discriminacin que haban sufrido en el movimiento estudiantil como por haberse visto obligadas a abortar durante la frentica experimentacin de amor libre que haba surgido a raz del fracaso de los levantamientos. Hasta junio de 1970, las estudiantes activistas haban sufrido en silencio para no socavar la lucha contra el Tratado de Seguridad. Una vez que el Tratado fue renovado, se sintieron libres de formar su propio movimiento.

Otra razn por la cual estos cambios comenzaron a producirse alrededor de 1970 fue que, hasta fines de la dcada de 1960, los activistas estudiantiles abrigaban la esperanza de que grandes segmentos de la clase trabajadora que haban quedado al margen del crecimiento de alta velocidad se alzaran pronto en una revolucin, como respuesta a su opresin. Pero en 1970 haba quedado claro que prcticamente todos los segmentos de la clase trabajadora japonesa se beneficiaban, de un modo u otro, del crecimiento econmico. La aplastante victoria del PLD en las elecciones generales de diciembre de 1969 fue, en buena medida, el producto de una conciencia generalizada de prosperidad creciente. Eso tambin puede ayudar a explicar el hecho de que los sindicatos no se unieran al movimiento contra el Tratado de Seguridad en 1970, cuando s lo haban hecho en 1960. Un artculo aparecido en septiembre de 1970 en una revista de la nueva izquierda conceda: con muy pocas excepciones, los nicos miembros de la clase obrera japonesa que carecen de la posibilidad de prosperar socialmente son los burakumin, los okinawenses, los coreanos y los chinos.[lii]

Se empez a poner ms atencin en los problemas de las minoras. De repente pareca claro que los coreanos, los chinos y los okinawenses haban sido los grandes sacrificados de la modernizacin y de la guerra de agresin de Japn, y que los japoneses haban prosperado gracias a la explotacin de estas minoras. Hasta ese momento, la narracin histrica dominante haba sido que los japoneses haban sido vctimas en la Guerra del Pacfico, que haba terminado con la destruccin, mediante bombas incendiarias y bombas atmicas, de 66 ciudades japonesas importantes. Se consideraba que la responsabilidad de esta derrota calamitosa recaa en los polticos y mandos militares del momento. Esto empez a cambiar desde mediados de la dcada de 1960, cuando Japn se involucr en la guerra encabezada por Estados Unidos en Vietnam, difundindose la opinin de que todos los japoneses estaban, de una u otra manera, implicados en la guerra, y eran por lo tanto agresores. En 1970, esta conciencia de agresor empez a extenderse hacia el pasado y supuso una reconsideracin del papel que Japn haba jugado en la Segunda Guerra Mundial. El resultado fue el surgimiento de una nueva conciencia histrica que enfatizaba la responsabilidad de Japn en la guerra, desafiando las narrativas histricas ortodoxas.

Para los estudiantes activistas, responsabilizar a todos los japoneses ―incluidos a los trabajadores y a ellos mismos― por las agresiones en tiempos de guerra era una manera de expresar su prdida de confianza en una clase trabajadora no revolucionaria y cada vez ms prspera, y estaba en consonancia, adems, con su mentalidad de auto-negacin, nacida de una conciencia culpable respecto a la prosperidad de Japn. Sin embargo, en la dcada de 1990 los neo-nacionalistas empezaron a rechazar esta visin de la guerra, considerndola auto-flagelante y, a principios de la dcada de 2000, con la economa japonesa estancada y la atencin cada vez ms puesta en la pobreza domstica y la desigualdad econmica, esta visin de la historia asociada a los progresistas perdi parte de su influencia.[liii]

Despus del levantamiento estudiantil

Despus de alcanzar su apogeo en 1968 y 1969, las revueltas estudiantiles se calmaron hacia 1970. No se promulg ninguna reforma del sistema universitario, ni surgi ningn movimiento a gran escala como el Partido Verde de Alemania como resultado de los movimientos. Hay tres razones que explican esto.

La primera razn tiene que ver con las tendencias moralistas de la rebelin estudiantil japonesa descritas anteriormente. El movimiento Zenkyōtō haba defendido el desmantelamiento de la universidad y ridiculiz la idea de reformar el sistema, tildndola de gradualismo. El movimiento no trajo cambios significativos en las universidades. La opinin pblica apoy las medidas por las que el grupo Zenkyōtō luch al principio en la Universidad Nihon, como la publicacin de los registros contables de las universidades y la democratizacin de la administracin universitaria. Sin embargo, a medida que Zenkyōtō evolucion hacia preocupaciones moralistas centradas en la formacin de la subjetividad y la abolicin del sistema establecido, el pblico lleg a considerar los levantamientos estudiantiles como un cmulo incomprensible de rebelda infantil. Al no mantener la simpata del ciudadano medio, el movimiento no pudo introducir cambios en el sistema poltico de la poca.

Entre los que participaron en los levantamientos estudiantiles, hubo muy pocos que pusieran alguna esperanza en las formas convencionales de actividad poltica, y prcticamente nadie intent ingresar en la poltica partidista o crear un nuevo movimiento poltico. Un nmero comparativamente grande de participantes en la protesta acab en la academia o en los medios de comunicacin, desde donde influyeron en las discusiones intelectuales sobre cuestiones como la discriminacin a la que se enfrentan las minoras o el reconocimiento de la responsabilidad blica de Japn. Pero esto no condujo a ningn tipo de movimiento social ulterior. Adems, la incomodidad de la generacin del baby boom con respecto a la prosperidad no fue compartida por las generaciones ms jvenes, criadas ya en una sociedad adinerada, de forma que las crticas del movimiento estudiantil al capitalismo y a la estructura acadmico-industrial no encontraron continuidad en las generaciones posteriores.

La segunda razn de la desaparicin de las revueltas estudiantiles y la ausencia de un movimiento sucesor viable fue la persistencia del boom econmico japons. En la dcada de 1960, la economa japonesa creca a ms del 10 % al ao, con casi pleno empleo, incluyendo a los propios estudiantes activistas. Siendo la demanda de trabajo muy elevada, solo algunos de los activistas ms extremistas fueron incluidos en la lista negra de las empresas japonesas, y un nmero an menor de ellos no pudo finalmente encontrar un trabajo estable.

Incluso durante las crisis del petrleo de 1973 y 1979, la economa japonesa an creca a una tasa del 4-5 % cada ao, y el pleno empleo para los adultos jvenes continuaba. El PLD en el gobierno no tuvo problemas para gestionar la economa hasta que se produjo el estancamiento en la dcada de 1990. Si bien los problemas de la sobrepoblacin urbana y la contaminacin eran motivo de preocupacin ciudadana, lo que hizo que el PDL sufriera derrotas a nivel municipal en algunas reas, esto no fue suficiente para apartarlo del poder. Incluso cuando antiguos activistas estudiantiles intentaron crear organizaciones cvicas, estas no lograron florecer, dadas las condiciones econmicas favorables de la poca. Esta fue una diferencia crucial entre Japn y otras naciones como Alemania, donde un aumento en el desempleo juvenil despus de la segunda crisis petrolera de 1978-79 provoc crticas a la sociedad en su conjunto, favoreciendo el ascenso del Partido Verde.

La mayora de los participantes en el movimiento estudiantil japons de 1968 no solo obtuvieron un empleo seguro, sino que tambin disfrutaron de hogares estables. Debido a que los salarios de los trabajadores varones aumentaban constantemente, muchas mujeres japonesas dejaron las grandes fbricas para convertirse en amas de casa a tiempo completo. En 1970, el porcentaje de mujeres en la fuerza de trabajo japonesa era mayor que en Estados Unidos, pero despus de 1970 su nmero empez a bajar. Por el contrario, dicho porcentaje continu incrementndose en Estados Unidos; en 1974, el porcentaje de trabajadoras en Estados Unidos super al de Japn y las dos naciones divergieron en este aspecto durante dcadas. Mientras en Estados Unidos la dcada de 1970 supuso la disminucin de las amas de casa a tiempo completo y el colapso de la familia nuclear tradicional, en Japn hubo un aumento de mujeres dedicadas exclusivamente al trabajo domstico y se produjo una transicin de familias extensas a familias nucleares.

La tercera razn para la desaparicin del movimiento fue la naturaleza de las sectas que desencadenaron los levantamientos de 1968. La mayora de las sectas remontaban sus orgenes a la dcada de 1950, y el marxismo ortodoxo que adoptaron fue un producto de ese ambiente de finales de los 50 en el que se originaron. Este marxismo doctrinario surgi en un momento en el que la nacin continuaba empobrecida por la derrota en la guerra y la destruccin de sus ciudades, unas condiciones profundamente diferentes de las realidades imperantes en la sociedad japonesa despus de una dcada de crecimiento econmico de alta velocidad. Las sectas mantenan una estructura rgida, parecida a un partido, que era incompatible con el tipo de organizacin popular e igualitaria que surga en todo el mundo a finales de la dcada de 1960. En cualquier caso, en el corto perodo de tiempo que transcurri entre finales de la dcada de 1950 y 1968, las sectas mantuvieron una poderosa influencia sobre el movimiento estudiantil en Japn.

Los grupos Zenkyōtō que se haban formado espontneamente en todo Japn en 1968, y que estaban abiertos a todos, parecan ms acordes con los tiempos, pero malgastaron buena parte de su energa en confrontaciones dramticas; su nmero y tamao se redujeron drsticamente transcurrido solamente un ao desde su formacin. A partir de entonces, la mayora de los estudiantes abandonaron el movimiento, y aquellos que deseaban continuar no tuvieron ms remedio que volver a unirse a las sectas. De esta manera, las sectas volvieron a acoger a un gran nmero de miembros, a pesar de que no encajaran muy bien con el espritu de la poca. Se perdi as la oportunidad de que surgieran organizaciones activistas espontneas menos radicales y ms efectivas.

En 1968, Japn todava careca de una clase media urbana significativa, y no surgi entonces ningn movimiento cvico no marxista aparte de Beheiren. Despus de 1970, el movimiento anti-blico Beheiren fue la punta de lanza de un nuevo activismo de base, aunque estos movimientos cvicos no llegaron a tener nunca una influencia sustancial, en gran parte debido a una generacin de riqueza sin precedentes y a la sensacin general de satisfaccin producida por la pujante economa japonesa. Esto haca diferente la situacin japonesa respecto a la de naciones como Estados Unidos, donde una amplia variedad de asociaciones cvicas no marxistas y grupos estudiantiles (como el Comit Coordinador Estudiantil No Violento, abreviado SNCC en ingls) surgi de un movimiento mucho ms robusto y variado contra la Guerra de Vietnam, as como tambin a partir de los movimientos por los derechos civiles y en favor de la liberacin de las mujeres.

De los motivos descritos anteriormente, el carcter moralista del movimiento Zenkyōtō y la debilidad del activismo cvico (muy ligado a la naturaleza de las sectas) reflejan el hecho de que Japn era una nacin de desarrollo tardo que se estaba convirtiendo rpidamente en una nacin avanzada, debido al crecimiento econmico de alta velocidad. La prosperidad econmica de Japn en los aos setenta y ochenta no dej de estar influenciada por este desarrollo tardo. El sector manufacturero en Japn super al sector agropecuario, forestal y pesquero por primera vez en 1965, pero el sector de servicios no super a la manufactura hasta 1994. A diferencia de Estados Unidos y otras naciones, donde la manufactura disminuy rpidamente desde la dcada de 1970 en adelante, la importancia de la industria en Japn en los aos setenta y ochenta estabiliz la economa y el empleo. Si 1968 sucedi en Estados Unidos en un momento en que la nacin estaba pasando de una sociedad industrializada a una sociedad postindustrial, podra decirse que, en Japn, 1968 ocurri cuando la nacin navegaba en la transicin de una sociedad ligeramente industrializada a una sociedad hper-industrializada.

El Incidente del Ejrcito Rojo Unido de 1972 tuvo lugar precisamente en el momento en que el movimiento estudiantil se haba apagado y la generacin de estudiantes que haba participado en los levantamientos empezaba a encontrar empleos estables. Este incidente, en el que 12 miembros del grupo fueron asesinados por sus camaradas, conmocion a la nacin. Las razones de los asesinatos siguen sin estar del todo claras, pero parece que cuando el grupo se esconda de la polica en un lugar secreto en las montaas, algunos miembros, temiendo que otros pudieran escapar y revelar la ubicacin de su escondite, se deshicieron de ellos. Sin embargo, no es as cmo se relat y entendi inicialmente el incidente. Ms bien, se crea ampliamente que la purga haba tenido que ver con la doctrina de la auto-negacin, con el insuficiente rechazo de los eliminados respecto al estilo de vida burgus y las tentaciones materialistas. Los relatos de la poca hacan especial hincapi en el asesinato de una mujer, supuestamente ejecutada por llevar un anillo, emblema de las tentaciones materialistas y, por lo tanto, por ser incapaz de trascender el estilo de vida burgus. La opinin pblica japonesa consider que este era el espeluznante e inevitable resultado al que conduca la ideologa de la auto-negacin permanente, y muchos concluyeron a partir de este incidente que simplemente ya no era posible oponerse a la realidad del crecimiento econmico y a los deseos materiales. La mayora de los activistas estudiantiles haban accedido a empleos estables y asuman como suya la carga de contribuir al crecimiento de la economa japonesa, de forma que empezaron a alentar a las generaciones ms jvenes a conformarse con la realidad de la sociedad japonesa: despus del Incidente del Ejrcito Rojo Unido, la alternativa pareca ser ir a las montaas y matarse unos a otros. Durante los aos siguientes, cualquier actividad que sonara a activismo social no pudo librarse del espectro de este sangriento incidente, y el crecimiento de nuevos movimientos sociales en Japn, como las nuevas formas de ONG que se estaban creando en otras naciones en este momento, se vio significativamente obstaculizado.

El levantamiento estudiantil en Japn de 1968 fue una especie de revolucin reactiva, pues estuvo basada en una moralidad comn anclada en el pasado.[liv] En cierto modo, tena un carcter similar a los motines de subsistencias que tuvieron lugar en el campo ingls del siglo XVIII, tal como los describe E. P. Thompson. Segn Thompson, estos disturbios se basaron en una cultura poltica comn, enraizada en los derechos y las formas de relacionarse tradicionales, por los cuales los campesinos ingleses esperaban pagar un precio justo por los bienes de consumo esenciales. Los amotinados se adheran con tesn a una forma de entender la economa segn la cual aquello que tradicionalmente se haba considerado un precio justo tena ms importancia para la comunidad que el respeto a los precios libres fijados por el mercado.[lv] Del mismo modo en que los motines de subsistencias estallaron en Inglaterra en el contexto de un rpido desarrollo de la economa de mercado en el campo, los movimientos de estudiantes en Japn fueron una reaccin al proceso de transformacin de una nacin pobre en vas de desarrollo a una nacin avanzada y prspera, en un contexto de crecimiento econmico sin precedentes.

Nuestra investigacin de esta transicin ha sugerido posibles respuestas a una serie de preguntas: cmo influy el rpido crecimiento econmico ―sin precedentes en ese momento en la historia japonesa, y puede decirse que sin precedentes en la historia mundial―, as como las transformaciones y dislocaciones sociales concomitantes, en la cultura y la psicologa japonesas durante las protestas? Cmo podemos explicar el surgimiento de un vigoroso movimiento anticapitalista precisamente en un momento en que el capitalismo pareca estar disfrutando de uno de sus mayores triunfos? Sirven las respuestas a estas preguntas para comprender mejor las revueltas estudiantiles y el movimiento hippie que se estaban produciendo al mismo tiempo en Estados Unidos y Europa? Y para iluminar los tambin contemporneos movimientos socialistas de liberacin nacional que estaban teniendo lugar en las naciones en desarrollo? Por qu los jvenes de aquellas regiones que se enfrentan actualmente al rpido crecimiento econmico y a la difusin de la cultura de consumo, como sucede en la India y en Oriente Medio, se sienten atrados por el movimiento de extrema derecha hind y por el fundamentalismo islmico? Hasta ahora, muchas de las publicaciones sobre los levantamientos estudiantiles de 1968, incluido el japons, han sido fundamentalmente memorias nostlgicas de personas que participaron en ellos, pero de lo que se trata es de comprender estos levantamientos como un fenmeno histrico, como un objeto de anlisis para las ciencias sociales.

Traducido de la versin inglesa, a cargo de Nick Kapur, con la colaboracin de Samuel Malissa y Stephen Po

Notas:

[1] Ms concretamente, con unas tablas de madera tratada usadas en la construccin, que en ingls se llaman two-by-four, en referencia a sus dimensiones: aproximadamente dos pulgadas de ancho por cuatro pulgadas de profundidad, unos 5x10 cm. Estas tablas pueden ser cortadas (a lo largo) en diferentes medidas. Si se buscan imgenes en internet de las protestas estudiantiles del 68 japons, es fcil encontrar alguna fotografa en la que aparecen estos two-by-four (N. del T.).

[2] Habitaciones de 5 a 7,4 m2 (N. del T.).

[3] En 1949, el valor del yen fue fijado en 360 yenes por dlar, en el marco del sistema de Bretton Woods, y as se mantuvo hasta 1971, cuando Estados Unidos rompi estos acuerdos a nivel internacional. Tras un breve perodo en el que la tasa de cambio se fij en 308 yenes por dlar, fruto del Acuerdo Smithsonian, el yen pas a tener, desde 1973, un tipo de cambio flotante. Actualmente, 1 dlar estadounidense equivale a unos 106 yenes. El bajo valor del yen con respecto al dlar ha sido, y sigue siendo, uno de los pilares de la poltica econmica exportadora de Japn (N. del T.).

[4] Las prefecturas son las 47 jurisdicciones territoriales en las que est dividido Japn: un distrito metropolitano, Tokio; una provincia, Hokkaidō; dos prefecturas urbanas, Osaka y Kioto; y 43 prefecturas rurales (N. del T.).

[5] Guerra del Pacfico puede hacer referencia al teatro de operaciones del Pacfico durante la Segunda Guerra Mundial, o bien a un conflicto anterior, que terminara integrndose en dicha guerra. En el primer caso, la Guerra del Pacfico comenzara con el ataque japons a Pearl Harbour (diciembre de 1941) y finalizara con la rendicin de Japn (septiembre 1945) despus de la invasin sovitica de Manchuria y, sobre todo, de las dos bombas atmicas lanzadas por Estados Unidos en Hiroshima y Nagasaki. En el segundo caso, la Guerra del Pacfico tendra idntico final, pero comenzara con los enfrentamientos blicos entre chinos y japoneses en Manchuria (julio de 1937), que dan inicio a la segunda guerra chino-japonesa (N. del T.).

[6] Esta conciencia agresora es una reaccin frente a la dominante conciencia de vctima que exista en la sociedad japonesa tras la derrota en la Segunda Guerra Mundial. La Guerra de Vietnam jug un papel importante en este proceso de cambio, que cristaliz en una conocida discusin histrica durante las dcadas de 1970 y 1980, acerca de las responsabilidades japonesas en la Guerra del Pacfico, y especialmente en la Masacre de Nankn (N. del T.).

[7] El perodo Edo se extiende desde 1603 hasta 1868. Su nombre se debe a que fue en esta poca cuando la ciudad de Edo (que en 1868 pas a llamarse Tokio) se convirti en el centro del poder poltico del pas. Este perodo se corresponde con el gobierno del shogunato Tokugawa, que es el ltimo de los tres que existieron en Japn, tras el shogunato Kamakura (1192-1333) y el shogunato Ashikaga (1336-1573). Shogunato es el nombre genrico que reciben estos diferentes gobiernos militares, los cuales administraron Japn, con breves interrupciones, desde finales del siglo XII hasta la Restauracin Meiji en 1868 (N. del T.).

[8] La prefectura de Okinawa es la ms meridional de Japn y comprende una serie de 160 pequeas islas, de las que la mayor es la isla de Okinawa. La historia y la cultura de esta prefectura son sustancialmente diferentes a las del resto de Japn. Los ainu son un grupo tnico indgena, asentado principalmente en la prefectura de Hokkaidō, la ms septentrional del pas. Los burakumin son la clase social ms baja de Japn. Son los actuales descendientes de los parias del Japn feudal, los eta (impuros) y los hinin (no humanos), que constituan el eslabn inferior de un sistema de castas hereditarias. A diferencia de las otras minoras existentes en Japn actualmente (descendientes de chinos y coreanos, okinawenses y ainu), las razones de la discriminacin que sufren los burakumin no son tnicas, sino ancestrales, y estn basadas fundamentalmente en la ocupacin: los eta se dedicaban a trabajos considerados impuros, generalmente por su relacin con la sangre y la muerte (verdugos, carceleros, enterradores, matarifes, carniceros o curtidores), mientras que los hinin eran un grupo heterogneo compuesto por basureros, vendedores ambulantes, adivinos, curanderos, prostitutas, mendigos o criminales (N. del T.).

 


[i] Vase, por ejemplo, Jeremi Suri, Power and Protest: Global Revolution and the Rise of Detante (Cambridge, MA: Harvard University Press, 2005), y los seis artculos publicados en AHR Forum: The International 1968, partes I y II, The American Historical Review 114, no. 1 y 114, no. 2 (febrero de 2009 y abril de 2009).

[ii] Vase, por ejemplo, William Marotti, Japan 1968: The Performance of Violence and the Theater of Protest, The American Historical Review 114, no. 1 (febrero de 2009), 97-135, y Takemasa Ando, Transforming Everydayness: Japanese New Left Movements and the Meaning of their Direct Action, Japanese Studies 33, no. 1 (2013), 1-19.

[iii] Muramatsu Takashi, Daigaku wa yureru (Mainichi Shimbunsha, 1967), 44.

[iv] Ya en 1965, los estudiantes de varias universidades en todo Japn se haban encerrado en los campus para protestar, entre otras cosas, por el aumento del precio de la matrcula. Sin embargo, en la primavera de 1968 estas protestas anteriores no eran conocidas por la mayora. Suele considerarse, por lo tanto, que las protestas de 1968 en la Universidad de Tokio y en la Universidad de Nihon fueron las principales chispas que contribuyeron al desarrollo del movimiento Zenkyōtō.

[v] He analizado esto con mucho ms detalle en mi libro: 1968 (Tokio: Shinchōsha, 2009).

[vi] Tachibana Takashi, Ichiryū kigyō ni hansen josei ga kyūzō shite iru, Gendai (diciembre de1969), 107-8.

[vii] Yūki Seigo, Kaso/kamitsu (San'ichi Shobō, 1970), 9, 13, 18, 70-73.

[viii] Miyazaki Manabu, Toppamono (Gentōsha Autorō Bunko, 1998), 1:121.

[ix] Uemura Tadashi, Henbō suru shakai (Seibundō Shinkōsha, 1969), 82-83.

[x] Ibid., 119, 174.

[xi] Gunshū, hageshiku tōseki, Mainichi Shimbun, abril 3, 1968.

[xii] Roundtable: Gebaruto-chan ki o tsukete, Shokun (febrero de 1970), 231.

[xiii] Muramatsu Takashi, Shingaku no arashi (Mainichi Shimbunsha, 1965), 113-14, 35.

[xiv] Amano Yasukazu, Sengo hihan no undō to ronri, Ryūdō (abril de 1980), citado en Ogura Toshimaru, ed., Komentaaru sengo 50-nen, vol. 5: Rōdō, shōhi, shakai undo (Shakai Hyōronsha, 1995), 237.

[xv] Kore de mo bengaku no ba ka, genjitsu o chokushi seyo, Chūō Daigaku Shimbun, septiembre 13, 1966.

[xvi] Akiyama Katsuyuki y Aoki Tadashi, Zengakuren wa nani o kangaeru ka (Jiyū Kokuminsha, 1968), 121-26, 137-39.

[xvii] En 1968, el PIB per cpita de Japn haba aumentado a 1.451 dlares nominales estadounidenses, frente a los 4.491 dlares en Estados Unidos y los 3.422 dlares en Alemania Occidental.

[xviii] Kosaka Shūhei, Shisō to shite no zenkyōtō sedai (Chikuma Shinsho, 2006), 35-6; Kosaka Shūhei, Hanran ron to sono jidai en Nagasaki Hiroshi, Hanran ron (Sairyūsha, 1991), 211-12.

[xix] Akiyama y Aoki, 125.

[xx] Ueno Chizuko y Kanō Mikiyo, Feminizumu to bōryoku, Bungakushi wo yomikaeru, vol. 5: Ribu to iu kakumei (Inpakuto Shuppankai, 2003), 13.

[xxi] Tōdai, Nichidai sensō ni rentai shi Waseda ni hangyaku no barikēdo o!, febrero 5, 1967, citado en Tsumura Takashi, Tamashii ni fureru kakumei (Rain Shuppan, 1970), 228.

[xxii] Okuda Azuma, Okamoto Michio y Ueyanagi Katsurō, Kyōto Daigaku no funsō, en Ōsaki Hitoshi, Daigaku funsō o kataru (Yūshindō, 1991), 220.

[xxiii] Yonezu Tomoko, Barikēdo o kugutte, en Onnatachi no Genzai o Tou Kai, ed., Zenkyōtō kara ribu e (Inpakuto Shuppankai, 1996), 121.

[xxiv] Sawanobori Makoto, Barikēdo to wa nani ka, Jōkyō (marzo de 1969), citado en Zenkyōtō o yomu (Jōkyō Shuppan, 1997), 96.

[xxv] Iida Momo, Kukuchi Masanori, Takahashi Akira, Nagai Yōnosuke y Hagihara Nobutoshi, Gakusei hangyaku to gendai shakai no kōzō henka, Chūō Kōron (julio de 1968), 51.

[xxvi] Mori Setsuko, Otoko name onna kara ribu e, en Onnatachi no Genzai o Tou Kai, ed., Zenkyōtō kara ribu e (Inpakuto Shuppankai, 1996), 164.

[xxvii] Ōtoshi Shigeyuki, Anpo sedai 1000-nin no saigetsu (Kōdansha, 1980), 226.

[xxviii] Fukuda Yoshiyuki, Shibata Shō, Noguchi Takehiko, Satō Makoto e Iida Momo, Gakusei undō no shisō no jizokusei, Chūō Kōron (diciembre de 1967), 296.

[xxix] K. H., Tatakai no sōryoku o motte, en Nihon Daigaku, Bunri Gakubu, Tōsō Iinkai y Shokikyoku, eds., Hangyaku no barikēdo (San'ichi Shobō, 1991), 227.

[xxx] Uegaki Yasuhiro, Heishitachi no Rengō Sekigun (Sairyūsha, 2001), 33-4.

[xxxi] Sekine Hiroshi, Sōdai barikēdo no shisō, Gendai no Riron (mayo de 1966), 105-06.

[xxxii] K. M., Ichi-nen no shuki y Kōnai ni nemuru meiku no hyakusen, en Nihon Daigaku, Bunri Gakubu, Tōsō Iinkai y Shokikyoku, eds., Hangyaku no barikēdo (San'ichi Shobō, 1991), 230, 269.

[xxxiii] Takahashi Akira, Chokusetsu kōdō no shinrito shisō, Chūō Kōron (septiembre de 1968), 226-27.

[xxxiv] Hase Yuriko, Zenkyōtō de mananda koto, en Onnatachi no Genzai o Tou Kai, ed., Zenkyōtō kara ribu e (Inpakuto Shuppankai, 1996), 107.

[xxxv] Tōdai Tōsō, Tōron Shiryō y Kankō Kai, eds., Tōdai kaitai no ronri, citado en Nihon no daigaku kakumei (Nihon Hyōronsha, 1969), 4:132.

[xxxvi] Departamento editorial de la revista Sekai, Tōdai tōsō to gakusei no ishiki, Sekai (septiembre de 1969), 64, 71.

[xxxvii] Adachi Motoko, Betonamujin ni mōshiwake nai, Beheiren Nyūsu (julio de 1967).

[xxxviii] Tsumura Takashi, ed., Zenkyōtō: jizoku to tenkei (Satsukisha, 1980), 142.

[xxxix] Para ms informacin sobre la desregulacin de 1964 de los viajes al extranjero y su relacin con la contracultura japonesa, vase Bruce Suttmeier, Ethnography as Consumption: Travel and National Identity in Oda Makotos Nan de mo mite yarō, Journal of Japanese Studies 35, no. 1 (invierno de 2009), 61-86.

[xl] Shibuya Yūichi, Rokku myūjikku shinka ron (Shinchō Bunko, 1990), 13; Onzō Shigeru, Biitoruzu Nihonban yo, eien ni (Heibonsha, 2003), 69.

[xli] Miura Atsushi, Dankai sedai o sōkatsu suru (Makino Shuppan, 2005), 58-9.

[xlii] Yomota Inuhiko y Tsubouchi Yūzō, 1968 to 1972, Shinchō (febrero de 2004), 217.

[xliii] Entrevista a Jibiki Yūichi, por Kawamura Atsushi, octubre 5, 2010.

[xliv] J. A. Caesar, Guriin hausu de no natsukashiki fūten seikatsu, Tōkyōjin (julio de 2005), 46.

[xlv] Takahashi Genichirō y Ōtsuka Eiji, Rekishi to fantashii, Torippaa (verano de 2003), 7; Takahashi Genichirō y Shibuya Yūichi, Ima, ronjiru kotow wa, Mainichi Shimbun, enero 13, 2008.

[xlvi] Shiomi Takaya, Sekigun-ha shimatsu ki (Sairyūsha, 2003), 57.

[xlvii] Miyazaki Hayao yon-man ji intabyū, SIGHT (Winter 2002), 20.

[xlviii] Katō Michinori, Rengō Sekigun shōnen A (Shinchōsha, 2003), 42-43.

[xlix] Ui Jun, Kōsei no uragaeshi no repurika, en Watanabe Ichie, Shiokawa Yoshinori y Ōyabu Ryūsuke, eds., Shinsayoku undō 40-nen no hikari to kage (Shinsensha, 1999), 301.

[l] Uegaki, 125.

[li] Shutō Kumiko, Yūsei hogo hō kaiaku soshi undō to 'Chūpiren, en Onnatachi no Genzai o Tou Kai, ed., Zenkyōtō kara ribu e (Inpakuto Shuppankai, 1996), 266.

[lii] Mito Osamu, Sabetsu ni mujikaku na kakumei shutai o dangai suru, Jōkyō (septiembre de 1970), 88.

[liii] El movimiento contra la energa nuclear que surgi a raz del incidente de Fukushima Dai-ichi en 2011 incluy una gran cantidad de participantes de entre la generacin del movimiento de 1968. La motivacin y los sentimientos detrs de su participacin, sin embargo, parecan diferir con respecto a los participantes ms jvenes. Los participantes de la generacin de 1968 tendieron a sealar como motivacin un sentimiento de culpa por haberse beneficiado de la energa nuclear, disfrutando de una vida de prosperidad desde la dcada de 1970 en parte gracias a ella. Los participantes de generaciones ms jvenes, en cambio, y especialmente los activistas relacionados con el mundo laboral, parecan motivados al menos en parte por una crtica al sistema de empleo de por vida predominante en Japn hasta la dcada de 1980 y simbolizado arquetpicamente por las polticas de empleo de compaas elctricas como TEPCO. La mayora de los activistas con ms peso en el movimiento antinuclear despus de Fukushima pertenecen a esta segunda categora [vase Oguma Eiji, ed., Genpatsu o tomeru hitobito: 3.11 kara kantei mae made (Tokio: Bungei Shunjū, 2013)]. Los movimientos sociales contemporneos en Japn, debido a que estn surgiendo en una economa en declive, inevitablemente tienen un carcter algo diferente en comparacin con el levantamiento de 1968, que tuvo lugar en una poca de tremenda expansin econmica. Sin embargo, independientemente de las divergencias en cuanto al rumbo de la economa, en trminos de crecimiento o recesin, es evidente que el rpido cambio econmico y social juega un papel importante en el aumento de los movimientos sociales.

[liv] Deberamos tener cuidado de distinguir el trmino revolucin reactiva, tal como lo uso en este artculo, de lo que habitualmente se denomina poltica reaccionaria. Al usar la palabra reactiva, simplemente quiero indicar que los estudiantes japoneses literalmente reaccionaron contra una situacin de rpidos cambios ante la que se encontraron. Aunque digo que esta reaccin estaba anclada en el pasado, en el sentido de que se basaba en un tipo de economa moral tradicional, es importante darse cuenta de que tales reacciones a menudo contienen tambin elementos sumamente progresistas o innovadores, como sucede, por ejemplo, con los movimientos ecologistas contemporneos en todo el mundo o como suceda con los esfuerzos de los estudiantes japoneses para instalar una especie de democracia directa en los campus universitarios. Si se me permite hacer una comparacin con un caso reciente que no investigu en detalle, cuando visit la llamada Revolucin de los paraguas, una serie de protestas en favor de la democracia en Hong Kong en octubre de 2014, varios participantes consideraban que la ansiedad producida por dos dcadas de cambios sociales rpidos, desde la transferencia de la soberana de Reino Unido a China, era uno de los factores causantes del movimiento.

[lv] E. P. Thompson, The Moral Economy of the English Crowd in the 18th Century, Past & Present 50 (1971), 76-136.

Oguma Eiji es profesor en la Facultad de Administracin de Polticas de la Universidad de Keio. Su investigacin se centra en la identidad nacional y el nacionalismo, la poltica colonial y el pensamiento democrtico y los movimientos sociales en el Japn moderno.

Traduccin: Pablo Scotto Benito

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/el-68-japones-una-reaccion-colectiva-al-rapido-crecimiento-economico-en-una-epoca-de-agitacion



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter