Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2018

Es el plstico, carajo!

Ibon Cabo Itoiz
Rebelin


Si supiera que el mundo acabar maana, an hoy plantara un rbol. Martin Luther King, Jr.

Marcelo Bielsa, ex entrenador del Athletic Club Bilbao, sola alentar a sus chicos con frases sacadas de lo ms profundo de su ser. Entre sus clebres expresiones, se encontraba la palabra carajo lo que comnmente utilizaba ante los mortales para hacerles observar evidencias que ellos eran incapaces de percibir a simple vista. En estos das donde se vuelve a hablar de incineracin como mtodo ideal para reciclar y generar energa, cabe recordar que se trata de un elemento derivado del petrleo cuyas consecuencias tras su incineracin son tan malas como tras su produccin masiva. Parafrasear e al Gran Marcelo puede ser un buen inicio para este artculo de opinin.

Existen numerosos tipos de plstico que se producen para la sociedad capitalista de modo exponencial (HDPE, PVC, LPE). EL modelo importa a la hora de contaminar ms o menos en su produccin pero tambin en su reciclaje. En el mundo se producen 322 millones de toneladas [1] . La tasa de reciclaje es muy baja y la Unin Europea se ha marcado en sus objetivos que para el ao 2030 todo el plstico sea reciclado por consumidores e industrias tras su utilizacin. La filosofa del usar y tirar queda pues tocada segn las nuevas directivas de la Unin Europea.

Y mientras, Qu hacemos para alcanzar estos objetivos? Sin duda la reutilizacin es un elemento cercano a la gente por su capacidad de simplificar el proceso y de evitar la generacin continua de residuos. Este elemento y su implementacin dependen de la voluntad, la sensibilizacin y de la educacin. Valores todos ellos relativos a una construccin ms justa pero poco cercanos a la realidad del da a da. Un ejemplo negativo al respecto son las miles de toneladas que caen al mar en el da a da, produciendo efectos contaminantes graves y daos irreversibles en los ecosistemas marinos.

Adems el capitalismo salvaje nos ha llevado al trfico de basuras y a la creacin de las consiguientes redes beneficiarias de la propia destruccin del planeta. Ante esta catstrofe inminente solo vale actuar y hacerlo de un modo radical, aprovechando las propias oportunidades que las directivas de la UE nos brinda. Estamos ante un hito similar como el que impuls el control del uso y el acceso al agua de la ciudadana promulgada por la ONU el 22-12-1993 a travs de la celebracin del da mundial del agua.

Eso s, la reutilizacin del plstico y la inversin continuada en mejoras en el I+D+I en el mundo del reciclaje, debe ir unida a una poltica eficiente en el control de los residuos, los vertidos, las emisiones y el uso del agua. No podemos pensar en reciclar ms a costa de gastar ms agua en los distintos procesos o a travs de la generacin de ms gases que disminuyan nuestra capacidad de control del efecto invernadero.

Volviendo al plstico, nos toca antes de que llegue 2013, poner en marcha medidas efectivas de reutilizacin y de reciclaje de plsticos. Para ello, es imprescindible, adems de la sensibilizacin, poner en marcha un sistema eficaz de traslado de plsticos y de reciclaje de los mismos. Es imprescindible una ley de control de embalajes vasca, que limite la produccin y distribucin de estos y obligue a las propias empresas que venden productos al consumidor final aqu, hacer uso de plsticos reutilizados en cantidad no inferior al 80%. Tambin se debe penalizar la produccin de plsticos intensivos en la utilizacin de agua corriente, hacindolos ms caros y difciles de producir.

Adems hay que poner un lmite claro a la cantidad de plstico que va a incineracin, de tal manera que la propia factora no pueda seguir quemando si rebasa ese lmite y tenga que devolver estos residuos a sus dueos originarios. De esta manera adems ponemos freno a las emociones de efecto invernadero aportando una micra al proceso de mejora de conservacin de nuestra madre tierra.

Penalizar y fomentar debe ser una doble va que la propia UE impulse y proteja pero sin esperar a ello, desde aqu, tambin nos podemos poner en marcha y ser pioneros en el reciclaje de plsticos. Al fin y al cabo, Es plstico carajo!


Nota

[1] 2018ko otsailaren 25 Berria egunkaria.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter