Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2018

Hijos de torturadores: Argentina conoce otra cara de la dictadura

Daniel Gutman
IPS


Al cabo de cuatro dcadas, la sociedad argentina ha procesado de muchas maneras los atroces crmenes de la ltima dictadura militar (1976-1983). Pero cuando todo pareca conocido, sali a la luz pblica un grupo que muestra otra cara de la historia: la de ser hijo o familiar de un represor.

Se trata de personas que han condenado la actuacin de sus padres, generalmente al costo de romper sus relaciones con todos sus parientes, para reivindicar la memoria de los 30.000 desaparecidos que, segn organismos de derechos humanos, dej esa dictadura.

Vivimos nuestras historias con mucha vergenza y mucha soledad porque nuestras propias familias nos rechazan y, fuera de ellas, la visin tampoco es muy favorable. Entonces, mostrarnos colectivamente es importante para nosotros, cont Anala Kalinec a un grupo de otros medios internacionales, entre ellos IPS, en un encuentro organizado con cuatro integrantes del grupo.

Despus, en el 42 aniversario del golpe de Estado, el colectivo particip por primera vez, en el centro Buenos Aires, en la manifestacin que cada 24 de marzo recuerda a los desaparecidos y reclama que sigan adelante los juicios por la represin ilegal.

Fueron unas 30 personas que se ganaron los aplausos de muchos de los asistentes a la manifestacin cuando exhibieron la bandera del grupo, que dice Historias desobedientes, hijas e hijos y familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia.

Anala es hija de Emilio Eduardo Kalinec, un excomisario de la Polica Federal que cumple una condena a prisin perpetua por haber participado en interrogatorios realizados bajo tortura en al menos tres de los cientos de centros clandestinos de detencin y exterminio que el gobierno de facto encabezado por Jorge Videla (1976-1981) estableci en todo el pas.

Los secuestrados lo conocan como el Doctor K.

Anala, una psicloga de 38 aos y madre de dos hijos, cont que, una vez que su padre fue detenido, hace 12 aos, la familia comenz a visitarlo cada domingo en la crcel, pero que jams se mencionaba el motivo del arresto.

En un determinado momento yo quise saber y entonces le el expediente judicial y busqu ms informacin en Internet. En 2008, finalmente, un da lo enfrent en la crcel y le pregunt si era cierto que haba participado en la represin ilegal. El slo intent justificarse. Dijo que en Argentina haba habido una guerra y que los desaparecidos no eran 30.000, record.

Al da siguiente me llam por telfono y me pregunt si lo segua queriendo. Yo le dije que lo haba hecho estaba muy mal. Nunca ms lo fui a ver, agreg.

A pesar de su corto recorrido, el grupo de Historias Desobedientes ya produjo una noticia impactante, en noviembre.

Fue cuando present en el legislativo Congreso Nacional un proyecto de ley para que se modifique el artculo del Cdigo Procesal Penal que impide que una persona denuncie o declare contra un familiar directo, a menos que el delito haya sido cometido en perjuicio de ella.

El proyecto de reforma es para que estas prohibiciones sean removidas cuando se trate de delitos de lesa humanidad, habilitando de esta manera a las hijas, hijos o familiares de genocidas, que en forma voluntaria quieran dar su testimonio, explicaron entonces en un comunicado.

Se espera que el proyecto sea discutido este ao por los legisladores.

Liliana Furi, otra de las integrantes del grupo, cont: Soy la hija de un teniente coronel del Ejrcito condenado a prisin perpetua por crmenes de lesa humanidad y, gracias a que encontr este grupo, pude canalizar esta realidad que me avergonzaba.

Su padre, Paulino Furi, fue un oficial de inteligencia que actu durante la dictadura en la ciudad de Mendoza, en el centro-oeste del pas.

Aunque fue condenado por primera vez en 2012, en 2017 fue juzgado por otros hechos y entonces defendi provocativamente ante el tribunal la represin ilegal que, con la excusa de la necesidad de combatir a la guerrilla de izquierda, hizo vctimas a miles de personas sin ninguna vinculacin con la lucha armada.

No estoy arrepentido. Volvera a hacerlo. Eran ellos o nosotros, dijo entonces el exjefe militar.

Liliana cont que las cosas nunca fueron fciles en su familia: l fue siempre muy machista y violento, pero de chica tuve una madre cariosa que compensaba.

Las revelaciones de los crmenes cometidos por el padre produjeron un quiebre en la familia de Liliana, ya que algunos sintieron la misma vergenza que ella, pero la madre nunca se mostr dispuesta a ver la realidad.

A mi padre lo juzgaron durante 11 meses en Mendoza y mi madre asisti al juicio. Estuvo casi un ao escuchando los relatos del horror ms espantoso. Sin embargo, sigue pensando que esa lucha fue una guerra y que su marido es un mrtir de la patria, record.

Los juicios por los crmenes de la dictadura fueron promovidos por el primer presidente luego de la recuperacin democrtica, Ral Alfonsn (1983-1989).

El punto culminante fue en 1985, cuando Videla y el exalmirante Emilio Massera, quienes controlaban el poder durante la parte inicial de la dictadura, fueron condenados a cadena perpetua.

Ms tarde, sin embargo, los juicios fueron interrumpidos debido a leyes exculpatorias dictadas por el bicameral Congreso bajo presin militar y hasta los propios Videla y Massera fueron indultados por el entonces presidente Carlos Menem (1989-1999).

Sin embargo, en 2003, a instancias del presidente Nstor Kirchner (2003-2007), el Congreso derog las leyes de amnista y ms tarde, en la misma sintona, la Corte Suprema de Justicia declar la inconstitucionalidad de los indultos.

Desde que en 2003 se retomaron las investigaciones judiciales, se dictaron 200 sentencias en las que fueron condenadas 856 personas, de acuerdo a datos de la Procuradura de Crmenes contra la Humanidad, actualizados a diciembre de 2017.

Las demoras, sin embargo, son evidentes porque hay cerca de 400 causas en trmite y ms de la mitad de ellas estn todava en la etapa de instruccin, que es la parte inicial del proceso, ya que las condenas se dictan en juicio oral y pblico.

La aceleracin de los procesos fue uno de los reclamos de los manifestantes el 24 de marzo, pero la inquietud ms importante tuvo que ver con que recientemente se hizo pblica una lista que el gobierno elev al Poder Judicial de presos por la represin ilegal que, segn el Servicio Penitenciario Federal, estn en condiciones de acceder a prisin domiciliaria.

Entre ellos est el exmarino Alfredo Astiz, considerado el mayor smbolo de los crmenes de la dictadura, porque entre otras muchas acciones represoras en 1977 infiltr al grupo fundador de las Madres de Plaza de Mayo, que comenzaban a organizarse para buscar a sus hijos, y posibilit su secuestro y desaparicin.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2018/03/hijos-torturadores-argentina-conoce-otra-cara-la-dictadura/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter