Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-03-2018

Crnica de una nacin rota

Jaime Richart
Rebelin


Rota por la corrupcin, rota por la desigualdad, rota por la injusticia, rota por la contumacia, rota por la estupidez de un pueblo que en general en Espaa se entrega a la fatalidad de seguir siendo rehn de una religin que no se resigna a proporcionar exclusivamente consuelo y esperanza a las almas desconsoladas y se empea en dominar la vida, tambin la vida de los descredos...

La sociedad espaola y sus territorios, compactos a la fuerza durante 40 aos de dictadura y relajada como un organismo vivo durante otros treinta despus por el flujo de dinero procedente de Europa, est resquebrajada como un edificio que no resiste el paso del tiempo. Las grietas profundas que empezaron a aparecer con la crisis financiera hace 10 aos, se acentuaron al conocerse pblicamente el colosal saqueo de las arcas pblicas a que los dirigentes polticos, de acuerdo con los empresarios, sometieron al Estado y a las Autonomas. Y aunque todo proceso penal en s mismo es un castigo, la grietas se ahondaron mucho ms al responder dbilmente la justicia frente a semejantes desmanes, de tres maneras: absolviendo a los inculpados unas veces, aplicando a los culpables penas asignadas a delitos de bagatela otras, permitiendo la dilatacin de las causas abiertas contra los encausados hasta dar lugar a su enfermedad o a su fallecimiento...

En estas condiciones psicosociales lamentables se encontraba el pas, cuando irrumpen en escena otras tres circunstancias que tensionan el edificio social y le hacen tambalearse: por un lado, la presencia en la vida poltica del movimiento, convertido luego en partido, de un sector joven de la sociedad que vindica democrticamente una situacin que afecta muy gravemente a amplias porciones de sociedad; por otro lado, la tensin entre los sexos impulsada por la reivindicacin femenina del movimiento feminista, frente a una manera retrasada de relacionarse el hombre y la mujer que se resiste a reconocer a la mujer el mismo status que tiene el hombre; por otro, la tensin territorial desatada por el espritu de independencia existente en un territorio, activado en esta oportunidad por el modo despectivo y autoritario de responder el poder central a las pretensiones estatutarias y luego de independencia de por lo menos la mitad de su poblacin.

En cuanto al partido poltico emergente, pese a las motivaciones graves y lapidarias que requieren medidas de urgencia para restablecer la normalidad en el pas, el vigor de su ideario y su espritu han terminado perdiendo fuerza acosado por los poderes econmicos que arrastran consigo a los potentes medios de comunicacin protegidos por dichos poderes, y al propio estamento judicial del que buena parte de sus miembros se manifiesta contraria a la mediatizacin del poder judicial por el poder ejecutivo. En cuanto a la tensin hombre-mujer, es perceptible un fenmeno de inversin psicolgica en cuya virtud el predominio del hombre en la sociedad propiciado durante siglos por el pensamiento religioso ms reaccionario, est conduciendo a un significativo retraimiento del hombre respecto a la mujer en la vida ordinaria. Y por lo que se refiere al candente conflicto entre el Estado central y el Estado Autonmico, el pas entero retrocede a niveles cercanos a los revolucionarios, preblicos o cavernarios, por la obstinacin del primero a no salirse del diseo sociopoltico de una Constitucin viciada por las circunstancias en que fue redactada, en lnea con la contumacia secular de la Iglesia catlica y de su brazo inquisitorial en Espaa; obstinacin e inflexibilidad reforzadas por una interpretacin de la norma arbitraria o espuria a cargo de un poder judicial que a todas luces no es independiente, como correspondera a una democracia que no se encuentre en la fase anal...


Jaime Richart, Antroplogo y jurista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter